28 Nov 17

¿Sabes cómo superar las agujetas?

publicado por en la categoría Fitness y deporte, Salud y Bienestar

Siempre se ha relacionado la aparición de las agujetas con el hecho de realizar ejercicio, pero eso no quiere decir que se haga bien. Después de todo, las agujetas son microrroturas musculares.

¿Quién no ha tenido agujetas algunas veces después de haber hecho ejercicio? Lo cierto es que el saber popular siempre ha hablado del agua con limón y azúcar para combatir estas molestias musculares. Su definición sería algo así como un dolor muscular de aparición tardía o un dolor muscular postesfuerzo de aparición tardía acompañado de una inflamación muscular.

Lo cierto es que es fácil confundir las agujetas con una verdadera lesión. Las primeras aparecen a posteriori, mientras que la lesión la notamos en el momento de estar haciendo deporte. No está muy claro por qué se producen las agujetas, pero hay diferentes teorías. La primera es que pueden ser una microrroturas de fibras musculares que se produce durante el ejercicio, la segunda es que la temperatura incrementada en los músculos, es decir, que cuando hacemos ejercicio el músculo se calienta y se producen microlesiones. Una tercera opción es las agujetas se producen con una acumulación de ácido láctico, por la formación de cristalitos de ácido láctico en los músculos, pero esta teoría ha sido desmentida por la comunidad científica.

En cualquier caso, sea cual sea el origen de las agujetas, está claro que es una lesión muscular cuyo tratamiento es parecido al de la rotura de fibras. Para curarlo hay que aplicar hielo para disminuir la inflamación provocada por las microrroturas y anestesiar el dolor local, hay que guardar reposo porque es importante saber parar a tiempo y, por último, hay que usar antiinflamatorios para reducir la inflamación producida por la microrrotura. Además, conviene tomar hidratos de carbono e hidratarse de forma adecuada.

Por otro lado hay que tener en cuenta que las agujetas van a aparecer aunque estiremos. En otras palabras, que calentemos no quiere decir que no puedan aparecer agujetas como tampoco es cierto que la aparición de las agujetas sea buena, al fin y al cabo, no dejan de ser microrroturas. En cualquier caso, cuando tienes agujetas no debes entrenar al día siguiente como siempre se ha creído. Más bien es necesario descansar.

También hay que aclarar que la aparición de agujetas no quiere decir que se haya hecho bien el ejercicio, sino que hemos llevado al extremo a nuestro cuerpo y éste ha reaccionado provocando microrroturas. En este sentido, es ridícula la expresión inglesa “no pain, no gain”. Si algo no va bien en nuestro cuerpo, éste reacciona mostrando dolor, evidenciando que algo no estábamos haciendo bien. Por tanto, lo importante es escuchar al cuerpo para cuando nos mande la señal de alarma para que sepamos parar a tiempo. Mejor parar a la mitad de entrenamiento que tener que pararlo por una lesión.

Hay que poner en valor el reposo, cuestión que muchas veces se desestima. Descansar debe ser parte del entrenamiento sea entre series, dormir o parar un día para recuperar. Estos periodos son importantes porque es el momento en el que el cuerpo se adapta al esfuerzo. Además, existe otro proceso llamado de supercompensación, relacionado con periodos de reposo y descanso. En la supercompensación, de alguna manera, nuestro cuerpo comienza a asimilar el esfuerzo hecho durante el ejercicio y trabaja para volver a sus niveles precios. De hecho, generaremos unas adaptaciones por lo que mejoraremos nuestro estado anterior y cuando volvamos a hacer el mismo esfuerzo, nuestro cuerpo se fatigará menos.

Imagen de Flickr



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario