14 Dic 17

Tratamientos de salud antiguos que ahora nos dan la risa

Comentarios desactivados en Tratamientos de salud antiguos que ahora nos dan la risa

publicado por en la categoría Salud y Bienestar

A lo largo de la historia ha habido médicos, curanderos, que han tratado de curar enfermedades. A base de experimentar la medicina ha avanzado, pero algunas de las bases dan miedo…

Seguro que tú también te acuerdas de aquellas cosas que hacían tus padres o tus abuelos para aliviar dolores o enfermedades y ahora te ríes al recordarlo. En esta línea, en www.time.com han recopilado varios tratamientos que se hacían antes que no tenían ninguna base científica y que, sin embargo, eran dogmas de fe. Y es que buscar soluciones ante la enfermedad es una cuestión de pura lógica, pero, sin embargo, en la historia tenemos ejemplos de que a veces hay que pensar dos veces las cosas antes de aplicar una cura supuestamente milagrosa.

Ejemplos de lo descrito anterior hay muchos a lo largo de la historia. Por ejemplo la doctora Lydia Kang y el coescritor Nate Pederse escribieron en su libro “Curandero: una breve historia de las peores formas de curarlo todo” que los médicos medievales presionaba un cachorro, un gato, conejo o cordero sacrificado sobre los tumores con la convicción de que el cáncer prefería, como un lobo hambriento, alimentarse del animal sacrificado antes que del paciente humano. Otras técnicas que a lo largo de la historia se han demostrado inútiles como la comer estiércol de gallina en polvo para aliviar los dolores del parto o mantener los testículos cerca del pecho como forma de anticoncepción.

Y es que Kang afirma en Time que “debemos ser cuidadosos cuando buscamos una cura fácil”. Hay que destacar, sin embargo, que algunas de las barbaridades que se hacían hace siglos son el origen de técnicas de curación actuales. Cauterizar una plancha de hierro sobre brasas y presionar sobre el cuerpo de una persona no curaba corazones rotos, pero esta técnica fue precursora de los instrumentos quirúrgicos eléctricos. Los médicos se equivocaban al recetar arsénico contra la sífilis y afecciones de la piel, pero se ha usado una forma de producto químico para tratar la leucemia promielocítica aguda.

Kang también destacó una serie de medidas que se tomaron en su tiempo y que no tenían una base científica o, directamente, ahora las entendemos como sin sentido. Por ejemplo, durante un brote de peste en Londres, en el siglo XVII se conminó a los escolares a que fumaran cigarrillos por considerarlos desinfectantes. Además, llegaron a aplicar enemas de humo de tabaco para tratar de resucitar a personas aparentemente muertas por ahogamiento. Sólo en 1964 apareció el primer informe en Estados Unidos en el que calificaban a los cigarrillos como letales instando a todas las personas a dejar de fumar.

También hubo un momento en el que se defendió el canibalismo. Los antiguos romanos clamaban por la sangre de los gladiadores con la convicción de que así se hacían con su fuerza y vitalidad, amén de ser una cura de la epilepsia. Fueron varias las teorías que defendían el consumo de sangre de otros para mejorar ciertas enfermedades. Ahora se sabe que la sangre puede transmitir enfermedades.

Por último, en la primera década del siglo XX se pensaba que respirando el aire irradiado de los spa podía reducir los tumores. Sin embargo, varias décadas después se supo que más bien al contrario la exposición al radón que emanan las fuentes termales es una de las principales causas de cáncer de pulmón.

Imagen de Flickr


Comentarios desactivados en Tratamientos de salud antiguos que ahora nos dan la risa

Etiquetas: , , , ,