13 Feb 18

La sopa de miso, una moda importada de Japón

publicado por en la categoría Nutrición y dietas

Muchas son las personas que se suman a la moda de tomar sopas de miso, propias de Japón, y aquí te ensañamos a elaborarla.

La sopa de miso japonesa está muy de moda, ya que es uno de esos productos sanos y fáciles de cocinar, básica en el país nipón, donde se consume con todas las comidas que llevan arroz. A través de la página www.pequeñasrecetas.com descubrimos que el primer paso es hacer el caldo Dashi, la base de la sopa, que está hecho con alga kombu y copos de bonito seco o katsuobushi. El kombu, también conocido como kelp, es un alga de origen japonés que tiene propiedades remineralizantes, destacando su contenido en yodo y por lograr que las legumbres sean más digestivas y produzcan menos gases. Entre sus nutrientes es importante nombrar las proteínas, el yodo, el potasio, hierro y calcio de origen vegetal, especialmente ideal para dietas veganas.

Otro de los productos básicos para hacer esta sopa es el mismo miso, que se elabora a base de una pasta aromatizada de soja. Puede ser de dos tipos: blanco o Shiro-Miso, más suave y con menos sal, que es la más utilizada, o Aka-Miso, rojo, más sobroso y con más sal. Además, utilizaremos copos de bonito seco o Kasuobushi, que son virutas de atún secas, fermentadas y ahumadas, lo que le da un sabor umami, que es un término japonés usado para definir al quinto sabor nipón. Allí existe salado, dulce, ácido, amargo y umami, que en japonés significa delicioso y va asociado al glutamato monosódico.

Para preparar el caldo dashi debes tener preparados los siguientes ingredientes: un litro de agua, 20 gramos de kombu disecada y 20 gramos de copos de bonito seco. A partir de ahí empezamos poniendo en remojo durante dos o tres horas las tiras de kombu en un litro de agua para que se hidraten. Después las ponemos a hervir y justo antes de que empiece, retiramos el alga del agua, dejando que el agua hierva un minuto más y después apagamos el fuego. A continuación añadimos los copos de bonito al agua durante 15 minutos. Forramos el interior de un colador con paño de muselina y colamos el caldo. Después exprimos con suavidad los copos de bonito para que suelte el agua sobrante. Ya tenemos el caldo.

Ahora vamos a ver cómo hacemos la sopa miso. Para ello necesitaremos 800 mililitros de caldo dashi, que ya hemos preparado antes, 10 gramos de agua wakame disecada, 60 mililitros de pasa de miso blanco, 150 gramos de tofu blando, dos cebollas tiernas y podemos ponerle fideos de soba. Una vez que tenemos todos los ingredientes pasamos a la elaboración. Cortamos el tofu en pequeños dados y colocamos el caldo Dashi a fuego lento, al que añadimos la pasta miso. Entonces incorporamos el alga wakame y los cocemos todo durante uno o dos minutos hasta que se hidrate. Entonces añadimos los dados de tofu y calentamos un minuto más para servir enseguida, aderezando la sopa con finas rodajas de la parte del callo de la cebolla.

Otra opción es realizar la sopa de miso vegana con verduras que combina la base de la sopa japonesa con una serie de verduras, que pueden ser congeladas, ya que no pierden sus propiedades. Para hacer esta sopa para cuatro personas necesitarás una cucharada de miso blanco, cinco gramo de alga de Kombu, tofu, sal, medio litro de agua, mientras que para la crema de verduras debes tener disponible: 50 gramos de guisantes, de maíz, de brócoli, 12 puntas de espárrago, todo ellos congelado, amén de sal y pimienta, aceite, vinagre de jerez y pimienta rosa.

Cuando tengamos todos estos productos procederemos a limpiar el kombu, con un paño húmedo para quitar la sal. Calentamos agua en una olla con el kombu, para que antes de que empiece a hervir quitar el kombu y añadir sal al gusto. Después añadimos el miso y lo removemos hasta que se disuelva. Apagamos el fuego y lo dejamos reposar. Cuando tenemos la sopa de miso añadimos los guisantes, maíz, brócoli y espárragos sin congelar y trituramos todo. Para servir la sopa, la ponemos a fuego lento y añadimos sal y pimienta, después añadimos el tofu cortado en cuadraditos, las puntas de espárrago y dejamos que se calienten con la sopa durante un minuto. Le ponemos un chorro de aceite de oliva, vinagre de jerez, pimienta, las puntas de espárrago, el tofu… Y a comer.

Imagen de Flickr



Etiquetas: , , , , ,

Deja un comentario