10 Abr 18

Trabajar el suelo pélvico, clave también para hombres

publicado por en la categoría Fitness y deporte, Salud y Bienestar

Si oímos hablar de suelo pélvico pensamos solo en mujeres, pero su importancia en los hombres también es importante para varias funciones vitales.

Cuando se habla de la importancia del suelo pélvico o de trabajarlo, normalmente pensamos en mujeres. Sin embargo, para los hombres también es importante realizar ejercicios de suelo pélvico. Y es que este conjunto de músculos tienen funciones muy importantes tanto en las funciones excretoras, como en las sexuales, en ambos sexos. Por tanto, hombres y mujeres estamos obligados a localizar nuestro suelo pélvico y trabajarlo.

Primero vamos a aprender qué es el suelo pélvico, también conocido como periné o perineo. Es la región anatómica que corresponde al suelo de la pelvis que está formada por el conjunto de partes blandas que cierran hacia abajo el fondo de la pelvis menor, la excavación pélvica.

Es un conjunto de músculos y ligamentos que cierran la cavidad abdominal en su parte inferior y su misión es sostener los órganos pélvicos: vejiga y uretra, útero y vagina, y recto, en la posición adecuada para su normal funcionamiento. Su exploración médica es importante para el diagnóstico de enfermedades de transmisión sexual, así como tiene relevancia ante la posibilidad de encontrar muestras e información ante casos de violación o abusos sexuales.

En las mujeres esta musculatura es muy importante para su calidad de vida porque si está debilitada afecta a su bienestar físico y psíquico. Un suelo pélvico debilitado, tanto en hombres como en mujeres, puede provocar incontinencia urinaria, disfunciones sexuales o dolor lumbar.

En el caso de las mujeres, las funciones del suelo pélvico son, sobre todo, mantener en la posición adecuada los órganos situados dentro de la pelvis (vejiga, vagina, utero y recto) sin restar importancia a otras funciones como asegurar la continencia urinaria, ayudar en la fase expulsiva del parto o ayudar a mantener la estabilidad lumbar. Si el tono muscular del suelo pélvico no es el adecuado, provoca problemas como descenso de estos órganos pélvicos por el conducto vaginal, lo que se conoce como prolapsos, dolor de espalda, incontinencia urinaria, incontinencia fecal y disfunciones sexuales.

Y si es importante en las mujeres, no lo es menos en los hombres. Todos tenemos una pared compuesta por músculo y fascia que sostiene determinadas vísceras como la vejiga o la próstata. A través de esa zona se abren espacios por donde salen conductos como la uretra o el recto en el caso de los hombres.

Dicho esto es fácil entender que los hombres tenemos que trabajar el suelo pélvico porque esa zona se debilita y nos puede crear problemas en la próstata, incontinencia urinaria y problemas de erección normalmente a partir de los 30 años, que es cuando la parte central de la próstata se hace más grande, lo que obstruye la uretra y dificulta la micción. Además, trabajar esa zona cubre una función importante en procesos relacionados con la sexualidad, como el órgano, la erección y la eyaculación precoz. Para trabajar esa zona, se recomiendan los ejercicios de Kegel, que se pueden llevar a cabo en cualquier lugar.

Imagen de Flickr



Etiquetas: , , ,

Deja un comentario

doce − cuatro =