Articulos de la categoria 'Nutrición y dietas'

Un zumo para cada deporte

Los zumos de fruta son grandes aliados de los deportistas, ya que nos apostan una serie de elementos que nos ayudan a recuperar o a no parar.

Una de las principales prohibiciones que tienen muchos deportistas profesionales y los que se toman el deporte en serio para mejorar marcas o su fisonomía es el alcohol y los refrigerantes por su alto contenido en azúcar. Para estas personas, sin embargo, si están permitidos, y son recomendables, los zumos. De hecho, existe un zumo ideal para cada tipo de deporte, o para las personas que realizan un determinado deporte.

De esta manera, aquellas personas que realizan muchos kilómetros en la bicicleta, los ciclistas, deben tomar zumo de granada, ya que su actividad les puede provocar inflamación de la próstata y la granada ha demostrado en estudios científicos que puede reducir dicha hinchazón.

Sin embargo, para las personas que hacen musculación en gimnasio, por ejemplo, se recomienda más tomar zumo de piña y naranja, ya que mezclar la bromelaína de la piña con la vitamina C del zumo de naranja reduce las agujetas, lo que le convierte en una buena herramienta tras los intensos entrenamientos con pesas.

Aquellos deportistas que se dedican a nadar deben saber que su bebida es el té. Y es que hay pocos peligros en las piscinas, pero uno de ellos es ser atacado por bacterías en el agua que te provoquen diarrea. Si tomas un té diario mejorarán tus defensas en tu aparato digestivo en general y en el sistema intestinal en particular.

Por su puesto, existe una bebida especial para los corredores. Se trata de la equinácea. Y es que en los meses de otoño e invierno, las personas que corren habitualmente son propensos a sufrir infecciones respiratorias, por lo que la equinácea se muestra como muy eficaz para aumentar la inmunidad del sistema pulmonar y ayudarnos a evitar dichas infecciones.

Además, podemos encontrar en otras páginas de internet recomendaciones de otro tipo de zumos que siempre hacen bien a los deportistas para recuperar las vitaminas y minerales que perdemos cuando sudamos. Por ejemplo, es muy interesante el zumo de remolacha porque nos ayudará a tener más capacidad para hacer deporte, sobre todo, por el nitrato que tiene este vegetal. Además, aumenta el nivel de estamina, por lo que será como consumir menos oxígeno. Para realizarlo hay que partir la remolacha junto a dos zanahorias y un poco de agua para que no quede tan densa.

Otro zumo que te sorprenderá por sus beneficios si eres deportista es el zumo de sandía, que acabará con tus dolores musculares. Tiene un alto índice glucémico, el 92% es agua, por lo que sólo con quitar las pepitas y pasarla por la licuadora obtendrás un zumo ideal para deportistas. La mezcla de platano y naranja también te ayudará a mejorar físicamente porque es una mezcla perfecta. El primero aporta magnesio y potasio, mientras que la naranja es la principal fuente de vitamina C. Este zumo es ideal para ahora que viene el frío, para el invierno, porque nos ayudará a evitar algunos resfriados. Con dos platanos y cinco naranjas tienes una fuente de salud impresionante. Y en general hacer mezcla de frutas te puede dar un buen resultado para ayudarte en tu actividad física. Puedes mezclar piña, papaya, kiwi, cerezas o cualquieras de las frutas que hemos comentado antes entre ellas y conseguirás un zumo sano.

Imagen de Flickr



Así influye la alimentación en tu nivel de energía

Somos lo que comemos y hay alimentos que nos ayudarán a mantener el nivel de energía que necesitamos en el día a día y otros que no.

¿Te sientes cansado todo el día y sin energía? ¿Estás estresado o con ansiedad? La forma en la que te alimentas puede tener que ver. Y es que cuando el organismo tiene que hacer frente al cansancio permanente, al estrés, la ansiedad, etc… reduce sus defensas. Lo que muy poca gente sabe es que nuestros malos hábitos a la hora de alimentarnos pueden tener mucho que ver ya que estamos más expuestos a virus, bacterias u hongos.

La situación inmunológica de cada persona depende del tipo de alimentación que siga, si es rica y saludable o no, de realizar ejercicio físico, de llevar a cabo actividades mentales que nos aporten bienestar y de dormir las suficientes horas y con calidad. Pese a ello, la base es la cuestión del tipo de alimentación que seguimos y ser capaces de hacerlo mejor. Para ello es importante marcarse el objetivo de cambiar de hábitos y alimentarnos mejor para mejorar nuestra salud. Es un trabajo largo y difícil pues cambiar nuestros hábitos es complicado.

Para conseguirlo podemos seguir algunos de los consejos que se ofrecen en el libro Cambie de alimentación de Henri Joyeux. Este profesor nos guía en cómo vencer a la fatiga y nos detalla alimentos buenos que no se consumen de manera regular y otros que se toman en exceso, o la forma de cocción, cuánto hay que beber al día o que importancia tiene la vitamina D en nuestra salud y nivel de energía.

De esta manera, se definene como alimentos beneficiosos que no se consumen lo suficiente los vegetales, legumbres, algunos productos animales, aceites vírgenes, algunos azúcares y lácteos. El texto defiende que los vegetales deben venir de agricultura sostenible, que no haya sido modificado genéticamente y con el menos número de pesticidas e insecticidas. Cuenta en ello la fruta fresca de temporada, especialmente si es ecológica, porque aporta fructosa (el mejor azúcar para el cerebro y el corazón), Vitamina C, agua y minerales y fibras. Y es que ya hemos oído muchas veces que al día deberíamos tomar cinco piezas de fruta, tres, o verdura, dos.  Estas frutas deberían sustituir a bollería, dulces, cremas y pasteles que tienen demasiados aceites refinados. Además, se considera muy saludable tomar ensaladas de vegetales de todos los colores, acompañado de aceite de oliva y zumo de limón.

Otros de los alimentos que nos ayudarán a mantener el nivel de energía necesario y que no tomamos demasiado hoy en día son las legumbres: lentejas, garbanzos, judías… Además de en guisos, se recomienda cocerlas suavemente al vapor para consumirlas al dente con lo que se asegura que va a ser masticado suficientemente, entre 20 y 30 segundos. Si hablamos de cereales, especialmente, de pan, este debe ser integral y hecho a partir de semillas antiguas.

En cuanto a productos animales beneficiosos para no estar candadoos, se recomienda que sean también de ganaderías sostenibles sin pesticidas, insecticidas, etc… Aunque las mejores proteínas animales se encuentran en los mares  y océanos ya que aportan: proteínas de calidad, grasas ricas en omega3, hierro, vitamina A, D, E, B6 Y B12, así como oligoelementos del mar. De esta manera, los pescados más recomendables serían sardinas frescas, caballas, anchoas frescas, doradas, lubinas o atún pequeño que habría que consumir dos o tres veces a la semana. Si hablamos de carnes, es preferible elegir de animales con alas, más fácil de digerir, y tomar una sola vez a la semana carne roja.

Por su parte, los aceites deben ser siempre de primera prensada en frío. Debe usarse con ensaladas, carne y pescado, pero no debe calentarlo. El aceite de oliva aporta ácido oleico, un ácido graso que facilita el transporte del calcio. Por su parte, los acietes de colza, camelina o nuez aportan ácidos grasos omega3, esenciales para la memoria.

En cuanto al azúcar, el mejor se encuentra en la miel de proximidad: miel de milflores, de romero, de tomillo o de lavanda. En cuanto a los mejores lácteos, se recomienda los quesos de cabra y de oveja.

Si hablamos de productos que tomamos en exceso y que no nos ayudan a tener energía nos encontramos algunos nos sorprenderán. El primero es la leche de vaca, porque no se mastica, acidifica el organismo, contiene azúcares escondidos, se consume en exceso e incrementa la osteoporosis. De hecho, como curiosidad, el mayor número de fracturas de cadera se produce en los países escandinavos, donde se toman tres o cuatro lácteos al día y, por el contrario, no se consumen vegetales frescos.

También la carne roja está señalada, ya que contiene ácidos grasos saturados que obstruyen las arterias coronarias que llegan al corazón, provocando infatos, o el cerebro, provocando accidentes cerebrovasculares o ictus. El gluten moderno poco digestible también está en la lista de productos que tomamos excesivamente. Debemos evitar pizzas, un exceso de pasta, galletas y bollería.

Imagen de FLickr



¿Qué bebidas alcohólicas engordan más?

No hay duda de que el alcohol no te ofrece ningún nutriente a tu cuerpo, sólo calorías. Todas las bebidas alcohólicas te engordan, pero ¿sabes cuáles más y cuáles menos?

Siempre se ha dicho que el alcohol engorda, y es verdad, pero ¿podemos saber cuánto? Evidentemente, cada caso, cada mezcla, es un mundo, pero está computado lo que engorda cada cocktel, cada caña o vino que nos tomamos. Si bebemos por la noche, corremos más riesgo de transformarlo en grasa que si lo hacemos por la mañana. Después de todo, el alcohol tiene mucho azúcar y eso genera energía y grasa.

Según cuentan en www.revistagq.com cada bebida tiene una carga calórica. De hecho, las que más engordan serían los licores dulces, 383 kilocalorías por cada 100 mililitros, y después el whisky y el ron, con 244, el coñac, 243, el aguardiente baja a 222. Los vinos bajan mucho las calorías: el  blanco contiene 85, el rosado, 74, y el tinto, 65. La cerveza tiene menos aún. Hay que tener en cuenta que cada personas debería consumir entre 2.000 y 2.500 kilocalorias al día.

Pero por qué engorda tanto el alcohol. La respuesta la encontramos en su valor calórico, lo que significa que recibimos mucha energía de golpe, que si no quemamos en las siguientes horas se almacena en forma de grasa. No sólo eso. La mayoría de estas bebidas se mezclan con bebidas carbonatadas que contienen gas y azúcar. Y es que una Cocacola o una Fanta tienen 110 kilocalorias y, además, muchas de estas bebidas llevan cafeína, teína o taurina, que crean insulina y aceleran un 32% la velocidad en que el hidrato se convierte en grasa.

De esta manera, lo mejor es encontrar ejemplos con los que comparar cada bebida. De esta manera, una copa de vodka, de 100 mililitros, tiene tantas calorías como una hamburguesa. Una copa de anís, por ejemplo, tiene tantas calorías como unos nuggets de pollo, mientras que un whisky equivale a tomar una porción de pizza. Si no te van los cocteles debes saber que un vino tinto tiene tantas calorías como un vaso de leche o que una cerveza es lo mismo que tomar un vaso de zumo de naranja natural.

De esta manera, vemos que una noche de fiesta puede arruinarnos nuestra figura o nuestra dieta si no actuamos contra esas calorías. De esta manera, se estima que por cada Margarita que te tomes, 280 kilocalorías, deberías andar 72 minutos, correr, 20 o bailar 35, con el fin de gastarlas. Cuando tomar una copa de vodka, con un dedo de esta bebida (45 mililitros) estás consumiendo 97 calorías que eliminarás andando 25 minutos, corriendo, 10, o bailando durante 17. La misma cantidad de whisky, de ron o de ginebra te aportará 105 calorías por lo que tendrás que dedicar más tiempo a eliminarlo: 27 minutos andando, 11 corriendo o 18 bailando. Debes tener en cuenta, además, que si tomas estas copas con zumos o bebidas azucaradas cada copa te va a aportar entre 250 y 400 calorías.

 ¿Y para eliminar medio vaso de vino tinto? Pues ese chato te aporta 100 calorías también por lo que deberás andar 26 minutos, correr 11 o bailar 17. Curiosamente, tomarte un tercio de cerveza te aportará más calorías: 153, por lo que para eliminarlas debes andar 39 minutos, correr 16 o bailar 26.

Aquí puedes ver los ejercicios con los que más calorías quemas.

Imagen de Flickr



¿Es seguro usar el aditivo propilenglicol?

En pequeñas dosis no es peligrosos, pero si consumimos habitualmente propilenglicol podemos tener un problema serio de salud.

En esta época en que lo natural en los alimentos es una extraña excepción no está demás interesarnos y saber qué tomamos dependiendo de qué alimentos. Y si hablamos del propilenglicol ya nos puede llamar la atención de este producto químico sintético hasta su nombre. El mismo es un derivado del petróleo y es una sustancia viscosa incolora, inodora con sabor dulce. Es usado por los fabricantes de alimentos porque valoran en él su capacidad para mantener una sustancia húmeda, mantener su textura y mezclarse con casi cualquier cosa (aceite, alcohol o agua). Es por ello, y porque se considera seguro, que se ha convertido en una aditivo común en alimentos elaborados o preparados.

Hay que tener en cuenta que los alimentos procesados que contienen propilenglicol son aquellos que requieren propiedades espesantes, emulsiones o estabilizantes como aderezo de ensaladas, helado, endulzante artificial, formación de hielo, bebidas sin alcohol, sopas, postres, salsas, amén de añadirse, también a productos de cuidado corporal, cosméticos y medicamentos.

Sin embargo, la gran pregunta que nos hacemos es si el propilenglicol es seguro o no. La respuesta es que depende de la dosis y la susceptibilidad individual. La respuesta es que tomado de una manera excepcional no tiene problema, pero si se consumen productos procesados habitualmente no es saludable. Como diría el refranero español: lo poco gusta y lo mucho cansa, aunque aquí sería lo poco está bien y lo mucho, no.

Entre los efectos secundarios de este producto encontramos la acidez de la sangre ya que es muy absorbido en el intestino delgado. Alrededor del 55% se metaboliza en ácidos láctico y pirúvico (lo que provoca la acidez de la sangre), y el resto es eliminado en los riñones. Además, esta sustancia es un surfactante, osea que es capaz de romper la barrera entre la grasa y el agua y puede destruir algunas células intestinales. Por si lo anterior no fuera suficiente, puede afectar a la salud de nuestros hijos provocando alergias y asma infantil, a su sistema inmunológico y, además, puede llegar a irritar la piel, provocando dermatitis.

Aunque sería una buena idea evitar este producto, el mismo está especialmente prohibido para personas con problemas de hígado y riñón, para las embarazadas, las personas con problemas de salud inflamatorios y con problemas digestivos. Para no tomarlos debe evitar los productos procesados, debe leer bien las etiquetas comprando marcas en las que se pueda confiar, revise su cuidado de la piel, corporal y productos del hogar y use purificadores de aire y agua.

Imagen de Flickr



El aspartamo es seguro si no abusas de él

Abusar de cualquier sustancia nos lleva a consecuencias que no esperamos como ocurre con el aspartamo que se usa en la Cocacola light.

Como en todos los casos, el problema suele ser la dosis, no lo que consumimos. Si hablamos del aspartamo pasa lo mismo. Este edulcorante sustitutivo del azúcar dicen que es peligroso porque provoca cáncer, aunque es muy utilizado, sobre todo, en la cocacola light. Esta afirmación no es correcta. El aspartamo no provoca cáncer. Lo que ocurre es que nada es inocuo o venenoso en sí mismo, sino que el veneno está en la dosis. Ha habido personas que han fallecido por tomar demasiada agua. El aspartamo es inocuo siempre que se mantenga su consumo por debajo de las dosis máximas diarias recomendadas. Así que ante la pregunta ¿Son los edulcorantes peligrosos? La respuesta es un rotundo no, siempre que se usen de forma razonable.

El aspartamo se descubrió por casualidad en 1965 por el farmacéutico James M. Schlatter, que investigaba un medicamento contra las úlceras de estomago, se le derramó parte de un preparado en la mano y cuando se llevó los dedos a la boca vio que era muy dulce: un polvo blanco e inodoro derivado del ácido aspártico y la fenilamina, y con un poder edulcorante 200 veces mayor que el azúcar, pero con menor carga calórica por lo que se puede usar en refrescos, postres y dulces. Además, tiene ventajas respecto a otros edulcorantes porqueno tiene un regusto amargo como la sacarino, aunque su sabor es más inestable.

Lo cierto es que en el día a día consumimos aspartamo más a menudo de lo que pensamos porque se encuentra en bebidas edulcorantes y platos dulces que no requieren mucho calor, así  como en algunos medicamentos para mejorar el sabor de los jarabes. Y es que, cuando esta sustancia llega a nuestro organismo, es procesado y descompuesto en ácido aspártico, fenilamina y metanol, aunque en cantidades muy escasas. El ácido aspártico y la fenilamina no son peligrosos salvo para personas que padezcan de fenilcetonuria, un trastorno genético que impide el correcto procesamiento de parte de la fenilamina.

La gran pregunta es si el aspartamo es seguro. Y sí, lo es, siempre que se consuma dentro de los límites determinados por las agencias de seguridad alimentaria, en España y la Unión Europea se fijó en 40 mg por kilo al día.

Imagen de Flickr



Tomar antioxidantes de vitaminas C y D reduce tu ganancia muscular

Los antioxidantes no te ayudan a ganar masa muscular, sino que ralentizan tu desarrollo tras un entrenamiento de fuerza.

Muchas veces pensamos que una ayuda externa nos puede ayudar. También a la hora de mejorar nuestro tono muscular después de un entrenamiento de fuerza. Sin embargo, no siempre es una buena idea. Pese a la necesidad de los deportistas de tener una buena masa muscular esquelética, como clave para un buen rendimiento físico y el desarrollo de sus funciones, los nutrientes deben ser prerrequisitos.

Es evidente que ciertos nutrientes que supuestamente deberían ser sanos pueden obstaculizar las adaptaciones celulares al ejercicio cuando buscamos tipos y dosis de nutrientes que aceleren el efecto del trabajo realizado de fuerza. Pese a que los suplementos antioxidantes benefician a la salud, se ha comprobado en algunos experimentos recientes que estos pueden afectar adversamente a las adaptaciones al ejercicio de resistencia al interferir con la actividad de las vías de señalización celular.

Un estudio reciente ha experimentado los efectos de la suplementación con antioxidantes en las adaptaciones fisiológicas y celulares al entrenamiento realizado para ganar fuerza. La conclusión es que la suplementación con vitamina C y E disminuye la ganancia de fuerza. En la investigación se asigno a 32 hombres y mujeres jóvenes que entrenaban fuerza un suplemento de vitamina C y E y placebo (1000mg/día y 235mg/día, respectivamente) durante 10 semanas en los que se involucró ejercicios de fuerza con cargas pesadas cuatro veces por semana, dos de entrenamiento de tren superior y otros dos de tren inferior.

A la hora de buscar los resultados, el grupo que se suplementó con vitamina C y E sufrió una inhibición de la señalización aguda de proteínas tras la sesión de entrenamiento de fuerza y no afectó de manera clara la hipertrofia muscular durante la investigación, aunque en algunas mediciones se revelaron aumentos menores en el grupo que tomó suplemento que en el grupo que consumió placebo. Es decir, en el grupo que tomó suplementos de vitamina C y E las ganancias de la fuerza muscular fueron atenuadas.

Además, otro estudio reciente demostró que la suplementación con vitamina C y E en adultos mayores reduce algunas adaptaciones musculares cuando se hace un entrenamiento de fuerza. La masa aumentó un 3,9% en las personas que tomaron placebo y 1,4% en las que tomaron antioxidante, dejando claro que la suplementación dio peores resultados. No sólo eso. El espesor del recto femoral subió más en el grupo placebo (16,2%) que en el antioxidante (10,9%). Todo ello, hace sospechar que tomar suplementos con vitamina C y E interfiere en la señalización celular tras el entrenamiento de fuerza, por lo que los suplementos de vitamina C y E no son los mejores aliados de las personas que realizan entrenamiento de fuerza.

La alimentación y el rendimiento deportivo están íntimamente ligados. Si vas a entrenar fuerza, esto es lo que debes comer antes de empezar.

Imagen de Flickr



¿De verdad funcionan las dietas detox?

Las dietas Detox están de moda, cada vez aparecen más propuestas, pero,  ¿De verdad funcionan las dietas detox? Vamos a descubrirlo.

Sobre el papel se trata de dietas que buscan, a través inicialmente de la eliminación de toxinas, beneficios como el adelgazamiento, la mejora del estado del ánimo, el drenaje del exceso de líquidos, etcétera.

El concepto básico de las dietas Detox es aplicar durante un periodo de tiempo regímenes depurativos en los que se combinan el ayuno con la ingesta de líquidos, fundamentalmente batidos o zumos de frutas y verduras junto a determinados productos de refuerzo, según la dieta.

Quienes defienden este tipo de dietas lo hacen asegurando que la reducción de alimento sólido y la ingesta de los zumos o batidos, ayudan a eliminar toxinas generadas tanto por el estrés como por los malos hábitos alimentarios. Esto ejerce una suerte de purificación física que nos ayudará en la pérdida de peso de forma rápida, y, de paso, en una mejora de la salud en general, ayudando a la mejora de trastornos como el estreñimiento, la astenia o incluso las migrañas. Sin embargo, no todo el mundo está de acuerdo en esto, ni mucho menos.

Sobre el papel las toxinas son elementos dañinos que afectan a nuestra salud y que pueden llegar a nuestro organismo a través de diferentes vías. Lo más conocidos son las toxinas que podemos tener inducidas por el consumo de tabaco, por los medicamentos, por el alcohol, por los alimentos procesados en exceso, por agua contaminada…

Hay que decir que nuestro cuerpo tiene herramientas precisamente dotadas para la eliminación de las toxinas, herramientas como el procesamiento depurativo que ejerce el hígado  y la eliminación de las toxinas a través de la orina, de las heces o del sudor.

Desde el punto de vista dietético, las dietas Detox en sí mismas no son eficaces y para qué realmente se realice un proceso de adelgazamiento o mejora de la salud deben acompañarse los zumos y batidos milagrosos con una alimentación saludable y la práctica de ejercicio.

Esto no quiere decir, ni mucho menos, que la ingesta de estos zumos no sea buena, ya que, efectivamente, se trata de zumos naturales saludables, pero sí que una alimentación basada exclusivamente en la ingesta de líquidos, y de estos líquidos en concreto, puede no sólo no ser tan eficaz sino incluso llegar a ser perjudicial.

Para empezar estas dietas no favorecen el funcionamiento hepático, pero tampoco aceleran en absoluto la eliminación de toxinas, más bien al contrario. La explicación es simple, si eliminamos  en nuestro organismo la ingesta de nutrientes lo que estamos haciendo es acelerar las vías metabólicas por las que obtenemos la energía a partir de la grasa, en lugar de la glucosa. Para obtener esta energía, del mismo modo que ocurre con las dietas proteicas, el cuerpo va a crear residuos nocivos que desde luego no son buenos para nuestra salud.

Desde el punto de vista de la pérdida de peso es cierto que una alimentación que elimina el consumo de sólidos y se basa en la ingesta de líquidos, en este caso de zumos verdes, tiene resultados a corto plazo que pueden llegar a ser espectaculares, sin embargo, desde el punto de vista de la salud esto no es recomendable en absoluto.

Cuando reducimos la ingesta de nutrientes y la producción de energía, nuestro cuerpo va a intentar reducir también el gasto. Esto significa que a largo plazo lo que conseguimos es que el organismo se acostumbra a periodos de ahorro energético lo que obliga a su vez a restringir más el consumo de alimento cada vez que queremos perder peso. Esto sin olvidar que el efecto rebote al volver a la alimentación sólida suele ser muy grande, unido a una presión psicológica muy elevada que en muchos casos se transforma en ansiedad por la comida.

Incorporar los batidos verdes a nuestra alimentación sin renunciar a una dieta de sólidos equilibrada es una idea interesante, alimentarse exclusivamente debatidos en dietas deportivas no es una buena idea desde el punto de vista nutricional ni de la salud en general.

Imagen de Flickr



Dietas que ayudarán a calmar a tu hijo con déficit de atención

La alimentación se relaciona con la salud de manera directa. También los niños con déficit de atención el tipo de dieta puede mejorar o empeorar los síntomas según parece.

La revista Pediatrics publicaba una investigación en la que se concluía que la dieta mediterránea, con abundancia de verdura, grasas saludables, nueces, etcétera, puede estar vinculada a un menor riesgo por parte de los niños a la hora de sufrir déficit de hiperactividad.

Se cree, según este artículo, que los ácidos grasos omega -3 de la dieta mediterránea junto a los nutrientes que esta aporta pueden combatir los desequilibrios diagnósticos que se relacionan con el crecimiento físico y también con el cognitivo.

Los investigadores señalaban en el artículo que, aunque estos hallazgos no definían una relación causa efecto entre el alimento que se consume y el déficit de atención, a partir de los conocimientos adquiridos en el informe, las estrategias dietéticas pueden ayudar a mejorar la calidad de vida.

La importancia de una dieta equilibrada

A la hora de valorar cómo influye la dieta entre quienes sufren déficit de atención, hay diferentes posturas y teorías, pero, en lo que todos los científicos, investigadores y profesionales de la salud se muestran de acuerdo es en la importancia de que esta sea adecuada y equilibrada. Esta dieta equilibrada es importante en todos los niños, pero especialmente en el caso de quienes padecen esta afección.

En algunas dietas se plantea la eliminación de alimentos como base sobre la que elaborar unos hábitos alimentarios más saludables. No se sabe a ciencia cierta qué alimentos causan o estimulan los síntomas del déficit de atención, pero si es conocido que algunos de estos alimentos pueden agravar dichos síntomas. Por ejemplo, en algunos casos hay niños que presentan especial sensibilidad al azúcar, a los conservantes, a la fructosa, a los lácteos

La recomendación de eliminar refrescos, comida rápida y exceso de azúcar en forma de bollería industrial o desayunos demasiado azucarados es también generalizada. Se considera que es necesario evitar que suba el azúcar en sangre y luego caiga, ya que esto puede intensificar los síntomas. Por tanto, resultan más recomendables los alimentos de bajo índice glucémico, alimentos ricos en fibra, proteínas, granos enteros…

Una opinión muy extendida indica que el azúcar en la mayoría de sus formas procesadas puede agravar la hiperactividad en niños con propensión a sufrirla.

Todo lo anterior se debe complementar con medidas que realmente son de sentido común en cuanto a consumo de alimentos saludables que incluya fruta, verduras, legumbres, proteínas…

¿La cafeína, mito o solución?

El uso de estimulantes para mejorar el enfoque de niños con esta afección no ha sido menor en las últimas décadas. Se entendía el uso de estos estimulantes como opciones más naturales a los efectos secundarios de los medicamentos estimulantes. Sin embargo, la gran mayoría de expertos no está de acuerdo en el uso de estimulantes como la cafeína de manera sustitutiva.

De hecho, la cafeína no es ningún tipo de solución para la curación del niño que padece esta afección ni mucho menos. Peor aún, la cafeína puede estimular sistemas neurológicos aún inmaduros mucho más allá del nivel de tolerancia del niño, esto puede acarrear efectos graves. Un consumo excesivo de cafeína además puede dañar la capacidad del niño para cuestiones básicas como las relaciones familiares, en el entorno escolar, o los trabajos y actividades cooperativas de ocio.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 29/08/17


Busca la energía que te falta en las infusiones

Muchas veces buscamos alguna manera de recuperar la energía que nos falta. Tomar ciertas infusiones puede ser la solución a tu falta de energías.

Tomar infusiones se está convirtiendo en la nueva manera de coger energía desde por la mañana para afrontar un duro día de trabajo en el que deberás hacer frente también a la actividad diaria con los niños, tu pareja, tu casa, tus clases de tenis, de inglés o de cocina.

De alguna manera, todos sentimos en algún momento que nos faltan fuerzas y energía y las infusiones nos pueden ayudar a ello. De alguna manera nos dan un plus de vitalidad y su variedad es, casi, infinita. Basta con fijarse en los ingredientes que las componen para saber cuál es la que más se adapta a cada persona y cada situación, la que nos viene mejor para cada caso.

Para empezar, podemos hablar de los tés negros, que se caracterizan por tener un teína que viene a ser uno de los grandes estimulantes naturales. Hay varios tipos. El té negro pakistaní es un vitalizante y estimulante que combate la fatiga, el té negro turco, que se diferencia de otros por dar más energía, como la manzana o la almendra, el té negro con vainilla nos llena de vitalidad y su sabor y aroma avainillado lo hace ideal para las personas a las que les guste empezar el día con algo dulce. Dentro de los tés negros contamos también con el ayurvédico, cuya composición con otros ingredientes vitalizantes lo hacen ideal para empezar con una dosis especial de energía cada mañana.

Si los tés negros te dan mucha energía, el te rojos no se queda atrás, ya que una de sus propiedades es la capacidad de estimular el sistema nervioso y neutralizar el cansancio físico y mental. Entre los mismos destacamos el té rojo cóctel de mora, que une el poder del pu erh con la composición de algunos frutos del bosque. Este es ideal para empezar las mañanas llenos de vitalidad, mientras disfrutamos de un sabor afrutado de una infusión única.

No sólo de tés vive el hombre que quiere tener más energía gracias a las infusiones. Debemos fijarnos en su composición y, a partir de ahí, vamos eligiendo la que más se ajusta a nuestro gusto y nuestras necesidades siempre valorando su poder estimulante. De ahí podemos encontrar manzana, algunos frutos del bosque, enebro, cardamomo, etc…

Hay que destacar también los beneficios que producen también la rhodiola y la panax gingseng. La primera es una hierba que se utiliza desde hace siglos en Rusia y Escandinavia y en la medicina popular se ha usado siempre para promover la resistencia física, la energía y mantener un estado de ánimo saludable. Además, ayuda al cuerpo a adaptarse al estrés, promueve la claridad mental y es un buen antioxidante, amén de ayudar en la recuperación muscular, disminuye el estrés, problemas cardiacos, combate el cáncer y la depresión, promueve el sistema inmune, protege el hígado de toxinas, regula el azúcar en sangre y mejora la audición.

Por su parte, la panax ginseng se ha usado durante más de 2.000 años para mejorar la fuerza y el rendimiento físico, amén de apoyar la memoria, la concentración y la energía. Además, mejora el vigor del cuerpo, prolonga la vida, trata la depresión, la diabetes, la fatiga, el envejecimiento, inflamaciones, degeneración interna, náuseas, tumores, problemas pulmonares, indigestión, vómitos, nerviosismo y úlceras.

Imagen de Flcikr



¡Cuidado con el milagro de la creatina!

Está de moda entre los deportistas, especialmente aquellos que buscan ganar músculo, pero también puede tener efectos secundarios en tu cuerpo.

No es oro todo lo que reluce. Seguro que has escuchado muchas veces los beneficios de la creatina, pero como casi todo en esta vida hay que tener un cierto respeto con su consumo por sus efectos secundarios, pese a ser uno de los suplementos vitamínicos más usados en el deporte con el fin de fortalecer la musculatura y aumentar la densidad ósea. La creatina es un compuesto que deriva de los aminoácidos arginina, glicina y metionina, que de forma natural fabrican el hígado, el páncreas y los riñones. Además, se puede obtener cuando tenemos una dieta rica en carne y pescado.

La creatina, en realidad, sirve para aumentar la fuerza muscular y el rendimiento por su capacidad de mantener estables los niveles de fosfocreatina, que es importante para la recuperación tras un esfuerzo físico. Además, previene contra la pérdida de masa muscular por sus propiedades anticatabólicas, que son las que se encargan de reducir la descomposición de proteínas y la oxidación de la leucina. Entre sus beneficios, también podemos observar que previene la fatiga y aumenta la hidratación celular, con lo que mejoramos nuestra resistencia en los entrenamientos físicos, amén de mejorar el ejercicio anaeróbico y evitar la hipertrofia muscular: la creatina intramuscular se almacena y hace que las células absorban agua, aumentando la fibra muscular y mejorando el rendimiento.

Llegados a este punto, cuando parece que la creatina es completamente beneficiosa, es importante detallar los efectos secundarios que, sin duda, no son pocos. Hay que detallar que no hay una postura común sobre las bondades o problemas que puede ofrecer el consumo de creatina.

Lo que sí es cierto es que la Sociedad Internacional de Nutrición Deportiva la cataloga como una sustancia segura. Sin embargo, el consumo de creatina puede provocar el aumento de esta sustancia en nuestra sangre, lo que se ha podido asociar a la aparición de problemas de hígado y riñones. Aunque no hay una investigación que certifique este efecto, sí es recomendable que las personas que padecen enfermedades en estos órganos deben limitar su consumo.

Además, otro de los efectos secundarios que podría provocar esta sustancia es la aparición de calambres o tirones, amén de un ligero incremento en el porcentaje de fibras musculares Tipo IIB, que favorece el tener más fuerza y resistencia en nuestro cuerpo.

Otro de los efectos secundarios de consumir creatina podría ser la anulación de la producción de manera natural de nuestro cuerpo, el hígado dejaría de producirlo, y se está investigando la posibilidad de que nos pueda causar enfermedades renales ya que es el causante de la asimilación proteica, por lo que presionan más a nuestros riñones para depurar el organismo de estas proteínas.

También puede provocar un aumento de peso, ya que estaría ligado a la retención de líquidos originada por el exceso de esta sustancia y puede desestabilizar los niveles de potasio y electrolitos del organismo, lo que nos puede producir deshidratación, falta de minerales en el organismo, amén de los malestares digestivos que pueden manifestarse en vómitos y diarreas.

Imagen de Flickr