Articulos de la categoria 'Salud y Bienestar'

¿Necesitas un curetaje o vale con una limpieza?

Muchas veces, aunque nos lavemos a menudo los dientes, nuestras encías enferman y se infectan. Un curetaje puede ayudarte a salvar a largo plazo tus dientes.

La salud de nuestros dientes es básica para mantenernos sanos. Si bien es interesante hacerse una limpieza dental cada año, el curetaje va más allá, ya que es un tratamiento para eliminar la placa bacteriana profunda que se realiza cuando hay una enfermedad periodontal como una gingivitis o periodontitis. De alguna manera consiste en eliminar las bacterias que se acumulan debajo de las encías y que producen inflamación en las mismas alcanzando la raíz y creando la bolsa periodontal. Con el curetaje se pretende eliminar las bacterias asentadas en la bolsa periodontal, raspando las raíces y eliminando, a su vez, el sarro acumulado con una cureta.

El gran problema de la periodontitis es que los síntomas, muchas veces, no aparecen hasta que la situación es grave y el daño causado a las estructuras de los dientes ya no es reversible. Con el tratamiento adecuado, sin embargo, se puede detener esta enfermedad y hasta se puede mejorar. El mejor tratamiento sería, precisamente, un curetaje o limpieza profunda con el objetivo de eliminar las bacterias de la bolsa periodontal mediante un raspado para eliminar el sarro de la superficie de los dientes, alisarla y eliminar las impurezas.

Alguien podría pensar que un curetaje y una limpieza son lo mismo, pero no. De alguna manera, cuando nos hacemos una limpieza ordinaria eliminamos el sarro de la superficie del diente, mientras que su nos hacemos un curetaje la limpieza es mucho más profunda, alcanzando las bolsas periodontales que están contaminadas y se eliminan los depósitos de sarro que se forman debajo de las encías. Al ser una limpieza más profunda y dependiendo de cómo de profundas estén las bolsas periodontales, la cantidad de sarro y la sensibilidad del paciente, el profesional podría necesitar anestesiar la zona para que no haya dolor ni molestias.

Para saber si necesitamos un curetaje o una limpieza sin más, lo más lógico y recomendable es pedir opinión a nuestro dentista de confianza, pero como información básica deberías saber si tienes bolsas periodontales o gingivitis. Si la respuesta es afirmativa necesitas un curetaje y en este punto un buen seguro dental puede ayudarte.

Hay que tener en cuenta que dependiendo del nivel de la bolsa, pueden ser necesarias hasta cuatro sesiones, más si hay que anestesiar parte de la boca, y cada una de ellas puede tener un coste de entre 65 y 75 euros. Después, el “posoperatorio” dependerá también de la magnitud de la intervención. Puede haber dolores en la zona intervenida, aunque su dentista le recetará ibuprofeno o algún calmante más potente. Además, notará que sus dientes se vuelven más sensibles a los cambios de temperatura y puede haber sangrado. Deberá tener cuidado durante las primeras semanas al cepillarse los dientes, hacerlo de manera suave, quizás con un cepillo especial ultrasuave, y es probable que su dentista le recomiende un colutorio con clorhexidina.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 11/04/17

Comentarios desactivados en ¿Necesitas un curetaje o vale con una limpieza?

Come cuando quieras, lo que quieras, pero sólo hasta saciarte

Siempre estamos pensando en cómo adelgazar, cómo perder peso, pero no entendemos que cuando basculamos mucho de peso, no es sano para nuestro cuerpo.

Seguramente habrás oído hablar alguna vez de comida intuitiva y de cómo te puede ayudar a bajar de peso. La profesora de psicología de la Universidad de Ohio, Tracy L. Tylka, la define como “una forma adaptativa y flexible de alimentación caracterizado por una fuerte conexión con el hambre y la satisfacción fisiológica”. De esta manera, esta forma de comer se caracteriza por no crear alimentos prohibidos, evitar comer de manera emocional, confiar en el hambre y la satisfacción para guiar la elección de los alimentos y elegir los alimentos en función de lo bien que nos sienta al cuerpo y del buen gusto que nos deje. Y es que muchas veces comemos por razones que no tienen nada que ver con el hambre y sí disfrutar de una comida sabrosa que nos sacie. Evidentemente, quien sigue esta peculiar dieta no se preocupa con la necesidad de compensar los posibles excesos.

El psicólogo Stacey Rosenfeld afirma que todo lo que nos rodea frustra nuestra percepción de los alimentos y se pregunta si todas las mujeres tienen un trastorno alimenticio. Y es que una investigación de la revista American Dietetic Association afirma que a los cinco años, las niñas ya han interiorizado la mayor parte de las creencias típicas sobre dietas y comportamientos respecto a la comida que han visto en sus madres. Precisamente, Rosenfeld señala que “hay una industria que se basa en tratar que la gente no haga caso a las señales y preferencias de su cuerpo, lo cual acaba en cambios en la forma de comer, lo que hace cambiar de peso habitualmente, lo que es poco saludable”. Y es que otra investigación muestra como los ciclos de peso pueden ser peores para la salud. Dos tercios de las personas que pierden peso vuelven a ganarlo al cabo de una serie de años, en lo que en España ya hemos bautizado como efecto rebote, por lo que la alimentación intuitiva, con una pérdida de peso sostenible sería más aconsejable que otra en las que se corta de forma activa las calorías que se consumen y conducen a una pérdida de peso más rápido.

La dietista Kathryn Johnson explica que “honrando su hambre le permite buscar la conexión  entre la ingesta de alimentos, emociones y comportamientos” ya que “comiendo de manera intuitiva no se trata  de perder peso, sino que reconociendo los patrones de alimentación y de comportamiento trabajar en una relación más pacífica con los alimentos y su cuerpo, y de ahí llegar a un peso saludable”.

Para comer de forma intuitiva debe seguir cinco ejemplos según Johnson. El primero de ellos es escuchar a tu cuerpo en lo que se define como reconocer el hambre y la satisfacción natural de su cuerpo. Si tienes hambre come, pero no tienes que acabar el plato entero. En segundo lugar debes hacer las paces con todos los alimentos ya que “los que están prohibidos tienen mucho poder sobre nosotros”. Otra recomendación es comer de manera consciente, es decir, sabiendo lo que metemos en la boca y no haciéndolo inconscientemente mientras que vemos la tele o el teléfono móvil.

La penúltima regla de esta famosa dieta es tratar las emociones en la fuente. Si sientes un antojo, debes analizar por qué lo sientes y que es lo que necesita en ese momento: una siesta, meditación o delegar tareas para evitar que el estrés nos haga comer en exceso. Por último, en vez de castigarnos por lo que comemos, debemos aprender a concienciarnos de cómo lo que comemos nos hace sentirnos más fuertes y llenos de energía, por lo que podemos rendir más en los entrenamientos o en el gimnasio.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 06/04/17

Comentarios desactivados en Come cuando quieras, lo que quieras, pero sólo hasta saciarte

La mejor prevención contra el cáncer es hacer deporte

Son cosas que todos nos imaginamos, pero que no sabemos con certeza. Ahora sí. Hacer ejercicio mejora nuestra salud y reduce el riesgo de sufrir un cáncer.

Es evidente que el deporte, el ejercicio físico, es saludable y muy necesario para cualquier persona. Es la base para que nuestra salud sea lo mejor posible. Seguro que ya conoces un montón de argumentos para hacer deporte, pero si eres mujer, podemos darte otro más,  muy importante: las mujeres que no hacen deporte tienen un 71% más de posibilidades de contraer cáncer de mamá. Probablemente ahora estás en shock y deseando ponerte los playeros para salir a correr porque la palabra cáncer suele asustar bastante. Y es que una de cada ocho mujeres desarrollará un cáncer de mama a lo largo de su vida y cada año se diagnostican 26.000 nuevos casos.

En nuestro país un 31% de los adultos son sedentarios, mientras que sólo un 46,9% de las mujeres hacen ejercicio por el 52,6% de los hombres en España. Hay que tener en cuenta que según las recomendaciones de la OMS (Organización Mundial de la Salud) un adulto debería realizar un mínimo de 150 minutos de actividad física a la semana o 30 minutos diarios de caminata intensa. De hecho, realizar una actividad física de forma intensa podría mejorar la eficacia de los tratamientos, reducir los efectos secundarios y disminuir la tasa de recaída en mujeres con cáncer de mamá.

Un estudio epidemio presentado por Marina Pollán, del Instituto de Salud Carlos III, fue el primero en el trabajo para tener en cuenta factores como el subtipo HER2  positivo. En el mismo participaron 23 hospitales españoles y 1017 mujeres con edades comprendidas de 18 a 70 años, algunas, incluso recién diagnosticadas de cáncer de mama. En el mismo se estudiaba a una mujer enferma de cáncer con otra sana con las mismas características y se comparó sus rutinas físicas para conocer el gasto metabólico al que se exponían semanalmente.

Tras dividir el grupo de mujeres estudiadas en tres: las que cumplían las recomendaciones de la OMS, las que hacían ejercicio, pero no llegaban a la recomendación, y las sedentarias, el estudio concluyó que el último grupo sufría un 71% más de posibilidades de contraer cáncer de mamá. Ello hizo que el estudio concluyese que el ejercicio físico aeróbico supervisado es una terapia adyuvante segura, realizable y efectiva para mejorar diversos aspectos en mujeres con cáncer de mamá en estadios precoces. Además explicaba que el ejercicio actúa integralmente tanto durante como después del tratamiento aumentando la calidad de vida de las pacientes, reduciendo la fatiga y mejorando las capacidades cardiovascular, funcional y de fuerza.

Es por ello, que se recomienda el ejercicio físico oncológico consistente en un ejercicio pautado y controlado por un profesional que se realiza para prevenir o reducir los efectos secundarios de los tratamientos oncológicos de forma individualizada y que por sus efectos sobre el organismo mejoran la salud, la calidad de vida y la supervivencia de los pacientes.

Imagen de Flickr


Fitness y deporte, Salud y Bienestar · Escrito por el 30/03/17

Comentarios desactivados en La mejor prevención contra el cáncer es hacer deporte

Si fumas cuando estás embarazada mandas 17 millones de sustancias nocivas a tu bebé

Fumar es un horrible hábito que puede acabar con tu vida. Si estás embarazada también estás acabando con tu bebé. No te imaginas la cantidad de efectos secundarios que tiene para él.

Se suele decir que las madres son capaces de hacer cualquier cosa por sus hijos. En general es una realidad, pero parece que el tabaco puede llegar a ser más fuerte que sus vínculos familiares. No sólo no dejan de fumar por su propia salud (conocidos son ya los numerosos perjuicios que causan), sino que les cuesta dejarlo también por los bebés que llevan en su vientre. Según Angela Martínez Picó, presidenta de Scatter, el 25% de las mujeres en edad reproductiva son fumadoras habituales y el 50% de ellas cuando están embarazadas no dejan de fumar pudiendo crear daños irreversibles al feto, amén de a ellas mismas, por supuesto. Al menos hay otros 50%, de ese 25%, que sí deja el pitillo cuando lleva otro ser dentro de sí, aunque el 70% de ellas vuelve a fumar una vez que ha dado a luz.

La ginecóloga Elena Castellanos ha advertido ya en numerosas ocasiones que el tabaco adelanta la menopausia, aumenta el riesgo de infartos de miocardio en mujeres que toman anticonceptivos, influye en tratamientos de reproducción asistida y tiene muchas consecuencias en el feto y su desarrollo posterior.

No paró ahí. Castellanos explicó que el tabaco produce en el feto una bajada de peso y le predispone a sufrir asma infantil, otitis o infecciones respiratorias, amén de señalar que algunos estudios relacionan el consumo de tabaco con el síndrome de hiperactividad, déficit de la atención y cáncer infantil. Y por si fuera poco, los hijos de mujeres fumadoras son más proclives a padecer diabetes y enfermedades cardiovasculares. Teniendo en cuenta todos estos datos es más difícil todavía entender como la mitad de las mujeres fumadoras no pueden dejar de hacerlo cuando están embarazadas.

Quizás con algunos datos fácilmente deducibles, ese 50% de mujeres que siguen fumando en el embarazo se lo piensen dos veces. Una fumadora media se enciende 13 cigarros al día. Si sumamos todos los pitillos hasta el día del alumbramiento serían 3.640 cigarros y teniendo en cuenta que al fumar uno estás inhalando 4.700 sustancias nocivas, en todo un embarazo has sometido a tu hijo o hija a más de 17 millones de estas sustancias.

Por suerte, si la embarazada deja de fumar, el beneficio se nota en poco tiempo. En 20 minutos baja el pulso y la presión sanguínea, el contenido de monóxido de carbono en el organismo se reduce a las ocho horas y las 24 ya remite el riesgo de infarto. También el bebé se beneficia. Amén de no inhalar 17 millones de sustancias nocivas, recibe una cantidad apropiada de oxígeno y alimento y su desarrollo no se ve obstaculizado por la nicotina.

Por todo ello, es recomendable que tires el cigarrillo desde ya. Tíralo. Y después puedes seguir algunos de estos consejos: Busca apoyo, márcate un día para dejarlo (el ideal es hoy, ya), déjalo de golpe, piensa que dentro de 10 o 12 días la necesidad de encender un pitillo desaparecerá, evita rutinas que te empujen al cigarrillo y prémiate por cada día que superes, bebe mucho y con regularidad, muévete, prueba con la acupuntura, haz deporte y lleva una vida sana.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 28/03/17

Comentarios desactivados en Si fumas cuando estás embarazada mandas 17 millones de sustancias nocivas a tu bebé

El botox puede dejarte más guapa o matarte

Una de las operaciones estéticas más comunes en la actualidad es el botox para tratar de apaciguar o disimular los efectos del paso del tiempo, pero no es oro todo lo que reluce. El botox tiene riesgos.

Cada vez están más a al orden del día las operaciones estéticas y, sobre todo, el uso del botox. No en vano, es el procedimiento estético que más se hace en el mundo. Sin embargo, no está de más saber los riesgos que puedes correr al pasar por el “taller” de chapa y pintura. No es oro todo lo que reluce. Y es que, pese a que la toxina botulínica ofrece altos niveles de seguridad, su uso excesivo puede llevar al organismo a generar defensas naturales que luchen contra esa bacteria, Clostridium Botulinum, que es la misma que provoca la enfermedad del botulismo, por cierto. El botox es una neurotoxina que actúa en la unión de la neurona con el músculo, paralizando este último. Además, el uso de botox por personas no preparadas puede originar que se alcancen otros músculos propiciando resultados opuestos a los deseados e, incluso, no todas las personas pueden recibirlo. Depende de la calidad del músculo, cicatrización, características personales, etc…

Si hablamos de los riesgos del botox, podemos empezar por la posibilidad de sufrir hemorragias en los puntos concretos de penetración de la aguja, lo que pueden propiciar hematomas. También puede provocar infecciones, sequedad ocular, dificultad para el cierre de los párpados, espasmos musculares, visión doble, lesiones de estructuras profundas, amén de cefaleas, infecciones respiratorias, nauseas y síntomas parecidos a la gripe. La mala aplicación del botox puede provocar, además, fibrosis, asimetría, dificultad para tragar, alergias, entumecimiento de la zona donde se ha hecho la infiltración. Además, se puede contar con una pérdida de expresión facial. Serás más joven, pero también más inexpresiva.

Si hablamos de problemas mayores por la aplicación de botox hay casos argumentados en los que los pacientes han llegado a sufrir verdaderas complicaciones de salud como desórdenes del habla o dificultad para respirar. Y más allá. En concreto, la Agencia Europea de Medicamentos ha registrado 600 casos de complicaciones graves y 28 muertes.

Sin duda, ya hemos dicho que el tipo de músculo sobre el que se aplique tiene una importancia vital, aunque nunca se aplicará sobre personas menores de 30 años. Además, existen una serie de grupos de riesgo a los que se aconsejan otros tratamientos estéticos como los pacientes con miastenia gravis, personas con dificultad para moverse o parálisis. Tampoco debería aplicarse a aquellas personas con inflamación o infección en la zona que pretenden tratar o personas con tratamientos a base de antibióticos aminoglucósidos.

No hay que olvidar que el botox puede ser la solución fácil para no afrontar el envejecimiento con naturalidad, adoptando hábitos saludables, protegiendo nuestra piel de la radiación del sol, haciendo algo de ejercicio físico, manteniendo una alimentación sana y descansando las horas necesarias.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 21/03/17

Comentarios desactivados en El botox puede dejarte más guapa o matarte

Cuándo usar frío y cuándo calor para tratar tus lesiones

¿Quién no se ha lesionado alguna vez?. Siempre acudimos al hielo para tratar un esguince, bien hecho, pero cuando ya no hay hinchazón, el uso del calor también te puede ayudar. ¿Sabes cómo y cuándo usar el frío y el calor?

En el tratamiento de lesiones se pueden usar métodos de frío o de calor para mejorar las mismas. Sin embargo, muchas veces pueden surgir dudas de qué usar y cómo usarlo. Vamos a intentar despejar estas dudas, no sin antes dejar claro que el uso de frío o calor sólo es una parte del tratamiento. Aunque los síntomas remitieran, el paciente deberá realizar ejercicios para restablecer su flexibilidad y movimiento de las articulaciones.

El hielo se puede usar con compresión, elevación y refuerzo cuando hay lesiones graves. Con su uso disminuye la circulación, la inflamación, la actividad metabólica y adormece la piel. De hecho, disminuye el dolor, la hinchazón y los calambres, y se debe aplicar después de los ejercicios o actividades que nos produzcan dolor. Hay que recordar que son muchos los profesionales de numerosos deportes que se meten en hielo tras competir, por ejemplo, e incluso tras entrenamiento otros equipos se meten en ríos de agua muy fría, pero con una pauta temporal muy concreta. Esta terapia es recomendable cuando hay esguinces, cuando hemos forzado mucho una zona del cuerpo, cuando tenemos chichones o morados en la piel.

El hielo también tiene sus contraindicaciones. Por ejemplo, no se debe usar inmediatamente después de la actividad física, como tampoco aplicar si alguna parte de nuestro cuerpo está adormecida. No se debe usar si hay dolor o inflamación en un nervio o si el deportista tiene una disfunción simpática, es decir, una anormalidad de los nervios que controlan el flujo de sangre y las glándulas sudoríparas. Además, no es aconsejable aplicar sobre personas con una enfermedad vascular, ni en personas con una herida abierta o que no ha cicatrizado, y en deportistas que tiene hipersensiblidad al frío.

También el uso del calor puede ser beneficioso para tratar lesiones o síntomas ya que aumenta la circulación, la actividad metabólica y la inflamación. Hay que tener en cuenta que mejora el rendimiento de los tejidos suaves, alivia el dolor y los espasmos. Sin embargo, como todo, tiene sus contraindicaciones: puede aumentar la inflamación y la hinchazón, amén de que puede provocar quemaduras si se usa demasiado tiempo. No se debe usar el calor tras realizar actividades físicas, ni en áreas adormecidas, como pasa con el hielo, ni cuando tenemos una herida abierta o quemadura. Además, tampoco se debe usar tras una lesión grave o si tenemos fiebre o fatiga por calor.

Al fin y al cabo, lo que hace el calor es llevar sangre a la zona dañada aportando los nutrientes necesarios para sanar esa lesión, amén de aumentar la flexibilidad de tendones y músculos. Y es que, al permitir una dilatación de los vasos sanguíneos, el calor acelera el flujo y permite la llegada de oxígeno y nutrientes que reduce la presión sobre las articulaciones y alivia el dolor de los músculos.

¿Uso frío o calor?

Una vez vistos los efectos y las contraindicaciones del frío y del calor vamos a intentar aclarar cuando hay que usar cada uno de ellos, dado que son dos de las terapias más comunes para aliviar dolores musculares o articulares. Como regla básica se debe usar frío ante un dolor reciente, ante una inflamación recién producida, mientras que el calor debe ser el tratamiento a seguir si hay un malestar recurrente, dolores crónicos, ya que hace fluir más la sangre y ayuda a que haya una curación más rápida. Así que como norma general, al producirse la lesión o cuando haya inflamación usaremos hielo y cuando ya sólo haya dolor o lesión, calor.

Imagen de Flickr


Fitness y deporte, Salud y Bienestar · Escrito por el 14/03/17

Comentarios desactivados en Cuándo usar frío y cuándo calor para tratar tus lesiones

10 secretos de la felicidad

La felicidad siempre se ha dicho que está en las cosas pequeñas. Y es verdad.

Diversos estudios dan las claves de cómo ser felices, dónde encontrar la felicidad y con ésta afecta a nuestro cuerpo. Al fin y al cabo, ser felices debería ser el primer gran objetivo de cada uno de nosotros.

Pocas veces hay tanta unanimidad como a la hora de trazar el principal objetivo de nuestras vidas. Todos queremos ser felices. Ahora se conocen 10 estudios que demuestran por qué debes ser feliz, qué beneficios tiene o cómo se te nota. El primero de ellos, habla de que con la felicidad se nos activa todo el cuerpo. Este estudio finlandés demuestra las conexiones entre las emociones y las sensaciones corporales. Sorprendentemente, la felicidad es la única de los seis estados emocionales que llena de actividad todo el cuerpo. Las personas felices se sienten preparadas para entrar en acción.

El número dos habla de que la felicidad cambia nuestro código genético. Este estudio demostró que las personas felices poseían más genes de anticuerpos y antivirales. Sentirnos felices nos beneficia a nivel genético. El tercero señala que hacer lo correcto nos hace felices. Esto quiere decir que cuando hacemos lo que debemos, las cosas que nos son propias, somos más felices. El siguiente estudio apunta que si actuamos como extrovertidos, aunque seamos introvertidos, seremos más felices. Abrirnos al mundo nos produce más felicidad que mantenernos en nuestro caparazón.

El quinto estudio, realizado por Facebook tras el análisis de una enorme muestra de mensajes, afirma que las emociones expresadas en línea, tanto positivas, como negativas, son contagiosas, pero las primeras se extienden más fácil que las segundas. Otra investigación afirma que con la edad cambian las cosas que te hacen felices. Con una muestra de 200 personas entre los 19 y los 79 años, el estudio descubrió que cuanto más mayores más felices nos hacen cosas más comunes: les hace más felices estar con su familia o de dar un paseo por el parque, mientras los jóvenes son más exigentes con los motivos por los que ser felices. Se complican más. Necesitan experiencias más extraordinarias.

El siguiente estudio reconoce que las personas más materialistas son menos felices. Es decir, son más felices las personas que relacionan su felicidad con experiencias o vivencias que con la pertenencia de bienes. Se confirma así que tener cosas bonitas no te hace más feliz, la forma en la que las disfrutas sí.

El octavo estudio a análisis destaca el poder de las conexiones sociales. Así, las relaciones tienen asociaciones más fuertes con la felicidad que el rendimiento académico. Personas que tuvieron buenas relaciones en su infancia son más felices. El penúltimo estudio afirma que la felicidad llega cuando tenemos objetivos concretos y los cumplimos. Las metas abstractas no no nos proporcionan felicidad porque es difícil saber si la hemos alcanzado, mientras que si tenemos metas concretas minimizaremos la distancia entre nuestras expectativas y lo que realmente es posible.

Por último, un informe destaca el placer inesperado de momentos o actos habituales. Es decir, no nos damos cuenta de lo felices que nos hacen cosas que hacemos a diario hasta que nos los quitan. En este estudio se realizó una experiencia llamada cápsula del tiempo en la que a 135 estudiantes se les invitó a guardar una conversación reciente, un evento social al que acababan de asistir o sus tres canciones favoritas en ese momento. Cuando meses después se abrieron estas cápsulas se sorprendieron de la felicidad que les produjo todos los elementos guardados.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 02/03/17

Comentarios desactivados en 10 secretos de la felicidad

Remedios para tratar la conjuntivitis

Tener conjuntivitis es más molesto que doloroso, pero hay tratamientos que pueden aliviar los síntomas de esta inflamación en la conjuntiva.

Remedios para tratar la conjuntivitis

Son muchas las personas que, a lo largo de su vida, sufren conjuntivitis, o lo que es lo mismo, la inflamación de la conjuntiva, que es la membrana que cubre la cara posterior de los párpados y la anterior del globo del ojo, debido a un virus, bacteria o alergia. Para saber si padecemos conjuntivitis tenemos que estar atentos a que nuestro ojo se enrojezca y suelte más lágrimas de lo habitual. También saber si tenemos la sensación de ardor o de tener un cuerpo extraño en el ojo. Sólo si la infección procede de una bacteria, el ojo descarga mucosas amarillas o verdes. Hay que tener en cuenta que, en general, la conjuntivitis se acaba curando sola en unos 10 días, aunque puede llegar a durar meses e, incluso, años.

Para comenzar un tratamiento, lógicamente, debemos acudir a nuestro médico que deberá tener en cuenta las causas de nuestra conjuntivitis para iniciar el tratamiento más adecuado. Decidir si la inflamación tiene un origen infeccioso o alérgico. En cualquier caso, hay que limpiar los ojos, quitando las secreciones con un paño limpio, agua hervida o suero fisiológico esteril. Además, puede ser útil las compresas frías y los analgésicos. En este primer tratamiento puede usarse también colirios, pomadas o gel antibiótico. Si la conjuntivitis tuviera un origen alérgico o vírico, lo más efectivo suele ser el uso de gotas oftanmológicas con corticosteroides, que no se usarán en caso de que la infección haya sido provocada por un herpes.

Si el tratamiento consiste en la administración de gotas, se debe hacer entre cuatro y seis veces al día después de retirar las secreciones, mientras que el gel sólo se usa dos o tres veces y, a diferencia del colirio, no nubla la vista. En el caso de los niños, si se resisten, basta con que cierren los ojos, aplicarles las gotas en el lagrimal. Después sólo tendrá que abrir y cerrar los ojos varias veces.

Entre los remedios caseros que existen para tratar la conjuntivitis encontramos usar hielo para constreñir los vasos sanguíneos reduciendo la sensación de dolor o picor, la aplicación de miel pura de abeja también ayuda a tratar la conjuntivitis por sus propiedades antisépticas, también el jugo de limón tiene antibióticos y propiedades antiflamatorias.

No sólo las anteriores. La aplicación de una compresa muy caliente en el párpado suele ayudar a bajar la inflamación también, como las semillas de hinojo, las cuales una vez hervidas con agua y coladas hacen que el liquido restante, aplicado sobre el ojo enfermo, mejore mucho. Por último, destacamos el uso del Aloe Vera para tratar la conjuntivitis alérgica, ya que es antinflamatoria, amén de un hidratante natural para la piel.

Imagen de Flickr


Medicamentos, Salud y Bienestar · Escrito por el 23/02/17

Comentarios desactivados en Remedios para tratar la conjuntivitis

Cinco productos para bajar el colesterol

El colesterol es uno de los grandes enemigos del corazón. Por eso es importante reducirlo, mantenerlo a raya mediante la mejora de tu alimentación y el aumento del ejercicio.

Cinco productos para bajar el colesterol

Después de las Navidades hay personas que deciden que es una buena idea hacerse un análisis de sangre. Lo más normal, después de los excesos, es que nos haya dado colesterol alto, también llamado hipercolesterolemia. No es grave,  pero conviene cuidarse para reducirlo mediante el ejercicio y la alimentación sana. Y es que el colesterol es un lípido fundamental para nuestro cuerpo ya que crea una membrana plasmática que regula la entrada y salida de sustancias en nuestras células. No sólo eso, sino que es importante para crear el tejido nervioso, la bilis y el funcionamiento del cerebro. El problema llega cuando el exceso de colesterol se acumula en las paredes de las arterias y forman una placa que dificulta la circulación de la sangre y puede ocasiones enfermedades del corazón.

Por todo ello, además del ejercicio es conveniente ponerse manos a la obra para cambiar algunas partes de nuestra alimentación, de nuestra dieta. Empezamos por aumentar el consumo de legumbres (alubias, garbanzos, lentejas, guisantes) nos ayudan a rebajar de manera natural el colesterol en sangre. Su ingesta habitual de 130 gramos provoca una reducción del colesterol del 5%. Las legumbres son ricas en proteínas vegetales y fibra, y su único problema es que se tarda bastante tiempo en digerirlas.

El segundo tipo de alimentos que debemos aumentar en nuestra dieta son los esteroles vegetales y margarinas ya que presentan una estructura química parecida al colesterol bueno. Se encuentran en algunas comidas, como margarinas, pastas alimenticias o la leche. Dos gramos de esteroles al día ayudan a rebajar el colesterol malo entre un 8% y 10%.

El tercer producto recomendado sería el aceite de oliva. Tiene gran cantidad de grasas monoinsaturadas, que ayudan a mejorar la absorción de los nutrientes. El aceite de oliva extra es mejor que el virgen y éste a su vez mejor que el refinado. Además, una dieta con aceite de oliva reduce las posibilidades de padecer ataques al corazón.

Los frutos secos son otro aliado contra el colesterol malo. De todos ellos, el más eficaz son las nueces, que aporta ácido alfa-linolénico, que el organismo transforma en ácidos grasos moega-3 y fitosteroles. Un estudio estima que comer 67 gramos de nueces al día reduce un 5,1% el colesterol en sangre y el malo un 7,4%. Lo malo es que los frutos secos tienen muchas calorías por lo que lo mejor es comer bajas cantidades, pero todos los días.

Nuestra nueva dieta contra el colesterol incluye, por último, berenjenas ya que tomar agua de berenjenas reduce el colesterol malo entre un 4% y 7%.  Y es que los fitoquímicos de esta planta ayudan a mejorar la circulación de la sangre, aunque hay que recomendar no freírlas.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 21/02/17

Comentarios desactivados en Cinco productos para bajar el colesterol

Alimenta bien tu cuerpo para pelear contra la artrosis

La artrosis es una enfermedad que de primeras asusta mucho, pero cuyos efectos podemos reducir con una buena alimentación y algo de ejercicio.

Alimenta bien tu cuerpo para pelear contra la artrosis

La artrosis es uno de los problemas más comunes entre la población. Para definirla podríamos decir que es una enfermedad producida por el desgaste del cartílago, tejido que hace las funciones de amortiguador al proteger los extremos de los huesos y que favorece el movimiento de la articulación. Es evidente que no asusta tanto, no tiene la gravedad de otras enfermedades, a priori, pero es importante. La buena noticia es que se puede reducir su efecto manteniendo una buena alimentación y evitando la obesidad, ya que cuanto más sobrepeso tengamos más fácil es dañar a nuestros huesos.

En este sentido algunas investigaciones indican que los enfermos de artritis deberían evitar el consumo de azúcares refinados porque producen una inflamación de las articulaciones. También se deberían evitar alimentos altos en purina y ácido úrico ya que pueden provocar dolor, en forma de cristales en la sangre, en las articulaciones. Evite las carnes grasas y los embutidos.

La buena noticia es que hay un montón de alimentos que te ayudarán a llevar mejor la artrosis, sólo hay que cambiar un poco la forma de alimentarnos. Lo primero que debemos saber es que tenemos que estar bien hidratados, deberíamos tomar dos litros de agua, amén de hacer ejercicio moderado todos los días. A partir de ahí, deberíamos priorizar en nuestra alimentación productos con omega 3-4-6. Pasar a tomar más pescado y dejar arrinconada la carne. También tomar productos ricos en vitamina C, tomar más fruta y consumir de manera moderada alimentos ricos en selenio y fibra como el atún, los huevos y el pollo.

Por ir a lo más concreto, las personas que tienen artrosis y en general todas las personas que quieren tener una buena salud deberían consumir todo tipo de frutas, especialmente cítricos, ya que protegen las articulaciones gracias a que la vitamina C es un importante antioxidante. Otro de los productos recomendados son los frutos secos que contienen magnesio, vital para nuestros huesos, que se encuentra también en espinacas o acelgas. Como no podía ser de otra manera, también el aceite de oliva está recomendado por sus propiedades antiinflamatorias y antioxidantes del ácido oleico.

Dentro de productos, llamemos más éxoticos, encontramos las semillas de chía, que es un superalimento y que tiene más omega-3 que los pescados azules. También el jengibre es interesante para tratar la artrosis, amén de otros síntomas como nauseas, migrañas e hipertensión. Por último, se recomiendan los frutos rojos gracias a las antocianinas que aparecen en frambuesas, moras, arándanos y otros frutos rojos por su color característico. Es un gran antioxidante, que además son efectivas para prevenir infecciones de orina.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 16/02/17

Comentarios desactivados en Alimenta bien tu cuerpo para pelear contra la artrosis