Articulos de la categoria 'Salud y Bienestar'

Si eres autónomo te puedes desgravar el seguro de salud y algunos más

Si eres autónomo casi estás obligado a tener un seguro de salud, no puedes permitirte enfermar o coger la baja. La buena noticia es que te puedes desgravar.

Los autónomos muchas veces desconocemos algunas de las ventajas que tiene estar en este régimen laboral. Uno de ellos es el hecho de que nos podemos desgravar por el seguro de salud privado. Como los autónomos no nos podemos permitir enfermar o esperar para las consultas de la Seguridad Social, que es estupenda, pero con los recortes del gobierno no da ya el mismo trato, se ha generalizado la contratación de seguros de salud para poder acceder a un médico en el momento que lo precisemos.

La buena noticia es que los trabajadores autónomos que suscriban un seguro de salud privado podrán deducir las primas que paguen por él hasta un máximo de 450 euros. Y es que el seguro médico privado supone un gasto deducible para un autónomo, incluso se pueden beneficiar sus familiares. Tanto la cuota del conyuge, como la de los hijos menores de 25 años podrán incluirse en esa deducción. La actualización de la ley incrementó en hasta 500 euros por persona la deducción, mientras que en el caso de profesionales con discapacidad es de 1.500 euros, por lo que la base imponible por la que un autónomo debe tributar se reduce considerablemente.

En el caso de las empresas, la deducción del seguro de salud afecta directamente al Impuesto de Sociedades. Cada vez más compañías apuestan por ofrecer seguros de salud privados, ya que estas retribuciones en especie son muy valoradas por los trabajadores y afectos fiscales recibe el trato de gasto social por lo que una vez obtenidos los beneficios empresariales del ejercicio se restará el importe correspondiente, lo que supone un importante ahorro para la compañía. El trabajador está obligado a tributar estas retribuciones en especie en su declaración de la renta particular, pero en el caso de los seguros de salud no se consideran como tal hasta un importe de 500 euros.

Hay que tener en cuenta que los particulares que contraten un seguro de salud privado no disfrutarán de ninguna ventaja fiscal en sus impuestos, aunque existen excepciones en comunidades autónomas como Aragón o Islas Baleares. Donde sí podría haber algún tipo de ventaja es en el caso de un copago entre la empresa y el trabajador, es decir que ambos paguen una parte del seguro de salud.

Pero no sólo el seguro de salud se puede deducir, además se puede ahorrar parte del IVA de otro tipo de seguros.  El primero sería el seguro de coche. Es verdad que el tratamiento fiscal del vehículo de los autónomos siempre ha sido polémico. Para Hacienda no es lo mismo el IVA aparejado al vehículo que sus gastos generales. Los seguros de coche para autónomos no llevan IVA con lo que no se puede deducir nada. Para la declaración de la renta, la deducción del seguro de coche para autónomos sólo puede hacerse con la condición de que sea en un 100% para la actividad que realizan y no para el ocio. Y hay que demostrarlo. Si es así, la cuantía del seguro se podría colocar como gasto deducible.

Otro de los seguros que puedes desgravar como autónomo es el de vida en hasta 500 euros. Se puede deducir en las coberturas de fallecimiento, invalidez permanente o incapacidad total. Como también se puede desgravar el seguro de responsabilidad civil siempre que estén ligados a la actividad económica del profesional. No existe límite de deducción, como ocurre también en el seguro de transporte se puede deducir, especialmente dirigido a los profesionales del transporte de mercancías. Otro seguro que puedes desgravar y es interesante es el seguro de hogar. ¿Todo? No. Sólo la parte proporcional de la casa dedicado al negocio. Es decir, si el despacho ocupa un 10% de la casa, podrás desgravarte el 10% de este seguro por actividad. Esta situación cambia en seguros de comercio, naves industriales y seguros de oficinas, ya que aquí es evidente que todo el edificio forma parte de la actividad, por lo que podrás desgravar hasta el 100%.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 27/02/18

Comentarios desactivados en Si eres autónomo te puedes desgravar el seguro de salud y algunos más

El DIU como anticonceptivo ¿el más eficaz?

El DIU es uno de los métodos anticonceptivos de más éxito y, sin embargo, todavía un poco desconocido. Aquí aprenderemos qué es, cómo son, qué tipos hay y cuándo se debe colocar.

A la hora de buscar un método anticonceptivo una buena opción es la colocación de un DIU (Dispositivo Intrauterino) que es un pequeño dispositivo de plástico en forma de T, que se pone en el útero para evitar embarazos y cuenta con las ventajas de que es duradero, reversible y uno de los más eficaces. Es decir, puedes tener un DIU durante muchos años sin peligro de quedar embarazo y tu médico o enfermero te lo puede quitar y ya estás lista para ser fértil otra vez.

Evidentemente existen varios tipos de dispositivos DIU, dependiendo de las marcas: ParaGard, que es de cobre, y Mirena, Kyleena, Liletta y Skyla, que son hormonales. El primero de ellos no tiene hormonas, está envuelto en un fino cable de cobre y tiene una duración de hasta 12 años. Los otros cuatro usan hormona progesterona, que el cuerpo produce de manera natural. El Mirena dura hasta seis años, el Kylenna, cinco, el Liletta, cuatro y el Skila, sólo tres.

Para explicar cómo funciona el DIU lo más fácil es indicarr que logran evitar los embarazos porque cambian la forma en que se mueve el esperma para que no pueda llegar a un óvulo y si el esperma no llega, no puede fecundar y, por tanto, no hay embarazo. El Paraguard usa cobre para evitar embarazos, ya que al esperma no le gusta el cobre de manera que con este DIU es imposible que llegue al óvulo. Por su parte, los DIU con hormonas evitan los embarazos de dos maneras. La primera de ellas es que espesan el moco cervical, que bloquea el esperma. La segunda es que las hormonas evitan que el óvulo deje el ovario, por lo que no hay óvulo que fertilizar.

Una de las preguntas más habituales también es si se puede usar el DIU como anticonceptivo de emergencia. La respuesta es que sí, el ParaGard tiene éxito en estos casos si se coloca antes de las 120 primeras horas tras tener sexo sin protección, siendo la forma más eficaz de evitar embarazos tras tener relaciones sexuales. El otro gran anticonceptivo de emergencia es la píldora del día después que también se puede tomar hasta cinco días después de tener sexo sin protección.

A la hora de insertarlo, el mejor momento es durante la menstruación, aunque cualquier día del mes salvo, evidentemente, si no está embarazada. La razón de que el mejor momento sea cuando la mujer tiene la regla es porque descarta la posibilidad de embarazo, la inserción es más fácil y menos dolorosa porque el cuello uterino está más abierto y el sangrado que se produce no se nota. Otra cuestión interesante es que hay personas que quieren ponérselo después de un curetaje o un nacimiento, pero la tasa de mujeres que lo expulsan es muy elevada. Lo más recomendable es que la mujer espere a la tercera o cuarta semana tras el parto para instalarlo.

Imagen de Flickr


Medicamentos, Salud y Bienestar · Escrito por el 22/02/18

Comentarios desactivados en El DIU como anticonceptivo ¿el más eficaz?

¿Qué es el síndrome de túnel carpiano y cómo se soluciona?

Si te duele la mano puede que tengas síndorme de túnel carpiano y debes saber qué es, las causas que lo provocan y cómo se soluciona.

Seguramente si te hablan del síndrome del túnel carpiano ni te imaginas que es una dolencia que se produce en la mano. De hecho, es la presión excesiva en el nervio mediano de la mano en la muñeca que permite la sensibilidad y el movimiento a algunas partes de la mano. Este síndrome puede provocar entumecimiento, hormigueo, debilidad o daño muscular en la mano y los dedos.

Hay que explicar también que el túnel carpiano es un pasadizo estrecho y rígido del ligamento y los huesos de la mano que contiene tendones y el nervio mediano. Está delimitado por los pisiforme, semilunar, piramidal escafoides, el trapecio, trapezoide, el grande y el ganchoso.

A la hora de analizar las causas de este dolor, de este síndrome de túnel carpiano, debes saber que el nervio mediano que entra en la muñeca lo hace por este túnel y proporciona sensación y movimiento al lado de la mano donde está el dedo pulgar, incluyendo la palma de la mano, el pulgar, el índice, el medio y parte del anular. Cualquier inflamación de esa zona puede pellizcar al nervio y causar dolor, entumecimiento, hormigueo o debilidad provocando el síndrome de túnel carpiano. Hay personas que nacen con este túnel pequeño por lo que es más fácil que sufran el síndrome. Además, puede ser provocado por la repetición del mismo movimiento de la mano y la muñeca o por el uso de herramientos manuales.

Esto nos llevaría a sospechar que las personas que escriben mucho a ordenador, usan un ratón constantemente o repiten ciertos movimientos al trabajar, tocar un instrumento o realizar algún deporte tienen más posibilidades de sufrir el síndrome del túnel carpiano. Los estudios realizados sobre la materia no lo han podido demostrar, aunque sí es verdad que ciertas actividades pueden causar dolor e hinchazón en los tendones, lo que sí puede estrechar el túnel carpiano. Este síndrome ocurre, sobre todo, en personas de 30 a 60 años y es más común en las mujeres que en los hombres.

Además, se ha asociado la aparición del síndrome del túnel carpiano a personas con alcoholismo, fracturas de huesos y artritis de la muñeca, personas que tienen un quiste o un tumor en la muñeca, algunas infecciones, pacientes que padecen obesidad o mujeres con líquidos adicionales que se acumulan en su cuerpo o en la menopausia, personas con artritis reumatoidea con tienen amoloidosis, enfermdad que causa depósitos anormales de proteína en el cuerpo.

Para tratar el síndrome del túnel carpiano hay que ver la causa. Si es por diabetes, obesidad, artritis reumatoide, infecciones, hematomas deberá abordarse primero el tratamiento para estas enfermedades. Si no existe causa aparente hay que tratar de prevenir, adoptando hábitos de movimiento de muñeca menos traumáticos o teniendo periodos de descanso. Puede llegar a inmovilizarse con una férula y antiflamatorios. En casos más avanzados se proponen tratamiento quirúrgico, que consiste en ampliar el espacio de tránsito del nervio. Si el síndrome se produce por los teclados, se recomienda un teclado Dvorak, con el que son necesarios menos movimientos de dedos para escribir. También se recomiendan ratones adaptables y sillas ergonómicas para mantener una buena postura.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 20/02/18

Comentarios desactivados en ¿Qué es el síndrome de túnel carpiano y cómo se soluciona?

¿Cómo saber si necesitas una segunda opinión médica?

No es ningún pecado, es totalmente humano, normal y natural. Buscar una segunda opinión médica entraría, prácticamente, en el campo de la supervivencia.

Sin duda, nuestra salud y la de los más cercanos a nosotros es lo que más nos importa. Hay ocasiones en las que acudimos a una consulta y nos ofrecen un diagnóstico que no se ajusta a lo que nosotros pensamos o, directamente, es tan inesperado o grave que nos cuesta creerlo. Si hay duda, siempre podemos acudir a pedir una segunda opinión, ya que dos médicos diferentes pueden tener opiniones diferentes. La web www.health.com te ofrece cuatro razones para que lo hagas, para que no te conformes con el primer diagnóstico que te ofrecen.

La primera sería el hecho de que no hay un diagnóstico específico. Y es que antes de que el médico al que ha acudido identifique su dolencia, debería poder decirle que le está pasando o, al menos las posibilidades. Si el médico antes de decirle qué tiene duda o no lo sabe exactamente, deben encenderse tus alertas para ir pensando en pedir una segunda opinión médica.

Otra de los indicios que deberían invitarte a investigar es que tu propia investigación no coincide con lo que el médico te ha diagnosticado. En la era de internet, acudir al doctor Google puede ponernos sobre aviso, con los datos que tengamos debemos preguntar y repreguntar sobre nuestro diagnóstico. Busca en sitios de reputada solvencia y analiza tus propias conclusiones con las de tu médico. Evidentemente, él es un profesional, pero siempre le puedes abrir la puerta a las dudas. Si a pesar de hacerlo sigues teniendo dudas, deberías acudir en busca de una segunda opinión.

La tercera cuestión que tienes que tener en cuenta a la hora de valorar pedir una segunda opinión es que el doctor te esté ofreciendo un solo tratamiento, una sola solución, sin valorar alternativas, que siempre las hay. La persona que se ha encargado de diagnosticarle debe ofrecerle alternativas de tratamiento, junto a sus pros y sus contras para que puedas decidir mejor.

Hay una cuarta vía en la que seguro que alguna vez se ha encontrado y es que directamente no confías en tu médico. Sea por lo que sea. Porque crees que se tome en serio tu caso o no le ves capacitado para ayudarte lo mejor, para que te quedes tranquilo. Y es que nadie mejor que tú conoce tu cuerpo y cómo te sientes. Si no te convence lo que te dice el médico siéntete libre de buscar una segunda opinión porque al final el que se juega tu salud eres tú, el que tiene dolores eres tú.

Además, añadimos algunas razones más para buscar una segunda opinión como el hecho de que tu médico recomiende tratamientos invasivos como cirugía, quimioterapia o radiación. Averigua si este tipo de cura es la más conveniente para tu dolencia. En este punto debes tener en cuenta que las enfermedades pueden tener varias vías de tratamiento. Informate de los efectos secundarios, complicaciones y posibilidades de éxito. Otro de los casos evidentes en los que debes buscar una segunda opinión es cuando tu médico te dice que no hay tratamiento para tu diagnóstico. Hay que agotar las posibilidades. Por último, no dudes en plantear tu tratamientos que hayas podido encontrar leyendo o que te hayan sugerido. Si no te convence  la respuesta de tu médico, busca una segunda opinión.

Imagen de Flickr


Medicamentos, Salud y Bienestar · Escrito por el 15/02/18

Comentarios desactivados en ¿Cómo saber si necesitas una segunda opinión médica?

Cómo tratar la vergüenza en los niños

Todos los niños sienten más o menos vergüenza y muchas veces se confunde con timidez, pero ambas características tienen solución y no son graves, a priori.

La vergüenza en los niños pequeños es una actitud habitual. ¿No saludan a extraños, se esconden detrás de nosotros y sólo quieren estar cerca de sus padres? Su inseguridad se llama vergüenza, aunque también se puede disfrazar de timidez. Su desarrollo afectivo está cimentado sobre la relación con sus padres y quizás no está preparado para explorar otras relaciones. El niño descubrirá la palabra no y empezará a querer hacer las cosas solo. También el miedo a los extraños, aquellos que están fuera de su círculo más cercano.

Es fácil que en niños pequeños se confunda la timidez con la vergüenza, pero no siempre es así. Es decir, no es que al niño no le guste jugar con otros, sino que le gusta más jugar solo. No entienden que desconocidos le traten con familiaridad, se siente pequeño para realizar algunas actividades y los cambios le producen ansiedad. Al final, cuando un niño es vergonzoso quizás el mensaje que nos está mandando es que necesita estar más tiempo cerca de las personas que le ofrecen seguridad y no es bueno obligarle a relacionarse con los demás. Ante esta cuestión es importante aceptar que nuestro hijo es así. Tampoco debemos tratar de hacerle cambiar sea por vergüenza o timidez.

Ante un niño con vergüenza es recomendable no forzarle a hacer cosas que no quiere, no juzgarle, ni agobiarle, ni agobiarnos, debemos ponernos en su lugar, sentir lo que él siente y proporcionarle un entorno físico y afectivo en el que se sienta seguro. A veces sí es timidez y es una cuestión de carácter. Igual que hay niños habladores, los hay callados.

Sin embargo, si hay momentos en los que debemos preocuparnos por esa timidez o vergüenza. Si va a cumplir tres años y no tiene interés en jugar con otros niños o le crean ansiedad las situaciones nuevas o las personas desconocidas, si es insensible al contacto físico o tiene un retraso significativo en el lenguaje o no se relaciona, si no se muestra tranquilo con sus padres ni es capaz de mantener contacto visual con ellos, entonces debemos preocuparnos y consultar con nuestro médico.

Ante estas situaciones debemos saber que podemos ayudar a nuestros hijos a superar la vergüenza siguiendo algunas de las siguientes indicaciones. La primera de ellas es aumentar su autoestima y la confianza, la segunda sería proporcionar una imagen lo más real posible de sí mismo para que tenga un concepto positivo de sí mismo. Es importante evitar las críticas y las comparaciones. El tercer paso sería elogiar sus logros y el cuarto sería tratar sus fracasos y errores con naturalidad. Es importante que no fuerces al niño con vergüenza, ya que crearas una tensión innecesaria y contraproducente. Por último, es importante que no trates de sobreproteger al niño y sí anímale a que se enfrente solos a cuestiones sociales.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 08/02/18

Comentarios desactivados en Cómo tratar la vergüenza en los niños

La guía definitiva para mantener la salud de tu ojos y evitar enfermedades oculares

La vista es uno de los sentidos que más apreciamos. Conocer las enfermedades oculares nos ayudará a prevenirlas y mantener la salud de los ojos.

Los ojos son, seguramente, uno de nuestros órganos o la vista uno de los sentidos más críticos para disfrutar de una buena calidad de vida. Por eso es importante conocer las enfermedades que pueden afectar a nuestros ojos y tratar de ponerle remedio. Y es que algunos problemas en los ojos no tienen importancia y son pasajeros, pero otros pueden llevarnos a la ceguera.

Lo primero que tenemos que tener es claro que debemos hacernos chequeos regulares porque las enfermedades que pueden afectar a nuestros ojos no siempre muestran síntomas y la detección precoz de estas enfermedades es vital para poder tratarla correctamente y en tiempo y forma. Es importante la detección temprana y el tratamiento temprano porque así se puede prevenir la ceguera. No hay que dudar. Si sufres cambios de un día para otro en la vista o tienes visión borrosa, arenosidad, ardor en el ojo u observas destellos de luz, si tienes dolor, ves doble o tienes secreción liquida o inflamación debes buscar inmediatamente la ayuda de un oftalmólogo.

Entre las enfermedades de la vista más comunes están los errores de refracción (dificultades para enfocar bien), las cataratas (el cristalino se nubla), trastornos del nervio óptico (como el glaucoma), enfermedades de la retina, degeneración macular (destroza el enfoque central de la visión), problemas de los ojos asociados a la diabetes o conjuntivitis.

Alfabéticamente destacan enfermedades como Albinismo, Alergía ocular, Aniridia, Anisocoria, Atrofía del nervio óptico, Coloboma, Coloboma del iris, Distrofias coroideas, Drusen del nervio óptico, Epiescleritis, Escleritis, Hemorragia subconjuntival, Heterocromía, Hipertensión craneana idiopática, Leucocoria, Neuritis óptica, Neuropatía óptica hereditaria Leber, Ojos saltones, Pinguécula o Uveítis. Además, también aporta enlaces para explicar qué es una pingüécula o un pterigio, un seudotumor orbital, un síndrome de Axenfeld-Rieger o Terigión.

Otro de los puntos interesantes es observar las enfermedades más comunes entre los niños y niñas. Así, existe la Anisocoria y el síndrome de Horner, la Artritis idiopática juvenil o el parpadeo excesivo de los pequeños.

¿Cómo tratar todos estos problemas? ¿Qué podemos hacer para detcectarlos a tiempo? Hay técnicas muy útiles como  Angiografía con fluoresceína, la prueba de Schirmer, la tomografía computarizada de la órbita, de ardor, picazón o secreción del ojo, ecografías oculares y orbitaria, y otras más visibles como el enrojecimiento de los ojos. También se puede realizar una evaluación de la función del musculo extraocular, un examen con lámpara de hendidura, de fotofobia o gotas para dilatar las pupilas o la tinción del ojo con fluoresceína y las manchas blancas que aparecen, a veces, en las pupilas.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 06/02/18

Comentarios desactivados en La guía definitiva para mantener la salud de tu ojos y evitar enfermedades oculares

Aortoesclerosis como detectarla y tratarla

El cuidado del corazón y las venas y arterias que trabajan junto a él, es una de las recomendaciones más saludables. La aortoesclerosis acecha, puede ser mortal, pero se puede controlar.

La aortoesclerosis es una enfermedad que puede afectar a las personas de cualquier edad, también a nuestros hijos. Esta afección puede causar la muerte de las personas que lo sufren, ya que es muy grave si no se toman medidas para combatirla. También se le llama esclerosis aórtica y es la enfermedad de la ateroesclerosis (o el endurecimiento de la arteria, por lo que se estrecha, lo que dificulta el paso de la sangre, pudiendo llegar a colapsar o formar un trombo) en la aorta, que viene a ser la más gruesa del cuerpo humano.

Hay que distinguir dos tipos de aortoesclerosis, dependiendo de la localización de la misma: abdominal o torácica. También se puede catalogar por su gravedad en leve, moderada y grave.

Cómo detectar la aortoesclerosis

¿Y cómo saber si nos afecta esta enfermedad? Pues si es leve o de grado 1 es difícil que la detectemos porque no hay síntomas, pero si la enfermedad evoluciona o es más grave causa dolor torácico, anginas de pecho, problemas para respirar, incluso puede provocar un infarto cardiovascular o ataque cerebrovascular.

Del análisis de las causas podemos deducir, más adelante, los remedios. Las causas principales por las que una persona puede sufrir aortoesclerosis son el sedentarismo, la obesidad, la hipertensión arterial, el colesterol alto, la diabetes, el consumo de alcohol o el tabaco, la herencia genética y siempre son más propicias a sufrir esta enfermedad las personas de avanzada edad.

Cómo tratar y prevenir la aortoesclerosis

Como es normal, para tratar la aortoesclerosis el principal remedio es cambiar los hábitos de vida que pasan por hacer ejercicio a diario, bajar de peso, evitar comidas grasas, tratar de limitar el consumo de sal y de alcohol, y dejar definitivamente el tabaco.

Además, farmacalogicamente también se puede controlar la hipercolesterolemia y la tensión alta. Mientras que el consumo de una aspirina, ácido acetilsalicílico, puede ayudar a impedir la formación de coágulos en las arterias o, al menos, permitir que la sangre sea más líquida. En las personas que ya han tenido un ataque al corazón o angina de pecho es recomendable hacer una operación o colocar un stent, para ensanchar la arteria, con el fin de que corra la sangre mejor.

También existen remedios caseros para tratar la ateroesclerosis aórtica. El primero de ellos es beber de cinco a 10 centímetros cúbicos de vinagre al día ya que diversos estudios han demostrado que esa pequeña cantidad sería suficiente para reducir el colesterol malo y los depósitos grasos de las paredes de arterias como la aorta.

También es muy interesante la investigación realizada por la Universidad de Arkansas que ensalza los beneficios de consumir arándanos demostrada en ratones con una dieta con esta fruta que reducían sus lesiones ateroescleróticas en un 50%. Por último, otro de los remedios caseros es tomar infusiones de marrubio, que son un excelente complemento para tu dieta tanto si padeces de aortoesclerosis como de otros problemas de corazón, ya que inhibe la respuesta vasoconstrictora de la aorta a la noradrenalina.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 01/02/18

Comentarios desactivados en Aortoesclerosis como detectarla y tratarla

El semáforo alimenticio para adolescentes

Todos sabemos que productos debemos consumir más y menos, pero como padres tenemos la obligación de enseñárselo a nuestros hijos para que de adolescente hagan sus elecciones con criterio. El semáforo te ayudará a ello.

La educación de nuestros hijos no para ni un minuto en todo el día. Como padres tenemos la tarea y la obligación de educar a nuestros hijos en todos los aspectos de la vida: desde su comportamiento, sus hábitos, sus deportes o sus valores, hasta sus horas de dormir o su alimentación. Debería ser sencillo, pero educar a nuestros hijos para que mantengan una buena alimentación no es tan fácil. En este caso, el ejemplo es una cuestión muy importante. No podemos decirle a nuestros hijos que coman fruta si nosotros no lo hacemos. Si pretendemos que mantengan una dieta equilibrada tendremos que enseñarles, como todo en la vida, a hacerlo.

Cuando nuestros hijos llegan a la adolescencia el camino se complica en todos los aspectos. Los niños ya no lo son tanto y empiezan a volar solos, en todos los sentidos. Pese a ello, nunca es tarde para enseñarles a alimentarse de una manera correcta. Desde www.guiainfantil.com nos trasladan un método, tan válido como otros, para que nuestros adolescentes aprendan a comer: el semáforo de los alimentos.

De esta manera, dividiremos los alimentos en tres colores, como un semáforo: rojo, amarillo y verde, y les explicaremos que los verdes son los que pueden, y deben, comer con más frecuencia, que los amarillos son alimentos que se pueden tomar, pero de vez en cuando, y que los rojos son los peligrosos y no deberían estar en nuestra dieta.

Prohibir es despertar el deseo, por lo que es bueno quizás marcar un límite con los alimentos en color rojo. Es decir, tratar de hacer entender a nuestro adolescente que debe consumir pocas veces precocinados, fritos, bollos, carnes muy grasas, bebidas carbonatadas o zumos envasados. No es fácil. La publicidad y el entorno no ponen fácil evitar este tipo de alimentos cuando están con sus amigos, por eso hay que incidir en los beneficios de no consumir estos productos recalcando su personalidad. Los alimentos amarillos, que se pueden consumir de vez en cuando, serían las frutas desecadas, cereales refinados, salchichas, hamburguesas, embutidos y fiambres, huevos, frutos secos, helados y postres caseros. Mientras que debemos animar a nuestros hijos a que consuman mucho semáforo verde, es decir, frutas, verduras, cereales, patatas, lácteos, carnes magras, pescados y legumbres.

La toma de decisiones de los adolescentes se puede ver muy influenciado por los estímulos exteriores, pero si la educación desde la infancia le lleva a elegir más productos verdes que rojos, estaremos haciéndole un gran favor para que tenga una dieta equilibrada. Si no lo hacemos se dejará influenciar por lo que ve alrededor. Y es que estamos de acuerdo en que en el plato de un adolescente debería haber mayoritariamente frutas y verduras, acompañados de carbohidratos integrales, alimentos proteicos magros, donde entrarían las legumbres, sin olvidarnos del aceite de oliva, los pescados azules o los frutos secos. Para beber, hay que pelear porque el adolescente no se decante por las bebidas carbonatadas y cargadas de azúcar. En definitiva, la base está en la educación desde la infancia y en lograr crear la duda en el adolescente: ¿por qué tomar productos rojos si los verdes son mejores para ti?

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 30/01/18

Comentarios desactivados en El semáforo alimenticio para adolescentes

¿Es bueno el cepillo eléctrico para niños?

Una de las miles de cuestiones en las que debemos educar a nuestros hijos en el cuidado de nuestra dentadura. Pero, ¿es una buena idea que los más pequeños tengas un cepillo eléctrico?

Los niños nacen, crecen, empiezan a hablar, a andar, a jugar… a limpiarse los dientes. Quien más quien menos siempre hemos pensado en regalar a nuestros hijos un cepillo eléctrico  ¿Realmente es una buena idea? ¿Nos asegura un buen cepillado en cantidad y calidad, con el tiempo suficiente?

Si repasamos un poco la historia descubriremos que el cepillo eléctrico fue creado para pacientes con capacidades motoras limitadas, después empezaron a salir sus ventajas sobre los manuales. Se ha demostrado que con una técnica y duración adecuada, los cepillos manuales son eficaces, mientras que las personas que tienen mala higiene dental, siguiendo las instrucciones, pueden tener una buena solución en los cepillos eléctricos. Esto también vale para los niños.

Si hablamos de si el cepillo eléctrico es bueno para los niños, hay que tener en cuenta que los más pequeños han de aprender a estas edades a cepillarse los dientes mediante la enseñanza y la motivación de sus padres. Explicándoles los movimientos que deben hacer. La calidad del cepillado es clave y muchas veces no es bueno porque el cepillo manual no es el adecuado o el niño se cepilla solo cuando todavía es muy pequeño. Y es que a la hora elegir el cepillo de dientes ideal para tu hijo, hay que tener muy en cuenta que el niño y los padres se sientan cómodos y el cepillo elimina bien la suciedad. Por eso lo recomendable sería que en los primeros años el niño aprendiera a coger el cepillo, a moverlo entres su dientes con uno manual y cuando ya esté llegando a la preadolescencia, y si tiene mecanizados los movimientos, pueda hacer lo mismo cuando cumpla 14 años.

A la hora de evaluar las características que debe tener un buen cepillo electrónico infantil, en www.laguiainfantil.com explican que debes asegurarte de que el cepillo sea recargable, no de pilas, debido a que los primeros siempre funcionan a la misma velocidad, mientras que los segundos, a medida que se va gastando la pila, el giro va disminuyendo lo cual puede crear confusión en el niño.

La segunda recomendaciones es que el cepillo eléctrico debe ser de rotación-oscilación y con temporizador, es decir, que nos pueda indicar el tiempo que debemos estar cepillándonos y que el niño entienda que aunque el cepillo se mueva él tiene que seguir cepillándose hasta el final. En definitiva, lo más importante no es el tipo de cepillo, sino que el niño aprenda a usarlo. No podemos comprar un cepillo eléctrico porque el niño no sabe limpiarse los niños, sino que debe ser un segundo paso una vez que ya sabe hacerlo.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 25/01/18

Comentarios desactivados en ¿Es bueno el cepillo eléctrico para niños?

¿Es posible educar la personalidad?

Nos preocupamos, no agobiamos, no sabemos si educamos bien a nuestros hijos. No son conocimientos, son valores. No podemos elegir por ellos, pero sí ayudarles a elegir bien.

De nuestros hijos siempre nos preocupa todo. Al punto que muchas veces nos gustaría comprar una serie de virtudes, valores o habilidades para instalárselas como si fuera nuestro último Iphone. Es evidente que no es posible. José Antonio Marina, uno de los filósofos, ensayistas y pedagogos más importante de este país en materia de educación de los niños, ha escrito un artículo muy interesante a este respecto en la web de www.elconfindencial.com titulado: ¿Se puede educar la personalidad? En él, entre otras cosas habla de las diferentes teorías para esta pregunta basándose claro en su conocimiento y el trabajo que desarrolla en la Universidad de Padres, proyecto impulsado por el toledano con el fin de implicar a la sociedad en la educación de nuestros hijos.

En dicho artículo Marina empieza por analizar los sistemas educativos que están creciendo en el mundo con proliferación de propuestas, métodos, innovaciones, reformas y movimientos estratégico y a los que ha prestado su atención hasta determinar en su libro ‘El bosque pedagócico’ su pesimismo sobre los mismos. El autor afirma que “pese a la brillantez de muchos esfuerzos, no disponemos de una pedagogía, ni de psicología que nos permita resolver los imponentes retos que plantea una acelerada sociedad del aprendizaje” debido a la fragmentación de sus teorías. Y es que Marina afirma que carecemos de una teoría clara del sujeto humano porque cada escuela psicológica es estupenda en los suyo, pero no sabe qué hacer con lo del vecino. Y como ejemplo explica que en la American Psychological Association hay cincuenta divisiones que no se hablan entre ellas. Es decir, dividen las competencias, destrezas, inteligencias, actitudes, capacidades y luego intentan unirlas, pero no analizan a la persona como una unidad. Cada psicólogo defiende su idea sin preocuparse de integrarla con las demás. De ahí aparece la gamificación, el aprendizaje mediante el juego, aumenta las ‘flipped classroom’ y llegamos a escuchar que no hace falta aprender lo que se puede buscar, por lo que el conocimiento no está en el sujeto, sino en internet.

Ante esta perspectiva, el autor empieza a preguntarse si se puede educar la personalidad. A partir del estudio realizado por Francisco López Rupérez e Isabel García García titulado ‘Valores y éxito escolar. ¿Qué nos dice PISA 2015?’ recoge el guante de la recomendación de una “educación del carácter” que es un proyecto que se lleva a cabo en Estados Unidos, sobre todo. Vendría a ser un paso más en la “educación en valores” o más bien “educación en virtudes”, aunque señala Marina que la virtud se ha pervertido en Europa, ha perdido su carácter de “hábito que favorece la excelencia”. En el mundo anglosajón virtud se traduce como streght, fortaleza, por lo que allí sí tiene más sentido, lo que le lleva a explicar que la educación del carácter es el fomento de las fortalezas humanas para la excelencia. Pese a ello, Marina recalca que el modelo americano tiene dos problemas: el primero que se han apropiado del proyecto los sectores más conservadores y el segundo es que no tiene un concepto claro de la personalidad.

Por el contrario, afirma Marina que en la Universidad de Padres han superado estos dos problemas partiendo de la base de la pregunta principal: ¿se puede educar la personalidad? entendiendo personalidad como un concepto psicológico para designar las pautas estables del pensamiento, sentimientos y acción de una persona. Y es que la mayoría de los psicólogos creen que la personalidad se mantiene casi inalterada a lo largo de la vida. Ante ello, la Universidad de Padres identifica tres niveles de personalidad: la heredada o innatas al temperamento, la aprendida o de hábitos adquiridos, y la elegida o el despliegue de su libertad. En base a ello, Marina habla de un nuevo modelo de inteligencia, la pedagogía científicamente fundada en la que la base es la idea de que no podemos decidir la vida de nuestros hijos, alumnos o de los ciudadanos, sólo podemos ayudarles a formar el carácter adecuado para que elijan bien.

Y termina afirmando que la educación del carácter se ocupa del fomento de los hábitos intelectuales, emocionales, ejecutivos y éticos de una persona y, por tanto, espera que este modelo de la Universidad de Padres vaya introduciéndose.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 18/01/18

Comentarios desactivados en ¿Es posible educar la personalidad?