Articulos de la categoria 'Salud y Bienestar'

Tendencias para el bienestar en 2018

Siempre pensamos que cada año hay nuevas tendencias para mejorar nuestro bienestar y nosotros te mostramos las de 2018.

Con el año nuevo llega el momento en el que nos planteamos la posibilidad de llevar una vida más saludable. Muchas de las ideas para conseguirlo las podemos encontrar en Pinterest con el fin de estar al día en las tendencias gastronómicas, de acondicionamiento físico y de bienestar que triunfarán en el año 2018.

La primera de ellas es mejorar el tránsito intestinal, ya que las bacterias estuvieron muy presentes el año pasado provocando inflamaciones. Para evitar que este año tengamos los mismos problemas, en 2018 tenemos que fijar en nuestra dieta alimentos probioticos, para mejorar la salud de nuestro intestino.

La segunda de ellas es priorizar la fuerza sobre el tamaño, muscularmente hablando. Es decir, cada día más se bajan de la cinta de correr, para hacer entrenamientos de fuerza, ya que desarrolla músculo, mejora el equilibrio, mantiene los huesos sanos y quema grasa, aunque este no es el principal efecto, sino que debemos celebrar las cosas increíbles que nuestro cuerpo puede hacer. Además, una nueva tendencia para este año es el postentrenamiento, la forma de recuperarnos mejor, los tramos de enfriamiento y los mejores equipos de compresión. Por cierto, que también se pondrá de moda el taichí, por combinar movimientos suaves y fluidos con respiración profunda y pensamientos meditativos.

Para mejorar tu bienestar también debes tener en cuenta la calidad del aire que respiras. Por esto en el año 2018 será el momento de dar una vuelta a este asunto con purificadores de aire y plantas. Además, mantiene sus habitaciones libres de humo y polvo. ¿Y la comida? Pues también será una tendencia preguntarte qué puedes comer. Si en 2017 triunfaron los difusores de aceite, ahora llega el momento de ingerir  añadir a nuestra dieta los aceites esenciales etiquetados como de calidad alimentaria, pero cuidado, no todos son aptos para el consumo.

En este año también es momento de cuidar detalles. Es momento de cuidar tanto  nuestro pelo como nuestro cuerpo. De esta manera, este año es ideal para empezar a preparar champú casero, lavar el cabello menos o las puntas de cabello saludables para mechones más finos y brillantes. Si hablamos de cuidar el cuerpo será tendencia el hecho de tomar vitamina para tener una piel más brillante. Tomar unas gotas de suero de vitaminas C debe ser parte de nuestra vida diaria, ya que ayudará a reducir los signos del envejecimiento, gracias a las propiedades antioxidantes de la vitamina. Te aseguras así una piel más brillante y firme, menos líneas finas y un tono de piel más uniforme.

En 2018 volverá a ser tendencia tener tiempo para nosotros, aunque sólo sea para estar en el sofá. Con las prisas con las que vamos por la vida, descubrir el término “tiempo para mí” fue uno de los grandes descubrimientos de 2017 con el fin de mantener comportamientos reconstituyentes o reconfortantes para seguir avanzando. Por último, descubre la rueda de yoga, ya que es el último accesorio de yoga favorito de los fanáticos, ya que permite estiramientos profundos y automasajes, con posturas más desafiantes.

Imagen de Fickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 16/01/18

Comentarios desactivados en Tendencias para el bienestar en 2018

Come bien y muévete para perder los kilos de Navidad

La vida es una continua lucha contra la báscula. En Navidades, de media, cogemos dos kilos por lo que te proponemos un plan para perderlos: cuida lo que comes y muévete.

Ya han acabado las Navidades y tan puntual como la cuesta de enero llega el momento de pesarnos y comprobar que, de media, cada español engorda dos kilos cada año en estas fiestas. Es el punto en el que te das cuenta que tienes que perder esos excesos y plantearte un plan de choque. No te apetece correr, no quieres entrar en la moda del running, no te preocupes, hay otras formas de deshacerte de esos kilitos que has ganado, pero vas a tener que hacer ejercicio, eso sí.  Y es que para adelgazar, para perder esos dos kilos que has cogido en la casa de tu madre o tu abuela, debes tener en cuenta que hay dos pilares. El primero es la alimentación y el segundo es el ejercicio.

Es interesante resaltar que son, precisamente, las personas que normalmente durante el año se cuidan más, las que tienden a engordar más en estas fechas si se sueltan la melena alimenticia y consumen todo tipo de viandas, turrones y bombones. Esta situación, sin embargo, puede resolverse fácil y volver al peso habitual siendo, de nuevo, serio y restrictivo en nuestro consumo de alimentos.

El primero paso antes de empezar la carrera de perder esos dos kilos de media es concienciarnos. Entender que tenemos que seleccionar el tipo de calorías que ingerimos, reducir la ingesta calórica diaria y proponernos volver a hacer ejercicio, como mínimo 30 minutos diarios.

A partir de ahí, debemos seguir una serie de normas que nos ayudarán a perder esos kilos de más. El primero de ellos es reducir el consumo de grasas al máximo con lo que debemos autoprohibirnos la bollería, los dulces y la mantequella. Habremos de cambiar nuestra leche entera o semidesnatada por la desnatada y controlar el consumo de aceite. Otra de las cuestiones de las que debemos ser conscientes es que tenemos que limitar la cantidad de comida que consumimos. Es una cuestión matemática. Si ingerimos menos alimentos, sumaremos menos calorías y por tanto nuestro cuerpo tirará de las grasas acumuladas para realizar nuestras tareas diarias. Hay que buscar alimentos ricos en nutrientes.

Es importante una buena organización y hacer cinco comidas. De esta manera, en el desayuno debes eliminar las mantequilla y la mermelada y tomar el café con leche desnatada, acompañado de una pieza de fruta. A media mañana puedes tomar una pieza de fruta, preferiblemente manzana o cítricos, o un yogurt desnatado. En la comida, y también en la cena, tienes una gran variedad productos a consumir: verduras y hortalizas (250 gramos), legumbres (40), pasta y arroz (30), patatas hervidas (100), carne sin grasa de ternera, pavo o pollo (120), pescado (150), huevos, jamón serrano y fruta . Ya a media tarde puedes tomarte un café o una infusión con queso fresco o fiambre de pavo, bajo en grasa. Como siempre, para adelgazar se recomienda tomar mucha agua, zumos de frutas sin azúcares añadidos, y usar sacarina para endulzar el café.

Antes hemos hablado de las dos patas que deben sostener tu proceso para perder los dos kilos que has cogido en Navidades. La primera es la alimentación, mientras que la segunda es el ejercicio físico, pero no hablamos de correr, sino de algo más al alcance de cualquier persona como bajarte una parada antes en el autobús, usar las escaleras en vez del ascensor o proponerte salir a andar todos los días media hora. En definitiva, moverte más. De esta manera, si cuidas lo que comes y te mueves un poco llegarás a Carnavales igual que llegaste a Navidades.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 11/01/18

Comentarios desactivados en Come bien y muévete para perder los kilos de Navidad

La dieta blanda de tu hijo no tiene que ser aburrida

Siempre hemos pensado que cuando una persona enferma hay que imponerle una dieta blanda para reducir su trabajo intestinal, pero ésta no tiene que ser aburrida. Puedes consumir más productos de los que crees.

Es casi tan antiguo como la propia enfermedad. Cuando nos encontramos con fiebre, estomago revuelto, con diarreas y vómitos, siempre se recomienda seguir una dieta blanda que el imaginario general ha llevado a pensar en arroz, jamón york y manzana, una alimentación aburrida de la que nos podemos cansar enseguida, especialmente los niños. Sin embargo, para seguir este tipo de dieta que te ayude a sentirte mejor, para que tu hijo supere ese proceso, y favorezca las digestiones ligeras son muchos más los alimentos que se pueden consumir, haciendo de su alimentación algo más variado. La primera regla de oro es hidratarle bien. Procura que tome mucha agua y zumos naturales con el fin de que su cuerpo tenga agua suficiente ya que puede estar gastando o desechando más de la que crees.

De esta manera, podemos abrir el abanico de alimentos permitidos cuando llevamos a cabo una dieta blanda. Puedes apuntar en tu lista de productos que tu hijo puede consumir patatas y calabacín, dentro de verduras y hortalizas, mientras que en el mundo de las frutas, amén de la manzana, podemos ofrecerles un buen plátano que le dará un poco de energía y no le sentará mal. Además, tomar lentejas, pastas de sopa, pollo o pavo, huevos o consumir aceite de oliva está recetado para liberar y dar descanso al aparato digestivo y a los niños enfermos les hará bien. Otro detalle importante es entender que el consumo de lácteos, contrariamente a lo que siempre se ha pensado, fortalece el sistema inmune y lo prepara para pelear contra los procesos de gastroenteritis.

Visto que se pueden consumir más productos de los que normalmente se señalan cuando a alguien se le impone una dieta blanda, es importante entender que las frutas que consumamos deben estar maduras y las verduras cocidas, ya que si tomamos ensaladas crudas u hortalizas poco cocinadas, estas pueden irritar la flora intestinal, por lo que todos los alimentos deben ser preparados al vapor o hervidos. En el ámbito de las hortalizas, si bien se pueden consumir lentejas, debemos evitar darles judías y garbanzos ya que pueden provocarle gases y flatulencias.

Empezar a hacer una dieta blanda por obligación nos marca un ayuno de 24 o 48 horas en las que nuestro propio cuerpo no admite nada, aunque a los niños les costará más. Debemos beber agua e ir introduciendo poco a poco algunos alimentos, como los que hemos nombrado un poco más arriba, siempre moviéndonos por sensaciones. También hay una lista de productos a evitar si queremos que su recuperación sea más rápida. No debe consumir ni cereales, ni pan integral, evitaremos especias, nada de alimentos hechos al horno, ni fritos, guisos o pucheros, los cuales obligan a segregar sale biliares para digerir la grasa.  Y aunque te parezca una buena idea no le des a tomar alimentos a la plancha.

Si los adultos nos imponemos una dieta blanda no por cuestiones médicas, sino más bien como dieta depurativa, por ejemplo, después de las comidas de Navidad, debemos saber que hay que apostar por alimentos ricos en vitaminas y antioxidantes como verduras, hortalizas y vegetales, al tiempo que aumentamos nuestra dosis de deporte.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 09/01/18

Comentarios desactivados en La dieta blanda de tu hijo no tiene que ser aburrida

Alimentarte bien no tiene que ser más caro

Pese a que siempre pensamos que comer sano es caro, siempre puedes seguir una serie de consejos para que cuidarte no te pese en tu economía familiar.

Siempre se ha pensado que la comida más sana es más cara. De hecho, cuando en nuestra cesta de la compra colocamos más productos para mantenernos en forma, tenemos la sensación de que pagamos más, por lo que las organizaciones de consumidores recomiendan informarse en profundidad. Esa es la clave, comparar entre los diversos establecimientos y marcas, leer las etiquetas y elegir bien.

Todos pretendemos ser y estar más saludables, pero cómo conseguirlo es la gran pregunta, sobre todo, teniendo en cuenta que depende del perfil de cada persona, la edad, la actividad, la herencia o las condiciones físicas. En este sentido, los nutricionistas afirman que a la hora de hacer la compra debemos buscar alimentos más saludables y no necesariamente más caros. Debemos prestar atención al azúcar, pero no eliminarle ya que una dieta que se considera saludable debe contenerlo en su justa medida. También hay que estar pendiente de las calorías. De esta manera, si estás siguiendo un régimen con un número de calorías es clave mirar en la tabla de aportaciones calóricas que incluyen todos los alimentos. No te dejes engañar por las etiquetas verdes o los eslóganes.

Otra de las cuestiones más importantes es controlar la sal que tomamos, ya que puede ser tan perjudicial como el azúcar, aunque la sal está más relacionada con personas mayores y patologías concretas. Descubre en la letra pequeña de los ingredientes las aportaciones de sal de cada alimento. Tampoco es menor la atención que hay que mostrar a la hora de elegir los aceites. Es evidente que el mejor y más sano es el aceite de oliva, pero en este caso debes también estar atento a las etiquetas porque muchas veces pagamos por aceite de oliva cuando después es la parte mínima y está mezclado con grasas y aceites vegetales. Por último, debes tener en cuenta que los productos sin gluten no garantizan que sean más o menos sanos por esa condición. El hecho de que la celiaquía sea una enfermedad diagnosticada y controlada ha permitido que la vida de las personas que la padecen se más cómoda y barata a la hora de ir a la compra.

En definitiva, para tratar de comer sano y barato debes dedicarle tiempo, comparar, leer la letra pequeña, evita los precocinados y los alimentos procesados, eligir productos naturales, apuesto por el consumo de productos frescos de temporada e investiga el origen de los productos que compras. De hecho, lo más recomendable es buscar, comparar y consultar si tienes dudas. Debes prestar atención a la dieta cotidiana, mejorando las aportaciones nutricionales beneficiosas y limitando los alimentos nocivos.

Imagen de FLickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 04/01/18

Comentarios desactivados en Alimentarte bien no tiene que ser más caro

10 mentiras sobre cómo adelgazar

Es una de las cosas más complicadas que hay para una persona. Cuando nos proponemos adelgazar buscamos ayuda, pero sólo encontramos mitos y mentiras sobre cómo hacerlo.

Llega el mes de enero, el mes en el que todos nos hacemos nuevos propósitos. Uno de los más comunes es adelgazar. Siempre habrá gente que te diga cómo hacerlo o encontrarás cientos de dietas milagrosas y miles de artículos en internet que te garantizan éxito en tu operación bikini. Lo cierto es que hay muchos falsos mitos o, directamente, mentiras en cuanto a cómo conseguir adelgazar y nosotros vamos a comentarte diez de ellos.

El primero de ellos es que todas las calorías son iguales. Es evidente que para adelgazar hay que consumir menos calorías, pero no todas las fuentes de calorías tienen el mismo efecto en nuestro cuerpo. De hecho, las calorías que nos aportan las proteínas no son iguales que las que proceden de las grasas o los hidratos de carbono. Las calorías de los alimentos frescos se han demostrado más saciantes que las de otro tipo.

El segundo de estos mitos es que la obesidad se supera con fuerza de voluntad, ya que es una enfermedad compleja en la que intervienen muchos factores como la genética, patologías y las hormonas y procesos que regulan nuestro peso. No es tan fácil como decir voy a adelgazar, aunque también es verdad que todos podemos llevar a cabo acciones para bajar de peso.

Otro de esos falsos mitos es que todos los alimentos que se anuncian como light adelgazan. No es verdad y hay que leer las etiquetas ya que muchos fabricantes sustituyen el azúcar por otros componentes y el número de calorías es el mismo. Hay que leer las etiquetas.

Se dice también que beber agua con limón en ayunas adelgaza. Es verdad que es una mezcla baja en calorías y que te ayuda a mantenerte hidratado, lo que hace que el metabolismo siga funcionando mediante la termongénesis, proceso por el que el cuerpo quema calorías para mantener el calor. Además el agua con limón no sacia. Sin embargo, nada demuestra que beber agua con limón adelgace más que beber agua sola.

Otro de esos falsos mitos habla de evitar los carbohidratos para adelgazar.  Una dieta con pocos carbohidratos puede ayudarte a bajar de peso, incluso aunque no hagas una restricción calórica consciente: siempre que el consumo de hidratos sea bajo y el de proteínas alto, adelgazaremos. La clave de este mito son los carbohidratos refinados, como el azúcar o las harinas refinadas, que sí nos hacen aumentar de peso.

La sexta creencia popular afirma que tampoco debemos consumir grasas. No hay nada en la grasa que consumimos que esté relacionado con el hecho de engordar, salvo que consumamos altas dosis de comida basura con muchas calorías.

Muchas veces hemos escuchado que es una buena idea realizar monodietas, es decir, comer sólo un tipo de alimento durante un periodo de tiempo. Estas dietas nos pueden ayudar a perder peso momentáneamente, pero nuestro cuerpo no recibe alimento necesario y se debilita, por no hablar del efecto rebote que llevan consigo estas dietas.

También se suele decir que el desayuno es la comida más importante para adelgazar, pero no es cierto. De hecho, experimentos realizados no llegan a estas conclusiones y sí podríamos deducir que quienes desayunan tienen una vida más activa que quienes nos lo hacen. Tampoco comer en pequeñas raciones, más veces, active el metabolismo.

Se suele decir también que las dietas vegetarianas siempre adelgazan, pero no es cierto. Ser vegetariano es una forma de vida que no tiene que ver con adelgazar. Existen alimentos sin proteínas animanles, como un plato de patatas fritas, que pueden engordar más que un filete de carne magra a la plancha.

La última aseveración se refiere al hecho de afirmar que las dietas para adelgazar funcionan. La mayoría de los estudios afirman que hacer dieta casi nunca funciona, ya que el 85% de las personas que bajan recuperan su peso antes de un año. Más allá. Hay estudios que afirman que las personas que hacen dietas son más propensas a subir peso, por lo que lo que debes hacer es cambiar tu estilo de vida y no ponerte cada mes a hacer una dieta: haz ejercicio, come sano y duerme lo suficiente.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 02/01/18

Comentarios desactivados en 10 mentiras sobre cómo adelgazar

Tatuajes que indican tu estado de salud, lo último

Los tatuajes con una tinta especial podrán indicarnos nuestro estado de salud o la hidratación de nuestro cuerpo. Es la nueva revolución que viene.

Si tratáramos de explicárselo a nuestros abuelos no lo entenderían, nuestros padres desconfiarían y a nosotros no suena extraño, pero sí. Ya existen tatuajes que indican por su tinta el estado de salud de la persona que lo lleva. Y es que el futuro de los wearables está en la tinta biosensible. Así lo atestiguan desde la Universidad de Harvard y del MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts) donde han logrado desarrollar tatuajes inteligentes capaces de medir variables de la sangre, como por ejemplo el nivel de glucosa.

Hay que tener en cuenta que los wearables se han hecho especialmente populares en los últimos años porque los asociamos a relojes inteligentes o pulseras de actividad que han ido llegando al mercado. Pese a ello, su futuro parece que pasa por estar integrado en nuestro cuerpo en estos tatuajes con sensores y no en un complemento cualquiera como un reloj, una prenda o un teléfono. Y es que los sensores reaccionan a la composición química del líquido intersticial de la piel del paciente, compuesto, entre otras sustancias, por aminoácidos, azúcares, ácidos grasos, coenzimas, hormonas, neurotransmisores o sales minerales.

Su aplicación es el futuro, incluso, para medir el rendimiento de los deportistas. De esta manera, será capaz de saber cuando un atleta está deshidratado o cuando un diabético tiene niveles altos de azúcar. El cambio de color de esta tinta será el aviso de que algo no va bien, por lo que no hará falta ni wifi, ni tecnología electrónica. Y es que los wearables funcionan con tinta biosensible. Son tatuajes reales, no son dibujos. Hasta el punto que la máquina para hacer el tatuaje es la misma, aunque cambia el tipo de tinta, pero no mancha ningún tipo de tejido, no necesita baterías. De alguna manera está en funcionamiento mediante reacciones químicas.

En uno de los estudios que se han realizado sobre este tipo de tecnología se ha comprobado que estos tatuajes no son definitivos ya que están programados para que duren un tiempo determinado. Otra de las ventajas de este tipo de wearables es que puede ser transparente y podrían ser detectados sólo cuando se expongan a ciertos tipos de luz. En la investigación, además, se llegó a la conclusión de que no sólo sería interesante para pacientes con diabetes, enfermedades o algunos deportistas, sino que podría ser usado para tener controladas las constantes vitales de los astronautas, por ejemplo.

No es despreciable tampoco la cuestión moral que se plantea ante estos tatuajes. Cualquiera que lo viera podría saber su nivel de glucosa, de hidratación o su estado de salud general sólo mirando a los tatuajes que tiene en el brazo, por ejemplo. A su favor estaría el hecho de que no necesitaríamos gadgets cuantificadores como los smartwatch. Y es que la idea de los biowearables es recurrente. Ya hace años se hablaba de sensores de este tipo, de tatuajes temporales capaces de recopilar muchos datos de nuestra vida y actividad diaria con la única batería del propio movimiento de nuestro cuerpo.

Imagen de Flickr


Noticias, Salud y Bienestar · Escrito por el 28/12/17

Comentarios desactivados en Tatuajes que indican tu estado de salud, lo último

Cenar sano no es tan difícil: estas son algunas ideas para lograrlo

Cenar sano no es tan difícil, simplemente hay que saber qué hacer para alimentarte con una última comida del día sana a base de verdura, pero con sorpresas.

Cuando llegamos a casa por la noche  después de un duro día de trabajo nos apetece poco o nada empezar a hacer la cena y mucho menos liarnos a hacer algo saludable. Sin embargo, no es tan difícil. Existen recetas para cenar sano que no cuestan tanto hacerlas. Vamos a enseñarte algunas de ellas para que tengas algunas ideas fuera de las típicas ensaladas o crema de verduras.

La primera propuesta son Muffins salados de calabacín y jamón cocido que, además,  les van a encantar a los niños. Para hacer seis necesitamos seis huevos, un calabacín, un paquete de jamón cocido, queso parmesano rallado, pan de molde sin corteza, sal y pimienta. Para hacerlo, precalentamos el horno a 180 grados, pelamos y cortamos el calabacín, batimos los huevos añadiendo el calabacín y el jamón cocido. Aplanamos el pan con un rodillo, lo doblamos como un pañuelo para que coja forma y lo rellenamos de la mezcla, espolvoreamos el queso rallado. Lo metemos en el horno 10 minutos y a cenar…

El segundo plato son unos espaguetis de calabacín, una alternativa a la pasta. De esta manera comemos verdura casi sin darnos cuenta y es un plato fácil de hacer, como el tercero que proponemos: pimientos rellenos al horno. Lo único que necesitas es hacer el relleno de carne picada porque el resto lo hace el horno, que cocinará los pimientos en su jugo sin nada de grasa. Puedes acompañarla de ensaladas para una cena completísima y sana.

Otro de los platos sanos para cenar es una pizza de coliflor, aunque pueda parecer paradógico. Es una opción fantástica, además, para intolerantes al gluten, como el falso sushi hecho a base de unos makis de jamón cocido y queso de crema que se hace en cinco minutos. Se puede comer con palillos, lo cual puede ser divertido para los niños. La sexta sugerencia es hacer una croqueta de coliflor al horno. Así son menos calóricas que las fritas, pero si la masa está hecha de coliflor entonces la cena es doblemente saludable. Por último, proponemos una ensalada de pasta porque es una opción saludable, aunque siempre es preferible que sea integral así como evitar las salsas muy calóricas o mezclar esta pasta con tomate, lechuga o cebolla.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 26/12/17

Comentarios desactivados en Cenar sano no es tan difícil: estas son algunas ideas para lograrlo

Siete productos que tomas y no te hacen bien

Muchos son los productos que tomamos y no nos hacen bien. El problema es que hay muchas personas que no lo saben, hasta ahora.

En estos tiempos en los que todos tratamos de cuidar lo que comemos con el fin de proteger nuestra salud llama la atención que, sin embargo, seguimos consumiendo productos que no son buenos para nuestro organismo, quizás por falta de información. Hay productos a evitar y, sobre todo, aquellos con aditivos de los alimentos altamente procesados porque no sabemos, realmente, las consecuencias que puede tener en el futuro. Por ello, parece claro que siempre es mejor prevenir que curar y aquí vamos a mostrar algunos de esos alimentos peligrosos que pueden estar relacionados con enfermedades.

El primero de ellos es el queso americano porque no es queso. De hecho, es una creación de fábrica con una mezcla de grasas de leche, sólidos, proteínas de suero lácteo, emulsionantes y colorantes alimenticios. Es rico en sodio, pero tiene tanta grasa que una lancha se parece a carne alta en grasa.

El segundo serían las carnes procesadas, ya que son cancerígenas para los humanos y existen posibilidades de que la roja también lo sea según la IARC (Agencia Internacional de Investigación sobre el Cáncer). En concreto, pueden provocar un cáncer colorrectal.

El tercer producto con el que debemos tener cuidado es la margarina porque está hecha a partir de aceitas vegetales y tiene menos colesterol y grasa saturada que la mantequilla normal. Es la más saludable, pero también es verdad que es alta en sal y contiene grasas trans, que pueden obstruir las arterias. Y es que este tipo de grasas aumenta los niveles de colesterol en la sangre y el riesgo de enfermedades del corazón. Además, este tipo de margarina contiene un colorante alimenticio como E-110, fabricado a partir de hidrocarburos aromáticos de petróleo. Su uso está prohibido en Noruega.

También debemos limitar el consumo de refrescos con o sin azúcar. Su consumo excesivo puede provocar diabetes de tipo 2 y LADA. Tomar más de 400 mililitros al día, equivalente a lata y media, aumenta dos veces y medio las posibilidades de sufrir LADA (Diabetes autoinmune latente).

Otro de los productos con los que debemos tener cuidado  son los caramelos sin azúcar, así como todos los dulces que se anuncien con esa coletilla porque tienden a contener edulcorantes artificiales que dificultan la digestión, por lo que pueden provocar dolores de estómago serios.

Te sorprenderá saber que hay algunas manzanas que no son del todo sanas, toda vez que algunas afectadas por los pesticidas pueden dañar el cerebro, el sistema nervioso, modificar las hormonas e irritar la piel, los ojos y los pulmones. Los pesticidas pueden quedarse en frutas y verduras, incluso después de lavarlos y pelarlos. Sin embargo, entre una manzana y una bolsa de patatas fritas, los expertos recomiendan siempre la manzana por muchos pesticidas que tenga.

Por último, no son nada recomendables las palomitas de maíz de microondas porque están revestidas con un producto químico llamado ácido perfluorooctano sulfónico, que afecta a la fertilidad, al riesgo de contraer cáncer y al funcionamiento renal por lo que lo mejor es evitarlas ya que algunas, además, añade algunas grasas trans insalubres.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 19/12/17

Comentarios desactivados en Siete productos que tomas y no te hacen bien

Tratamientos de salud antiguos que ahora nos dan la risa

A lo largo de la historia ha habido médicos, curanderos, que han tratado de curar enfermedades. A base de experimentar la medicina ha avanzado, pero algunas de las bases dan miedo…

Seguro que tú también te acuerdas de aquellas cosas que hacían tus padres o tus abuelos para aliviar dolores o enfermedades y ahora te ríes al recordarlo. En esta línea, en www.time.com han recopilado varios tratamientos que se hacían antes que no tenían ninguna base científica y que, sin embargo, eran dogmas de fe. Y es que buscar soluciones ante la enfermedad es una cuestión de pura lógica, pero, sin embargo, en la historia tenemos ejemplos de que a veces hay que pensar dos veces las cosas antes de aplicar una cura supuestamente milagrosa.

Ejemplos de lo descrito anterior hay muchos a lo largo de la historia. Por ejemplo la doctora Lydia Kang y el coescritor Nate Pederse escribieron en su libro “Curandero: una breve historia de las peores formas de curarlo todo” que los médicos medievales presionaba un cachorro, un gato, conejo o cordero sacrificado sobre los tumores con la convicción de que el cáncer prefería, como un lobo hambriento, alimentarse del animal sacrificado antes que del paciente humano. Otras técnicas que a lo largo de la historia se han demostrado inútiles como la comer estiércol de gallina en polvo para aliviar los dolores del parto o mantener los testículos cerca del pecho como forma de anticoncepción.

Y es que Kang afirma en Time que “debemos ser cuidadosos cuando buscamos una cura fácil”. Hay que destacar, sin embargo, que algunas de las barbaridades que se hacían hace siglos son el origen de técnicas de curación actuales. Cauterizar una plancha de hierro sobre brasas y presionar sobre el cuerpo de una persona no curaba corazones rotos, pero esta técnica fue precursora de los instrumentos quirúrgicos eléctricos. Los médicos se equivocaban al recetar arsénico contra la sífilis y afecciones de la piel, pero se ha usado una forma de producto químico para tratar la leucemia promielocítica aguda.

Kang también destacó una serie de medidas que se tomaron en su tiempo y que no tenían una base científica o, directamente, ahora las entendemos como sin sentido. Por ejemplo, durante un brote de peste en Londres, en el siglo XVII se conminó a los escolares a que fumaran cigarrillos por considerarlos desinfectantes. Además, llegaron a aplicar enemas de humo de tabaco para tratar de resucitar a personas aparentemente muertas por ahogamiento. Sólo en 1964 apareció el primer informe en Estados Unidos en el que calificaban a los cigarrillos como letales instando a todas las personas a dejar de fumar.

También hubo un momento en el que se defendió el canibalismo. Los antiguos romanos clamaban por la sangre de los gladiadores con la convicción de que así se hacían con su fuerza y vitalidad, amén de ser una cura de la epilepsia. Fueron varias las teorías que defendían el consumo de sangre de otros para mejorar ciertas enfermedades. Ahora se sabe que la sangre puede transmitir enfermedades.

Por último, en la primera década del siglo XX se pensaba que respirando el aire irradiado de los spa podía reducir los tumores. Sin embargo, varias décadas después se supo que más bien al contrario la exposición al radón que emanan las fuentes termales es una de las principales causas de cáncer de pulmón.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 14/12/17

Comentarios desactivados en Tratamientos de salud antiguos que ahora nos dan la risa

Mamá embarazada ,no duermas boca arriba

Una investigación demuestra que los fetos son más sanos y viables cuando las madres duermen de lado, mientras que dormir boca arriba le perjudica.

Una de las molestias más habituales en las mujeres embarazadas se produce a la hora de dormir. La gran duda siempre es saber cuál es la mejor postura para dormir embarazada  en la que la madre se encuentre más cómoda y el feto no sufra ningún daño. En este último punto, una investigación de la Universidad de Auckland aparecida en The Journal of Physiology afirma que si la mujer embarazada duerme boca arriba en los últimos meses podría provocar problemas al feto. En dicha investigación se analizó los bebés que nacieron durante la noche y cuál era la posición más habitual de la madre al dormir.

En la misma línea  se demostró que la postura en la que duerme la madre en el último trimestre está directamente relacionado con un mayor riesgo de muerte fetal.

Para realizar la investigación se instalaron cámaras de vídeo infrarrojas que permitieran registrar la postura en la que dormían las embarazadas. Además, se usó el estudio para guardar datos como la frecuencia cardiaca tanto de la madre como del feto con un dispositivo de ECG. De los resultados, después de la toma de datos y la observación, se extrae que cuando la madre dormía boca arriba, el feto se mostraba menos activo, lo cual muestra su medida de bienestar. Sin embargo, cuando las madres estaban de lado, derecho o izquierdo, indistintamente, los niños estaban mucho más activos. De hecho, cuando la madre pasaba de estar de lado a estar bocarriba, la actividad de los bebés disminuía o, incluso, se quedaban quietos. La investigación se realizó sobre 30 mujeres embarazadas que estaban entre las 34 y las 38 semanas de gestación que tuvieron bebés sanos.

La investigación se ha ampliado y ahora se estudian los embarazos en los que el feto no está creciendo adecuadamente o la madre afirma que han disminuido los movimientos fetales porque ambos casos se asocian con un mayor riesgo de que los fetos fallezcan antes de nacer.

De las investigaciones anteriores podemos deducir, según uno de los investigadores, Peter Stone, que “en la situación en la que el bebé puede no estar sano, como aquellos con un crecimiento intrauterino retardado, es posible que el feto no tolere el hecho de dormir boca arriba”. Bajo esta premisa, afirma Stone que “estamos sugeriendo que ahora hay suficientes pruebas para recomendar a las madres evitar dormir boca arriba cuando están embarazadas, no sólo por los datos epidemiológicos, también porque se ha demostrado que tiene un mal efecto claro en el bebé”.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 12/12/17

Comentarios desactivados en Mamá embarazada ,no duermas boca arriba