Alimentos que mejoran tu felicidad y recetas para aprovecharlos

No existen alimentos mágicos. Lo que sí podemos encontrar es algunos alimentos que pueden ayudarnos a mejorar aspectos de nuestra vida y ayudarnos a sentir mejor e incluso más felices.

Alimentos que mejoran tu felicidad y recetas para aprovecharlos

Que la alimentación saludable y los buenos hábitos alimentarios son básicos dentro de una vida equilibrada es algo sabido. Combinado con la práctica del ejercicio, comer bien es un eje fundamental para nuestra salud tanto física como mental y, por supuesto, contribuye a la estabilidad emocional y por tanto a nuestra felicidad.

A la vez, existen algunos alimentos capaces de potenciar determinadas sensaciones como puede ser el bienestar, la felicidad, etc. Estos alimentos son capaces de ayudar a mejorar la producción en nuestro cuerpo de manera natural de serotonina y endorfinas.

Vamos a repasar algunos de los más conocidos entre ellos, así como alguna preparación especial o muy sencilla para incorporarlos a nuestra dieta habitual.

Fruta

La fruta es sinónimo de buena alimentación. En toda dieta saludable deben incorporarse de tres a cinco piezas de fruta diarias. En la fruta vamos a encontrar un alto contenido de glucosa.

Todas las frutas son interesantes para nuestra alimentación, pero hay algunas como el plátano o la naranja que especialmente contribuyen a las sensaciones de bienestar a las que nos referíamos. El plátano, por ejemplo, incide directamente sobre nuestro nivel de serotonina.

Mejillones

Este alimento se asocia con contribuir a tener más resistencia y estar menos cansado. El motivo básico es su gran aporte en vitamina B12. Otros elementos como el yodo y el zinc, en unión de las proteínas que aporta, también contribuyen a este aporte.

Admiten múltiples preparaciones, que van desde simplemente al vapor hasta consumidos en frío con vinagretas o como alimento incorporado a un arroz a la marinera, entre muchas otras opciones.

Chocolate

Se trata de un alimento que, además de mejorar el flujo de sangre al cerebro y ayudar a la concentración, también proporciona una sensación placentera. Con su contenido en fenitelamina puede ser una buena ayuda para paliar las sensaciones de angustia.

El chocolate puede consumirse de manera muy diversa, desde el preparado a la taza hasta en tabletas, aunque, nunca debemos olvidar que se trata de un alimento que debemos consumir con control máxime cuando incorpore grandes cantidades de azúcar.

Café

El efecto estimulante de la cafeína nos hace sentir más enérgicos, elimina el cansancio y proporciona una cierta sensación de placer. En el lado contrario, un exceso de café puede contribuir a problemas de nervios, ansiedad, etc.

En su medida justa el café puede ser también un buen instrumento para esos momentos de bajada física, o para tener un buen arranque. Hoy en día existen muchas variantes a la hora de consumirlo, con acceso a cafés de todo el mundo en presentaciones diversas. Sólo es cuestión de hallar la que más te guste y que mejor se adapte a ti.

Otros alimentos para mejorar nuestra felicidad

Existen otros alimentos que pueden incidir en mejorar nuestros niveles de serotonina como los cereales, gracias a su contenido en triptófano y lisina y que pueden ser consumidos de las más diversas formas, o también algunos frutos secos como las nueces, o las legumbres. Dentro de las legumbres hay que destacar las lentejas con una gran cantidad de aporte en vitaminas B que ayudan a mejorar la sensación de bienestar personal y que también pueden ser consumidas desde estofadas hasta en ensalada.

Al final es importante tener claro que no existe ni una dieta milagrosa ni un alimento milagro, sino un hábito saludable de alimentación que se soporte una dieta variada, con la mayor cantidad de productos posible. Estos alimentos que ayudan a mejorar nuestra felicidad pueden incoporarse con control en algunos casos como el café y el chocolate, para apoyar aún más los beneficios de comer sano.

También te puede interesar:

Las personas felices no viven más, las que están sanas sí

Psicología positiva ¿ayuda mejorar las notas?

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 23/06/16

Comentarios desactivados en Alimentos que mejoran tu felicidad y recetas para aprovecharlos

Qué dieta debes seguir para correr un maratón

Si tu reto es correr 42,195 kilómetros, la alimentación es clave. Esta es la dieta que debes seguir para correr un maratón.

Qué dieta debes seguir para correr un maratón

Participar en un maratón exige una mayor intensidad en los entrenamientos, pero también un incremento en las necesidades calóricas. Por delante nos espera una prueba de 42,195 kilómetros, pero para afrontar esta distancia tampoco servirá cualquier energía extra. Es preciso reorganizar los hidratos de carbono para reponer el glucógeno muscular que se pierde en las sesiones preparatorias, sobre todo cuando se rebasa la hora y media.

También hacen hincapié en la importancia que desempeñan las proteínas después de un entrenamiento largo, ya que el músculo precisa de aminoácidos para reorganizar la fibra y obtener más resistencia.

Estarás completamente recuperado para la siguiente jornada si te alimentas de una manera adecuada en la cena y el desayuno. Al consumir más calorías, también tendrás la necesidad de tomar más minerales y vitaminas que un corredor normal. Entre ellas se encuentran las vitaminas A, B, C y E, además del hierro, esencial para prevenir la anemia y facilitar el oxígeno a la musculatura; zinc; selenio; y ácidos grasos omega-3. A continuación entramos en detalle sobre la dieta para preparar el maratón.

  • Desayuno: tazón de cereales con un par de yogures, fruta fresca (fresas, kiwis, plátanos, etc) y frutas desecada. A media mañana completaremos el desayuno con un zumo de naranja y una tostada de pan integral con aceite de oliva.
  • Comida: pasta al ajo con cebolla y queso parmesano y de segundo plato atún al horno con tomate. Para el postre, una buena opción es la gelatina de frutas frescas.
  • Merienda: un par de galletas integrales con frutas frescas y una taza de té rojo.
  • Cena: ensalada de patata con maíz, pimientos rojos y salsa de yogur con mostaza. De segundo plato pechuga de pollo con queso tierno fundido y de postre un yogur natural.

Antes de la carrera, en concreto, al menos tres horas antes, el corredor de maratón debe cargar energías para conseguir alcanzar sus objetivos. Lo aconsejable sería una comida en forma de hidratos de carbono de asimilación lenta, como podrían ser pasta, arroz, cereales integrales, etc. En el tiempo que transcurre entre la comida y la carrera las frutas y las infusiones con miel mantendrán ocupado al estómago y facilitarán la digestión. Eso sí, tampoco es aconsejable innovar el día de la carrera y probar alimentos desconocidos.

Ya durante la carrera puedes tomar algún gel de glucosa para no perder energías o alguna fruta, como pueden ser el plátano o la naranja. También deberías hidratarte con agua o con alguna bebida isotónica en los avituallamientos.

Y al terminar, vuelve a hidratarte y a tomar alimentos ricos en azúcares para evitar las agujetas y mejorar la recuperación muscular.

También te puede interesar:

Consejos sencillos para deportistas principiantes (I)

Entrenamientos sencillos para deportistas principiantes (II)

9 consejos para cuidar de ti mismo en verano

Cómo prevenir las ampollas en los corredores de fondo

Imagen de Flickr


Fitness y deporte, Nutrición y dietas · Escrito por el 07/04/16

Comentarios desactivados en Qué dieta debes seguir para correr un maratón

Cómo alimentarte antes y después de cada entrenamiento para sacar el máximo

El rendimiento de cualquier deportista dependerá en cierta medida de su alimentación. En el caso de no seguir una dieta adecuada habrá serios problemas para concluir la rutina de ejercicios y recuperarse con garantías después del ejercicio.

Cómo alimentarte antes y después de cada entrenamiento para sacar el máximo

Antes del ejercicio sería aconsejable hacer una comida pequeña, que no fuese muy pesada, un par de horas antes del entrenamiento. Lo que se conseguirá con ello es incrementar el glucógeno que se ocupa de proporcionar energía en el hígado y en los músculos. De esa manera ya no habrá excusas para que el rendimiento del deportista se vea afectado.

Lo adecuado sería ingerir hidratos de carbono, evitar las grasas para que el estómago no se resienta y una moderada cantidad de proteínas para facilitar la recuperación de los músculos al término de la sesión. Una buena opción, por lo tanto, sería la pasta, arroz, plátanos, frutos secos, legumbres, etc.

Tampoco se debería descuidar la alimentación durante la práctica del ejercicio. Entre otras cosas proporciona hidratos de carbono a los músculos que están trabajando y satisfacen las necesidades de nutrientes y energía. Esto resulta de especial interés cuando se hace ejercicio por espacio de más de una hora de manera intensa. Así se evitará que te canses tan rápido y mantendrás tu mejor nivel durante más tiempo.

En el caso de realizar alguna actividad física durante más de una hora necesitarías comer en torno a los 70 gramos de carbohidratos, que se pueden conseguir con dos barritas de cereales, dos plátanos o una bebida deportiva. Para que no se produzca una situación de deshidratación también se hace necesario tomar agua con regularidad.

Una vez que concluya el ejercicio llega el momento de recargar energías, en concreto las reservas de glucógeno. La cantidad a ingerir y el cuándo dependerá en cierta medida de la intensidad y la duración de ejercicio, además del siguiente entrenamiento. No será lo mismo realizar una nueva sesión por la tarde, que dentro de 24 horas.

No obstante, lo adecuado es que se consuma un gramo de hidratos de carbono por cada kilogramo de peso corporal durante la siguiente media hora a la conclusión de la actividad física. Para reparar también el tejido muscular se pueden recurrir a las proteínas. Con que tomes un par de yogures, un puñado de frutos secos, una barrita de cereales o un batido energético será suficiente. No hace falta tampoco excederse con las cantidades.

También te puede interesar:

Entrenamiento en ayunas: pros y contras

¿Qué deberíamos tomar después de un entrenamiento?

¿Qué deberíamos tomar antes de un entrenamiento?

Imagen de Flickr


Fitness y deporte, Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 01/03/16

Comentarios desactivados en Cómo alimentarte antes y después de cada entrenamiento para sacar el máximo

Alimentos para ganar masa muscular

Si estas entrenando y necesitas más potencia no todo lo conseguirás con ejercicio. La alimentación es clave y éstos alimentos te ayudarán a ganar masa muscular.

Alimentos para ganar masa muscular

Hay muchos alimentos que ayudarán a incrementar la masa muscular. Cuando se escoge unos determinados productos se hace con el propósito de que cubran las necesidades nutricionales. Entre otras cosas se necesitan proteínas, que permiten construir y reparar músculos y otros tejidos; grasas para reducir la inflamación y estimular las pertinentes hormonas; vitaminas, fitonutrientes y minerales esenciales para el correcto funcionamiento del organismo y calorías densas en nutrientes para dar la suficiente fuerza.

Entre los mejores alimentos para aumentar la masa muscular se encuentran los siguientes:

Salmón: está cargado de ácidos grasos omega-3 y proteínas, que son nutrientes básicos en la construcción y reparación del tejido muscular, además de resultar saciante. Hay que destacar que también es rico en nutrientes esenciales como la vitamina C, la vitamina D, B12, niacina y selenio. En el caso de que no seas un apasionado del pescado, la alternativa que te queda es la carne de ternera.

Huevos: otro de los alimentos con gran poder para incrementar la masa muscular es el huevo. Dispone de unos cuantos nutrientes para desarrollar los músculos. Cada uno cuenta con una media de 7-8 gramos de proteínas, además de otros nutrientes como vitaminas, minerales y ácidos grasos omega-3. Se puede preparar de distintas maneras en la cocina, así que no hay motivos para aburrirse. Es el auténtico alimento estrella para ganar masa muscular. La proteína se concentra sobre todo en la clara, así que se pueden consumir varias al día, en concreto se aconsejan durante el desayuno. Si apuestas por ingerir huevos, como máximo deben ser dos diarios, pero el límite se amplía en el caso de las claras.

Almendras: es el fruto seco que más variedad de nutrientes aporta al organismo, resultando ideal para el desarrollo de los músculos. Son ricos en fibra y proteínas, consiguiendo además que se te sacien mentras se reparan los músculos desgastados. Las grasas saludables que aportan proporcionan energía y alivian el dolor de las articulaciones.

Carnes magras: las proteínas de origen animal resultan imprescindibles para ganar masa muscular. Se debe comer al menos tres veces a la semana.

Leche y derivados: entre los lácteos que se pueden consumir para ganar músculo están también los quesos y yogures bajos en grasa. Al ser tan ligeros no aportarán demasiado grasa y sin embargo sí que proporcionarán los nutrientes básicos para que se formen con más facilidad los músculos.

Legumbres: las proteínas de origen animal las aportarán tanto las legumbres como los frutos secos.
Incluye estos alimentos en tu dieta si quieres mejorar tus prestaciones y aumentar tu masa muscular.

Y por supuesto, no te olvides de seguir ejercitándote.

También te puede interesar:

Consejos para aumentar nuestra masa muscular

Deporte y alimentación para ganar peso

Entrenamiento en ayunas: pros y contras

Qué debes saber antes de apuntarte a crossfit

Imagen de Flickr


Fitness y deporte, Nutrición y dietas · Escrito por el 07/01/16

Comentarios desactivados en Alimentos para ganar masa muscular

10 claves para empezar a tener una vida sana

Para tener una vida lo más sana posible hay que centrarse básicamente en tres pilares, que son la alimentación, el descanso y la actividad física. Si tienes intención de modificar tus hábitos, nosotros te ayudaremos dándote 10 claves para empezar a tener una vida lo más saludable posible.

10 claves para empezar a tener una vida sana

  1. Modifica la lista de la compra: A partir de ahora en tu cesta no pueden faltar las frutas, verduras, hortalizas, pescado y carnes blancas, olvidándote por ejemplo de los dulces y refrescos.
  2. Aprender a cocinar: Cuando no sabemos cocinar lo más probable es que acabemos preparando algo precocinado o llamemos a una pizzería. Hay que dominar distintas técnicas culinarias, como puede ser el cocinado al horno, al vapor, a la plancha o el papillote.
  3. Beber agua y reducir el consumo de alcohol y refrescos: Tendremos mucho ganado si somos capaces de beber un par de litros de agua al día y dejamos las bebidas azucaradas y alcohólicas para días puntuales.
  4. Frutas y verduras a diario: Los vegetales resultan esenciales para conseguir los nutrientes necesarios para garantizar un adecuado funcionamiento del organismo.
  5. Practicar ejercicio a diario: Intenta realizar ejercicio al menos tres días a la semana y busca un deporte que te motive. Con tres horas semanales será suficiente. En el caso de que no tengas tiempo siempre puedes hacer un poco de trote para ir a trabajar o hacer unos ejercicios en casa. Todo cuenta.
  6. Acabar con el sedentarismo: Hay pequeños gestos de la vida cotidiana que nos ayudarán a conseguir una vida más saludable. Subiremos las escaleras andando en lugar de coger el ascensor o iremos al trabajo en bici en vez de llevar el coche.
  7. Reduce los niveles de estrés: Es muy fácil que nos acabemos agobiando con los problemas del trabajo y de la vida diaria. Lo único que conseguiremos es un cansancio crónico y ser infelices.
  8. Mejorar hábitos de descanso: Hay que dormir a diario entre 7 y 8 horas, en un ambiente de descanso adecuado y con un buen colchón.
  9. Reducir el consumo de azúcares y sal: Es importante que a la hora de comprar ciertos productos revisemos la etiqueta y el contenido de ambos. El exceso de azúcar nos conduce a la obesidad.
  10. Más fibra en tu dieta: Nos ayudará a regular el tránsito intestinal, consiguiendo además una mayor saciedad. Encontrarás la fibra en las hortalizas, frutas y verduras.

También te puede interesar:

Cinco alimentos para desintoxicarte de las cenas de Navidad

10 hábitos para familias sanas

¿Cuál es la bebida más sana para nuestros hijos?

Imagen de Flickr


Fitness y deporte, Nutrición y dietas, Salud y Bienestar · Escrito por el 04/09/15

Comentarios desactivados en 10 claves para empezar a tener una vida sana

Los genes y la alimentación

¿Tienen algo que ver las dietas con los genes? Pues en un estudio publicado este año todo apunta a que sí, a que tiene mucho que ver e incluso más allá, también apunta a que la alimentación de una madre antes un embarazo tiene repercusión en la salud del hijo.

Los genes y la alimentación

Al leer debes notar que hablamos de la alimentación antes de la concepción, obviamente la influencia de la alimentación durante la concepción resulta más que sabida, sin embargo, la novedad aquí sería que existiría una conexión genética entre la dieta que la madre lleva antes de concebir y como esta dieta influye en su futuro hijo.

El estudio fue publicado por la revista NatureCommunications y se realizó sobre los efectos del cardenal alimentación materna en los cambios del genoma del bebé. Para ello se seleccionaron a 2000 mujeres de Gambia y se distinguía entre las que habían quedado embarazadas en la estación seca y otras en la estación húmeda, al ser poblaciones que consumen alimentos producidos por ellos mismos las estaciones climatológicas influyen de manera absoluta en sus dietas.

A partir de esto se fueron midiendo las concentraciones de nutrientes en la sangre de las mujeres de ambos grupos y posteriormente también se tomaban muestras de los bebés cuando éstos tenían entre 2 y 8 meses de vida, el estudio mostraba como la dieta de la madre en el momento de quedarse embarazada poseía un gran efecto en las características del ADN de sus hijos. No se trata de un estudio concluyente, si un trabajo de exploración pero los resultados han sido lo suficientemente interesantes como para qué este hecho se tenga en cuenta de manera relevante.

Son muchas las cuestiones que giran alrededor de la genética y la alimentación, se trata de un tema del que se ha hablado mucho, y para el que, por ejemplo, existen incluso dietas supuestamente planteadas en función de la genética personal, en las que se divide en determinados grupos a las personas (según una catalogación genética un trato particular) y se les recomienda un modelo de alimentación en función de esas características.

Más allá de todo esto, la importancia real de este estudio, de progresar en estas conclusiones, recibirían el hecho evidente de las posibles modificaciones genéticas que un modelo de alimentación u otro pueden tener en los seres humanos, modificaciones obviamente anteriores al proceso de gestación y que por tanto tendrían en cuenta el modelo de alimentación de la madre antes de concebir, antes siquiera del proceso de gestación… los terrenos y caminos que esto abre son evidentemente muchos aunque aún, como el propio estudio advierte, se encuentran difusos y hace falta profundizar en ellos de manera más sistemática.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 23/12/14

Comentarios desactivados en Los genes y la alimentación

16 octubre: Día Mundial de la Alimentación

Son cientos de millones las personas que en el mundo no tienen acceso a una alimentación básica. El Día Mundial de la Alimentación es un toque de atención sobre una situación que año tras año se agrava.

16 octubre: Día Mundial de la Alimentación

La celebración del Día Mundial de la Alimentación, además de tratar de sensibilizar sobre la tremenda situación de falta de alimentos que viven millones de personas en el mundo, es también un buen momento para reflejar el tremendo contraste entre los cientos de millones de personas que no tienen alimentos suficientes, fundamentalmente en los países menos desarrollados, y los graves problemas de salud producidos precisamente por un exceso de alimentación y alimentaciones inadecuadas que sufren los países más desarrollados.

Por otro lado se pretende también romper con algunos tópicos y falsas imágenes relacionadas con la falta de alimento, habitualmente asociadas en primera instancia a las grandes hambrunas, y que, sin embargo va mucho más allá y se relaciona con problemas complejos que van desde la contaminación ambiental hasta la sobreexplotación de los recursos naturales o las enormes extensiones de monocultivo dedicadas a la exportación, mientras que, por otro lado, también el fantasma del hambre se va abriendo paso en los países desarrollados a través de las capas más desfavorecidas de rentas más bajas que no tienen acceso a una alimentación saludable o consumen dietas pobres en nutrientes.

Todo lo anterior degenera enormes debates sobre la producción de los alimentos así como su procesamiento y distribución, debates que en cualquier caso siguen sin producir como resultado un reparto más equitativo del acceso a la alimentación, que, por otro lado, es un derecho reconocido por la Declaración Universal de Derechos Humanos.

Además de poder participar en las diversas actividades que se desarrollan a lo largo del mes en relación a la alimentación y concretamente en el día señalado a tal efecto, realmente esto debiera ser un toque de atención individual para que reflexionemos sobre nuestra relación con los alimentos, sobre el modelo de consumo de alimentos que realizamos en el entorno familiar, a la vez que una reflexión profunda sobre el derroche alimentario, con las ingentes toneladas de comida que diariamente se desaprovechan en nuestro país, y en general en todo el ámbito de países desarrollados.

Debemos tener claro que la alimentación es fundamental para la supervivencia del ser humano, la comida es básica para el sustento, pero además, es un bien cultural que identifica de manera profunda a grupos de personas en todo el mundo y a la vez es un elemento de comunicación universal que sirve para unir a las personas.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 16/10/14

Comentarios desactivados en 16 octubre: Día Mundial de la Alimentación

Cuida tus arterias con la alimentación

Una dieta saludable para el corazón comienza por prestar mucha atención a lo que comemos. Podemos reducir las probabilidades de desarrollar aterosclerosis, la enfermedad que bloquea las arterias y que da lugar a enfermedades del corazón, con una dieta saludable para el corazón. Si el proceso de la arteria-obstrucción ya ha comenzado, al menos podremos ralentizar el proceso.

Alimentar bien a nuestro corazón es una manera poderosa de reducir o incluso eliminar algunos factores de riesgo. La adopción de una estrategia de nutrición saludable para el corazón ayuda a reducir el colesterol total y el colesterol LDL (el colesterol “malo”), la presión arterial, los nieves de glucosa en la sangre, y reducir el peso corporal. Si bien la mayoría de los planes dietéticos sólo nos dicen lo que no se puede comer, la estrategia de nutrición más potente es aquella que ayuda a centrarnos en lo que podemos comer.

 

A continuación conoceremos nueve estrategias nutricionales para reducir el riesgo de sufrir una enfermedad cardiaca:

  • Comer más pescado. El pescado es una fuente muy buena de proteínas y otros nutrientes. También contiene ácidos grasos omega-3, que ayudan a reducir el riesgo de enfermedad cardíaca y de accidente cerebrovascular. La Asociación Americana del Corazón recomienda dos porciones a la semana de ácidos grasos omega-3 de pescados grasos como el salmón.
  • Comer más verduras, frutas, granos enteros y legumbres. Estas maravillas de la naturaleza son una de las estrategias más poderosas en la lucha contra las enfermedades del corazón.
  • Elegir calorías de grasa sabiamente. Debemos mantener este objetivo en mente: Limitar el total de gramos de grasa.
  • Comer un mínimo de grasas trans y no más de 7% a 10% de calorías provenientes de grasas saturadas (por ejemplo, las grasas encontradas en la mantequilla, margarina, aderezos para ensaladas, alimentos fritos, bocadillos, dulces y postres). Cuando utilicemos grasa añadida, usaremos grasas con alto contenido en grasas monoinsaturadas o poliinsaturadas (por ejemplo, grasas de canola, de oliva y aceite de cacahuete).
  • Comer variedad – y cantidad justa – de alimentos ricos en proteínas. Los alimentos comúnmente consumidos ricos en proteínas suelen ser también ricos en grasa carne, productos lácteos), estos alimentos se encuentran entre los principales culpables de aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca. Podemos reducir este factor de riesgo nutricional mediante el equilibrio en la elección de las proteínas, buscando consumir un 50% de origen animal y un 50% de origen vegetal.
  • Limitar el consumo de colesterol. Limitar el colesterol de la dieta se recomienda en cualquier recomendación nutricional.
  • Obtener energía comiendo carbohidratos complejos (pasta de trigo integral, patatas dulces, panes de grano entero) y limitando la cantidad de hidratos de carbono simples (refrescos regulares, azúcar, dulces).

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr aussiegall


Nutrición y dietas · Escrito por el 25/09/14

Comentarios desactivados en Cuida tus arterias con la alimentación

El coco ¿la mejor fruta?

Los cocos son uno de los alimentos que da la tierra que proporcionan una amplia variedad de nutrientes y que tienen múltiples beneficios para la salud, incluso puede ¡salvar nuestra vida!

El coco ¿la mejor fruta?

Pocas personas conocen los beneficios del consumo de coco, algunos tan notables como: estabilizar la glucosa en la sangre; bajar el colesterol; la cicatrización; hidratación; e incluso la sustitución de plasma de la sangre en una emergencia.

Conocida como kalpa vriksha (sánscrito para “el árbol que suministra todo lo necesario para vivir”) en la antigua India, la palma de coco ha sido reconocida como un potenciador del sistema inmunológico, antifúngico, antibiótico, remedio antiviral y antibacteriano desde hace miles de años todos el mundo. Sin embargo, ha sido sólo recientemente cuando los investigadores han comenzado a descubrir plenamente los beneficios para salud de esta increíble fruta.

 

Los cocos se utilizaron en el Pacífico durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando los suministros de plasma sanguíneo eran escasos, era muy común utilizar el agua de coco pura de los cocos jóvenes en transfusiones de plasma de emergencia para los soldados que resultaron heridos. Dado que el agua de coco es casi idéntica a la sangre humana, era tolerada por soldados de todos los tipos de sangre.

Debido a sus fuertes propiedades antioxidantes y sus beneficios para la salud, los cocos se pueden utilizar para:

  • Baja el colesterol
  • Mejorar la digestión
  • Prevenir las arrugas
  • Estabilizar los niveles de glucosa
  • Luchar contra los virus
  • Construir células
  • Regular las hormonas
  • Aumentar la producción de la tiroides
  • Bajar de peso
  • Aumentar el metabolismo
  • Combatir las infecciones
  • evitar la pérdida de la memoria
  • Antibacteriano

 

Considerado como uno de los alimentos más preciados de todos los tiempos, los derivados del coco (incluyendo carne de coco, agua de coco, aceite de coco y crema de coco) ofrecen excelentes beneficios para la salud.

El aceite de coco, por ejemplo, es considerado el mejor aceite y el más seguro de para cocinar, incluso superior al aceite de oliva virgen extra cuando se trata de buscar los mejores nutrientes que el cuerpo necesita para mantener una salud óptima. A diferencia de otras grasas y aceites que normalmente utilizamos para cocinar y hornear, el aceite de coco no forma aceites polimerizados o ácidos grasos trans, extremadamente peligrosos para la salud, que pueden elevar los niveles de colesterol; obstruir las arterias e incluso hacer que nuestra se arrugue a mayor velocidad. Además, este aceite ultra-seguro aporta los antioxidantes importantes que ayudan a construir las células más fuertes y mejorar la salud y el bienestar general.

Los cocos jóvenes contienen grasa insaturada, en comparación con la grasa que se encuentra en las variedades más maduras. Es por eso que ofrecen las propiedades de rejuvenecimiento para los tejidos corporales. Pero ¿cómo podemos saber la edad de un coco? Los cocos jóvenes son por lo general de color verde y de forma ovalada. Los cocos melenudos y marrones son los cocos maduros, y al mismo tiempo que ofrecen una gran cantidad de beneficios para la salud, no son tan buenos para usted como variedades más jóvenes.

 

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr Hafiz Issadeen


Nutrición y dietas · Escrito por el 18/09/14

Comentarios desactivados en El coco ¿la mejor fruta?

¿Qué es la dieta paleolítica?

Hay personas que están delgadas, que son más fuertes y más rápidos que nosotros. Todos ellos tienen los dientes rectos y una vista perfecta. Artritis, diabetes, hipertensión, enfermedades del corazón, derrame cerebral, depresión, la esquizofrenia y cáncer son rarezas absolutas para ellos. Estas personas forman parte de las últimas 84 tribus de cazadores-recolectores del mundo. Comparten un secreto durante más de dos millones de años. Su secreto es una dieta que ha cambiado poco desde que los primeros humanos hace dos millones de años, y sus predecesores hace casi siete millones de años. La suya es la dieta que hizo evolucionar al hombre, es decir, aquella que está en nuestros genes. Tiene algunas diferencias importantes con la dieta moderna, tantas que resulta sorprendente.

¿Qué es la dieta paleolítica?

La dieta normalmente se conoce como la “dieta paleolítica”, refiriéndose a la época del Paleolítico o Edad de Piedra. También se conoce como la “dieta de la edad de piedra”, “Cave Man Diet” o la ” dieta del Cazador-Recolector “. A los más románticos   les gusta pensar en ella como la dieta que se consumía en el “Jardín del Edén” y no les falta razón..

Los principios básicos de la dieta paleolítica son tan simples que la mayoría de los estudiantes de secundaria puede entenderlos. En el artículo de hoy explicaremos los aspectos básicos de la misma. A nivel técnico, la Teoría de la dieta paleolítica tiene una profundidad y amplitud que no tiene comparación con todas las otras teorías dietéticas. La teoría de la dieta paleolítica presenta una teoría integral de la dieta que combina las mejores características de todas las otras teorías dietéticas, la eliminación de peores hábitos.

Todos los componentes principales de la dieta quedan cubiertos (es decir, vitaminas, grasas, proteínas, hidratos de carbono, antioxidantes y fitosteroles, etc), por la sencilla razón de que es la única dieta que está codificada en nuestro genes y contiene sólo aquellos alimentos que estaban “sobre la mesa” durante nuestra larga evolución, y descarta los que no estaban. ¿Nos hemos preguntado por qué casi todo el mundo siente la necesidad de tomar suplementos de vitaminas, o por qué tanta gente siente la necesidad de “desintoxicar” su sistema? Hay razones muy reales para esto que pronto descubriremos. Ahora, veamos los aspectos básicos de la dieta paleolítica

Aspectos básicos de la Dieta Paleolítica

Durante millones de años, los seres humanos y sus parientes han comido carne, pescado, aves y también hojas, raíces y frutos de muchas plantas. Un gran obstáculo para conseguir más calorías en el medio ambiente es el hecho de que muchas plantas son comestibles. Los cereales, las habas y las patatas están llenas de energía, pero todos no son comestibles en estado natural, ya que contienen muchas toxinas. No hay duda acerca de que algunos de estos productos crudos pueden hacernos enfermar.

Hace unos 10.000 años, un enorme avance cambió el curso de la historia y nuestra dieta, para siempre. Este avance fue el descubrimiento de que la cocción de estos alimentos los hizo comestibles, el calor destruye las toxinas para hacerlos comestibles. Estos granos son trigo, maíz, cebada, arroz, sorgo, mijo y avena.

Estos cereales y sus derivados como la harina, el pan, los fideos y las pastas son alimentos entraron en el menú de la Nueva Edad de Piedra (Neolítico) el hombre, y los aficionados a la dieta del Paleolítico a menudo se refieren a ellos como los alimentos del Neolítico.

La combinación de distintos alimentos permite desarrollar una dieta sana y equilibrada para la perdida de peso. La dieta paleolítica trata de inculcar el consumo de alimentos naturales de todo tipo, dejando a un lado aquellos alimentos que hayan sido procesados.

Estos son los alimentos básicos de la dieta paleolítica:

  • Carne, pollo y pescado.
  • Huevos.
  • Frutas.
  • Las verduras (especialmente las verduras de raíz, pero definitivamente sin incluir patatas).
  • Frutos secos, por ejemplo. nueces, nueces de Brasil, nueces de macadamia, almendras. No comer cacahuetes o nueces de la India.
  • Frutos rojos: fresas, arándanos, frambuesas, etc
  • Zanahorias nabos, nabos suecos, colinabos.
  • Órganos como hígado y riñones.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Galería Fickr: Paleo Dulce


Nutrición y dietas · Escrito por el 09/09/14

Comentarios desactivados en ¿Qué es la dieta paleolítica?