Así influye la alimentación en tu nivel de energía

Somos lo que comemos y hay alimentos que nos ayudarán a mantener el nivel de energía que necesitamos en el día a día y otros que no.

¿Te sientes cansado todo el día y sin energía? ¿Estás estresado o con ansiedad? La forma en la que te alimentas puede tener que ver. Y es que cuando el organismo tiene que hacer frente al cansancio permanente, al estrés, la ansiedad, etc… reduce sus defensas. Lo que muy poca gente sabe es que nuestros malos hábitos a la hora de alimentarnos pueden tener mucho que ver ya que estamos más expuestos a virus, bacterias u hongos.

La situación inmunológica de cada persona depende del tipo de alimentación que siga, si es rica y saludable o no, de realizar ejercicio físico, de llevar a cabo actividades mentales que nos aporten bienestar y de dormir las suficientes horas y con calidad. Pese a ello, la base es la cuestión del tipo de alimentación que seguimos y ser capaces de hacerlo mejor. Para ello es importante marcarse el objetivo de cambiar de hábitos y alimentarnos mejor para mejorar nuestra salud. Es un trabajo largo y difícil pues cambiar nuestros hábitos es complicado.

Para conseguirlo podemos seguir algunos de los consejos que se ofrecen en el libro Cambie de alimentación de Henri Joyeux. Este profesor nos guía en cómo vencer a la fatiga y nos detalla alimentos buenos que no se consumen de manera regular y otros que se toman en exceso, o la forma de cocción, cuánto hay que beber al día o que importancia tiene la vitamina D en nuestra salud y nivel de energía.

De esta manera, se definene como alimentos beneficiosos que no se consumen lo suficiente los vegetales, legumbres, algunos productos animales, aceites vírgenes, algunos azúcares y lácteos. El texto defiende que los vegetales deben venir de agricultura sostenible, que no haya sido modificado genéticamente y con el menos número de pesticidas e insecticidas. Cuenta en ello la fruta fresca de temporada, especialmente si es ecológica, porque aporta fructosa (el mejor azúcar para el cerebro y el corazón), Vitamina C, agua y minerales y fibras. Y es que ya hemos oído muchas veces que al día deberíamos tomar cinco piezas de fruta, tres, o verdura, dos.  Estas frutas deberían sustituir a bollería, dulces, cremas y pasteles que tienen demasiados aceites refinados. Además, se considera muy saludable tomar ensaladas de vegetales de todos los colores, acompañado de aceite de oliva y zumo de limón.

Otros de los alimentos que nos ayudarán a mantener el nivel de energía necesario y que no tomamos demasiado hoy en día son las legumbres: lentejas, garbanzos, judías… Además de en guisos, se recomienda cocerlas suavemente al vapor para consumirlas al dente con lo que se asegura que va a ser masticado suficientemente, entre 20 y 30 segundos. Si hablamos de cereales, especialmente, de pan, este debe ser integral y hecho a partir de semillas antiguas.

En cuanto a productos animales beneficiosos para no estar candadoos, se recomienda que sean también de ganaderías sostenibles sin pesticidas, insecticidas, etc… Aunque las mejores proteínas animales se encuentran en los mares  y océanos ya que aportan: proteínas de calidad, grasas ricas en omega3, hierro, vitamina A, D, E, B6 Y B12, así como oligoelementos del mar. De esta manera, los pescados más recomendables serían sardinas frescas, caballas, anchoas frescas, doradas, lubinas o atún pequeño que habría que consumir dos o tres veces a la semana. Si hablamos de carnes, es preferible elegir de animales con alas, más fácil de digerir, y tomar una sola vez a la semana carne roja.

Por su parte, los aceites deben ser siempre de primera prensada en frío. Debe usarse con ensaladas, carne y pescado, pero no debe calentarlo. El aceite de oliva aporta ácido oleico, un ácido graso que facilita el transporte del calcio. Por su parte, los acietes de colza, camelina o nuez aportan ácidos grasos omega3, esenciales para la memoria.

En cuanto al azúcar, el mejor se encuentra en la miel de proximidad: miel de milflores, de romero, de tomillo o de lavanda. En cuanto a los mejores lácteos, se recomienda los quesos de cabra y de oveja.

Si hablamos de productos que tomamos en exceso y que no nos ayudan a tener energía nos encontramos algunos nos sorprenderán. El primero es la leche de vaca, porque no se mastica, acidifica el organismo, contiene azúcares escondidos, se consume en exceso e incrementa la osteoporosis. De hecho, como curiosidad, el mayor número de fracturas de cadera se produce en los países escandinavos, donde se toman tres o cuatro lácteos al día y, por el contrario, no se consumen vegetales frescos.

También la carne roja está señalada, ya que contiene ácidos grasos saturados que obstruyen las arterias coronarias que llegan al corazón, provocando infatos, o el cerebro, provocando accidentes cerebrovasculares o ictus. El gluten moderno poco digestible también está en la lista de productos que tomamos excesivamente. Debemos evitar pizzas, un exceso de pasta, galletas y bollería.

Imagen de FLickr



Puedes comer de todo y adelgazar si sabes cómo combinar alimentos

Siempre se ha dicho que para adelgazar hay que evitar los hidratos de carbono, pero ahora sabemos que si los mezclas con proteínas te ayudarán a adelgazar.

Ya estamos en marzo y parece que la operación bikini se empieza a abrir camino. Ha llegado el momento de aconsejar no hacer dietas que prometen resultados inmediatos en poco tiempo y desterrar alguno de esos mitos que siempre surgen por estas fechas como que los hidratos de carbono son los enemigos de las dietas de adelgazamiento. Ángela Quintas, nutricionista y autora de “Adelgaza para siempre”, explica que la grasa que tenemos no sólo viene de productos ricos en grasa, aparece cuando tomamos mucho hidrato de carbono y éste produce una elevación muy grande de la glucosa en sangre. ¿Quiere esto decir que no podemos tomar hidratos si queremos adelgazar? Pues no, porque esta especialista señala, poniendo como ejemplo a los japoneses, que el secreto está en mezclar los hidratos con las proteínas: arroz con carne o con pescado, de manera que los hidratos no se transformen en grasa.

Siguiendo el anterior consejo, los hidratos no tienen que evitarse para adelgazar a cualquier hora, aunque Quintas reconoce que si queremos bajar peso funciona muy bien abrir una ventana desde la merienda hasta el día siguiente por la mañana, en la que no consumamos hidratos de carbono porque a las tres o cuatro horas, desde la merienda, estos se han asimilado y como para irse a la cama los niveles de cortisol, de estrés, tienen que bajar, se facilita que mi cuerpo use la grasa como combustible en vez de usar la masa muscular. Y es que uno de los lemas que se repiten más a la hora de establecer una dieta o régimen es que para bajar peso tenemos que enfocarnos en perder grasa y proteger nuestra masa muscular. Siempre se dice que una dieta correcta debe ser la suma de una buena alimentación más deporte moderado.

La nutricionista también quiso dejar claro que los zumos de fruta no son la mejor manera de tomar fruta o de adelgazar. Si me lo tomo bebido, entra al estómago, no hay que hacer digestión, y se filtra al torrente sanguíneo y ahí hay muchos hidratos de carbono, entonces el páncreas segrega insulina para normalizar esos niveles de glucosa en sangre. Es tan fácil como que convertimos ese hidrato de carbono en grasa. Precisamente, sobre la fruta, Quintas señala que se puede tomar fruta por la noche, pero no tomar sólo fruta por lo que sugiere cenar pera con queso fresco o melón con jamón o cualquier otra mezcla que se nos pueda ocurrir, pero no tomar sólo fruta.

Por último, para alegría de todos los que nos ponemos de vez en cuando a dieta, Quintas señala que en una dieta no tiene que estar prohibido el dulce, sólo que es preferible comprar, por ejemplo, un chocolate de calidad, con una buena concentración de cacao y termina recordando que lo importante no es lo que haces un día sino lo que hacer los 365 días del año. Ahora ya estamos listos para empezar nuestra nueva operación bikini sabiendo que podemos tomar hidratos, dulces o frutas siempre que lo hagamos bien.

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 23/03/17


Freekeh ¿tan bueno como dicen?

Cada vez existen más productos naturales que parecen milagrosos. El Freekeh es uno de estos superalimentos, veamos sus principales cualidades y si es tan bueno como dicen.

Freekeh ¿tan bueno como dicen?

Antes de hablar de cualquiera de estos productos hay que recalcar que la moda de los llamados superalimentos no es nueva. Cíclicamente se atribuyen a determinados alimentos, o corrientes alimentarias, bondades y virtudes en algunos casos excesivas. En la actualidad existe una corriente importante orientada a los súper alimentos en forma de grano, o relacionados con los granos, en estos último podemos incluir el Freekeh.

Qué es el Freekeh

Lo primero que tenemos que decir sobre el Freekeh es que, a diferencia de otros super alimentos, no es un producto en sí mismo, es decir, no es un grano, no es una planta, sino que es parte del proceso de maduración del trigo. O mejor dicho, un alimento que se basa en cosechar el trigo antes de tiempo.

Este trigo verde, tras ser recogido, es secado y tostado, pasando a ser consumible. Esta sería la base fundamental del alimento.

El Freekeh tiene como una de sus virtudes principales el elevado aporte de fibra. Se estima que por cada 100 g de este alimento recibimos 16 g de fibra. Comparado con otros alimentos el aporte es ciertamente elevado. Por ejemplo, en el arroz este aporte resulta inferior a los 4 g de fibra por cada 100 g de producto.

A los valores clásicos de la fibra debemos añadir el efecto saciante que este alimento ofrece, con lo cual, podemos entender que se trata de un alimento muy orientado no sólo para una dieta saludable, sino también a las dietas de adelgazamiento.

Características del Freekeh

Para empezar, la alta presencia de fibra regula el aporte de glucosa. La entrada de glucosa se revela como más lenta y la influencia de esta en la producción de insulina y la producción de grasas también, por tanto, ambas cuestiones resultan más lentas con el beneficio consiguiente.

Es destacable también la escasa cantidad de carbohidratos y grasas en este alimento, junto a la presencia de elementos beneficiosos como el magnesio, el zinc o una alta presencia de antioxidantes.

Por lo visto hasta ahora es fácil entender que, efectivamente, estamos ante un buen alimento, pero hay algunas cuestiones que debes tener en cuenta.

La primera es que no se trata de un alimento apto ni para los celíacos ni para quienes presenten ningún tipo de intolerancia al gluten: este alimento es trigo y no deja de serlo independientemente del momento de su cosecha.

Por otro lado debes recordar que los súper alimentos en sí mismos no son elementos milagrosos. Es cierto que su presencia en nuestra dieta puede aportar algo más de valor a las dietas equilibradas, pero, por si solos, sin el acompañamiento de otros alimentos saludables, la práctica de ejercicio y en definitiva una vida sana, no van a resultar mágicos.

Imagen de Flickr



Alimentos que mejoran tu felicidad y recetas para aprovecharlos

No existen alimentos mágicos. Lo que sí podemos encontrar es algunos alimentos que pueden ayudarnos a mejorar aspectos de nuestra vida y ayudarnos a sentir mejor e incluso más felices.

Alimentos que mejoran tu felicidad y recetas para aprovecharlos

Que la alimentación saludable y los buenos hábitos alimentarios son básicos dentro de una vida equilibrada es algo sabido. Combinado con la práctica del ejercicio, comer bien es un eje fundamental para nuestra salud tanto física como mental y, por supuesto, contribuye a la estabilidad emocional y por tanto a nuestra felicidad.

A la vez, existen algunos alimentos capaces de potenciar determinadas sensaciones como puede ser el bienestar, la felicidad, etc. Estos alimentos son capaces de ayudar a mejorar la producción en nuestro cuerpo de manera natural de serotonina y endorfinas.

Vamos a repasar algunos de los más conocidos entre ellos, así como alguna preparación especial o muy sencilla para incorporarlos a nuestra dieta habitual.

Fruta

La fruta es sinónimo de buena alimentación. En toda dieta saludable deben incorporarse de tres a cinco piezas de fruta diarias. En la fruta vamos a encontrar un alto contenido de glucosa.

Todas las frutas son interesantes para nuestra alimentación, pero hay algunas como el plátano o la naranja que especialmente contribuyen a las sensaciones de bienestar a las que nos referíamos. El plátano, por ejemplo, incide directamente sobre nuestro nivel de serotonina.

Mejillones

Este alimento se asocia con contribuir a tener más resistencia y estar menos cansado. El motivo básico es su gran aporte en vitamina B12. Otros elementos como el yodo y el zinc, en unión de las proteínas que aporta, también contribuyen a este aporte.

Admiten múltiples preparaciones, que van desde simplemente al vapor hasta consumidos en frío con vinagretas o como alimento incorporado a un arroz a la marinera, entre muchas otras opciones.

Chocolate

Se trata de un alimento que, además de mejorar el flujo de sangre al cerebro y ayudar a la concentración, también proporciona una sensación placentera. Con su contenido en fenitelamina puede ser una buena ayuda para paliar las sensaciones de angustia.

El chocolate puede consumirse de manera muy diversa, desde el preparado a la taza hasta en tabletas, aunque, nunca debemos olvidar que se trata de un alimento que debemos consumir con control máxime cuando incorpore grandes cantidades de azúcar.

Café

El efecto estimulante de la cafeína nos hace sentir más enérgicos, elimina el cansancio y proporciona una cierta sensación de placer. En el lado contrario, un exceso de café puede contribuir a problemas de nervios, ansiedad, etc.

En su medida justa el café puede ser también un buen instrumento para esos momentos de bajada física, o para tener un buen arranque. Hoy en día existen muchas variantes a la hora de consumirlo, con acceso a cafés de todo el mundo en presentaciones diversas. Sólo es cuestión de hallar la que más te guste y que mejor se adapte a ti.

Otros alimentos para mejorar nuestra felicidad

Existen otros alimentos que pueden incidir en mejorar nuestros niveles de serotonina como los cereales, gracias a su contenido en triptófano y lisina y que pueden ser consumidos de las más diversas formas, o también algunos frutos secos como las nueces, o las legumbres. Dentro de las legumbres hay que destacar las lentejas con una gran cantidad de aporte en vitaminas B que ayudan a mejorar la sensación de bienestar personal y que también pueden ser consumidas desde estofadas hasta en ensalada.

Al final es importante tener claro que no existe ni una dieta milagrosa ni un alimento milagro, sino un hábito saludable de alimentación que se soporte una dieta variada, con la mayor cantidad de productos posible. Estos alimentos que ayudan a mejorar nuestra felicidad pueden incoporarse con control en algunos casos como el café y el chocolate, para apoyar aún más los beneficios de comer sano.

También te puede interesar:

Las personas felices no viven más, las que están sanas sí

Psicología positiva ¿ayuda mejorar las notas?

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 23/06/16


Cuánto aguanta la comida en la nevera

Cualquiera sería partidario de acudir a diario al supermercado para comprar alimentos frescos. Sin embargo, la falta de tiempo se presenta como el principal escollo para hacer la compra todos los días. Con una jornada de siete horas es complicado dedicar cada día tiempo para abastecer el hogar.Lo más lógico es que las familias opten por realizar una compra grande a la semana o incluso al mes, por lo menos para determinado tipo de alimentos, por lo que llenarían la nevera para unos cuantos días.

Cuánto aguanta la comida en la nevera

Suele ocurrir con mucha frecuencia que acumulemos comida y no nos acordemos del tiempo que lleva en el interior del frigorífico o del congelador. Si te preguntas cuánto tiempo se conserva en buen estado los alimentos en la nevera, a continuación te aportamos más detalles.

Para empezar, si quieres que los alimentos duren al máximo debes almacenarlos de una forma determinada y bajo ciertas condiciones:

Es imprescindible que los alimentos se guarden de manera ordenada en función de la fecha de caducidad o consumo preferente, pero a ello se le debe añadir una correcta limpieza de los cajones y baldas, retirando los restos de comidas y productos que muchas veces se acaban vertiendo en ella.

La temperatura del frigorífico debe rondar entre los 4 y 5 grados, evitando en todo momento cargarlo en exceso para que unos productos no se amontonen con otros y el frío no pueda circular con normalidad. Otras recomendaciones hacen referencia a limpiar y descongelar la nevera al menos un par de veces al año y no colocar los alimentos pegados al fondo del electrodoméstico. Cuando ocurre esto es cuando se generan las capas de escarcha.

Procura seguir un orden de colocación, dejando a mano los que antes se estropeen y los más perecederos. A continuación te damos una lista sobre el tiempo de conservación de ciertos productos fresco:

-Unos tres días para las aves de corral, carne picada, mariscos y tomates.

-Entre tres y cinco días de conservación para la carne de ternera y cerdo, ensaladas.

-Una semana: la leche, coliflor y brócoli.

-Diez días: queso de untar y requesón.

-Dos semanas: embutidos curados, zumos de frutas, yogur.

-Tres semanas: manzanas

-Un mes: el queso curado y los huevos. Para saber si está fresco basta con introducirlo en un vaso con agua y si se queda en el fondo es que se encuentra en perfectas condiciones.

-Dos meses: la mantequilla

Los alimentos que mejor se conservan y que pueden prolongar su estancia en el frigorífico durante más de un año sin que pierda las propiedades son el kétchup y la mostaza, mientras que el vinagre o la miel alargan su vida hasta los dos años.

En cuanto a las sobras, lo adecuado es meterlo en la nevera nada más acabar de comer pero sin que estén calientes, para evitar que el calor genere la aparición de microbios en las verduras, pescados y carnes del frigorífico.

También te puede interesar:

Los mejores consejos para evitar una intoxicación alimentaria

Las meriendas más saludables para los niños en verano

Precauciones en la alimentación para hacer deporte durante el verano

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 08/03/16


Mitos y realidades sobre algunos alimentos para adelgazar

Perder peso. Este es el objetivo de buena parte de la población hoy en día. Si estas entre ellos, estos son algunos alimentos que creías que te ayudarían a adelgazar pero no lo hacen y otros que sí.

Mitos y realidades sobre algunos alimentos para adelgazar

A lo largo de la historia la alimentación ha despertado un gran interés, que unido a la ignorancia ha provocado la aparición de una serie de mitos sobre lo que es bueno o malo para llevarnos a la boca. En infinidad de ocasiones se ha dicho que la fruta engordaba al finalizar la comida o que un vaso de agua podía ayudarnos a adelgazar. Son creencias que casi siempre carecen de un aval científico. En esta ocasión te recordamos algunos mitos y realidades que existen sobre alimentos para perder peso

  • Hay alimentos buenos y malos. No existe ninguno que sea perfecto, ni tampoco perjudicial. Sólo conseguiremos una dieta equilibrada y sana si somos capaces de combinarlos todos de la forma más correcta. Es importante que se establezcan unas proporciones correctas que nos ayuden a mantener una buena situación nutricional. El azúcar es el mejor ejemplo porque puede engordar, pero también es beneficioso en una dieta equilibrada y en su justa medida. Mito
  • El agua engorda en las comidas. Es falso. No aporta calorías, así que ni engorda ni adelgaza. Resulta vital para mantenernos hidratados. Mito
  • El pan engorda y la miga, más. No se puede decir que se trate de un alimento con alto valor calórico. Además es pobre en grasa. Hay otro falso mito que dice que la miga llega a engordar más que la propia corteza. Es un alimento rico en hidratos de carbono y esencial en la dieta mediterránea. De hecho, lo que engorda no es tanto el pan, sino la costumbre de untar y los momentos en los que se consume, por ejemplo por la noche. Mito
  • Los productos light adelgazan. En realidad son alimentos a los que se les ha reducido los componentes calóricos, pero eso no significa que nos ayuden a adelgazar. Se puede decir que engordan menos que los normales.
  • Los alimentos integrales cuentan con menos calorías. En realidad tienen unas cantidades muy similares. La única diferencia es que los integrales son ricos en fibra y consiguen mejorar el tránsito intestinal. Además, la absorción es más lenta, por lo que ayudan a saciar más al cuerpo. Mito
  • Saltarse una comida ayudará a adelgazar. No se recomienda nunca que hagamos esto. Lo adecuado sería alimentarnos cinco veces al día, para que controlásemos en todo momento el sistema hambre-saciedad. Al dividir el consumo de alimentos en varias tomas a lo largo de la jornada conseguimos no llegar muy hambrientos a la hora de las comidas principales. Mito
  • La carne roja es mala para la salud. Tanto la carne de ternera, como de cordero o de cerdo contienen colesterol y grasas, pero también nos proporcionan nutrientes importantes como zinc, hierro y proteínas. Es importante controlar las raciones que se consumen y la frecuencia con que las comemos. Las carnes que mejor encajan en una dieta para adelgazar son las blancas, como el pollo o el pavo. Mito

Cómo puedes ver, en cada una de las afirmaciones hay in poco de realidad, pero mucho más de mito.

También te puede interesar:

Deporte y alimentación para ganar peso

Power Food: comidas que te ayudarán a mantener tu peso a raya

Diez claves para mejorar la digestión

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 29/10/15


Cinco recetas con productos típicos para octubre

La llegada de octubre implica dejar atrás el verano y meternos de lleno en el otoño, una época que se caracteriza por las setas, castañas, alcachofas, carne de caza y ciertas frutas. Por eso hemos seleccionado cinco recetas con productos típicos otoño para que puedas disfrutar de la cocina en su máximo esplendor.

Cinco recetas con productos típicos para octubre

1-Solomillo con verduras de temporada:

Necesitaremos un solomillo de cerdo, una zanahoria, media cebolla, un pimiento rojo, espárragos verdes, aceite de oliva, sal y pimienta.

Se parte en grandes rodajas el solomillo y se marca en una sartén.  A continuación se pelan y se cortan las verduras, para proceder a saltearlas. Serviremos las verduras de temporada encima de la carne.

2-Alcachofas rellenas de bechamel y jamón

Los ingredientes necesarios son 16 alcachofas, un limón y sal. Para el relleno es preciso 100 gramos de mantequilla, media cebolla picada, 100 gramos de harina, 200 gramos de jamón ibérico, 1 litro de leche caliente, sal y pimienta.

Para su preparación, retiraremos las hojas exteriores y limpiaremos las alcachofas. Las vaciaremos y frotaremos con un limón para que no se oxiden. Las pondremos a hervir en una olla y cuando estén listas las dejaremos enfriar. En lo que se refiere al relleno, es similar al de la bechamel de las croquetas.

3-Crema de hongos y castañas con pato confitado

Para esta receta se precisan 250 gramos de setas, 100 gramos de castañas, dos muslos de pato confitado, una cebolla, medio litro de caldo de pollo, 300 ml de leche entera, 200 ml de nata para cocinar, sal y aceite de oliva.

Hervimos las castañas peladas y al mismo tiempo lavamos bien los hongos. Con un poco de aceite se sofríe la cebolla picada y cuando coja color le añadimos los hongos. A continuación se echa el caldo de pollo, las castañas cocidas y la leche entera, dejando que hierva durante media hora a fuego lento para acabar batiéntodolo todo. El muslo de pato puede ser ya preparado, así que sólo tendremos que desmenuzarlo.

4-Estofado de jabalí

Un kilo de carne de jabalí, tres patatas medianas, una pera, una manzana, una zanahoria, media cebolla, medio vaso de aceite de oliva, media botella de vino tinto, hoja de laurel y sal.

Durante un par de días dejaremos que macere la carne con las frutas, zanahorias y cebollas, además del vino, que debe cubrir la cazuela. Pasado este tiempo echamos aceite en una olla y le añadimos la carne, y a continuación las verduras marinadas y las dejaremos que se cocinen durante una hora.

5-Tarta de frutas de otoño

Emplearemos una mandarina, un kiwi, una granada, frambuesas, una pera, un huevo, medio vaso de leche, cuatro cucharadas de azúcar, un vaso de harina y cucharada de levadura.

Su preparación es bien sencilla. Se mezcla la leche, huevo, harina y levadura hasta conseguir una masa. La iremos echando sobre una plancha hasta que se dore por los dos lados. Una vez que enfríe le pondremos encima la fruta.

También te puede interesar:

2 recetas con legumbres de temporada

Proteínas, esenciales para vivir

Diez consejos para una alimentación saludable

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 06/10/15


Tu dieta influye en tu salud ¿Sabes cómo?

Lo que comes no sólo determina cuánto engordas o adelgazas. Los alimentos que ingieres también determinan tu nivel de energía y puede ayudar a tener mejor o peor salud general. ¿Sabes cómo? Te lo explicamos.

Tu dieta influye en tu salud ¿Sabes cómo?

Todos sabemos que el tipo de dieta con el que nos alimentamos influye de manera directa en nuestra salud, pero, tal vez no conozcamos a fondo el motivo por el que realmente es tan importante. Vamos a tratar de aclararlo.

Siempre se ha dicho (y hoy en día ya es un axioma) que la alimentación debe ser equilibrada y ajustada a nuestras necesidades si pretendemos que ayude a nuestro cuerpo a mantener una buena salud. Las necesidades de nutrientes no son las mismas en cada persona, dependen de cuestiones como la actividad laboral que se realiza, la edad, el sexo, el estado físico y un gran número de factores.

Cuando consumimos alimentos, realmente lo que estamos buscando son los nutrientes necesarios para mantener la vida: una gran parte de estos nutrientes no existe en la naturaleza de manera individual, por lo que necesitamos del alimento para obtenerlos, por ejemplo los hidratos de carbono, las grasas, las vitaminas, las proteínas…

No existe un único alimento que sea capaz de cubrir todas las necesidades de nutrición de una persona: es cierto que existen alimentos que son muy poderosos en algunos elementos, como por ejemplo los cereales en relación a los hidratos de carbono, las verduras en relación a las vitaminas, minerales y el agua, etc. Por sí solos estos alimentos no podrían tampoco garantizar esa necesidad a la que nos referíamos anteriormente, es decir, no podrían garantizar la vida de una persona, ya que faltarían nutrientes importantes: por ello es la combinación de alimentos que aporte ese conjunto de nutrientes la que resulta necesaria, y a la que generalmente dependiendo de las formas que tome conocemos como dietas.

En general se da por bueno que una alimentación equilibrada recibe un 50% o 60% de la energía que necesita a través de los hidratos de carbono, aproximadamente un 15% por las proteínas y entre un 25% y un 35% por lípidos o grasas y reguladores como son las vitaminas, sales minerales y el agua (aunque no todos los científicos se ponen de acuerdo a la hora de incluir el agua aquí)

Imagen de flickr

Cuando todos los nutrientes cumplen funciones diferentes y cuando la relación entre la ingesta de esos nutrientes y nuestra salud es directa, es comprensible entender que una dieta saludable debe ser una dieta variada y equilibrada, que se ajuste a lo que cada persona y cuerpo demanda para su subsistencia saludable.


Nutrición y dietas · Escrito por el 08/01/15


¿Cuáles son las mejores alternativas a la leche de vaca?

En el artículo de hoy vamos a ver algunas de las alternativas a la leche de vaca que podemos encontrar en el mercado.

¿Cuáles son las mejores alternativas a la leche de vaca?

  • Leche de Soja

Repleta de proteínas y fibra, los beneficios de la leche de soja se basan en  la presencia de isoflavonas, que combaten el cáncer, una cantidad mínima de grasa y la ausencia de galactosa, lo que significa que puede sustituir a la leche materna para los niños galactosémicos. También es segura para cualquier persona intolerante a la lactosa o que padezca alergia a la leche. Debido a que se trata de un derivado vegetal, su producción no implica problemas asociados con el bienestar animal. Además, las plantas de soja absorben más carbono del que emiten, al contrario que las vacas lecheras, generadoras del mismo como todos los animales. Sin embargo, hay algunas desventajas, principalmente en relación al  contenido en azúcar, que es muy significativo, sobre todo en las versiones con más sabor.

  • Leche de almendras

La leche de almendras es una fuente muy buena de magnesio con lo que se mejora la función de las glándulas paratiroideas, lo que ayuda a mejorar la salud de los huesos. También es una buena fuente de manganeso, selenio y vitamina E. La vitamina E es un antioxidante que protege las membranas celulares. El selenio es bueno para nuestro sistema inmunológico; ayuda en la reproducción y en el metabolismo de la tiroides y además.previene el daño celular y el daño tisular. La leche de almendras es también una buena fuente de grasas insaturadas, proteínas, flavonoides y potasio, y tiene menos azúcar que la leche de soja. Sin embargo, su sabor es totalmente distinto a la leche de vaca, por lo que se necesita un poco de tiempo para acostumbrarse a su sabor.

  • La leche de arroz

La leche de arroz es la más hipoalergénica de todos los sustitutos de la leche de vaca, siendo además una de las más nutritivas. Es también la que menos calorías aporta en forma de grasa. Contiene niacina y vitamina B6, nutrientes que junto el magnesio ayudan a controlar la presión arterial. La concentración de hierro y cobre que aporta también aumenta la producción de glóbulos rojo. En el lado negativo se encuentra su alto contenido en azúcar. Una taza de leche de arroz contiene 33 gramos de carbohidratos azucarados, tres a cuatro veces la cantidad de la leche de vaca o la leche de soja.

  • La leche de cabra

No es del gusto de todos y es de origen animal, pero la leche de cabra tiene una variedad de nutrientes que la hacen muy recomendable como alternativa a la eche de vaca. El pueblo de Cerdeña, uno de los cuatro lugares en el mundo donde la gente tiene una esperanza de vida que ronda los 100 años de edad o más, beben regularmente leche de cabra. Tiene 15% más de calcio, y más vitamina A y D, potasio, cobre y manganeso que la leche de vaca. También es una buena fuente de fósforo y riboflavina (vitamina B2). Las cabras no son tratadas con hormonas de crecimiento y producen menos metano que las vacas. Sin embargo, a leche de cabra tiene menos ácido fólico y vitamina B12 que la leche de vaca, así como un poco menos de zinc.

  • Leche de Oveja

Las ovejas son uno de los animales más productivas que existen, son una fuente sostenible de leche, carne y lana. Una especie resistente que produce mucho menos metano que las vacas. Su leche contiene hasta el doble de minerales como el calcio, fósforo, zinc y vitaminas B del grupo B que leche de vaca. Al igual que la leche de cabra, tiene pequeños glóbulos de grasa que se digieren fácilmente y es una fuente de yodo, útil para las personas con problemas de tiroides. Por desgracia, aporta casi el doble de calorías que la leche de vaca. Aunque contiene niveles más altos de grasa butírica, en realidad es más baja en grasa saturada que la de otros tipos de leche.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr Cordey


Nutrición y dietas · Escrito por el 27/08/14


El método ACS en la alimentación de los niños

La comida es uno de los grandes quebraderos de cabeza de todos los padres. Tener un hijo que no come y que no quiere comer es un suplicio. El método ACS puede ayudar a mejorar este aspecto si se aplica con éxito.

El método ACS (aprende a comer solo) en la alimentación de los niños

¿Qué es el método ACS?

El método ACS consiste en dejar que sea el niño el que elija qué alimentos come y en qué momento los come. Muchos padres siguen el método ACS casi sin darse cuenta. Esto ocurre en los segundos hijos o posteriores. A los bebés les encanta imitar a sus hermanos mayores. En ocasiones, tratan de coger la comida de los platos de otros niños. Esto les reporta felicidad al sentir que se están alimentando por si mismos al igual que hace su hermano o hermana mayor.

¿Cómo puedo comenzar con el método ACS?

Es tan sencillo como ofrecer a nuestro hijo los alimentos adecuados para su edad. El mejor momento para ponerlo en práctica es cuando estamos comiendo en familia. Es la mejor forma para que el niño se sienta integrado. Los alimentos más fáciles de coger con los dedos para los bebés más pequeños son lo que tienen forma de patata o tienen un mango natural, como el brócoli. Esto es debido a que cuando el bebé intenta agarrar  los primeros sólidos todavía no tiene totalmente desarrollado el instinto de pinzas con los dedos. El agarre de pinza, que desarrollara en meses siguientes, le permite coger los alimentos entre el pulgar y el índice.

Al principio puede que el bebé se dedique únicamente a jugar con la comida. Así, cogerá los trozos de comida y los chupará o los tirará, pero generalmente no se los terminará comiendo. Durante los primeros meses seguiremos dando las tomas de leche materna o leche de formula entre las comidas hasta que el niño aumente la toma de alimentos sólidos y será entonces cuando comenzaremos a disminuir las tomas de leche.

¿Cuáles son los beneficios del método ACS?

El método ACS ofrece la oportunidad de explorar los alimentos por sí mismos. Esto significa que ellos pueden hacer frente a las diferentes texturas de los alimentos desde el comienzo del destete.

Los padres que han probado este método con sus hijos generalmente están muy contentos con los resultados. Este tipo de estrategia consigue que los niños coman de todo, por lo que la preocupación de que alimentos elegir queda en un segundo plano. No existen muchos estudios científicos al respecto, pero en los que hay se confirma que los niños que han sido educados en sus hábitos alimentarios bajo los criterios del método ACS son más propensos a sumarse a las comidas familiares, a comer una amplia variedad de alimentos y a elegir alimentos más sanos, algo que a largo plazo los podrá proteger de patologías muy ligadas a la niñez y a la adolescencia como la obesidad.

Pero no todo son ventajas, incluso los defensores más apasionados están de acuerdo en que se trata de un proceso lento, complicado y que genera una gran cantidad de residuos. Si la mayoría de los alimentos que tratamos de darle a nuestros bebes acaban en el suelo puede que no esté recibiendo el número suficiente de alimentos.

¿Hay alguna razón por la que no debería tratar a mi hijo con el método ACS?

Habla con tu médico de cabecera antes de poner en práctica el método ACS si te identificas con cualquiera de los siguientes casos:

  • Tienes antecedentes familiares de alergias, problemas digestivos, o intolerancias alimentarias
  • Tu bebé tiene necesidades especiales y no puede masticar muy bien o tiene dificultades para recoger los alimentos y llevarlos a la boca
  • Tu bebé nació prematuramente

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería FLickr phalinn


Nutrición y dietas · Escrito por el 20/08/14