¿Qué son los aparatos dentales fijos y qué tipos hay?

Siempre es una elección difícil y complicada, pero es importante conocer lo que son los aparatos dentales fijos y sus clases…

Ahora ya están de moda entre muchos adolescentes y no tan adolescentes, pero hace un par de décadas los aparatos bucales suponía un motivo para la burla. Ahora mismo los aparatos fijos más comunes son los famosos brackets que han sido instalados, incluso, en las bocas de algunos famosos y famosas para mejorar su dentadura. Así hemos visto con estos aparatos a personalidades como el príncipe Harry, deportistas como Cristiano Ronaldo o cantantes como Madonna, Selena Gómez, Justin Bieber o actores como Tom Cruise. Los brakets están de moda ya que te ayudan a conseguir una sonrisa perfecta y a tener una buena salud bucodental.

Los brackets son aparatos fijos que no se pueden quitar durante todo el tratamiento dental. Y es que el control del movimiento dental en ortodoncia es mucho mayor con estos aparatos fijos ya que con los removibles te permiten pequeños movimientos. Si aplicas fuerzas a los aparatos fijos se pueden conseguir movimientos de la corona, la raíz, rotaciones, intrusiones y extrusiones. Resumiendo, logramos un control del diente tridimensional.

El uso de aparatos dentales se basa en colocar un arco rectangular en el hueco rectangular de un bracket (slot), que tiene una angulación determinada para cada diente. De esta manera el bracket lleva la información y se transmite al diente según aumenta el grosor del alambre hasta completar el slot. No sólo eso, el arco permite una expansión de la arcada ganando espacio y disminuyendo la necesidad de extracciones. A la hora de acometer el proceso para colocar los aparatos, lo más importante es el estudio ortodóncico, es decir, el diagnóstico. Se estudian diversos parámetros cefalométricos que tienen en cuenta el tamaño de los dientes de cada paciente y los huesos alrededor de cada diente. A partir de ahí se elabora un plan de tratamiento.

Dentro de los aparatos fijos debemos distinguir varias partes: bandas, brackets y arcos. Las bandas es una anilla de acero inoxidable que rodea a los primeros molares. Además llevan soldados diferentes aditamentos como los tubos donde van los arcos, o los ganchos donde irán colocados los elásticos intermaxilares, que son las gomas que se pueden poner y quitar. Dichas bandas se cementan con oxifostato de zinc lo que hace que se mantenga en su sitio, al tiempo que evita la formación de placa sobre el diente previniendo la caries. Los brackets ahora son más pequeños y estéticos. Llevan una ranura (slot) que cruza el diente a lo ancho, con una angulación diferente en cada diente. Los brackets pueden ser pequeños de 0,018’’ o más grandes de 0,022”. Por último, los arcos dentales pueden estar hechos de acero inoxidable, de cobalto-cromo-niquel o de niquel-titanio.

Entre los tipos de brackets distinguimos los metálicos, que son los más usados y conocidos ya que usan gomas que fijarán el alambre metálico para alinear los dientes, los dorados, con un aspecto más estético ya que tienen una base de acero inoxidable bañados en oro, los transparentes cerámicos, que son muy estéticos porque se ven muy poco y usan unas abrazaderas del color del diente para la fijación, los estéticos de zafiro, de gran calidad lo que hace que no se noten, ni se ensucien, ni se tiñen, los autoligables, más rápidos y sin necesidad de gomas y los linguales, que son los más estéticos porque se pegan en la cara interna de los dientes y son invisibles, por lo que no se ven desde fuera.

Imagen de Flickr


Medicamentos, Salud y Bienestar · Escrito por el 29/03/18

Comentarios desactivados en ¿Qué son los aparatos dentales fijos y qué tipos hay?

Protectores bucales: cuál elegir para el bruxismo

Dentro de las diferentes opciones orientadas a paliar el Bruxismo los protectores bucales pueden ser una medida de efecto rápido y eficaz.

No existe una cura universal para el Bruxismo. No hay unanimidad en los diferentes tratamientos que se pueden emplear para paliar esta dolencia, sin embargo, en lo que sí existe cierta unanimidad es que los protectores bucales pueden ser eficaces.

Qué tener en cuenta al elegir un protector bucal para Bruxismo

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la dentadura de cada persona es diferente a la de otra. Esto es importante, ya que dentro de los protectores bucales encontraremos dos grandes grupos: los fabricados a medida y los estándar más o menos adaptables.

Obviamente, los protectores personalizados ajustados a la dentadura del paciente son más indicados. Esto no quiere decir que no podamos encontrar protectores estándar adecuados. Se trata de buscar y comparar entre opciones.

Por supuesto, estos dispositivos solo debemos adquirirlos en farmacias o a través de especialistas. Una mala posición o una mala pieza pueden ser fuente de muchos problemas futuros en la salud bucal.

A la hora de elegir es básica la colocación correcta de los dientes. Por ello es importante revisar a fondo las posibles imperfecciones o simplemente la mala colocación de una de las piezas dentales. Esto debe ser motivo de rechazo del dispositivo.

Cómo debe funcionar el protector

Hay que tener en cuenta que estos protectores van a funcionar a modo de amortiguador entre las fuerzas del contacto de los dientes. De lo que se trata es no sólo de evitar el rechinar de los dientes, también el roce e inevitable desgaste.

Por otro lado, el disipar esta tensión del roce el protector también va a ayudar a evitar la sobrecarga muscular en la mandíbula, otro de los problemas habituales de quién sufre Bruxismo.

También es importante saber que los protectores bucales se utilizan generalmente de noche, mientras se duerme que es uno de los momentos en los que más se produce el rechinar de dientes al perder el control del mismo. En cualquier caso, también se pueden utilizar de manera puntual durante el día cuando, en situaciones de ansiedad o estrés, comienza a molestar el roce de los dientes.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 08/06/17

Comentarios desactivados en Protectores bucales: cuál elegir para el bruxismo