Protectores bucales: cuál elegir para el bruxismo

Dentro de las diferentes opciones orientadas a paliar el Bruxismo los protectores bucales pueden ser una medida de efecto rápido y eficaz.

No existe una cura universal para el Bruxismo. No hay unanimidad en los diferentes tratamientos que se pueden emplear para paliar esta dolencia, sin embargo, en lo que sí existe cierta unanimidad es que los protectores bucales pueden ser eficaces.

Qué tener en cuenta al elegir un protector bucal para Bruxismo

Lo primero que hay que tener en cuenta es que la dentadura de cada persona es diferente a la de otra. Esto es importante, ya que dentro de los protectores bucales encontraremos dos grandes grupos: los fabricados a medida y los estándar más o menos adaptables.

Obviamente, los protectores personalizados ajustados a la dentadura del paciente son más indicados. Esto no quiere decir que no podamos encontrar protectores estándar adecuados. Se trata de buscar y comparar entre opciones.

Por supuesto, estos dispositivos solo debemos adquirirlos en farmacias o a través de especialistas. Una mala posición o una mala pieza pueden ser fuente de muchos problemas futuros en la salud bucal.

A la hora de elegir es básica la colocación correcta de los dientes. Por ello es importante revisar a fondo las posibles imperfecciones o simplemente la mala colocación de una de las piezas dentales. Esto debe ser motivo de rechazo del dispositivo.

Cómo debe funcionar el protector

Hay que tener en cuenta que estos protectores van a funcionar a modo de amortiguador entre las fuerzas del contacto de los dientes. De lo que se trata es no sólo de evitar el rechinar de los dientes, también el roce e inevitable desgaste.

Por otro lado, el disipar esta tensión del roce el protector también va a ayudar a evitar la sobrecarga muscular en la mandíbula, otro de los problemas habituales de quién sufre Bruxismo.

También es importante saber que los protectores bucales se utilizan generalmente de noche, mientras se duerme que es uno de los momentos en los que más se produce el rechinar de dientes al perder el control del mismo. En cualquier caso, también se pueden utilizar de manera puntual durante el día cuando, en situaciones de ansiedad o estrés, comienza a molestar el roce de los dientes.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 08/06/17


¿Sufres bruxismo y no lo sabes?

Si aprietas muchos los dientes y te rechinan o sientes dolor en las placas dentales puede que sufras bruxismo y la mejor manera de tratarlo es visitar a un médico.

¿Sufres bruxismo y no lo sabes?

Cuando hablamos de bruxismo nos referimos al rechinar involuntario de los dientes sin un propósito. Este gesto puede provocar dolor de cabeza, de los músculos de la mandíbula, cuello y oído, amén de un desgaste en los dientes. Normalmente, aparece sobre los 20 años y desaparece sobre los 40. Generalmente, aparece como consecuencia de un estado de ansiedad y no tiene nada que ver con parásitos intestinales.

Para saber si tenemos bruxismo debemos preguntarnos si nos duele la mandíbula, uno de los grandes síntomas, dolores fáciles, de cabeza, oídos y hasta cuello. Cuando sospechemos que podemos padecer esta enfermedad debemos acudir al dentista que hará un diagnóstico con una simple revisión al comprobar si los dientes están desgastados y el esmalte fracturado.

A la hora de clasificar el bruxismo tenemos que tener en cuenta varios factores:

  • ¿Cómo rechinan los dientes? Si dañan el cuello de los dientes, afectan a los premolares, sobre todo, y suele provocar cefaleas es bruxismo céntrico. Si por el contrario daña el borde incisal y oclusal, con desgastes coincidentes que afectas a los incisivos se trata de bruxismo excéntrico. Hay que tener en cuenta que pueden coincidir ambos.
  • ¿Cuándo rechinan los dientes? Si sucede mientras el paciente está dormido se denomina bruxismo del sueño, mientras que si pasa cuando está despierto, generalmente en momentos de estrés, se llama bruxismo de vigilía.
  • ¿Cuánto rechinan los dientes? Es decir, como es el hábito. Se considera de grado 1 si no es agresivo, se denomina incipiente, y se reproduce por un corto periodo de tiempo. Si, por el contrario, ha aparecido la ansiedad y la reproducción es inconsciente se denomina que ya es de grado 2, como un hábito establecido, pero que puede ser reversible. Por último, se denomina de grado 3 o hábito poderoso cuando la reproducción es constante hasta en ámbitos cómodos. Las lesiones en los dientes son considerables.

Por lo general, en los primeros episodios se suele aconsejar tratar los trastornos de ansiedad, aunque no suele ser fácil este tratamiento ya que son episodios de los que el paciente no es consciente. De hecho, los primeros en detectarlo suelen ser los dentistas en el desgaste exagerado de los dientes.

Para tratar el bruxismo se puede usar una férula dental protectora para ayudar a reducir el rechinar de los dientes. Este tratamiento está relacionado con el riesgo de lesión dentaria y su posible afección muscular. Otro tratamiento son las férulas oclusales, que trata el síntoma y no la causa. El paciente la puede usar de día o de noche, salvo en los casos más intensos de bruxismo que se recomienda para las 24 horas. Por último, también se puede superar el bruxismo con relajación, incluyendo biorretroalimentación, autohipnosis y otras terapias alternativas con el fin de eliminar el nerviosismo, el estrés y la ansiedad.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 29/12/16


Cómo afecta a tu cuerpo el no cepillarte los dientes

Un 12% de los españoles no se cepilla los dientes a diario, mientras que un 2,3% no lo realiza nunca. Estos datos se extraen de la Encuesta sobre la Salud Bucodental realizada por el Consejo de Dentistas en 2010.

Cómo afecta a tu cuerpo el no cepillarte los dientes

La salud de nuestra boca resulta más importante de lo que nos imaginamos, llegando en algunos casos a provocar ciertos fallos en el organismo o incluso enfermedades. El odontólogo Mark S. Wolf se ha planteado dar respuesta a las consecuencias que tendría no limpiar la boca durante varios periodos de tiempo.

Después de un día sin cepillarse se acumula una capa fina de placa que sirve como depósito de bacterias en la zona externa de los dientes. Esto no resulta demasiado grave, pero al cabo de un par de días la suciedad y los gérmenes darían lugar también al mal aliento.

Cuando transcurra una semana sin lavar los dientes, la capa de placa será mucho más gruesa y empezará a oler. Además, empezará a desarrollarse la gingivitis, que es una dolencia que provoca la inflamación de las encías. Sólo con tocar esa zona empezaría a sangrar. Si la falta de higiene se prolonga durante un mes, las bacterias que habitan en la boca se habrán apoderado de ella y empezarán el proceso de descomposición. Las encías seguirán inflamadas y las posibilidades de sufrir una caries se incrementarán casi de inmediato al probar cualquier alimento dulce. También aparecerán una serie de puntos blancos en los dientes que se producen por una descalcificación del esmalte. Es uno de los principales síntomas del abandono de los dientes.

A medida que pase el tiempo los daños serán mayores. Cuando se alcance el año sin limpiar la dentadura lo más probable es que aparezcan caries y agujeros en los dientes, sobre todo cuando se consumen muchos productos dulces. La inflamación de las encías irá en aumento y pasarán a tener un tono más oscuro.

Las consecuencias de todo esto irán creciendo a medida que se tengan más años. Los jóvenes sufrirán inflamación de las encías y alguna caries, pero en el caso de los mayores de 50 años podrían verse afectados con la caída de las piezas.

Un estudio desarrollado por la University College de Londres desveló que la mayoría de los futbolistas profesionales sufren problemas graves en las encías, erosiones dentales y caries activa. La salud de su boca también influirá de manera negativa sobre el rendimiento de estos deportistas, con un gran impacto sobre su calidad de vida. Por eso es muy importante tener un seguro dental como el que nos ofrece Aegon.

También te puede interesar:

Qué pruebas dentales cubre la Sanidad Pública

Implantes dentales

Cepillo eléctrico vs irrigador: cuál elegir en cada caso

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 25/02/16


Implantes dentales

A la hora de colocarte unos implantes dentales siempre tendrás dudas sobre el coste que tendrá. Resulta complicado dar una respuesta concreta ya que éste puede variar en función de una serie de variables como pueden las clínicas, las ciudades, la calidad del implante o los procedimientos adicionales que se puedan requerir para realizar el procedimiento con una serie de garantías.

Implantes dentales

El precio puede oscilar entre los 1.000 y los 2.000 euros por implante, en donde el implante serían unos 500 euros aproximadamente y la corona o prótesis entre los 500 y 700 euros. A este precio también se le podría sumar el coste de los posibles tratamientos, las radiografías, el proceso de restauración y en ocasiones hasta el injerto de hueso cuando el paciente no dispone de la suficiente base ósea para poner el implante.

Hay que decir, además, que no todos los implantes son iguales, ya que varían en función de su forma, diseño y las marcas comerciales. Cuando acudas a tu dentista intenta que te dé un presupuesto lo más ajustado posible a la realidad. Los implantes de alta gama, que son los de más calidad, rondan entre los 1.000 euros que te mencionábamos antes, pero infórmate sobre todo lo que incluye el precio o si te van a cobrar por partes los tornillos, pilares fresables y otros complementos. El implante también cuenta con un pilar de cicatrización que puede cobrarse el mismo día de la intervención o cuando ya se encuentre cicatrizado.

Ten cuidado cuando te encuentres con aquellas ofertas de implantes dentales donde te los ofrecen por 500 euros, ya que lo más probable es que no tengan una calidad adecuada o te empiecen a cobrar por partes el resto del tratamiento.

Si tiene algún tipo de duda sobre si el seguro cubre este tipo de tratamientos lo mejor es que se ponga en contacto con ellos y le den las pertinentes indicaciones sobre la cobertura de su póliza. Existe el caso de algunas compañías de seguros que ofrecen el reembolso parcial del tratamiento, pero todo dependerá de la póliza que se tenga.

También existe la posibilidad de que en el seguro le ofrezcan algún tipo de financiación a través de una entidad financiera. Lo ideal es que la aseguradora corra con el gasto de toda la cirugía y tú puedas respirar sin agobios a la hora de afrontar estos implantes dentales. Consulta también con las clínicas la posibilidad de pagar a plazos.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 30/07/15


Caries en los pequeños ¿Hasta qué punto son normales?

Tenemos claro que tanto para niños como para adultos la caries es uno de los principales problemas de salud bucodental. Sin embargo, existe una cierta tendencia a pensar que estamos ante un padecimiento más o menos esperable y relativamente normal, que incluso los pequeños han de padecer tarde o temprano: obviamente esto es un error.

Caries en los pequeños ¿Hasta qué punto son normales?

La caries, como ya sabemos, es un padecimiento en el cual vamos a encontrar un rasgo característico, la acción de las bacterias sobre los dientes que causa esos puntos negros que podemos advertir incluso a simple vista. Con el paso del tiempo la acción de estas bacterias va perforando la superficie del diente hasta llegar al nervio, momento en el que los dolores y el padecimiento aumenta de manera ostensible.

En el caso de los pequeños el alto consumo de azúcares en las dietas genera la aparición de la caries incluso a partir de edades como los dos años. Esto tiene que ver también con el hecho de permitir a los niños el consumo de refrescos, dulces, fritos, etcétera, desde el aparecimiento de sus dientes temporales, con lo cual, adelantamos en el tiempo el proceso de acción de las bacterias.

Es un hecho comprobado que a mayor nivel de consumo de edulcorantes y ácidos presentes en los productos procesados (muy consumidos por los niños) mayor nivel de probabilidad de sufrir caries, por tanto, aunque no es un hecho infrecuente, como vemos no debiera ser una afección considerada como normal o inevitable ya que tiene unos detonantes claros.

Prácticamente la totalidad de los problemas bucodentales ocasionados por la caries en los niños tienen que ver con una mezcla de lo anterior, de la alimentación en unión a un mal control dental, es decir, no acudir con la regularidad necesaria al dentista. En el caso de los adultos, es prácticamente el 100% de las personas que mantienen una consulta irregular con su dentista las que acaban acudiendo con dolores y molestias incluso más graves. No en vano, las últimas etapas de la caries provocan dolores agudos y derivan en la pérdida de piezas dentales, ya que obligan a la extracción de las mismas como solución. Obviamente la solución de la extracción es una última opción, ya que nuestros dientes son necesarios.

Por tanto, control de la alimentación y control sanitario acudiendo regularmente al dentista: estas dos armas son fundamentales para combatir la caries infantil, y, por extensión una buena salud bucodental desde niños que, combinada con unas buenas prácticas higiénicas, servirá y mucho al futuro adulto para la salud de sus dientes y de su boca.

Imagen de Flickr



Qué alimentos dañan tus dientes y cuáles los fortalecen

Si la prevención es muy importante en todos los aspectos de la vida, cuando hablamos de la salud de nuestros dientes la prevención resulta simplemente fundamental. En la salud bucal la higiene es el elemento clave de la prevención. Sin embargo, no debemos olvidar que existen alimentos que pueden ser perjudiciales para nuestros dientes, aunque también existen otros alimentos que resultaron beneficiosos.

Qué alimentos dañan tus dientes y cuáles los fortalecen

No se alarme, el listado de alimentos dañinos no incluye realmente elementos básicos para una dieta saludable, aunque sí algunos alimentos comunes como el café o las bebidas con gas.

Los alimentos dañinos

Obviamente, los peores enemigos de la dentadura son aquellos alimentos que puedan contribuir a la formación de caries, de bacterias o a las manchas de los dientes, en mayor o menor medida existe un listado amplio de estos alimentos aunque los siguientes se encontrarían entre los más dañinos:

Café y Té

Las manchas de café de los dientes, ocasionadas a largo plazo, presentan la particularidad de ser más persistentes y difíciles de erradicar incluso que las del tabaco, consideradas éstas una de las manchas más difíciles de limpiar.

Por su parte, existen determinados tipos de Té que incluso pueden llegar a manchar más que el café. Las diferentes variedades de Té negro poseen un alto contenido de taninos, una sustancia que mancha los dientes con facilidad. La tendencia a utilizar los Tés de hierbas limita el impacto de las manchas pero, por sus propias características, puede aumentar el nivel de daño al esmalte incluso más que el Té negro.

Los cítricos

Aquí estamos ante un conflicto importante. Y es que los cítricos deben estar presentes en una dieta equilibrada y saludable, ya que su aporte de nutrientes y vitamina C es muy importante. Sin embargo, el ácido que presentan las frutas cíclicas no es tan bueno para los dientes.

Dentro de los cítricos más comunes, los más dañinos para los dientes podrían considerarse el limón o el pomelo, mientras que la naranja pasa por ser uno de los cítricos con menos contenido de ácido.

Caramelos

Desde luego son un gran placer, pero son tremendos enemigos de los dientes. Si hablamos de los caramelos masticables veremos que los restos que pueden quedar adheridos a los dientes acaban generando bacterias que queman el azúcar y lo convierten en ácido, eliminando la protección del esmalte y por tanto fomentando la caries.

No obstante, tampoco pensemos que los caramelos duros son la solución, ya que aunque efectivamente no dejan restos al mismo nivel que los masticables el proceso en el que se deshacen en la boca es un largo y da tiempo de sobra a la bacteria producir ácido, a todo esto hay que sumar los caramelos cítricos y azucarados como los más dañinos.

Bebidas Gaseosas

Otro gran enemigo de la dentadura. Por un lado tenemos el alto contenido de azúcar que habitualmente presentan estas bebidas y que contribuye a la formación de caries, y por los ácidos que estas medidas pueden presentar resultados más dañinos que el azúcar. Debemos tener en cuenta que incluso aquellas bebidas gaseosas dietéticas (que contienen menos azúcar o sustitutivos) pueden acabar con el tiempo dañando el esmalte de los dientes.

Los alimentos beneficiosos

Como decíamos al comienzo, también existen alimentos que aportan beneficios para nuestra salud dental, vamos a repasar alguno de ellos entre los principales.

El agua

El agua ayuda a lavar el ácido y el azúcar que queda depositado los dientes, sólo por esto ya estamos ante un gran aliado de la salud dental, pero, además, el mineral que el agua posee resulta un eficaz protector contra el deterioro del esmalte dental.

Alimentos con fibra

Los alimentos que presentan una gran cantidad de fibra, como por ejemplo los vegetales verdes, no sólo son muy buenos aliados en la lucha contra el colesterol, también son eficaces aliados en la salud dental, ya que requieren un masticado superior al de otros alimentos ayudando a limpiar los dientes tanto por rozamiento como por la producción de la saliva que, del mismo modo que el agua, ayuda a lavar el ácido y el azúcar depositado los dientes.

Lácteos

Aunque a lo largo del tiempo se han tenido diversas posturas al respecto hoy en día se da por bueno que el consumo de lácteos como fuente esencial de calcio resultan muy importantes para una dentadura saludable. Debemos recordar que el calcio no sólo nos ayuda cara al fortalecimiento de nuestros huesos sino que también ayuda a mantener un esmalte dental más fuerte y resistente.

Imagen de flickr



Los mejores consejos para el cuidado de nuestros dientes

Los dientes están recubiertos de un revestimiento duro llamada esmalte. Cada día, una fina película de bacterias llamada placa dental se acumula en los dientes. Las bacterias de la placa producen ácidos que pueden empezar a dañar el esmalte. Con el tiempo, los ácidos pueden provocar un agujero en el esmalte. El cepillado y el hilo dental pueden proteger contra las caries, pero una vez que pasa de ser una cavidad superficial, un dentista tiene que arreglarlo.

Los mejores consejos para el cuidado de nuestros dientes

Puedes proteger tus dientes de las caries usando pasta de dientes con fluoruro. Si estas dentro de un grupo de riesgo (por ejemplo, si tomas algún medicamento que produzca una disminución en la cantidad de saliva), es posible que necesites más fluoruro que una persona normal. Tu dentista o higienista dental te puede dar un tratamiento de fluoruro durante una visita rutinaria. O bien, el dentista te puede recomendar el uso de un gel de fluoruro o un enjuague bucal en casa.

Las enfermedad de las encías comienza cuando la placa se acumula a lo largo y por debajo de la línea de las encías. Esta placa causa infecciones que dañan las encías y los huesos que sostienen los dientes. A veces, la enfermedad de las encías hace que las encías estén más sensibles y sean más propensas a sangrar. Este problema, llamado gingivitis, a menudo se puede solucionar mediante el cepillado diario y la limpieza con hilo dental.

Una forma más grave de la enfermedad de las encías, llamada periodontitis, necesita ser tratada por un dentista. Si no se trata, esta infección puede arruinar los huesos, las encías y otros tejidos que soportan los dientes. Con el tiempo, los dientes puede que tengan que ser eliminados.

Para evitar enfermedades de las encías:

  • Cepilla tus dientes dos veces al día con pasta dental con fluoruro.
  • Usa el hilo dental una vez al día.
  • Visita periódicamente a tu dentista para un chequeo y para comprobar la limpieza.
  • Come una dieta bien equilibrada.
  • Deje de fumar. Fumar aumenta el riesgo de enfermedad de las encías.

Para conseguir limpiar e higienizar nuestros dientes, nuestras encías y nuestra boca en general hay manera correcta de cepillarse y usar el hilo dental.

  • Cepilla suavemente tus dientes por todos lados con un cepillo de cerdas suaves y usa pasta de dientes con fluoruro.
  • Usa pequeños movimientos circulares y movimientos cortos hacia atrás y hacia adelante.
  • Tómate tu tiempo para cepillarte cuidadosa y suavemente a lo largo de la línea de las encías.
  • Cepilla ligeramente la lengua para ayudar a mantener tu boca limpia.

Las personas con artritis y otras condiciones que limitan el movimiento de la mano puede que les resulte  difícil de sostener y usar un cepillo de dientes. Algunas ideas útiles son:

  • Utiliza un cepillo de dientes eléctrico o con pilas.
  • Compra un cepillo de dientes con un mango más grande.
  • Añade al mango del cepillo una banda elástica ancha que te permita agarrar con fuerza el cepillo .

También es necesario para limpiar alrededor de los dientes usar hilo dental todos los días. El hilo dental utilizado de forma cuidadosa despega la placa y los restos de comida que el cepillo no puede alcanzar. Asegúrate de enjuagarte bien después de usar el hilo dental.

Visita a tu dentista si el cepillado o el uso del hilo dental hace que tus encías sangren o tienes sensación de dolor. Si tienes problemas para usar el hilo dental, un soporte para hilo dental puede ayudar. Pregunta a tu dentista para que te enseñe la forma correcta de usar el hilo dental.

Imagen: Galería Flickr Sivesh Kumar


Salud y Bienestar · Escrito por el 01/07/13


Las mejores fuentes de calcio

El calcio participa y desempeña una gran cantidad de funciones en el cuerpo humano. Forma parte de huesos y dientes, participa activamente en la contracción muscular, es un facilitador de la transmisión nerviosa, además de participar en la coagulación de la sangre y en el intercambio de sustancias que se produce en cada una de nuestras células.alimentos con calcio

Un hombre de 70 kilogramos almacena en su cuerpo entre 1-1,5 kilogramos de calcio, donde el 99% se encontrará formando los huesos y los dientes y el resto circula por el torrente sanguíneo dirigiéndose a los distintos tejidos donde desempeñará algunas de las funciones que hemos visto.

Los niveles de calcio en sangre deben mantenerse constantes y así este podrá desplazarse hasta los distintos destinos metabólicos donde desempeñe su función. Si el calcio aportado por la dieta no es el suficiente, nuestro cuerpo reacciona movilizando las reservas de este que como sabéis se encuentran mayoritariamente en el tejidos óseo. Si esto ocurre durante mucho tiempo, la movilización continua de calcio desde los huesos puede debilitar la estructura de estos provocando  a largo plazo una de las enfermedades más comunes del siglo XXI en mujeres postmenopáusicas, la osteoporosis.

Los nutrientes que ingerimos con los alimentos no se absorben al 100% en el intestino si no que estos se absorben en función de diferentes factores que, o bien aumentan su absorción o bien disminuyen su absorción. Por ejemplo se da la circunstancia que un pH ácido, la presencia de lactosa, la vitamina D y las proteínas aumentan y mejoran el porcentaje de calcio absorbido en la dieta. Tan importante es para el desarrollo corporal que aportemos una cantidad suficiente de calcio que nuestro cuerpo es capaz de aumentar nuestra capacidad de absorción cuando aumentan las necesidades, como puede ocurrir durante el crecimiento la lactación y la gestación y cuando el aporte de este por los alimentos es menor al requerido. Peor también existen factores que disminuyen su porcentaje de absorción, por ejemplo sustancias como el ácido oxálico, presente en alimentos como espinacas,  cacao, acelga, remolacha hervida  y café, y el ácido fítico presente en la fibra alimentaria disminuyen y dificultan nuestra capacidad para absorber este nutriente.

Las fuentes más importantes de calcio son sin duda la leche y sus derivados, además de vegetales de hoja verde, sin embargo, no podemos basar nuestra ingesta mayoritaria de calcio en este tipo de alimentos precisamente por la presencia conjunta de ácido oxálica que dificulta en gran medida la absorción de este a nivel intestinal.

La mayor proporción de Calcio se encuentra en el queso curado, seguido del queso semicurado, queso fresco, yogur y la leche, tras estos legumbres, pescado, frutos secos, huevos  pan verduras y hortalizas, con el problema que comentamos y por último frutas y hortalizas.

Como fuentes alternativas a la leche de vaca, podemos utilizar leche de arroz enriquecida con calcio de algas, la leche de almendras, la leche de soja, las sardinas en conserva que mantienen la espina por lo que estaríamos ingiriendo gran cantidad de calcio, el sésamo, hierbas aromáticas como albahaca, el tomillo, la salvia, la canela, el romero, etc., también frutos secos como almendras, avellanas e higos secos, por ejemplo media docena de higos contienen el mismo calcio que un vaso de leche o 20 almendras contienen el mismo calcio que medio vaso de leche.

La mejor recomendación es que mantengamos una dieta variada en cada uno delos grupos de alimentos, manteniendo una ingesta diaria de lácteos y derivados lácteos que junto con la realización de actividad física diaria va a facilitar que nuestros huesos crezcan sanos y fuertes y que no tengamos problemas ni a corto ni a largo plazo.

Imagen – Salim Virji en Flickr



Alimentos que oscurecen los dientes

Las tinciones dentales son alteraciones de la coloración original y natural del diente causados por diversos motivos, tales como los hábitos alimenticios o costumbres poco saludables que afectan químicamente al diente. El color de los dientes es un tema al que cada vez la sociedad presta más atención y ésta empieza a demandar más servicios de blanqueamientos dentales con fines estéticos.

Alimentos que oscurecen nuestros dientes

Básicamente los cambios de color de un diente los podemos dividir en dos grandes grupos, las tinciones intrínsecas y las tinciones extrínsecas.

Las primeras, las tinciones intrínsecas son aquellas en donde la sustancia que pigmenta se encuentran en el interior del diente o forma parte de la estructura interna del tejido. Pueden ser permanentes o transitorias y además pueden aparecer de forma generalizada, afectando toda la dentición, o bien aisladamente, afectando a un solo diente.

Existen ciertas enfermedades sistémicas, como alteraciones hepáticas, hemolíticas, metabólicas o endocrinas que pueden dar lugar a pigmentaciones en los dientes. El tratamiento de este tipo de pigmentaciones suele ser nulo ya que en la mayoría de los casos afecta a la dentición temporal, si afecta a dentición permanente se pueden realizar blanqueamientos mas o menos agresivos según el tipo de pigmentación.

Puede ocurrir que la pigmentación se produzca por una malformación del tejido dental, lo que en medicina se califica como displasia. El tratamiento de estos desórdenes estructurales va a depender del aspecto y gravedad de los mismos.

Las tetraciclinas y otros antibióticos o fármacos pueden dar lugar a distintos tipos de manchas. En función del grado de afectación se puede recurrir o bien al blanqueamiento o bien al uso de coronas.

La afectación por fluorosis se produce por un exceso en la ingesta del ión flúor durante el proceso de formación de los dientes. El tratamiento de la tinción por fluorosis dependerá de nuestra demanda estética como pacientes.

El aporte insuficiente de sustancias o vitaminas implicadas en la formación del esmalte y la dentina durante la odontogenesis, como las vitaminas A, C, D, fósforo o calcio, pueden provocar la aparición de problemas estructurales que se manifiestan con cambios de coloración en los dientes.

A pesar de que los dientes son altamente resistentes al cambio de temperatura cuando el calor excede ciertos grados, se produce un cambio de color tanto en el esmalte como en la dentina.

Como os comentaba al principio, existen otro tipo de tinciones, en este caso las calificaremos como tinciones extrínsecas, es importante saber que para que las tinciones extrínsecas se produzcan en necesario que previamente se haya formado sobre la superficie dental la película adquirida o que existan restos de la membrana de Nashmith. Sin esta estructura proteínica previa es imposible que se produzca el depósito de pigmentos.Algunas de las sustancias que pueden producir este tipo de tinciones son alimentos y el tabaco.

Alimentos (café, té, vino, cola, etc….): dentro de las tinciones por alimentos tenemos dos grandes grupos, las manchas poco duraderas y las permanentes aunque extrínsecas. El primer grupo no nos resulta interesante, ya que con un simple cepillado desaparecen. Pero dentro del segundo grupo son varios los alimentos que condicionan tinciones, algunos de consumo habitual como el café té, vino, cola, etc.

Tabaco: otro factor a considerar es el hábito de fumar, ya sea cigarrillos, puros o pipa. Son varios los estudios que demuestran cómo existe una clara diferencia entre la presencia de tinciones en los dientes de los fumadores y los no fumadores, de forma que, mientras que en los fumadores el 28% presentan tinciones, en el grupo de no fumadores tan sólo el 15% las presentaban.

Ambos tipos, tanto las tinciones intrínsecas como las extrínsecas a su vez pueden ser permanentes o transitorias, en función de la duración de la tinción.

Imagen: Galería Flickr Sabanna


Noticias, Salud y Bienestar · Escrito por el 19/01/13