Ventajas de juntar tu seguro de vida con tu pareja

Juntar los seguros de vida tuyo y de tu pareja tiene algunas ventajas que es importante conocer. La más importante es que puede doblar el capital garantizado.

Tener un seguro de vida siempre es una buena opción porque nunca se sabe qué puede pasar y así aseguras el futuro de tu pareja o de tu familia. De hecho, por definición un seguro de vida es un seguro que cubre el riesgo de muerte, supervivencia o incapacidad. Cubre riesgos que pueden afectar a la existencia, integridad o salud de las personas, pero para que sea efectivo debe formalizarse con un contrato. En una vuelta de tuerca más se empieza a sonar el seguro de vida para parejas que tiene una cobertura especial donde si fallecen los dos miembros de la pareja a la vez los beneficiarios (hijos, sobrinos o quien sea) reciben el doble de indemnización por cada miembro de la pareja fallecidos. Es decir, el beneficiario recibiría el doble del capital contratado. Sin duda es la gran ventaja de este tipo de seguros de vida.

Además, es importante destacar que el doble de capital se puede contratar tanto en la cobertura de fallecimiento como para la de invalidez y se podría firmar como una cobertura adicional que los diferencia de un seguro de vida básico. De hecho, los capitales contratados para dichas garantías, fallecimiento y/o invalidez por causa accidental) se contratan por los mismos capitales que las garantías de fallecimiento o invalidez por cualquier otra razón. Además, se puede contar con el triple capital, referido en este caso al accidente de circulación tanto en los casos de fallecimiento o invalidez.

Este tipo de póliza sí tiene algunas reivindicaciones como los accidentes anteriores, aunque los efectos se manifiesten después, las autolesiones, suicidio o tentativas o provocado por drogas o consumo de alcohol. Tampoco cubre hechos derivados de conflictos armados, la práctica como profesional de cualquier deporte, navegación o si el fallecimiento tiene lugar después de 365 días después del accidente.

Cada compañía tiene un tipo de seguro de vida para las parejas. Por ejemplo Zurich tiene una modalidad de seguro destinado a parejas que está dirigida a los dos miembros. De esta manera, la familia queda protegida en caso de que alguno de los miembros de la pareja muera. Este producto garantiza el capital contratado en caso de fallecimiento o invalidez absoluta y se completa con otras garantías como anticipar el capital asegurado si es diagnosticado de una enfermedad grave.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 07/11/17


Cuánto puedes ahorrar si contratar el seguro de vida al margen del de la hipoteca

Cuando decimos que una hipoteca con el banco es como un matrimonio no lo hacemos sólo porque los préstamos sean a 35 años vista, también por el compromiso más allá de la hipoteca. A la hora de conceder un préstamo hipotecario el banco va buscar la máxima vinculación. En otras palabras, que contratemos muchos productos financiers. Quienes ya están hipotecados lo tienen muy claro.

Planes de pensiones, fondos de inversión , cuenta nómina y todo tipo de seguros nos ayudarán a reducir el diferencial que pagamos en la hipoteca. Es decir, cuanto mayor sea la vinculación, mejores serán las condiciones del préstamo. Además, hay tres productos que son prácticamente condición sin e qua non para que nos concedan la hipoteca: domicilar la nómina, el seguro de hogar (obligatorio en su versión de seguro de incendios) y el seguro de vida vinculado a la hipoteca. Este último es una lógica protección que el banco busca en caso de que haya algún problema.

Antes de dar el “sí quiero” conviene hacer números. Y es que como punto de partida los seguros de vida del banco son un 48,3% más caros que los de una aseguradora según un estudio elaborado por Global Actuarial. La consultora utilizó para este supuesto un capital de 120.000 euros con coberturas por fallecimiento e invalidez permanente. Como media, el seguro de vida con el banco costará 622 euros por los 420 euros de media con la aseguradora.

Estas cifras ya ponen de relieve que el seguro de vida del banco puede no ser la mejor opción. Si además se trata de un seguro de vida vinculado a la hipoteca, la balanza se decanta todavía más a favor de las compañías de seguro. El motivo es que este tipo de pólizas suelen ser ligeramente diferentes de las tradicionales de vida. Para empezar pueden incluir al banco como beneficiario del seguro, cuyo importe se destinaría a liquidar el remanente de la hipoteca.

Además,  la evolución de la prima puede no siempre ser la idónea. Para entenderlo mejor, con cada año que pasa la cantidad contratada será menor ya que poco a poco se irá pagando la hipoteca. Esto debería tener un impacto sobre el precio del seguro de vida vinculado, que debería mantenerse o evolucionar a la baja. Es fácil que si preguntamos en el banco nos comenten que la prima sube porque nos hacemos mayores. La edad influirá, lógicamente, en el precio del seguro, pero este efecto debería contrarrestarse con la menor cuantía del préstamo.

Por último, existe una práctica muy extendida entre los bancos: financiar también el seguro de vida con una prima única e incluirla en el montante total de la hipoteca. Esto consiste en sumar el montante del seguro de vida dentro del préstamo hipotecario por el total durante toda la vida de la hipoteca o los primeros años. La entidad hablará de la comodidad de dividir el pago del seguro en pagos mensuales que, además, se incluyen en la hipoteca. No hay que dejar engañarse. Al hacer eso, nos están prestando más dinero y, por lo tanto cobrar más intereses.

A esto hay que añadir que los bancos cargan suculentas comisiones sobre los productos que venden, sean propios o de otras aseguradoras. Contratar directamente es más barato.

Si no queremos pagar de más por el seguro de vida vinculado a la hipoteca hay dos cosas que podemos hacer:

Comparar precios con otros seguros. ¿Quieres saber si pagas demasiado? Lo primero será saber cuánto te costaría un seguro al uso. En este enlace puedes calcular tu precio para un seguro de completo y flexible.

Renegocia cada año la renovación de tu seguro de vida. No tengas miedo a acudir al banco y pedirles que te rebajen la prima del seguro vinculado. Recuerda que los bancos son muchas veces mediadores y que trabajan cargando una comisión sobre el seguro. Es fácil que puedan rebajarla.

Para terminar, si quieres cambiar tu seguro, no olvides que debes avisar por lo menos con dos meses de antelación al banco para que surja efecto.

Imagen de Flickr


Noticias · Escrito por el 31/10/17


PIAS por qué están de moda

Los PIAS no son un producto nuevo, pero sí uno de los que más fuerte está pisando en 2017. El motivo es un cambio de paradigma por parte de las entidades financieras para que deje de ser un producto enfocado solo al ahorro conservador.

Los PIAS son seguros de vida que están pensados para el ahorro a largo plazo y para complementar la pensión. Y es que los mayores beneficios se obtienen al rescatarlos cuando pasan por lo menos cinco años desde la primera aportación gracias a sus ventajas fiscales. Inicialmente fueron concebidos como productos de ahorro conservador, con las deducciones como principal arma comercial en lugar de un alto rendimiento. En otras palabras, el beneficio que ofrecían era limitado porque estaba garantizado en su totalidad o de forma parcial.

En el último año esta tendencia ha cambiado. En el mercado se pueden encontrar hoy en día PIAS volcados en la búsqueda de rentabilidad y en un ahorrador con un perfil más agresivo. Para ello invierten en cestas de fondos como lo haría, por ejemplo, una cartera de fondos perfilidad. En este sentido y al igual que con una cartera de fondos, dependerá de la pericia de los gestores lograr más o menos rentabilidad.

La siguiente tabla muestra un ejemplo de que una buena empresa puede lograr.

Esta rentabilidad, unido a las ventajas fiscales, son las que están impulsando el crecimiento de los PIAS. También ayuda la posibilidad de ir realizando aportaciones periódicas con cantidades reducidas. Y es que en muchos PIAS bastará con aportar 50 euros al mes, mientras que otros más exigentes pueden exigir cantidades cercanas a los 200 euros. Eso sí, también las ganancias serán mayores.

Estas inversiones recurrentes ayudan a canalizar mejor el ahorro y obtener una rentabilidad adecuada no sólo para el patrimonio acumulado, sino también para el ahorro mensual. Además, al ser periódicas las inversiones, se reduce el riesgo por el market timing o momento de entrada en el mercado. El motivo es que habrá momentos en los que el mercado esté alto y otros bajo, pero al ser aportaciones mensuales esto no tendrá tanta incidencia.

Todas estas características son las que hacen que los PIAS estén de moda y se hayan convertido en una alternativa a los planes de pensiones tradicionales e incluso a los fondos de pensiones a la hora de ahorrar de forma automática a largo plazo.

Imagen de Flickr


Noticias · Escrito por el 26/10/17


¿Cuánto dinero debo destinar a mis vacaciones?

Sin duda las vacaciones son una fuente de gasto muy importante, que afecta al conjunto de las finanzas personales durante todo el año. No siempre tenemos claro realmente cuánto dinero debemos destinar a las vacaciones, y esto debería ser una prioridad, ya que un mal cálculo en el gasto vacacional puede suponer una economía doméstica descompensada durante todo el resto del año.

No cabe duda que las vacaciones son importantes. Desde todos los puntos de vista, desconectar del estrés cotidiano y descansar de las labores profesionales resulta saludable. Sin embargo, para nuestro bolsillo esto no siempre es tan saludable.

A la hora de plantear unas vacaciones solemos tender a no resultar tan racionales en cuanto al gasto como con otras actividades. Por ejemplo, no nos plantearíamos la adquisición de un vehículo sin controlar hasta el más mínimo detalle relativo al gasto, es decir, accesorios, seguro, mantenimiento, valoraríamos incluso la posible devaluación futura del vehículo. Sin embargo, cuando calculamos unas vacaciones nos solemos centrar en dos grandes áreas de gasto: el alojamiento y el transporte, pero, se nos olvida que durante ese periodo de tiempo realizamos gastos añadidos, fundamentalmente relacionados con el ocio.

¿Cuánto dinero debo destinar a mis vacaciones?

Lo cierto es que no hay una cifra concreta y ni siquiera un porcentaje máximo de nuestro presupuesto que debamos asignar a las vacaciones. Por muy raro que pueda parecer, todo depende de las prioridades personales de cada uno y de donde quiera destinar su dinero.

Sin embargo, sí que hay dos factores a tener cuenta y que limitarán efectivamente el dinero de las vacaciones. El primero es que para poder irnos de vacaciones con la conciencia tranquila, deberemos dejar los deberes hechos, es decir, tendremos que tener nuestras finanzas en orden y al día. Si directamente desconocemos nuestros flujos de capital, gastos e ingresos, sería conveniente hacer un ejercicio de autocrítica y un mínimo estudio antes de gastar en vacaciones un dinero que quizás no tenemos o que podremos necesitar en un futuro inmediato.

El segundo punto tiene que ver directamente con el presupuesto personal y la partida de gastos de la que saldrá el dinero de las vacaciones. Este debe ser el dinero del ocio o de ahorros concretos, en función de cómo hayamos dividido el presupuesto. De esta forma, el capital que gastemos en vacaciones no podrá nunca superar el porcentaje que destinemos a estas partidas.

Con estos puntos claros, el dinero a gastar dependerá ya de nuestras preferencias. Si tenemos un presupuesto bien armado, estamos ahorrando a largo plazo para la jubilación y tenemos un buen colchón financiero, nada tiene por qué impedirnos gastar el 70, 80 e incluso el 90% del presupuesto en ocio de ahorros concretos en las vacaciones. Y además podremos hacerlo tranquilos, sabiendo que el resto de nuestro engranaje económico avala esta decisión.

Ya que el coste de unas vacaciones suele ser obligado y no puede obtenerse de una sola mensualidad, esto nos obligará a planificar anticipadamente cuánto dinero queremos gastarnos en estos días libres y muy seguramente también incentivará que tratemos de buscar opciones más económicas una vez elegido el destino para obtener un mayor rendimiento de nuestro dinero.

Un presupuesto para las vacaciones, la mejor respuesta posible

Si ya hemos valorado la importancia de un presupuesto doméstico como elemento central para controlar nuestras finanzas personales, parece interesante valorar la posibilidad de confeccionar un presupuesto a escala para nuestras vacaciones.

Y es que sin duda elaborar un presupuesto para las vacaciones puede ser una de las mejores respuestas a la hora de determinar cuánto dinero es el adecuado para este periodo vacacional.

En ese presupuesto en primer lugar podemos consignar el dinero que vamos a destinar de manera directa durante el resto del año para el ahorro orientado a las vacaciones. Es perfectamente factible, como hemos visto anteriormente, destinar una parte de nuestro ahorro precisamente a consolidar una cantidad orientada al gasto vacacional.

Partiendo de esa cantidad realizar un presupuesto es simple, calcula lo que te cuesta el alojamiento, calcula lo que te cuesta el transporte, calcula lo que te cuesta habitualmente la alimentación y súmale al menos un 20%, añade una cantidad razonable destinada a ocio, y añade también una cantidad destinada a imprevistos que en este caso se corresponden más como gastos extra que con los imprevistos tradicionales en el hogar.

Si eres capaz de realizar este ejercicio de previsión de gasto vas a obtener una cifra muy cercana a tu gasto vacacional. Ojo, esto sólo un ejercicio, si posteriormente no eres capaz de cumplir los índices de gasto que te has marcado, el presupuesto no vale absolutamente para nada. Por tanto debe ser un ejercicio realista de reflexión sobre tus hábitos a la hora de gastar en vacaciones.

Huye del crédito

Una vez hayas determinado la cantidad que necesitas y contrastado dicha cantidad con el dinero que dispones, podrás valorar realmente el tipo de vacaciones que te puedes permitir.

Un error muy frecuente es priorizar la necesidad de descanso, muy importante, a tu realidad económica, desafortunadamente más importante. Si el dinero no alcanza para unas vacaciones tradicionales lo cierto es que resulta mucho más inteligente buscar alternativas vacacionales a buscar financiación a crédito para tus vacaciones. La financiación a crédito para las vacaciones no deja de ser un pequeño exceso que va a repercutir en amortizaciones con intereses durante al menos una buena parte del resto del año.

Resulta mucho más interesante equilibrar tu economía, continuar ahorrando y poder asumir unas buenas vacaciones cada dos años que endeudarte de manera constante por financiar a crédito unas vacaciones anuales. Obviamente esto es cuestión de cada uno, pero el coste que asumirás a largo plazo por financiar esa cantidad de dinero va a ser muy elevado.

Imagen de Flickr


Noticias · Escrito por el 04/07/17


¿Por qué nos gastamos tanto dinero en el cumpleaños de nuestros hijos?

Los cumpleaños de hace 30 años y de ahora no tienen nada que ver. Son dos celebraciones completamente distintas donde la comodidad de los padres parece más importante que el hecho de que los niños se sientan especiales por un día. ¿Los padres gastamos por comodidad o por placer?

Es evidente que en el tema de la celebración de los cumpleaños a los padres se nos está yendo un poco el asunto de las manos. Todos queremos que nuestros hijos sean especiales y tengan el mejor de los días. Sin embargo, hay que ser consecuentes. No podemos gastarnos lo que no tenemos en una celebración que, además, puede multiplicarse por dos o por tres dependiendo de las celebraciones que se hagan: niños de clase, amigos del barrio, familiares. Lejos quedan los cumpleaños de sus padres, hace 30 años, cuando se repartían unos sándwich y unas coca-colas, con una tarta que nunca se acababa. Y a partir de ahí a jugar en la calle al fútbol, al escondite o al pillapilla.

Una de las cuestiones que han cambiado este paisaje de los cumpleaños es que con la excusa de no excluir a ningún niño se invita a todos a los cumpleaños. Eso hace imposible las celebraciones en casa como se hacía en la generación anterior. Si el cumpleaños es en primavera o verano, se puede celebrar en un parque, pero si el tiempo no acompaña se abre la veda para hacerlos en locales de bolas, preparados específicamente para estas efemérides con meriendas incluidas. Al tener que ir a 20-25 cumpleaños al año, con regalos o aportaciones para el mismo, la cuenta es cara para los invitados también. Ni que decir tiene que las familias con más de un niño multiplican este presupuesto exponencialmente.

Y es que, los grandes triunfadores de los últimos años son los parques de bolas. De una idea básica hemos pasado a auténticos espectáculos donde hay merienda, animación y hasta música. Hay cumpleaños temáticos: héroes y princesas, robots, experimentos, mundo submarino, multiaventura, gyncanas, de cocina, e incluso, en inglés. La cuenta para los celebrantes puede de ir de 10 a 25 euros, por lo que si van todos los niños de la clase… y pagan las bebidas de los padres… En este punto hay que valorar el papel de los colegios. Antes con llevar un par de caramelos para todos los niños e invitar a los más cercanos a su casa parecía ser el día más especial. Ahora los centros solicitan no llevar nada comestible, por el asunto de las alergias, y son los padres los que han asumido, vía grupo de whatapps, la celebración de los cumpleaños invitando a todos los niños e, incluso, con regalos únicos para cada cumpleañero, que muchas veces se encargan los propios padres de comprar. En otras ocasiones, cada niño se paga la entrada al parque de bolas y los padres del cumpleañero paga la merienda.

La gran pregunta ante estos dispendios es clara: ¿necesitan los niños estos cumpleaños? Según la psicóloga Maribel Gámez, en un reportaje publicado en El Mundo: “Los adultos tenemos muchas más cosas de las que necesitamos y seguimos la misma dinámica con los niños, no sólo en los cumpleaños o en Navidad, sino casi a diario, independientemente de sus logros o esfuerzos”. ¿Pero es generosidad o es comodidad? ¿Es más sencillo pagar y hacer un cumpleaños en un parque de bolas o tirar de imaginación y hacerlo en tu casa con los más cercanos?

Hay centros como el CEIP Trabenco, en Leganés, donde los cumpleaños se celebran sólo en clase, no se compran regalos y son los niños los que preparan un detalle para los homenajeados con el fin de combatir el consumismo. No hay celebración fuera del centro. Otra cuestión es que hay centros donde no se celebran los cumpleaños en el centro, todo se celebra fuera, pero los padres solicitan que no haya regalos.

Al fin y al cabo, estamos en la época en que los padres queremos darle a nuestros hijos lo que tenemos ahora y no tuvimos antes. Es más, pensamos en alergías, en niños que se sientan rechazados o regalos comunales que alguna madre puede usar para comprar el chándal del niño para el cole. Esto puede ser una equivocación. Los niños quieren sentirse especiales y cerca de sus amigos más cercanos. Está muy bien pretender que todos los niños sean amigos, pero les engañamos, ahí también. En la vida no les van a invitar a todas las fiestas. Aprender a convivir con la frustración, con una pequeña frustración, también es educar. A nosotros, los padres, no nos invitaban a todos los cumpleaños de la clase y lo veíamos normal. Hoy, hacer una fiesta especial, en una casa, con cinco, seis, siete amiguitos, con su tarta y sus regalos parece retro, pero es probable que sea lo que más ilusión les haga. Dejemos de pensar muchas veces en nuestra comodidad y pensemos más en la felicidad de nuestros niños. ¿Es generosidad o es comodidad? ¿Es más sencillo pagar y hacer un cumpleaños en un parque de bolas o tirar de imaginación y hacerlo en tu casa con los más cercanos? ¿Por qué nos gastamos entonces el dinero en los cumpleaños?

Imagen de Flickr


Noticias · Escrito por el 07/03/17


Trucos en los supermercados

¿Quién no ha entrado a comprar ‘cuatro cosas’ en el supermercado y ha salido con el carrito lleno o ha caído en la tentación de la enésima cazadora que no necesitaba cuando en realidad quería una camisa? Si eres de los que ha picado, no todo es culpa tuya. Comercios y grandes almacenes saben cómo hacer para que compres más de lo quieres. ¡Te descubrimos sus trucos!

Trucos en los supermercados

El ser humano busca siempre la recompensa inmediata y a fuerza de comprar, se ha vuelto consumista por naturaleza. Las tiendas lo saben y aprovechan para explotar estas debilidades, entrar en tu cabeza, sugestionarte y hacer que termines comprando más de lo que tenías pensados.

En este post queremos ayudarte a ahorrar y cuadrar tu presupuesto familiar desvelánte cuáles son sus trucos.

Visitas guiadas

Cualquier tienda busca que el usuario la recorra de arriba a abajo. Por eso mismo en muchos supermercados la entrada está a un lado y las cajas registradoras a otras -habitualmente la primera en la derecha y las segundas a la izquierda-. Las personas tendemos a girar en el sentido de las agujas del reloj, por lo que con esta distribución darás la vuelta completa al establecimiento. Y si entras por el centro, no te preocupes, los carteles te irán guiando.

Si no crees en el poder de esta fórmula para comprar más es que todavía no has visitado IKEA.

1- Los productos más caros, a la altura de los ojos

El market placement es todo un arte y las marcas se pelean por ocupar determinados puestos en la parrilla de los supermercados. Su posición no es nunca casual y los artículos más caros o que más le interesa vender al supermercado, estarán en las estanterías del centro, a la altura de los ojos para que sean visibles.

2- Ofertas junto a superventas

Si reparas en la mayoría de ofertas de tiendas y supermercados, suelen estar situadas junto a los productos más vendidos o lo que son más fáciles de colocar. Así es más fácil que atraer tu atención hacia ellos por medio de la oferta, que además estará debidamente señalada.

3- Venta cruzada

¿A que no te resulta ya raro ver cómo al lado de las hamburguesas hay pan de hamburguesas aunque pertenezca a otro sector? ¿O el pan rallado cerca de las pechugas de pollo? Es lo que se llama venta cruzada, que te incita a comprar determinados productos en lugar de otros.

4- Música para seducir

La música amansa a las fieras, pero también les puede excitar. Esto es lo que ocurre con las bandas sonoras de muchas tiendas de moda, que siempre tendrá ritmo para evitar que surja el cansancio y será alegre para invitarte a entrar en ese estado de ánico.

5- Carritos desviados

Muchas veces pensamos que es debido al uso, pero lo cierto es que algunos supermercados todavía hacen que sus carritos se desvíen ligeramente a la derecha, de forma que sea más fácil coger los estantes de ese lado porque la mayoría de personas son diestras. Además, combina a la perfección con los recorridos guiados.

6- El truco del ahorro con el tres por dos y los pack ahorro

Se puede ahorrar comprando de esta forma, pero también es verdad que muchas veces comparemos más por la oferta que por necesidad. Además, en los casos de los pack familiares siempre hay que comprobar que el precio del pack no sea superior o igual al del producto unitario. Y es que ya se han dado casos en los que estos pack ahorro eran más costosos que comprar una sola unidad.

7- Carritos grandes

Un carro grande siempre dará sensación de estar casi vacío. Además, si hay sitio es más fácil que sigas comprando. Tan sencillo como efectivo.

8- El sentimiento de dejar pasar la oportunidad

Esta es la base de todas las ofertas y promociones que ves. Las tiendas juegan con el sentimiento de las personas de estar dejando pasar una oportunidad de ahorrar.

La mejor forma de combatir todos estos trucos es contar con una lista de la compra o de las prendas que tenemos y ceñirnos a ella. Si entramos en duda, nada como tener una aplicación -puede ser un excell descargado en el móvil- con nuestro presupuesto familiar y un recordatorio de por qué estamos ahorrando.

Imagen de flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 18/06/15


Cómo apuntarte al gimnasio y seguir yendo al cabo de un mes

Hacer algo de deporte y apuntarse al gimnasio es uno de los clásicos propósitos de año nuevo y también  uno de los que más veces se quedan en agua de borrajas. ¡Descubre por qué y cómo ponerle remedio!

Cómo apuntarte al gimnasio y seguir yendo al cabo de un mes

Seguro que en la red encuentras mil y un trucos que tratan de explicar cómo superar la pereza a la hora de ir a un gimnasio. Pueden estar más o menos bien, pero parten de un supuesto equivocado, ir a un gimnasio no debe suponer un gran esfuerzo mental o físico. Si practicar deporte en un gimnasio te resulta aburrido, monótono, poco atractivo o cansado, puede que la respuesta sea simple: tal vez no hayas elegido el gimnasio que más te conviene.

Es por ello que una de las mejores maneras  garantizar la continuidad una vez decidido ir al gimnasio, es acertar en la elección del más adecuado, algo que no es tan sencillo pero para lo que te daremos unas claves que pueden servirte.

No te vayas muy lejos a buscarlo. Este consejo es esencial, sobre todo si es la primera vez que te apuntas a un gimnasio. Los gimnasios más próximos, sobre todo si conoces a gente que ya los utiliza, te van a dar una sensación de familiaridad muy cómoda. Ya tendrás tiempo más delante de buscar mayor especialización. De momento se trata de incorporar el deporte a tu vida de la manera más eficaz posible.

No te adaptes al gimnasio, que éste se adapte a ti. Es cierto que hay mejores y peores horas para el deporte en general, pero ahora lo que buscas es lo más cómodo, así que te interesa un gimnasio con horarios flexibles y que se ajusten a lo que quieres.

Instalaciones adecuadas. Solemos prestar mucha atención a los aparatos y tal vez menos de la necesaria a otros aspectos. Siendo importante, la maquinaria al principio no es lo único básico, cuestiones como la limpieza, los vestuarios, y el estado general de las instalaciones también deben contar mucho. No se trata de encontrar un espacio mega moderno, pero sí uno que resulte práctico, limpio y dotado adecuadamente: comprueba por ejemplo que las salas de prácticas estén bien ventiladas, que los vestuarios tengan una buena condición higiénica, que las maquinas estén en buen estado, etc.

Lo social es importante. Es muy recomendable practicar deporte en grupo o al menos destinar una parte del ejercicio a esto. Por eso también debe pesar en tu decisión el tipo de ambiente que el gimnasio tiene. Son personas con las que a fin de cuentas vas a compartir bastantes horas de ocio deportivo, así que es mejor que tengas una buena sintonía con ellas.

El personal es básico, tanto desde la profesionalidad, ya que ellos tienen que ser quienes te ayuden y orienten, como desde el trato, un trato distante o excesivamente competitivo o poco agradable puede desanimar al deportista novato.

Hemos dejado el precio para el final porque suponemos que si ya has decido ir a un gimnasio de pago, asumes que tiene un coste, pero, este coste no puede nunca ser una carga. Busca un precio que puedas asumir sin problemas, ya que si no, al mínimo contratiempo para tu bolsillo el gimnasio será un candidato a sacrificarse.

Imagen de Flickr


Fitness y deporte · Escrito por el 06/01/15