Bronquiolitis, qué es y cómo tratarla

La bronquiolitis es una infección vírica con una especial incidencia en los niños menores de dos años. Vamos a conocer un poco más sobre esta afección.

Se trata, como decíamos, de una infección vírica que puede producirse de manera aislada durante todo el año aunque generalmente se va a presentar en forma de epidemia durante los meses más fríos. En estos casos el  responsable es el Virus Respiratorio Sincitial (VRS).

La bronquilitis  una afección que sobre todo incide en los niños menores de dos años, con una especial relevancia entre los dos meses y los seis meses de edad. Es un trastorno contagioso a través de la mucosidad o la saliva de la persona infectada, y de muy fácil propagación en ámbitos como la propia casa, la guardería, etcétera.

Hay otros virus que también pueden causar la bronquiolitis, como el propio virus de la gripe.

Aunque los síntomas pueden ser muy variables lo más habitual es que el proceso comience como un resfriado con mucosidad nasal, tos y a veces algo de fiebre. El proceso evoluciona en uno o dos días con un empeoramiento de la tos y con mayor agitación en la respiración, en algunos casos incluso con dificultad para respirar, sonidos respiratorios en forma de silbidos, etcétera.

El curso natural de este proceso viene a durar entre siete y diez días, siendo entre el segundo y el cuarto día cuando se manifiesta el empeoramiento. La evolución es lenta y se traduce en una mejoría gradual, tanto del estado general como de los síntomas respiratorios, aunque la tos puede llegar a durar hasta cuatro semanas en algunos casos. La gran mayoría de los niños presenta un cuadro leve que se cura con tratamiento en el propio domicilio. Sólo en algunos casos este proceso requerirá tratamiento hospitalario.

Son precisamente los lactantes menores de tres meses y los niños de nacimiento prematuro quienes tienen mayor riesgo de necesitar tratamiento por la afección agravada ya que sus vías aéreas son más pequeñas. Por supuesto, también niños con problemas añadidos como déficits inmunológicos y otras afecciones severas.

No existe ninguna medicina eficaz para combatir al Virus Respiratorio Sincitial y los antibióticos habitualmente utilizados para las infecciones bacterianas no son útiles para los procesos como la bronquiolitis. Si hay cuidados generales y medidas de soporte que se pueden emplear en casa y que son útiles para aliviar los síntomas que, en la mayoría de casos recordamos, son leves.

Por supuesto la supervisión pediátrica es muy útil, especialmente en las primeras 48 o 72 horas. Por tanto ante la detección de los síntomas ya descritos lo inmediato es acudir al pediatra.

Dentro de los tratamientos paliativos que se nos propondrán, los más habituales probablemente serán el uso de antitérmicos en caso de presencia de fiebre para los mayores de tres meses, la hidratación regular y constante y otros cuidados como los lavados nasales.

También es importante tener en cuenta que en estos procesos hay muchas probabilidades de una peor tolerancia a los alimentos. Por tanto, será mejor controlar esta situación a partir de cantidades más pequeñas de alimentos blandos junto a líquidos para evitar tanto la fatiga como la deshidratación.

Por supuesto, hay que evitar la presencia de humo y polvo. No se ha mostrado ninguna prueba de mejora en la respiración con el uso de broncodilatadores ni de corticoides. Y tampoco son útiles los jarabes mucolíticos o los jarabes para la tos, que, de hecho, pueden ser perjudiciales.

El contagio de la bronquiolitis es muy semejante al de un resfriado, por tanto, las medidas de prevención son las mismas, evitar el contacto con personas con síntomas de resfriado, lavarse las manos antes de contactar con los juguetes o las cosas del bebé, y si existe una epidemia detectada en la guardería evitar la presencia del niño, sobre todo si es menor de tres meses o presenta alguno de los problemas ya citados anteriormente.

Imagen de FLickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 23/05/17


Cáncer de mama ¿es una buena idea contratar un seguro?

Las compañías aseguradoras conceden cada vez más importancia a la protección específica de las mujeres ante enfermedades como el cáncer de mama.  ¿Merecen la pena?

Cáncer de mama ¿es una buena idea contratar un seguro?

El seguro con cobertura de cáncer de mama se encuentra dentro de la evolución que han sufrido los seguros en las tres últimas décadas hacia coberturas más específicas para enfermedades concretas, como es el caso de este tipo de cáncer.

Los seguros de salud proponen la asistencia médica o la cobertura de todos o parte de los gastos de las pruebas diagnósticas, ingresos hospitalarios, intervenciones e incluso en algunos casos tratamientos posteriores como restauración estética.  En el caso de las compañías aseguradoras que no precisan del ramo de salud podemos encontrar también otras propuestas a tener en cuenta.

Seguros de cáncer de mama con capital asegurado

Estos seguros  pasan generalmente por garantizar el pago de una suma global en el caso de que a la asegurada le sea diagnosticada una enfermedad concreta. Esta cantidad, en principio, se proporciona con el fin de ser utilizada en función de las necesidades de la asegurada.

Es interesante tener en cuenta que estas necesidades no son lineales ni se reducen exclusivamente a cuestiones concretas. Es decir, incluyen desde ayuda psicológica hasta asistencia doméstica durante los procesos de recuperación junto a cuestiones como segunda opinión médica o coberturas que la seguridad social no cubra como desplazamientos, curas, medicaciones…

Las cuantías de estos capitales son variables dependiendo de las propuestas de cada compañía de seguros que poseen este tipo de ofertas. Pueden ir desde los 30.000 € hasta los 100.000 € y, podemos encontrar este aseguramiento bien como garantía complementaria dentro de una propuesta más amplia o también, cada vez en mayor medida, como un producto concreto y específico.

En cualquier caso, hay que tener en cuenta que se trata de un seguro que, generalmente, va a encontrarse delimitado por la edad de quien pretenda contratarlo. Esto tiene que ver con la alta incidencia de esta patología en determinadas edades. Es importante, antes de plantearse contratar el seguro, revisar bien los diferentes estadios de cáncer que son objeto de cobertura, los posibles periodos de carencia inicial o las condiciones particulares que delimiten el acceso a la indemnización.

Lo cierto es que se trata de una opción aseguradora muy válida e interesante destinada a aquellas mujeres sensibilizadas con esta patología y que quieren elegir, llegado el momento, como afrontar la situación sin condicionantes económicos.

Antes de acceder a una propuesta de estas características hay que tener en cuenta que las diferentes ofertas del mercado varían mucho entre sí. Por ello es interesante prestar atención a una serie de aspectos que van a resultar determinantes en la relación calidad/precio del aseguramiento.

Estos aspectos serían los siguientes:

  • El capital de indemnización
  • Las condiciones particulares y el tipo de cáncer cubierto en la cobertura
  • El tipo de pruebas médicas que puedan solicitar para su contratación
  • El periodo de carencia y el tiempo de inicio de la cobertura tras la firma de la póliza
  • Por supuesto el precio y la posible ampliación o incorporación a otros aspectos dentro del aseguramiento.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 02/02/17


¿Debes vacunar a tu hijo contra la meningitis?

Hay padres que tienen dudas sobre la necesidad de vacunar a sus hijos contra la meningitis B, una enfermedad poco frecuente, pero muy peligrosa.

¿Debes vacunar a tu hijo contra la meningitis?

La vacuna de la meningitis (Bexsero) ha vuelto a las farmacias (a 106 euros la dosis), pero con cuentagotas, mientras se acelera el debate sobre la necesidad de aplicarla. El hecho de que la Asociación Española de Pediatría haya recomendado el suministro de dosis para prevenir la enfermedad provocó el colapso de todas las farmacias de España debido a que la elaboración de esta inyección necesita nueve meses de incubación.  No es una cuestión de voluntad, sino de tiempos. A todo esto, el Ministerio de Sanidad no considera una obligación de los padres la vacunación contra esta enfermedad.

Lo cierto es que la meningitis B es una enfermedad improbable, estadísticamente se puede decir que es muy difícil que nuestros hijos la puedan contraer, pero no es imposible (la incidencia en España es de 0,77 casos por cada 100.000 personas y año), pero la enfermedad es grave, pudiendo causar la muerte en el 10% y deja secuelas importantes a entre el 20% y el 30% de los supervivientes, por lo que la decisión de ponerla o no es complicada y depende de cada padre y madre.

Es curioso que esta vacuna no esté en el calendario vacunal si tenemos en cuenta que la vacuna de la meningitis C está financiada por la Seguridad Social y el 65% de los casos de esta enfermedad en España son causadas por la bacteria del meningococo B. Los efectos secundarios de poner esta vacuna es fiebre y dolor en la zona del pinchazo. Se ha hablado alguna vez que en algunos casos su administración estaba ligada a la aparición de la enfermedad de Kawasaki, pero diversos estudios afirman que la aparición de la misma es muy improbable.

La Sociedad Española de Salud Pública y Administración Sanitaria es la principal detractora de la vacunación porque “los ensayos clínicos de seroconversión no dan resultados suficientes” por lo que recomiendan que “antes de decidir ponerla es necesario estar seguro de que la vacuna es eficaz y efectiva”.

Con todos estos datos, más la recomendación de su médico o pediatra, son los padres los que deciden si vacunar a sus hijos contra la meningitis b.

También te puede interesar:

Cómo funciona la vacuna contra la gripe

La vacunación reduce la muerte súbita en los bebés

Por qué las vacunas funcionan

Calendario de vacunas para recién nacidos

Imagen de FLickr



Lo que tienes que saber si tomas anticoagulante

Los anticoagulantes suelen recetarse para enfermedades coronarias o se encuentran riesgos evidentes de posibilidades de infartos al corazón o cerebrales. Vamos a conocer algo más de estos medicamentos.

Lo que tienes que saber si tomas anticoagulante

 

La función básica de este tipo de medicamentos es tratar de evitar la formación de coágulos en la sangre. Estos coágulos, que se crean como si fueran pequeños grumos, son los que pueden acabar obstruyendo arterias o venas y propiciar el riesgo de ataque al corazón o accidente cerebral.

 

Los anticoagulantes se conocen también como diluyentes de la sangre, aunque realmente no ejercen esa acción de diluir, sino que evitan la coagulación. Esto es relevante, ya que un anticoagulante no elimina un coágulo ya formado sino que impedirá que se formen otros.

 

No existe un único grupo de anticoagulantes. De hecho, se pueden dividir en dos ramas. El primero es el grupo de medicamentos que mediante determinadas reacciones químicas hacen que la sangre tarde más tiempo la formación de coágulos. El segundo es el que se conoce como medicinas anti plaquetarias. Estas serían aquellas medicinas que evitan que las plaquetas se agrupen para formar coágulos.

 

Se trata, en cualquier caso, de medicamentos muy específicos y que en todos los casos deben ser recetados. Es decir, no es un medicamento preventivo que este sujeto a la decisión personal y a la automedicación ya que puede, en este caso, acarrear consecuencias muy negativas.

 

Habitualmente estos medicamentos se recetan a personas que ya tienen una predisposición a sufrir enfermedades vasculares o coronarias. También pueden prescribirse a aquellas personas que, por cuestiones derivadas de la obesidad, presentan un alto riesgo de infarto o quienes ya han tenido una cirugía previa de las válvulas del corazón, por poner algunos ejemplos.

 

La posología de estos medicamentos es definida por los propios médicos. No todas las personas necesitan el mismo nivel de medicamento para obtener el mismo efecto anticoagulante. Esto es básico ya que, por ejemplo, si tomamos más anticoagulante del que realmente necesitamos corremos riesgo de sufrir hemorragias.

 

Por otro lado, como realmente ocurre con todas las medicinas, es muy importante antes de comenzar a tomar anticoagulantes valorar sus efectos en combinación con otros medicamentos o productos. En este caso además, no resultan muy adecuados cuando se va a pasar por un proceso quirúrgico, cuando se tienen menstruaciones con mucho sangrado, o cuando se corre el riesgo por actividad profesional o deportiva de sufrir heridas y sangrar.

 

Asimismo es muy probable que junto a la receta de anticoagulantes se proponga una modificación importante en la dieta del paciente. Estas modificaciones pueden pasar por evitar determinados alimentos que presentan alta concentración de vitamina K, por ejemplo el hígado, o determinados pescados. Otras cuestiones como la ingesta de alcohol también están prohibidas, ya que aumentan el efecto del anticoagulante.

 

Obviamente, se trata de un medicamento importante y que en ningún caso debe ser tomado sin prescripción médica, efectivamente puede ser muy beneficioso para nuestra salud pero hay que consumirlo bajo estricto control y sólo en caso de necesidad.

Imagen de Flickr



Dislexia: cómo detectarla a tiempo y qué hacer al respecto

La dislexia es un trastorno de aprendizaje que no siempre es fácil detectar. Vamos a descubrir algunas claves para detectar a tiempo la dislexia en los niños.

Dislexia: cómo detectarla a tiempo y qué hacer al respecto

Este trastorno del aprendizaje, que puede llegar a afectar hasta un 15% de los niños, afecta al rendimiento académico y puede influir mucho en el futuro desarrollo de la persona. Hay que tener en cuenta que los diagnósticos no son fiables hasta prácticamente la mitad del primer ciclo de educación primaria. Esto hace que resulten especialmente importantes algunas claves que en periodos anteriores pueden mostrar la posibilidad de sufrir dislexia.

Causas de la dislexia

La dislexia es un trastorno neurobiológico. Es importante remarcar este origen ya que de manera errónea se puede atribuir un origen intelectual que no existe.

En este trastorno se ven afectados los procesos de aprendizaje básicos: lectura, ortografía, escritura…Por lo tanto es importante su incidencia en los procesos de aprendizaje y maduración intelectual de los niños.

Hay que tener en cuenta que la componente genética tiene una alta tasa de presencia en la aparición de este trastorno. Por encima del 75% de las personas que sufren dislexia tienen un precedente genético familiar. Esto hace que el historial familiar sea un factor de riesgo muy a tener en cuenta.

El diagnóstico, como indicábamos, no es fiable hasta más o menos la mitad del primer ciclo de educación primaria, entre los 7 y 8 años. En esta fase es cuando más se puede apreciar los síntomas de la dislexia. En cualquier caso el diagnóstico debe partir de una evaluación psicopedagógica inicial que suele derivar a otra evaluación neuropsicológica que concluirá con el diagnóstico.

En etapas anteriores a esta fase hay una serie de señales que pueden indicarnos la posibilidad de que el niño sufra dislexia.

Señales antes del diagnóstico de la dislexia

Vamos a repasar síntomas que suelen aparecer en fases tempranas antes de los diagnósticos de dislexia, y, que pueden indicar que el niño tiene tendencia a sufrir este trastorno.

  • Pueden presentarse problemas de visión y también de audición, además son problemas que no se localizan en los exámenes médicos habituales o en las revisiones de vista. Estos problemas pueden ser la carencia de percepción profunda o de visión periférica o la distracción con facilidad por sonidos, entre otros.
  • En la fase de la prelectura puede ser una señal que el niño manifieste dificultades a la hora de reconocer letras y asociar fonemas y grafemas.
  • Los niños que van a sufrir dislexia suelen presentar menor madurez psicomotriz que los que no van a sufrir este trastorno. Esto puede manifestarse con dificultades a la hora de coordinar los movimientos, el equilibrio o la lateralización. Actividades como atarse los cordones, montar en bicicleta o patinar, pueden ser muy dificultosas para estos niños.
  • Un lenguaje con dificultad en la expresión respecto a la media de su edad también puede ser signo de atención para una posible futura dislexia. Aquí hay que prestar atención al mal pronunciamiento de las palabras largas, a la tartamudez en momentos de nerviosismo o a las frases que se interrumpen por la mitad o se entrecortan.
  • La dificultad de manejar la memoria a corto plazo también puede ser una señal. Esto es complicado de advertir ya que generalmente se presenta a la vez con un buen manejo de la memoria a largo plazo.
  • La propensión a las infecciones de oído, la hipersensibilidad ante determinados productos químicos o aditivos o los trastornos del sueño, también pueden ser otros síntomas a tener en cuenta.

Ninguno de todos los anteriores síntomas, ni por si solos ni en unión, son un diagnóstico certero de dislexia. Pueden existir otros cuadros que presentan los mismos o muy similares síntomas. Sin embargo, si son un buen punto de arranque para valorar la necesidad de un estudio más profundo cuando el niño alcance la edad idónea para el diagnóstico.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 04/08/16


Inmunoterapia, qué es y dónde se aplica

La inmuterapia es otra fórmula para luchar conta el cáncer. Descubre en qué consiste y cómo funciona.

 Inmunoterapia, qué es y dónde se aplica

Dentro de los diferentes caminos elegidos en la lucha contra el cáncer, la inmunoterapia ha ganado protagonismo en los últimos años y se ha convertido en una vía alentadora cara al futuro.

Se asocia el desarrollo del cáncer a fallos del sistema inmunológico que resulta ineficaz a la hora de detectar las células tumorales. Los tratamientos más extendidos se centraban en la eliminación, a través de fármacos o de radiación, de las células cancerígenas. La inmunoterapia plantea un escenario diferente en el que se busca que el organismo trabaje contra el cáncer, algo muy diferente a la quimioterapia tal y como la conocemos.

Los medicamentos asociados a la inmunoterapia proponen una potenciación del sistema inmune. Esto significa que las propias defensas naturales de nuestro organismo puedan actuar contra las células cancerígenas. En los nuevos fármacos relacionados con la inmunología se persigue y consigue que los linfocitos distingan las células tumorales y las eliminen.

Aplicar la inmunoterapia al cáncer no es una novedad, pero, es cierto que en los últimos años se está demostrando su eficiencia y que en la actualidad la sensación dentro de la comunidad científica es que aún resta mucho camino por recorrer. El horizonte, eso sí, resulta esperanzador.

Hasta el momento, teniendo en cuenta las dos generaciones de fármacos destinados a la inmunoterapia, ésta ha demostrado su eficiencia en el melanoma, que es el cáncer de piel más agresivo. También se han probado resultados positivos en el cáncer de pulmón, y se está estudiando su comportamiento tanto para el cáncer de cabeza como para el de cuello o hígado.

Las características principales pasan por la menor toxicidad del tratamiento, en la que podemos encontrar efectos secundarios muy distintos a los remedios tradicionales. Estos efectos secundarios pueden acarrear diarreas, erupciones cutáneas o picor y generalmente suelen responder bien a inmunosupresores suaves. Por otro lado también hay que destacar que este tipo de solución induce memoria al estilo de las vacunas. Es decir, el cuerpo recuerda cómo actuar en caso de un rebrote.

La gran importancia de este camino en la lucha contra el cáncer reside tanto en el modelo de tratamiento que propone, mucho menos agresivo que otros, y también, en la posibilidad de comenzar a plantearse la supervivencia a largo plazo en los enfermos.

1.1      Las ventajas de la inmunoterapia

Las ventajas de la inmunoterapia, visto lo anterior se podrían definir del siguiente modo:

  • Aumenta la tasa de superviviencia en el melanoma y cáncer de pulmón pero con resultados muy alentadores en otro tipo de cáncer.
  • Es menos agresivos y con efectos secundarios más fáciles de controlar.
  • Se trata de una familia de fármacos que vienen de un largo período de estudio e investigación. Estamos ante un modelo de medicación seguro que además ya ha evolucionado con respecto a las primeras familias farmacológicas para este tipo de tratamientos.

También te puede interesar:

La medicina alternativa en el tratamiento del cáncer

Aspirina ¿Aliada contra el cáncer?

Cómo el deporte reduce la incidencia de cáncer de mama

Imagen de flickr


Medicamentos · Escrito por el 16/06/16


Cada cuánto es aconsejable visitar al dentista

Afortunadamente hoy en día todos tenemos clara la importancia de la salud bucodental. Sin embargo, no tenemos a veces tan claro cada cuánto es necesario acudir al dentista.

Cada cuánto es aconsejable visitar al dentista

Cuando hablamos de cuidar la salud de nuestra boca es evidente que hay un gran número de cosas que entran en juego, la primera de ellas es la higiene y las medidas de prevención que nosotros mismos podemos poner en práctica.

No obstante visitar al dentista es también una parte básica que hay que tener presente si queremos tener una boca saludable, y de paso, evitar otras complicaciones que pueden surgir alrededor de una mala salud bucal.

La duda sobre cuando hay que acudir al dentista es bastante habitual. Realmente debemos distinguir dos escenarios diferentes para ello: en primer lugar cuando debemos ir al dentista como prevención, y, en segundo lugar, cuando nos indican que es necesario ir al dentista de manera urgente.

Acudir al dentista como prevención

Los resultados de un mal cuidado de nuestras bocas no siempre se muestran de manera inmediata. De hecho, los efectos el paso del tiempo y el deterioro de las dentaduras son el más importante ejemplo de lo necesaria que es la prevención.

Por tanto visitar al dentista de manera regular resulta básico. Sin embargo, no es común que se plantee un calendario de visitas al dentista como parte de nuestra salud y bienestar, algo que debiera hacerse e incorporarse en todos los casos.

No vas a encontrar unanimidad a la hora de las recomendaciones sobre cada cuánto tiempo realmente es necesario acudir al dentista. Existen corrientes que dicen que al menos debe garantizarse una revisión semestral, en este caso, además de los problemas que pueden solucionarse con la prevención, se incorpora el beneficio de refrescar conceptos relacionados con los cuidados y la higiene bucal. Por otro lado la corriente mayoritaria afirma que, en caso de dentaduras sanas o que se están desarrollando de manera saludable en el caso de los niños, con una visita cada año o año y medio es suficiente.

Lógicamente se habla de visitas no motivadas por problemas, si no enfocadas desde el punto de vista de la prevención o la constatación de una buena salud bucodental.

Señales para acudir al dentista con urgencia

Resulta curioso como para la gran mayoría de afecciones solemos dar una respuesta rápida acudiendo a los profesionales médicos, mientras que en problemas relacionados con nuestros dientes somos mucho más lentos en reaccionar ante las señales.

Realmente cualquier cambio que notes en tu boca lo debes consultar de manera inmediata, incluso cuando no exista dolor. Un buen ejemplo lo tenemos en el caso del desplazamiento de un empaste, que no resulta doloroso y que dejamos pasar, esto puede acabar con el empaste totalmente desplazado y la sensibilidad de la pieza dental ante el frío, los dulces, etc., algo que se podría haber evitado.

Tampoco debes dejar de dar importancia a cuestiones como la acumulación entre dientes de alimentos u otros síntomas no dolorosos como dientes flojos, ya que son señales que auguran mayores problemas a corto y medio plazo y que pueden ser mejor tratados cuanto antes se incida en ellos.

No asocies acudir al dentista exclusivamente con el dolor, esto es un error ya que el dolor es la expresión más extrema y en muchos casos puede evitarse acudiendo antes a un profesional.

También te puede interesar:

Cómo afecta a tu cuerpo el no cepillarte los dientes

Qué pruebas dentales cubre la Sanidad Pública

Caries en los pequeños ¿Hasta qué punto son normales?

Los mejores consejos para el cuidado de nuestros dientes

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 09/06/16


Detección prematura del Alzheimer y los últimos avances

La detección prematura del Alzheimer es un caballo de batalla básico dentro de la lucha contra esta enfermedad. Te desvelamos los últimos avances.

Detección prematura del Alzheimer y los últimos avances

Dentro de las grandes líneas de investigación en salud que se desarrollan en todo el

mundo existen multitud de objetivos, pero, tres de ellos son probablemente los más extendidos y estudiados, el cáncer, la obesidad y el Alzheimer. ENLAZA LAS PALABRAS CÁNCER Y OBESIDAD A ARTÍCULOS O TAGS

La detección prematura del Alzheimer

Lógicamente son los procesos médicos los que determinan finalmente si una persona sufre o no La enfermedad.. Sin embargo, esto no evita que existan ciertas características que podrían ayudar a esa detección prematura del Alzheimer tan importante.

Dentro de las diferentes opciones sobre estas características que podemos encontrar, las 10 que nos presenta Alzheimer’s Association resultan muy completas y acertadas.

Según la asociación estas serían 10 características que podrían determinar que una persona está comenzando a sufrir los procesos iniciales de Alzheimer:

  • Cambios de memoria que dificultan la vida cotidiana
  • Dificultad a la hora de planificar o en la resolución de problemas
  • Dificultad para realizar tareas cotidianas en el entorno del hogar, en el trabajo o en el ocio
  • Desorientación espacio temporal
  • Dificultad para la comprensión visual de imágenes y para la relación entre objetos en entornos determinados
  • Problemas antes no existentes en el habla o la escritura
  • Problemas para recolocar objetos en su lugar correspondiente, y, problemas para volver a trazar sus pasos anteriores
  • Toma de decisiones sin sentido o contrarias al carácter habitual de la persona
  • Pérdida de iniciativa para participar en trabajos o actividades sociales
  • Cambios de personalidad y cambios de humor

Es muy importante tener en cuenta que estas características, que pueden ayudar a una detección precoz del Alzheimer, también pueden estar presentes en algo tan natural como el envejecimiento de las personas. Es decir, sufrir ligeros cambios de memoria, tener algún problema de vez en cuando para planificar o resolver un problema, tener algunos cambios de humor o pequeños lapsos con el lenguaje, no tiene necesariamente que ser un síntoma precoz de Alzheimer. De hecho, lo más normal es que sólo sea una consecuencia más de hacerse mayor, de la edad.

Obviamente la acumulación de estos síntomas y su agravamiento son una señal de alarma muy a tener en cuenta, sobre todo cuando se combinan muchos de ellos y cuando la progresión es elevada o la acumulación de situaciones sintomáticas constante.

Avances en la lucha contra el Alzheimer

Como ya indicábamos anteriormente hoy en día el Alzheimer es una de las tres grandes luchas médicas que existen a nivel internacional, junto a la investigación sobre el cáncer y sobre la obesidad.

Todos los años surgen una gran cantidad de noticias e iniciativas alrededor de  estudios orientados a la cura o paliativos en el caso del Alzheimer. En este artículo hemos elegido una de las últimas opciones o estudios realizados por parecernos muy interesantes y representativos.

Nos referimos a los estudios realizados por el Instituto de Ciencia y Tecnología de la Universidad de Hong Kong e investigadores de la Universidad de Glasgow.

Se trata de una investigación que buscaba mecanismos de reversión de los síntomas del Alzheimer, poniendo como objetivo la proteína IL-33. Esta es una proteína que se encuentra de manera natural en nuestra médula espinal y cerebro y que, aparece en menor concentración dentro del cerebro de aquellas personas que padecen la enfermedad. Esto apunta a la existencia de una relación entre esta proteína en la enfermedad, que puede residir en la capacidad de la eliminación de las placas amiloides (video marcadores del Alzheimer) a través de la producción de una enzima denominada niprisilina.

La acumulación de placas amiloides en el cerebro es una característica de la progresión del Alzheimer. Esta acción va erosionando la conexión entre las células nerviosas lo que ocasiona la muerte celular.

El experimento probó los efectos de la proteína en una línea de ratones que fueron genéticamente modificados para desarrollar en imitación la enfermedad en los humanos. La prueba lograba revertir en parte de los síntomas del Alzheimer. Los investigadores apuntan al siguiente salto del desarrollo del estudio clínico durante el año 2007 cuando sería posible realizar las pruebas en personas que sufran la enfermedad.

También te puede interesar:

¿Existe algún diagnóstico para el Alzheimer?

Causas, sintomas y tratamiento del Alzheimer

Alimentos para combatir la pérdida de memoria

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 31/05/16


El síndrome HELLP todo lo que tienes que saber al respecto

Catalogada como muy grave, estos son los síntomas del síndrome HELLP y todo lo que tienes que saber al respecto.

El síndrome HELLP todo lo que tienes que saber al respecto

El síndrome HELLP se trata de una enfermedad catalogada como de muy grave y que adquiere la categoría de rara. Suele ocurrir durante el embarazo de la mujer, sobre todo en la última fase de gestación y comienza con una rapidez sorprendente.

HELLP procede de las siglas en inglés de hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y baja cantidad de plaquetas. Las personas afectadas pueden experimentar importantes problemas hepáticos, de sangrado y de presión sanguínea, ocasionando un grave trastorno tanto a la mujer que lo sufre como al bebé.

Los principales síntomas de esta patología son los dolores de cabeza, náuseas, molestias en la parte abdominal superior derecha, vómitos, agotamiento, hinchazón en manos y cara e incluso sangrado de las encías. Suelen desarrollar este trastorno una de cada diez embarazadas con preeclampsia grave, aunque también puede aparecer sin preeclampsia unos días antes de dar a luz.

A todo esto se le une que cuando una mujer lo sufre por primera vez en un embarazo, tiene todas las papeletas para volver a desarrollarlo en el siguiente, aunque en esta ocasión las molestias serán más leves. Las que tienen más posibilidades de padecer esta enfermedad son las mujeres mayores de 25 años, de raza blanca, así como aquellas que ya tuvieron niños o que sufrieron problemas en algún embarazo anterior.

El único tratamiento para acabar con este problema sería dar a luz. En ocasiones hay que adelantar incluso el parto. Las mejoras después de sufrir el síndrome HELLP tardarán en llegar en torno a un par de días después de dar a luz. No será hasta pasado ese periodo cuando empiece a notarse mucho mejor. Los médicos posiblemente le recomienden un esteroide, y cuando el sangrado resulta muy abundante exigirá una transfusión de sangre.

Resulta un tanto extraño que no haya un tratamiento preventivo para evitar esta enfermedad. En cualquier caso, a las embarazadas siempre se les aconseja acudir al ginecólogo con una cierta regularidad para descartar cualquier tipo de patología o dolencia que pueda poner en peligro la salud de la madre o de la criatura.

El síndrome HELLP resulta bastante complicado de diagnosticar, sobre todo cuando la proteína en la orina y la presión no están presentes. Puede ocurrir que sus síntomas se confundan con gripe, gastritis, enfermedad de la vesícula biliar o hepatitis aguda. La tasa de mortalidad global de esta patología se encuentra en torno al 25%, de ahí que recomienden siempre actuar con rapidez.

También te puede interesar:

Embarazo y Alcohol: mitos y realidades

Calendario de pruebas durante el embarazo

Los mejores consejos para superar un embarazo de riesgo

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 26/04/16


Verdades y mentiras del virus Zika

El virus Zika es la última enfermedad viral que amenaza con convertirse en una infección global a gran escala. Te contamos todo lo que tienes que saber, las verdades y mentiras que rodean al Zika.

Verdades y mentiras del virus Zika

Miles de personas se han visto afectadas en todo el mundo por el virus Zika. Se trata de una enfermedad transmitida por la picadura de hembra del mosquito Aedes y las especulaciones sobre las consecuencias son numerosas. A continuación te desvelamos las verdades y mentiras de este virus.

Verdades

Se trata de una epidemia: en algunos países de Latinoamérica afecta a cientos de miles de personas. Para algunos, más bien es un brote que se acabará convirtiendo en una endémica que aparece y desaparecerá, como ocurre con otras enfermedades infecciosas.

Riesgo de contagio sólo en zonas cálidas: afecta este virus sobre todo a las poblaciones que tienen unos climas cálidos. Eso sí, tampoco se descarta que llegue a otros puntos del planeta. En España ya hubo varios contagios de personas que permanecieron en países latinoamericanos. Recomiendan emplear pantalones y camisas largas.

Mentiras

Los que tienen la enfermedad presentan todos los síntomas: eso no es cierto. Pueden aparecer dolores de cabeza, de articulaciones o conjuntivitis, entre otros síntomas, pero no surgirán todos al mismo tiempo.

Es similar al dengue y al chikungunya: la más preocupante de las tres es el dengue, y la que menos el zika. El dengue aparece con malestar general, dolor severo y fiebre; el chikungunya, presenta unos síntomas similares pero menos graves, con la particularidad de que puede dejar alguna discapacidad. Por su parte, el zika no ocasiones molestias tan severas, aunque presenta un fuerte dolor de ojos.

Si el mosquito pica a un humano ya está contagiado: tampoco es cierto. Para ello es necesario que el insecto esté contagiado y la persona corre el riesgo de contagiarse con cualquiera de los virus que porten.

Los primeros casos se detectaron en Brasil: el origen de esta patología se remonta a finales de los años 50 del siglo pasado en África, en primates. Los primeros casos en humanos tuvieron lugar en los 60. Brasil se vio obligado a declarar la situación de alerta ante la propagación de los casos y ante el riesgo de que hubiese complicaciones en las mujeres embarazadas.

Existe cura para el zika: como ocurre con la mayor parte de las enfermedades virales, éstas se acaban resolviendo solas con el tiempo ya que el organismo se ocupa de enfrentarse a ellas. No existen tratamientos contra el zika.

Algunos expertos aseguran que aún no está comprobado que los casos de microcefalia en recién nacidos tenga como responsable al zika.

También te puede interesar:

Conoce el virus del Ébola

Por qué ellos enferman más que ellas

Declara la guerra a las infecciones invernales

Imagen de Flickr


Noticias, Salud y Bienestar · Escrito por el 22/03/16



123