Cuánto puedes ahorrar si contratar el seguro de vida al margen del de la hipoteca

Cuando decimos que una hipoteca con el banco es como un matrimonio no lo hacemos sólo porque los préstamos sean a 35 años vista, también por el compromiso más allá de la hipoteca. A la hora de conceder un préstamo hipotecario el banco va buscar la máxima vinculación. En otras palabras, que contratemos muchos productos financiers. Quienes ya están hipotecados lo tienen muy claro.

Planes de pensiones, fondos de inversión , cuenta nómina y todo tipo de seguros nos ayudarán a reducir el diferencial que pagamos en la hipoteca. Es decir, cuanto mayor sea la vinculación, mejores serán las condiciones del préstamo. Además, hay tres productos que son prácticamente condición sin e qua non para que nos concedan la hipoteca: domicilar la nómina, el seguro de hogar (obligatorio en su versión de seguro de incendios) y el seguro de vida vinculado a la hipoteca. Este último es una lógica protección que el banco busca en caso de que haya algún problema.

Antes de dar el “sí quiero” conviene hacer números. Y es que como punto de partida los seguros de vida del banco son un 48,3% más caros que los de una aseguradora según un estudio elaborado por Global Actuarial. La consultora utilizó para este supuesto un capital de 120.000 euros con coberturas por fallecimiento e invalidez permanente. Como media, el seguro de vida con el banco costará 622 euros por los 420 euros de media con la aseguradora.

Estas cifras ya ponen de relieve que el seguro de vida del banco puede no ser la mejor opción. Si además se trata de un seguro de vida vinculado a la hipoteca, la balanza se decanta todavía más a favor de las compañías de seguro. El motivo es que este tipo de pólizas suelen ser ligeramente diferentes de las tradicionales de vida. Para empezar pueden incluir al banco como beneficiario del seguro, cuyo importe se destinaría a liquidar el remanente de la hipoteca.

Además,  la evolución de la prima puede no siempre ser la idónea. Para entenderlo mejor, con cada año que pasa la cantidad contratada será menor ya que poco a poco se irá pagando la hipoteca. Esto debería tener un impacto sobre el precio del seguro de vida vinculado, que debería mantenerse o evolucionar a la baja. Es fácil que si preguntamos en el banco nos comenten que la prima sube porque nos hacemos mayores. La edad influirá, lógicamente, en el precio del seguro, pero este efecto debería contrarrestarse con la menor cuantía del préstamo.

Por último, existe una práctica muy extendida entre los bancos: financiar también el seguro de vida con una prima única e incluirla en el montante total de la hipoteca. Esto consiste en sumar el montante del seguro de vida dentro del préstamo hipotecario por el total durante toda la vida de la hipoteca o los primeros años. La entidad hablará de la comodidad de dividir el pago del seguro en pagos mensuales que, además, se incluyen en la hipoteca. No hay que dejar engañarse. Al hacer eso, nos están prestando más dinero y, por lo tanto cobrar más intereses.

A esto hay que añadir que los bancos cargan suculentas comisiones sobre los productos que venden, sean propios o de otras aseguradoras. Contratar directamente es más barato.

Si no queremos pagar de más por el seguro de vida vinculado a la hipoteca hay dos cosas que podemos hacer:

Comparar precios con otros seguros. ¿Quieres saber si pagas demasiado? Lo primero será saber cuánto te costaría un seguro al uso. En este enlace puedes calcular tu precio para un seguro de completo y flexible.

Renegocia cada año la renovación de tu seguro de vida. No tengas miedo a acudir al banco y pedirles que te rebajen la prima del seguro vinculado. Recuerda que los bancos son muchas veces mediadores y que trabajan cargando una comisión sobre el seguro. Es fácil que puedan rebajarla.

Para terminar, si quieres cambiar tu seguro, no olvides que debes avisar por lo menos con dos meses de antelación al banco para que surja efecto.

Imagen de Flickr


Noticias · Escrito por el 31/10/17


PIAS por qué están de moda

Los PIAS no son un producto nuevo, pero sí uno de los que más fuerte está pisando en 2017. El motivo es un cambio de paradigma por parte de las entidades financieras para que deje de ser un producto enfocado solo al ahorro conservador.

Los PIAS son seguros de vida que están pensados para el ahorro a largo plazo y para complementar la pensión. Y es que los mayores beneficios se obtienen al rescatarlos cuando pasan por lo menos cinco años desde la primera aportación gracias a sus ventajas fiscales. Inicialmente fueron concebidos como productos de ahorro conservador, con las deducciones como principal arma comercial en lugar de un alto rendimiento. En otras palabras, el beneficio que ofrecían era limitado porque estaba garantizado en su totalidad o de forma parcial.

En el último año esta tendencia ha cambiado. En el mercado se pueden encontrar hoy en día PIAS volcados en la búsqueda de rentabilidad y en un ahorrador con un perfil más agresivo. Para ello invierten en cestas de fondos como lo haría, por ejemplo, una cartera de fondos perfilidad. En este sentido y al igual que con una cartera de fondos, dependerá de la pericia de los gestores lograr más o menos rentabilidad.

La siguiente tabla muestra un ejemplo de que una buena empresa puede lograr.

Esta rentabilidad, unido a las ventajas fiscales, son las que están impulsando el crecimiento de los PIAS. También ayuda la posibilidad de ir realizando aportaciones periódicas con cantidades reducidas. Y es que en muchos PIAS bastará con aportar 50 euros al mes, mientras que otros más exigentes pueden exigir cantidades cercanas a los 200 euros. Eso sí, también las ganancias serán mayores.

Estas inversiones recurrentes ayudan a canalizar mejor el ahorro y obtener una rentabilidad adecuada no sólo para el patrimonio acumulado, sino también para el ahorro mensual. Además, al ser periódicas las inversiones, se reduce el riesgo por el market timing o momento de entrada en el mercado. El motivo es que habrá momentos en los que el mercado esté alto y otros bajo, pero al ser aportaciones mensuales esto no tendrá tanta incidencia.

Todas estas características son las que hacen que los PIAS estén de moda y se hayan convertido en una alternativa a los planes de pensiones tradicionales e incluso a los fondos de pensiones a la hora de ahorrar de forma automática a largo plazo.

Imagen de Flickr


Noticias · Escrito por el 26/10/17


Deducciones familiares que puedes incluir en tu declaración de la renta

La familia no sólo es fuente de gasto, también permite acceder a deducciones en la declaración de la renta para pagar menos impuestos.

Deducciones familiares que puedes incluir en tu declaración de la renta

En la declaración de la renta existen unas cuantas posibilidades de obtener beneficios y una de ellas es a través de las deducciones familiares, que hacen referencia a los descendientes e hijos.

Entre algunas de las novedades que deberías contemplar en la declaración de 2015 se encuentran la ampliación de las deducciones por hijos, además de una deducción de 1.200 por familia numerosa. También se beneficiarán de esta misma cantidad las familias monoparentales.

A la hora de cumplir con tus obligaciones con la Agencia Tributaria, en la declaración aparecen los términos de ‘mínimo personal y familiar’, que hacen referencia a la cantidad de dinero que requiere el contribuyente y su familia para satisfacer las necesidad básicas y que no se tributan. La cantidad mínima del declarante estará determinada por la suma del mínimo personal del contribuyente, más los mínimos por descendientes, los mínimos por ascendientes y por discapacidad. Lo conveniente sería que el mínimo personal y familiar resulta lo más elevado posible porque de esa manera serviría para disminuir la base imponible.

Pero hay más aspectos en los que se puede deducir por descendientes, ya sean hijos, nietos y bisnietos, tan por consanguinidad como por adopción. Existe la posibilidad de aplicar el mínimo por descendiente en el caso de que el contribuyente tenga a su cargo a un menor acogido o bajo el sistema de tutela. Por su parte, no adquieren el rango de descendientes aquellos que cuenten con un vínculo de parentesco en línea colateral como pueden ser los hijastros o sobrinos.

Pero se necesita algo más que tener descendientes para beneficiarse de esta figura fiscal, ya que también es preciso reunir una serie de condiciones. Entre otras cosas exigen que el hijo tenga menos de 25 años, salvo los discapacitados con una minusvalía igual o superior al 33%, resida en el mismo hogar que el contribuyente, no gane más de 8.000 euros anuales el descendiente y además no debe presentar declaración del IRPF.

Las cuantías que se desgravan por cada hijo aumentarán a medida que crezca la familia del contribuyente. De alguna forma se pretende recompensar a los que tengan más descendientes. Por el primer hijo la desgravación será de 1.836 euros anuales; por el segundo de 2.040; por el tercero, 3.672 euros y por el cuarto y siguientes, 4.182 euros. A esto se le suma que los mínimos anteriores aumentarán en 2.244 anuales por cada niño con menos de tres años.

También te puede interesar:

Qué es el IPC y por qué te interesa saberlo

La paga: cuándo empezar y cuánto dar

Imagen de Flickr


Noticias · Escrito por el 28/04/16


Regalos de navidad ¿Cuántos es suficiente? ¿Cuántos son recomendables?

¡Me lo pido! Quien tiene niños estará cansado de oír esta frase ahora que se acercan las navidades. Los niños quieren todos los regalos, per hoy un número mágico que no conviene superar. ¿Sabes cuál es?

Regalos de navidad ¿Cuántos es suficiente? ¿Cuántos son recomendables?

Todos los años la mañana de Navidad y de Reyes en millones de casas aparecen montones de regalos amontonados junto al árbol. La felicidad de los pequeños de la casa y los no tan pequeños se desata durante esta época con los presentes. Sin embargo hay dudas sobre la cantidad de juguetes y regalos que se deberían hacer.

En este caso, la calidad poco tiene que ver con la cantidad. Pese a que los Reyes Magos y Papá Noel suelen ser bastante generosos, los pedagogos y psicólogos encuentran un error esta abundancia de juguetes y presentes. Resulta muy perjudicial, sobre todo en el caso de los niños. Al proporcionarles todo lo que reclaman se pueden convertir en personas insaciables e insatisfechas.

En realidad a los pequeños les resultará imposible disfrutar de todos los regalos que reciba en Navidad. Al tener más de lo que pueden disfrutar se acaba perdiendo la emoción. En realidad siempre hay uno o dos regalos que son los que más les suelen llamar la atención y con los que más se divertirán. Lo ideal es que con cuatro o cinco presentes fuese suficiente. Y no hace falta gastarse mucho dinero en ello.

Es importante que al menos haya un par de regalos con los que se pueda sentir muy identificado y que encajen dentro de sus planes. Pero también a la hora de escribir la carta a los Reyes hay que acordarse de pedir otros elementos como ropa, zapatos y material escolar. No obstante, los regalos en esta época del año deben estar consensuados con ellos para acertar en la compra.

En el caso de los mayores, aunque la ilusión se vaya perdiendo con el paso de los años, también se agradece algún pequeño detalle. En este caso lo normal es que con un par de regalos sea suficiente. En este caso suelen ser objetos que vaya a utilizar con regularidad y a los que les vaya a sacar un gran rendimiento. Lo mejor para acertar es que te fijes en cuáles son sus aficiones. Uno o dos regalos serían más que suficientes.

La Navidad y los Reyes Magos también deben implicar a los más mayores de la casa. Ellos tienen se merecen algún detalle durante estas fechas. Con un presente será suficiente para sacarles una sonrisa. No obstante, lo adecuado es que durante estas fechas no se exprima al máximo la vena consumista y los regalos se realicen durante todo el año.

También te puede interesar:

Menús alternativos y más saludables para navidad

Cinco alimentos para desintoxicarte de las cenas de Navidad

Imagen de Flickr


Invierno, Noticias · Escrito por el 10/12/15


Implantes dentales

A la hora de colocarte unos implantes dentales siempre tendrás dudas sobre el coste que tendrá. Resulta complicado dar una respuesta concreta ya que éste puede variar en función de una serie de variables como pueden las clínicas, las ciudades, la calidad del implante o los procedimientos adicionales que se puedan requerir para realizar el procedimiento con una serie de garantías.

Implantes dentales

El precio puede oscilar entre los 1.000 y los 2.000 euros por implante, en donde el implante serían unos 500 euros aproximadamente y la corona o prótesis entre los 500 y 700 euros. A este precio también se le podría sumar el coste de los posibles tratamientos, las radiografías, el proceso de restauración y en ocasiones hasta el injerto de hueso cuando el paciente no dispone de la suficiente base ósea para poner el implante.

Hay que decir, además, que no todos los implantes son iguales, ya que varían en función de su forma, diseño y las marcas comerciales. Cuando acudas a tu dentista intenta que te dé un presupuesto lo más ajustado posible a la realidad. Los implantes de alta gama, que son los de más calidad, rondan entre los 1.000 euros que te mencionábamos antes, pero infórmate sobre todo lo que incluye el precio o si te van a cobrar por partes los tornillos, pilares fresables y otros complementos. El implante también cuenta con un pilar de cicatrización que puede cobrarse el mismo día de la intervención o cuando ya se encuentre cicatrizado.

Ten cuidado cuando te encuentres con aquellas ofertas de implantes dentales donde te los ofrecen por 500 euros, ya que lo más probable es que no tengan una calidad adecuada o te empiecen a cobrar por partes el resto del tratamiento.

Si tiene algún tipo de duda sobre si el seguro cubre este tipo de tratamientos lo mejor es que se ponga en contacto con ellos y le den las pertinentes indicaciones sobre la cobertura de su póliza. Existe el caso de algunas compañías de seguros que ofrecen el reembolso parcial del tratamiento, pero todo dependerá de la póliza que se tenga.

También existe la posibilidad de que en el seguro le ofrezcan algún tipo de financiación a través de una entidad financiera. Lo ideal es que la aseguradora corra con el gasto de toda la cirugía y tú puedas respirar sin agobios a la hora de afrontar estos implantes dentales. Consulta también con las clínicas la posibilidad de pagar a plazos.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 30/07/15


Trucos en los supermercados

¿Quién no ha entrado a comprar ‘cuatro cosas’ en el supermercado y ha salido con el carrito lleno o ha caído en la tentación de la enésima cazadora que no necesitaba cuando en realidad quería una camisa? Si eres de los que ha picado, no todo es culpa tuya. Comercios y grandes almacenes saben cómo hacer para que compres más de lo quieres. ¡Te descubrimos sus trucos!

Trucos en los supermercados

El ser humano busca siempre la recompensa inmediata y a fuerza de comprar, se ha vuelto consumista por naturaleza. Las tiendas lo saben y aprovechan para explotar estas debilidades, entrar en tu cabeza, sugestionarte y hacer que termines comprando más de lo que tenías pensados.

En este post queremos ayudarte a ahorrar y cuadrar tu presupuesto familiar desvelánte cuáles son sus trucos.

Visitas guiadas

Cualquier tienda busca que el usuario la recorra de arriba a abajo. Por eso mismo en muchos supermercados la entrada está a un lado y las cajas registradoras a otras -habitualmente la primera en la derecha y las segundas a la izquierda-. Las personas tendemos a girar en el sentido de las agujas del reloj, por lo que con esta distribución darás la vuelta completa al establecimiento. Y si entras por el centro, no te preocupes, los carteles te irán guiando.

Si no crees en el poder de esta fórmula para comprar más es que todavía no has visitado IKEA.

1- Los productos más caros, a la altura de los ojos

El market placement es todo un arte y las marcas se pelean por ocupar determinados puestos en la parrilla de los supermercados. Su posición no es nunca casual y los artículos más caros o que más le interesa vender al supermercado, estarán en las estanterías del centro, a la altura de los ojos para que sean visibles.

2- Ofertas junto a superventas

Si reparas en la mayoría de ofertas de tiendas y supermercados, suelen estar situadas junto a los productos más vendidos o lo que son más fáciles de colocar. Así es más fácil que atraer tu atención hacia ellos por medio de la oferta, que además estará debidamente señalada.

3- Venta cruzada

¿A que no te resulta ya raro ver cómo al lado de las hamburguesas hay pan de hamburguesas aunque pertenezca a otro sector? ¿O el pan rallado cerca de las pechugas de pollo? Es lo que se llama venta cruzada, que te incita a comprar determinados productos en lugar de otros.

4- Música para seducir

La música amansa a las fieras, pero también les puede excitar. Esto es lo que ocurre con las bandas sonoras de muchas tiendas de moda, que siempre tendrá ritmo para evitar que surja el cansancio y será alegre para invitarte a entrar en ese estado de ánico.

5- Carritos desviados

Muchas veces pensamos que es debido al uso, pero lo cierto es que algunos supermercados todavía hacen que sus carritos se desvíen ligeramente a la derecha, de forma que sea más fácil coger los estantes de ese lado porque la mayoría de personas son diestras. Además, combina a la perfección con los recorridos guiados.

6- El truco del ahorro con el tres por dos y los pack ahorro

Se puede ahorrar comprando de esta forma, pero también es verdad que muchas veces comparemos más por la oferta que por necesidad. Además, en los casos de los pack familiares siempre hay que comprobar que el precio del pack no sea superior o igual al del producto unitario. Y es que ya se han dado casos en los que estos pack ahorro eran más costosos que comprar una sola unidad.

7- Carritos grandes

Un carro grande siempre dará sensación de estar casi vacío. Además, si hay sitio es más fácil que sigas comprando. Tan sencillo como efectivo.

8- El sentimiento de dejar pasar la oportunidad

Esta es la base de todas las ofertas y promociones que ves. Las tiendas juegan con el sentimiento de las personas de estar dejando pasar una oportunidad de ahorrar.

La mejor forma de combatir todos estos trucos es contar con una lista de la compra o de las prendas que tenemos y ceñirnos a ella. Si entramos en duda, nada como tener una aplicación -puede ser un excell descargado en el móvil- con nuestro presupuesto familiar y un recordatorio de por qué estamos ahorrando.

Imagen de flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 18/06/15


Qué es el IPC y por qué te interesa saberlo

La inflación  tiene un gran efecto sobre los ahorros y la economía en general y el IPC es su principal indicador a efectos prácticos. Te explicamos qué es, cómo se elabora y por qué debes saberlo.

Qué es el IPC y por qué te interesa saberlo

SI el precio de los bienes y servicios sube, tu dinero vale menos. Este es uno de los principios de la gestión financiera que no siempre resulta fácil de asimilar para el ahorrador neófito. Para que lo entiendas mejor, si antes una barra de pan costaba 40 céntimos de euros, con 10 euros podías comprar 25 barras de pan, pero si el precio del pan sube a 0,5 céntimos ya solo podrás comprar 20 barras. La consecuencia directa es que tus 10 euros ahora valen menos porque puedes conseguir menos cosas -barras de pan en este caso- con ellos. Este es, a grandes rasgos, el efecto de la inflación sobre nuestro capital.

El IPC o Índice de Precios al Consumo es la forma que el Estado tiene de medir la inflación y por lo tanto de determinar hasta qué punto suben o bajan los precios en general o por lo menos a efectos de actualizar varias rentas.

¿Cómo funciona el IPC?

Para que lo entiendas mejor, vamos a resumir cómo funciona el IPC y como se calcula. Dado que es imposible medir la evolución del precio de todos los artículos que hay en el mercado lo que el Instituto Nacional de Estadísticas hace para calcular el ICP es utilizar una lista de productos y servicios en teoría representativos de la economía familiar registrar su evolución.

Se trata además de una lista ponderada, de forma que el peso de cada uno de los productos no es el mismo, sino que varía en función de la importancia. La lista completa puede consultarse en este enlace, aunque os dejamos la distribución por categorías.

Seguro que en este punto ya te estás preguntando si el IPC es o no fiable como indicador de precios real. La realidad es que al no contener todos los productos, siempre ofrece margen para la discusión y el error. Dicho de otra forma, se puede criticar su composición y cuestionarse si es la mejor.

Para qué se usa el IPC

La importancia del IPC va más allá de que sea la medida estatal de inflación. Y es que a efectos prácticos es el indicador que se utiliza para actualizar varios tipos de rentas. La más significativa es la de los alquileres.

Si vives de alquiler o tienes tu piso arrendado, deberás actualizar anualmente las rentas que cobras. La Ley establece que durante los primeros cinco años los contratos de vivienda deberán usar el IPC para calcular el nuevo alquiler. Así, imagina que alquilaste tu vivienda en febrero de 2014, llegado febrero de 2015 tendrás que revisar el dinero que pagas y actualizarlo a cómo haya evolucionado el IPC.

Dado que el IPC de febrero ha sido del -1,1%, si pagabas 1.000 euros de alquiler ahora pagarás 890 con la nueva actualización porque en este caso el precio de las cosas ha caído. Lo mismo puede aplicarse, por ejemplo, a las pensiones por alimentos.

El salario también está ligado al IPC, aunque los últimos movimientos del Gobierno avanzan en la línea de buscar otras fórmulas para actualizar los sueldos de los trabajadores. Sin embargo, a día de hoy la mayoría de los convenios establecen subidas en función de cómo evolucione el IPC más la suma de algún punto porcentual.

Imagen de Flickr


Noticias · Escrito por el 08/04/15