Tres recetas de temporada con verduras y cómo hacer que tu niño se las coma

Después de los excesos de la Navidad toca depurar el organismo y los vegetales son una estupenda opción. Lo ideal sería aprovechar las verduras de temporada para elaborar deliciosos platos. Entre ellas se encuentran las alcachofas, el ajo, la acelga, la berenjena, el apio, la coliflor, el calabacín, la espinaca, el tomate, el repollo, el nabo, el puerro, etc. A continuación te mostramos tres recetas de temporada con verduras.

Tres recetas de temporada con verduras y cómo hacer que tu niño se las coma

  1. Garbanzos con pisto: en esta época del año los platos de cuchara son los que más se agradecen. El que te presentamos ahora es muy completo, ya que se compone de legumbres y vegetales. Se necesitan 240 gramos de garbanzos, dos cebollas, ocho granos de pimienta, laurel, un pimiento verde grande, una cabeza de ajo, dos berenjenas grandes, dos tomates maduros grandes, comino, aceite de oliva y sal. No entraña mucha dificultad y su preparación está al alcance de cualquiera.
  2. Setas con arroz: un primer plato muy sabroso que encajará a la perfección en cualquier mesa. Entre los ingredientes que se necesitan para su elaboración se encuentran 300 gramos de arroz cocido, 100 gramos de varias setas como trompeta amarilla, lengua de buey, níscalos, rusiñol o perretxicos; 100 gramos de queso rallado, 200 mililitros de caldo de verduras, una cebolla, un diente de ajo, una guindilla, aceite de oliva y sal. Otra preparación bastante sencilla que no requiere de excesivo tiempo.
  3. Gratén de brócoli con queso manchego y beicon: este plato tiene un poco más de dificultad que los anteriores. Los ingredientes que se precisan son 600 gramos de brócoli, 400 gramos de patatas, 30 gramos de mantequilla, cuatro dientes de ajo, 50 gramos de beicon, sal, pimienta blanca, un litro de nata, 100 gramos de queso manchego y nuez moscada. En cuanto a la preparación, se realizará al horno y será necesario cortar el brócoli en capas de dos centímetros, para a continuación añadir capas de patatas del mismo grosor. Se le irán añadiendo el beicon, ajo, pimienta y sal, además de otras capas de brócoli, además del queso para gratinar.

Para conseguir que los niños coman verdura deberías implicarles más en las tareas de la cocina, haciéndoles partícipes de las preparaciones. Otra buena opción pasa por cambiar la presentación de los platos para que vean los vegetales con otros ojos. También es necesario que los mayores den ejemplo y coman verduras con frecuencia, para que de esa manera no les suponga un trauma.

También te puede interesar:

Ensaladas, también para los pequeños

Recetas fáciles y apetecibles con legumbres

Cinco recetas con productos típicos para octubre

Imagen de Flickr


Nutrición y dietas · Escrito por el 09/02/16


Ponerte en forma con los deportes de nieve ¿Cuántas calorías se pierden?

La temporada de nieve ya está aquí. Los deportes de invierno son una excelente manera de mantenerse en forma. Descubre cuánto peso te ayudan a perder.

Ponerte en forma con los deportes de nieve ¿Cuántas calorías se pierden?

Por fin ha llegado el gran momento para los aficionados a los deportes de invierno. Después de un año esperando ya pueden pisar la nieve y disfrutar de disciplinas como el snowboard, esquí o patinaje sobre hielo. Son disciplinas que solo se pueden practicar en esta época del año, pero que podrían sustituir sin ningún problema al gimnasio gracias a las calorías que se pierden.

Practicar deporte en la nieve se puede comparar con una hora de spinning, pero con unas cuantas ventajas más. Tanto a la hora de esquiar como de practicar cualquier ejercicio sobre esta superficie se suele pasar el día entero al aire libre, disfrutando del paisaje y respirando aire fresco. El ejercicio físico nunca está de más, sobre todo en esta época en donde los excesos de la Navidad se traducen en unos cuantos kilos demás. Ponerse los esquíes, los patines para el hielo o simplemente dar un paseo por la montaña nevada será una buena ocasión para ponerse en forma.

Lo importante es que permiten quemar calorías de una manera saludable y divertida. Con una hora de snowboard o esquí se llegan a quemar casi 400 calorías, que supone casi lo mismo que una hora en el gimnasio practicando aerobic. Una sesión de éstas implica restar unas 420. Pero en el caso de optar por el esquí de fondo, donde la exigencia es mucho mayor, el consumo calórico se elevaría hasta las 780 calorías, mientras que el patinaje sobre hielo permitirá acabar con unas 360 calorías.

Para hacerse una idea, por ejemplo, una hora de remo implica eliminar 700 calorías, correr durante una hora a 15 km/h unas 800, un partido de fútbol unas 720, y la natación unas 800 calorías por 45 minutos de actividad. En cualquier caso esto variará en función de las características físicas y la condición de cada persona.

A la hora de practicar ejercicio, al margen de la velocidad o intensidad con que se realice, lo importante es que el organismo se mantenga activo. De esta manera se consigue evitar el sedentarismo y se previenen aquellas enfermedades que se vinculan a la falta de ejercicio como son las patologías cardiovasculares o la obesidad. Al hacer deporte se consigue mejorar la condición física, pero también lo notará la concentración, la autoestima y la coordinación. En esta época del año, los deportes de nieve son una opción muy entretenida para acabar con la rutina del resto de la temporada.

También te puede interesar:

El mejor entrenamiento para los deportes de invierno

Los mejores consejos para practicar deporte en invierno

La mejor alimentación para hacer deporte en invierno

Imagen de Flickr



El mejor entrenamiento para los deportes de invierno

Si te gustan los deportes de invierno, es necesario realizar una combinación de ejercicios que nos permitan estar en las mejores condiciones posibles. Este conjunto de ejercicios incluye acondicionamiento cardiovascular, ejercicios de fuerza, fortalecimiento del core y la realización de estiramientos dinámicos y estáticos.

El mejor entrenamiento para los deportes de invierno

Mejorar la aptitud cardiovascular es la base para poder practicar deportes de inverno, permitiéndonos disfrutar de un largo día de esquí, de montañismo o de un paseo con raquetas de nieve. Cuando mejoramos nuestras capacidad cardiovascular retrasamos la aparición de la fatiga, es sorprendente ver como la mayoría de los accidentes durante la práctica del esquí se producen a ultima hora de la tarde, en vez de a primera hora de la mañana.

Los ejemplos más comunes de deportes que van a mejorar y mantener nuestra capacidad cardio-vascular son la natación, que podemos practicar en piscina climatizada, el aerobic y el cicloindoor que también lo podemos realizar en locales climatizados, el baile o un entrenamiento con pesas específico. En definitiva se trata de realizar ejercicios a una intensidad moderada que se alarguen en el tiempo, por ejemplo realizar sesiones de 40 minutos entre 3 y 4 días por semana.

Los ejercicios de fuerza son muy beneficiosos para los deportes de invierno. El desarrollo del tren inferior y del core con ejercicios que fortalezcan la zona abdominal aumentan el rendimiento y la resistencia, además, van a prevenir a las tan temidas lesiones de rodilla.

La primera diferenciación que debemos hacer a la hora de plantearnos un entrenamiento de fuerza con pesas es que grupos musculares vamos a trabajar.

Para el tren superior podemos realizar ejercicios de antebrazos, bíceps, tríceps, hombro, espalda y abdomen, algunos ejemplos serían: pres de banca, pullover, polea tras-nuca, tremo inclinado con barra o las clásicas dominadas.

A la hora de desarrollar el tren inferior podemos realizar ejercicios que fortalezcan cuádriceps, basto externo e interno, isquiotibiales, bíceps femoral, gemelos, glúteo, soleo, etc., existen una gran variedad de ejercicios que van desde la clásica sentadilla completa, que nos permitiría fortalecer todo el tren inferior con un solo ejercicio, hasta rutinas especificas con ejercicios como  el carro romano, la extensión de piernas, el curl femoral, las zancadas con barra, el peso muerto, etc.

Mantener y mejorar el rango de movimiento de los músculos y los ligamentos dará lugar a movimientos más libres cuando realicemos cualquier tipo de actividad. Si los músculos y los tejidos conectivos se endurecen por falta de uso o por uso excesivo, los ejercicios de estiramiento dinámico y estático permitirán devolver la flexibilidad a los mismos y disminuir la tensión muscular. Cuando se trata de mejorar la flexibilidad muscular debemos pensar siempre en el momento posterior a hacer el deporte, nunca antes. Antes de hacer deporte realizaremos una serie de ejercicios que calienten los músculos, por ejemplo, rotaciones estáticas de las articulaciones o comenzar a realizar el deporte a muy baja intensidad durante 10-15 minutos.

Espero que haya sido de vuestro interés

Imagen: Galería Flickr Skystar Trysil


Fitness y deporte · Escrito por el 26/02/14


Propiedades nutricionales de los alimentos de invierno

El invierno es la estación de los alimentos ricos en fibra, llenos de color y sabor, son alimentos ricos en vitaminas, minerales y proteínas de alto valor biológico. Legumbres, frutos rojos, calabaza de invierno, etc., son solo algunos de los alimentos que podemos encontrar en la estación invernal y que se van a convertir en el arma más efectiva contra los resfriados y las enfermedades típicas de esta época.

Propiedades nutricionales de los alimentos de invierno

Las legumbres, como los garbanzos, las judías blancas y pintas, las lentejas, los guisantes, etc., son alimentos ricos en fibra y proteínas, tienen un sabor carnoso lo que los hace perfectos como ingrediente para sopas, guisos y caldos.

Durante todo el año compramos en los supermercados frutos rojos envasados, desecados, congelados e incluso liofilizados, pues bien, durante el invierno podemos conseguirlos frescos. Los arándanos por ejemplo, no solo son unos frutos deliciosos, sino que son muy bajos en calorías, ricos en vitamina C y en fibra alimentarias que nos ayuda a regular el transito intestinal. Los podemos utilizar en ensaladas, panes, bollos, en un bol con yogur o en un revuelto de setas y frutos secos.

La calabaza de invierno la podemos encontrar en abundancia y a un precio muy económico durante estas semanas. Tanto la pepita como la pulpa son ricas en vitamina C y nutrientes. Una taza contiene tan solo 115 calorías, 9 gramos de fibra y entre el 30% y el 40 % de muchas de las vitaminas que necesitamos a lo largo del día, como la B1, la B6, la vitamina C, el ácidos fólico, etc., además de una proporción muy importante de minerales como el magnesio.

El invierno es también la temporada de los cítricos frescos y las naranjas cargadas de vitamina C, además, las naranjas contienen cantidades muy importantes de ácidos fólico, una vitamina que ayuda a mantener el corazón sano, así como fibra y potasio.

La col y la col rizada son ricas en vitamina A y contienen luteína y zeaxantina, dos fitoquímicos naturales que ayudan a prevenir y evitar que aparezcan enfermedades relacionadas con la degeneración macular que se producen en nuestros ojos por la edad. Añadidas como ingrediente en ensaladas, sopas y guisos, la col y la col rizada dan un sabor inconfundible a las recetas invernales.

Si bien es cierto que el desarrollo de las tecnologías de conservación de los alimentos hacen que podamos tener cualquier tipo de alimento en cualquier mes del año, debemos intentar usar en nuestras recetas alimentos de temporada por varias razones. Por un lado, van a ser más económicos y, por otro, la calidad organoléptica (aquella que podemos identificar por los sentidos) y la calidad nutricional de los mismos va a ser muy diferente.

Los alimentos que crecen durante el invierno nos dan un gran número de posibilidades para preparar recetas sabrosas y nutritivas que van a gustar a toda la familia, y que aportan todos los nutrientes necesarios para que nuestro sistema inmunitario se mantenga fuerte frente a las infecciones más comunes que pueden aparecer.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr  rusvaplauke


Nutrición y dietas · Escrito por el 21/02/14


Cómo mantener tus pies calientes en invierno

Cualquier persona que pasa mucho tiempo al aire libre durante los meses de invierno sabe lo difícil que puede resultar mantener los pies calientes, especialmente los dedos de los pies. Esto es especialmente importante en zonas donde clima es frío y húmedo. En el artículo de hoy vamos a ver algunos consejos para que los que pasamos mucho tiempo al aire libre y tenemos problemas para mantener los pies calientes lo podamos hacer con facilidad.

Cómo mantner tus pies calientes en invierno

Mantener los pies calientes durante el invierno es de vital importancia y no siempre es fácil de conseguir. Generalmente, para evitar tener los pies frío se puede utilizar un mezcla de consejos caseros, con nuevas tecnologías y un poco de sentido común.

 A continuación os resumo algunos de los consejos que debéis tener en cuenta para que vuestros pies mantengan una temperatura adecuada cuando estamos al aire libre:

  • Pies secos es igual a pies calientes. Para mantener los pies calientes, lo primero que tenemos que hacer es mantener los pies secos y protegidos de la humedad exterior por lo que adquirir unas botas impermeables es el primer paso que debemos dar.
  • Calzado impermeable y transpirable. Es fundamental, especialmente si realizamos excursiones al aire libre o algún deporte de montaña. Materiales como el Gore-tex nos permitirá tener los pies secos, permiten la transpiración del sudor y evitará que los notemos húmedos, ya que el diámetro de los poros evita que las gotas de agua puedan atravesarlos.
  • La importancia del calcetín. Debemos evitar el uso de calcetines de algodón, ya que hacen que la sensación de frío sea mucho mayor, en su lugar utilizaremos calcetines de lana, lana merino o materiales similares.

Pero, la sensación de tener los pies fríos no solo aparece cuando estamos en medio de una montaña nevada, también puede aparecer cuando estamos echados en el sofá con una manta sobre el cuerpo descansando después de un largo día de trabajo. En este caso os traigo algunos consejos y soluciones:

  • Pondremos los pies en un recipiente con agua caliente o un masajeador de pies con agua caliente. Notaremos que nuestros pies entran en calor inmediatamente.
  • Retiraremos los calcetines y frótalos con un masaje suave, así conseguiremos estimular la circulación de la sangre y notaremos como nuestros pies poco a poco adquieren una mayor temperatura, a continuación, coloca un calcetín de lana.
  • Si estamos sentados durante mucho tiempo o en una posición inmóvil, uno de los mejores consejos es estimular la circulación de la sangre. De pie, haremos movimientos leves elevándonos sobre las puntas de los pies y volviendo a la posición original de forma repetida, haremos rotaciones sobre la articulación de los tobillos.
  • En ocasiones simplemente con poner unos calcetines más gruesos, evitando como comentábamos anteriormente cuando estamos al aire libre el algodón. Un calcetín grueso de lana va a conseguir recuperar la temperatura de nuestros pies rápidamente.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr blakespot


Invierno, Salud y Bienestar · Escrito por el 17/02/14


La mejor alimentación para hacer deporte en invierno

Practicar deporte durante el invierno supone uno de los mayores retos a los que podemos someter a nuestro cuerpo, por lo que los atletas que participan en deportes de invierno tienen que tomar algunas precauciones que les permitan sentirse cómodos y seguros y claro, rendir al máximo.

La mejor alimentación para hacer deporte en invierno

Durante la práctica deportiva a bajas temperaturas es tan importante lo que comemos y bebemos antes y durante el esfuerzo. Una alimentación adecuada permite regular nuestra temperatura corporal, manteniendo nuestro cuerpo caliente y proporcionando suficiente combustible para que los músculos puedan trabajar al máximo.

Para contrarrestar la bajada de temperatura corporal típica en los deportes de invierno, nuestro cuerpo tiende a incrementar el metabolismo para aumentar la temperatura, lo que supone un aumento en el consumo calórico. Por otro lado, la respiración supone una perdida significativa de agua que los deportistas de invierno deben recuperar a través del agua de bebida. En relación con la hidratación ocurre algo paradójico, si bien las necesidades hídricas están aumentadas, la sensación de sed está disminuida por lo que debemos beber a pesar de no tener sed.

Cuando se trata de elegir alimentos para ingerir durante un día de frío la primera duda, de fácil solución por otro lado, es si podemos tomar alimentos calientes. La respuesta es sí, debemos tomar alimentos calientes que contribuyan a mantener la temperatura corporal y a un ahorro de energía.

Para poder rendir al máximo, debemos tener en cuenta no solo los alimentos y las bebidas que consumimos durante la práctica deportiva sino también lo que ingerimos antes de realizar el esfuerzo. Como máximo dos horas antes deberemos hacer una ingesta importante de hidratos de carbono, por ejemplo, si vamos a hacer una salida a la montaña a las 8 de la mañana, sobre la 6 de la mañana haríamos un desayuno rico en cereales, tratando de evitar los productos integrales. Pero aún hay más, tan importante es el desayuno como la cena del día anterior, que al igual que este deberá estar compuesta  de alimentos ricos en hidratos de carbono.

Una vez que hemos iniciado la práctica deportiva tendremos una máxima en nuestro pensamiento “comer antes de tener hambre y beber antes de tener sed”. Sean alimentos fríos o calientes, sean líquidos o sólidos, ricos en hidratos de carbono o en proteínas la pauta será beber cada 20 minutos aproximadamente y comer cada  35-40 minutos. Siempre teniendo en cuenta el deporte que estamos practicando y la intensidad con la que lo estamos haciendo.

A continuación resumimos algunos de los consejos básicos que nos permitirán superar una larga jornada de deporte invernal:

  • Beber agua con frecuencia ( 500 ml-cada 20-30 minutos)
  • Comer alimentos ricos en hidratos de carbono (200 kcal-cada 35-40 minutos)
  • Evitar el consumo de cafeína. Aumenta la sudoración y favorece la diuresis.
  • Evitar el consumo de alcohol. Aumenta la deshidratación, además, favorece la dilatación de los vasos sanguíneos contribuyendo a la perdida de calor.

Para evitar complicaciones de última hora con las provisiones, es importante que siempre tengamos una fuente de alimentación de emergencia. Es decir, llevar un poco más de comida de lo planificado por si acaso.

 Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr ralph and jenny


Nutrición y dietas · Escrito por el 14/02/14


Comer bien con un presupuesto bajo durante el invierno

Los consejos que veremos en el artículo de hoy nos ayudarán a ahorrar en nuestro presupuesto para la lista de la compra de alimentos, teniendo en cuenta las recomendaciones alimentarias de las asociaciones nacionales e internacionales. Debemos ser conscientes de que se puede ahorrar y tener una dieta equilibrada.

Comer bien con un presupuesto bajo en invierno

1.     Planificar con anticipación

Antes de realizar la compra revisaremos los alimentos que tenemos en la despensa, en el frigorífico y en el congelado. Crear una lista detallada de la compra en base a nuestras necesidades y un plan de menú semanal.

2.     Elegir alimentos saludables

El consumo de alimentos saludables hace que ahorremos dinero. Los investigadores encontraron que cuando las familias diversas familias cambiaron su alimentación eligiendo alimentos saludables no solo perdieron peso si no que ahorraron en el presupuesto dedicado a la compra de alimentos.

3.     Comprar productos de temporada

Es importante que nos informemos de cuales son los alimentos de temporada. La comida de temporada tiene mejor precio, mejor sabor y además nos aportará los nutrientes necesarios para evitar que aparezcan enfermedades típicas de cada estación.

4.     Utilizar cupones de venta

La planificación de las comidas de toda una semana hace que la factura pueda ser excesivamente grande para nuestra disponibilidad económica. Los periódicos están llenos de cupones descuento que pueden ayudarnos con la compra. Ahora bien, es muy importante que únicamente utilicemos aquellos que nos permitan ahorrar en artículo que ya teníamos planificado que íbamos a comprar

5.     Pensar en alimentos congelados, enlatados o desecados

Los alimentos congelados, enlatados o desecados son una valiosa alternativa a los alimentos frescos. Se trata de formas de presentaciones más económicas e igualmente nutritivas.

6.     Elegir la fuente de proteínas correcta

Una dieta variada siempre será la mejora alternativa, y si hablamos de alimentos ricos en proteínas además de los beneficios que nos aportará a la salud también vamos a ahorrar en el presupuesto. Las proteínas son necesarias para la renovación de los tejidos, el fortalecimiento del sistema inmunitario, etc., pero no solo se encuentran en carnes y pescados, podemos obtenerlas de fuentes más económicas como legumbres, huevos, tofu, etc.

7.     Evitar el desperdicio

Antes de coger alimentos perecederos, es decir, que tienen una vida útil muy corta debemos pensar en cómo vamos a utilizarlos.

8.     Comprar marcas blancas

Para poder ajustar el presupuesto debemos considerar la posibilidad de elegir  las marcas blancas en lugar de las marcas comerciales originales que son más caras. Muchas marcas nacionales utilizan el mismo producto, únicamente lo envasan con un sello distinto por lo que la calidad de la marca original y la marca blanca es exactamente la misma.

9.     Evitar los alimentos pre-envasados

La compra de alimentos pre-envasados que encontramos en los lineales del supermercado, lavados, cortados en tacos, rodajas, etc., van a hacer que nuestro presupuesto se dispare.

10.    Comprar y cocinar a granel

Comprar al por mayor es una de las formas más efectivas de ahorrar dinero. Pero no solo comprar a granel ahorra dinero, también cocinar a granel, podemos preparar alimentos para varios días y elaborar una conserva o congelar en diferentes porciones.

Con una dieta variada, equilibrada y en la que prevalezcan los alimentos de temporada conseguiremos proteger nuestra salud y nuestro bolsillo.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr Tax Credits



Descubre los deportes de invierno

Cuando llega el invierno nuestra predisposición para practicar deportes al aire libre se va reduciendo a la vez que se reducen las temperaturas y aumenta el frío, pero la realidad nos dice que hacer ejercicio durante el invierno es tan importante como hacer ejercicio durante el verano. En el artículo de hoy vamos a ver alguno deportes que despertarán nuestra curiosidad y seguro que nos empujarán a hacer deporte durante la estación invernal.

 Descubre los deportes de invierno

Permanecer encerrado en casa, cerca de la calefacción, no es nada beneficioso para nuestra salud y puede hacer que estemos más expuestos a las enfermedades típicas de la época invernal como los resfriados y las gripes. Salir de casa nos da la oportunidad de respirar aire  fresco, conocer lugares nuevos y le da un respiro a nuestra mente de los problemas diarios.

Aquellas personas que sufren algún tipo de trastorno afectivo estacional o depresión invernal van a obtener grandes beneficios cuando se decidan a practicar los deportes que vamos a ver en el artículo de hoy. Además, para aquellos que tratan de mantener su peso bajo control, practicar deportes de invierno le facilitará el trabajo: nuestro cuerpo va a gastar energía no solo para mantener la intensidad de la actividad física sino también para mantener la temperatura corporal por lo que la perdida de peso será mas rápida y eficaz.

Veamos algunos de esos deportes:

  • Esquí

El esquí es un deporte emocionante que puede saciar la necesidad de adrenalina mientras bajamos por pendientes inclinadas sobre un par de esquís. Practicar esquí es beneficioso para personas de todas las edades siempre y cuando tengamos en cuenta la experiencia de cada una de ellas para poder elegir la pista que se adapte mejor a su nivel.

Si preferimos los terrenos mas llanos podemos practicar el esquí de fondo. El esquí de fondo es equivalente a la natación, ya que nos permite desarrollar tanto el tren superior (brazos, espalda y abdomen) como el tren inferior (piernas) mejorando la coordinación y la agilidad.

  • Patinaje sobre hielo

El patinaje sobre hielo es elegante y agradable. Se trata de un deporte en el que nuestra mente puede descansar mientras quemamos calorías dando vueltas a una pista de hielo casi sin darnos cuenta. El patinaje sobre hielo es una prueba más de que los deportes de inverno son realmente divertidos.

  • Senderismo en invierno

No es necesario practicar un deporte excesivamente intenso o que implique algún riesgo. Caminar por la montaña durante el invierno aporta tantos o más beneficiosos que el esquí o el patinaje sobre hielo. Existe la posibilidad de que haya zonas en las que el terreno no sea del todo estable o asequible para todo tipo de personas, por lo que es necesario que analicemos la ruta previamente y así poder disponer de todo el equipo necesario para evitar problemas de última hora.

  • Las raquetas de nieve

Utilizar raquetas de nieve nos permite practicar un deporte que mezcla el senderismo y las camitas tradicionales por la montaña con el esquí. Este tipo de equipos facilita el desplazamiento sobre la nieve independientemente de la profundidad que ésta tenga, por lo que disfrutaremos de paisajes increíbles sin necesidad de ir sobre unos esquís. Es un deporte muy duro, pero resulta muy gratificante y sin duda nos mantendrá en forma.

  • Snowboard

Este deporte, como ocurre con el esquí, requiere de un poco más de experiencia que muchas otras actividades que podemos practicar durante el invierno. Es ideal para aquellos que disfrutan con deportes intensos y divertidos. Utilizar un adecuado equipo de seguridad es básico, al igual que recibir clases de un monitor acreditado para evitar lesiones graves es igualmente básico antes de plantearnos practicar este deporte.

  • Actividades para niños

Practicar deportes durante el invierno no es solo cosa de adultos, los niños también pueden disfrutar jugando con la nieve durante el invierno, desde lanzarse en trineo por una colina, participar en una pelea de bolas de nieve o simplemente hacer un ángel de nieve en el suelo, se trata de compartir un momento divertido que les hará más felices, de eso no hay duda.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr Trysil

 


Fitness y deporte · Escrito por el 29/01/14


Los mejores consejos de salud para el invierno

El invierno y los resfriados están íntimamente relacionados, en la entrada de hoy vamos a ver algunos consejos de salud para el invierno.

Los mejores consejos de salud para el invierno

  • Estimula tu sistema inmunitario. Para evitar los resfriados y otras enfermedades invernales debemos mantener nuestro sistema inmune al 100%, para ello, asegúrate de que en la bolsa del supermercado no faltan frutas y verduras ricas en vitaminas A, C y E y así hacer que nuestro cuerpo disponga de la munición suficiente para combatir las infecciones.
  • Disfruta del aire libre. Aunque pueda resultar tentador quedarse en casa disfrutando de la calidez de estar bajo una manta en el sofá, debemos hacer todo lo posible por obtener la mayor cantidad de minutos de sol, así evitaremos lo que en la jerga médica se conoce como trastorno afectivo estacional, algo así como una depresión invernal. Así que ha llegado el momento de levantarse y disfrutar de los paisajes que nos ofrece el invierno.
  • Cuida tu alimentación. Para algunas personas la llegada del invierno se convierte en un ticket de ida para la ganancia de peso e incluso para la obesidad. Durante esta época tendemos a realizar menos actividad física y a ingerir alimentos muy energéticos que pueden llevarnos de forma irremediable a ganar peso. Por este motivo debemos controlar la ingesta de alimentos y platos excesivamente grasos y mantener el nivel de actividad física de los meses más cálidos.
  • Realiza actividad física. El letargo afecta a todo el mundo durante los meses de invierno, resulta inevitable en muchas ocasiones. Pero precisamente contra ese letargo debemos luchar, eligiendo aquellos deportes que más nos llenen o aquellos que podamos disfrutar solo en invierno como esquí o snowboard. Recuerda calentar perfectamente los músculos antes de realizar un deporte para evitar lesiones.
  • Evita la propagación de las enfermedades. Lavarse las manos con regularidad, evitar las grandes aglomeraciones de gente y no abusar de la calefacción son algunos de los hábitos más básicos que nos permitirán prevenir y evitar la aparición de las enfermedades más comunes del invierno.
  • Mantén el calor corporal. Un otoño excesivamente cálido puede hacer que la llegada del invierno nos coja desprevenidos. Debemos tratar de evitar llegar al punto en el que nos abrigamos porque sentimos frío, la mejor recomendación consiste en abrigarnos antes de sentir frio, sin esperar a que nuestras manos o nuestros pies comience a adormecerse. Usaremos guantes, bufandas, gorros, ropa interior térmica o cualquier equipo que nos resulte cálido y cómodo.
  • Cuida la hidratación. Es normal que durante el invierno nuestra sensación de sed se reduzca de forma importante, principalmente por la reducción de la sudoración. Pero esto no debe hacer que no prestemos atención a la cantidad de liquido que ingerimos a lo largo del día. La ingesta de agua, ya sea como agua de bebida o por aquella que está contenida en los alimentos va a mejorar el estado de nuestras mucosas, la primera barrera de defensa contra los resfriados.

Si cuidamos nuestra salud y ponemos un poco de empeño en el día a día conseguiremos evitar que los resfriados y otras enfermedades típicas del invierno nos ganen la partida.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr hanspoldoja


Salud y Bienestar · Escrito por el 27/01/14


Los alimentos de temporada: El invierno

Cada estación trae consigo una cosecha de alimentos nueva y abundante. Incluso durante los meses de inverno, que por lo general la variedad suele ser menor que en el verano, no faltan opciones saludables. Ya sea para mejorar la memoria, facilitar que se elimine la grasa de algunas zonas del cuerpo o mejorar el sistema inmunológico para afrontar con garantías las temidas gripes invernales, hay un gran número de alimentos que se recolectan durante los meses más fríos del año que nos ayudarán en cada uno de estos aspectos.

Los alimentos de temporada: El invierno

Realmente, muchos de los alimentos que consumimos durante los meses de verano pueden estar disponibles durante todo el año, en cambio, algunas verduras y hortalizas adquieren su punto más alto de maduración durante los meses de invierno. Así que debemos ser creativos y atrevidos preparando algunos platos que nos protegerán del frio de la estación invernal.

Las Coles de Bruselas contienen casi el 50% más de vitamina C (un potente antioxidante) que las naranjas. De hecho, el consumo de cinco o seis coles al día puede cubrir las necesidades de vitamina C de un adulto. Pero los beneficios nutricionales del consumo de Coles de Bruselas va más allá de su contenido en vitamina C. Los índoles son unos compuestos nitrogenados  con propiedades anti-cancerígenas y anti-inflamatorias, además, la col de Bruselas es un alimento rico en ácido fólico, fibra, vitamina K y magnesio.

El pomelo es la fruta perfecta del invierno. No solo por su alto contenido en vitamina C, si no por su contenido en licopeno. Estudios recientes han demostrado las propiedades anti-cancerígenas del licopeno.

La col, particularmente la roja, es una fuente inagotable de nutrientes. La col roja contienen vitamina liposolubles como la A y la K y vitaminas hidrosolubles como la C y la B6. El contenido en glutamina, un aminoácido antiinflamatorio que refuerza el sistema inmunitario y el contenido en antocianinas, pigmentos vegetales que dan el color rojo a la lombarda y que además es un antioxidante muy fuerte justifica la inclusión de la lombarda en nuestras recetas invernales.

El brócoli es un vegetal cargado de vitaminas y minerales como el calcio, el manganeso e incluso el hierro. A pesar de que la absorción de este último sea muy baja, el brócoli es una gran referencia para los platos que vayamos a preparar durante el invierno por su versatilidad y riqueza nutritiva. En ocasiones nos podemos encontrar con piezas que tengan un sabor ciertamente amargo, para evitarlo, debemos almacenar correctamente el vegetal y ser muy cuidadosos en su preparación, además, para prevenir la aparición de ese sabor amargo será conveniente que no madure en exceso.

Al igual que la cebolla o el ajo, los puerros pertenecen a una familia de verduras rica en fitonutrientes que nos ayudarán a combatir las temidas enfermedades invernales. Los puerros son ricos en kaempferol que protege los vasos sanguíneos dándoles fuerza y estabilidad y además son ricos en vitaminas como la A, B6, C, K y ácido fólico, y en minerales como el hierro. Pero los beneficios de este grupo va más allá, los estudios más recientes han demostrado que aumentar la frecuencia de consumo de ajo, cebolla y puerro puede reducir el riesgo de padecer cáncer de colon y cáncer de próstata.

Todos hemos oído habla de los nabos, pero quizás no todos hemos oído hablar de sus hojas, los grelos. Además de tener un saber exquisito, poseen una gran cantidad de vitaminas como la A y la K, también ácido fólico y minerales como el calcio y el manganeso.

El inverno trae consigo una gran variedad de alimentos baratos y ricos en nutrientes, es hora de ponerse manos en la masa y preparar platos de cuchara, que como alguna abuela decía de forma muy sabía “consuelan al estómago”.

Espero que haya sido de vuestro interés.

Imagen: Galería Flickr katerha


Nutrición y dietas · Escrito por el 24/01/14



12