Síntomas comunes que deberían llevarte al médico

Salvo que seas hipocondriaco debes saber que algunos de esos dolores que sufrimos y a los que no damos importancia te pueden costar la vida.

Muchas veces no hacemos caso a nuestro cuerpo. Pensamos que ciertos dolores, de cabeza, estómago, espalda o cuello, amén de la fatiga, son normales y no les damos importancia. Sin embargo, acudir al médico ante ciertas molestias puede salvarte hasta la vida. Los consejos de Evelyn Lewin en la revista Whimn, nos da pistas de que síntomas no podemos ignorar.

Uno de esos primeros síntomas a los que debemos atender son los cambios de visión. Ver borroso, entelado, luces que te nublan no tienen por qué ser normales, sino signos de que hay una enfermedad crónica o visual. Tener ese cambio en un momento determinado no es grave, pero si va a más debes acudir al médico. Si ves destellos de luz puede significar que hay algún fallo en la retina y es urgente y necesaria la ayuda médica.

También debemos prestar atención a los dolores de cabeza. Si bien es verdad que es un dolor muy común, no siempre debemos asumirlo como un mal menor. Si la molestia no se va con una aspirina u otro analgésico hay que acudir al médico, aunque no es fácil de diagnosticar las razones o el origen del dolor. La gravedad dependerá de si el dolor los tenemos en racimos, en tensión o por migrañas. Cuando tenemos cefaleas como truenos, artritis temporada o dolor de cabeza u ojo, estás ante una emergencia. Más preocupante aún sería un glaucoma agudo, que aumenta la presión dentro del ojo y puede producir ceguera. Un dolor de cabeza acompañado de fiebre puede indicar una infección en el cerebro (meningitis) o ser una advertencia de encefalitis.

El dolor de estómago es también uno de los más comunes. Sin embargo, si el dolor abdominal golpea repentinamente o es severo debes buscar ayuda porque puedes estar sufriendo desde una apendicitis a un episodio de estreñimiento, rotura de quistes ováricos o la rotura de la aorta. Y es que ardores de estómago, diarreas o dolores abdominales pueden tener peor diagnóstico de lo que inicialmente podemos pensar.

Cuando sufrimos falta de respiración sin motivo debemos estar atentos también, ya que puede indicar alguna dolencia grave como una embolia pulmonar o un cáncer, pasando por asma, neumonía o ataques de pánico. Amén de respirar mal, hay que controlar un exceso de cansancio excesivo porque puede ser indicador de cáncer de pulmón.

Una de las cuestiones más curiosas que nos pueden ocurrir es el hecho de miccionar demasiado a menudo, lo que nos puede llevar a una deshidratación, mientras que debemos controlar también la posibilidad de ser diabéticos ya que si no se trata puede ser una enfermedad metabólica que nos lleve a complicaciones como enfermedades cardíacas, daño renal, afección a los nervios y pérdida de visión.

Aunque hay bastante conciencia de ello, también no debes dejar pasar los dolores en el pecho, ya que a lo peor puede ser un síntoma de ataque al corazón. El dolor torácico es el primer síntoma de infarto, dura alrededor de 15 minutos y se siente como una presión intensa en el pecho que se extiende a la espalda, los brazos y los hombros, sobre todo del lado izquierdo. Otros de los síntomas antes de sufrir un infarto es la dificultad para respirar, tener gran fatiga, excesiva sudoración y problema digestivos con naúseas y vómitos.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 02/11/17


La detección precoz, clave para luchar frente al melanoma

El melanoma debajo de la uña es un tipo de cáncer que tiene cura, pero hay que saber detectarlo y tratarlo. Ante la más mínima sospecha, acude a tu médico.

Uno de los aspectos que siempre se destaca en la lucha contra el cáncer, contra cualquier tipo de cáncer, en la importancia de la prevención o el diagnóstico prematuro. Por eso es vital saber identificar un melanoma y cómo tratarlo. Para empezar hay que explicar que el melanoma es un tipo de cáncer poco frecuente, pero muy peligroso en el que las células tumorales aparecen a partir de melanocitos, lo que provoca que pueda invadir tejidos sanos y órganos alejados. Según datos médicos, al año se diagnóstican 160.000 melanomas, de los cuales 3.600 son en España. Curiosamente, se da más frecuentemente en mujeres y representa el 2,7% de los cánceres femeninos. Puede afectar a cualquier parte del cuerpo, aunque es más común en las extremidades inferiores de las mujeres y en el pecho y la espalda de los hombres.

En el caso que nos ocupa, el melanoma debajo de las uñas, es importante saber distinguirlo. Para ello debemos estar atentos a los cambios que se producen en nuestra piel. Ante la aparición de cualquier mancha, lunar o lesión que no cura, hay que acudir al médico, sobre todo si observamos que cambia de tamaño, forma o color. El melanoma que aparece debajo de las uñas se llama ungueal. Dentro de las características más comunes del mismo es la coloración azul o negra azulada de la zona. Puede afectar tanto a las uñas de las manos como de los pies y afecta, sobre todo, a los pulgares, índice y corazón.

Existen varios tipos de melanoma en las uñas. El primero de ellos sería el melanoniquia longitudinal, asociado a alteraciones de la placa de las uñas, el segundo sería el ameloanótico, que se asocia a cambios de la lámina ungueal. La mejor forma para diagnosticar estos dos tipos de cánceres, o descartarlos, es la realización de una biopsia.

Para reconocer el melanoma de la piel se suele usar la regla de ABCD. La A se corresponde a la edad en la que aparece, entre los 50 y los 70 años, y el color de la piel. La B indica el color de la mancha de la uña. La C se refiere al cambio que experimenta la línea a lo largo de la uña y la D, al dedo en el que aparece la mancha.

El tratamiento de los melanomas debajo de las uñas, como cualquier otro, requiere de un tratamiento quirúrgico que consiste en la eliminación del melanoma, operación que puede acompañarse de terapias específicas como radioterapia, quimioterapia o inmunoterapia, dependiendo del momento del avance del cáncer. Para ello, el médico analizará el lugar en el que aparece el melanoma, su gravedad, la metástasis, el estado de salud del paciente. En los países occidentales, más del 80% de los pacientes a los que se les extirpa el melanoma con prontitud tiene una alta esperanza de vida.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 19/10/17


Si te duele la cabeza habitualmente debes ir al médico

El dolor de cabeza es, probablemente, el más habitual de los que sufrimos las personas. Por ello casi nunca acudimos al médico, pero debemos hacerlo porque muchos de ellos tienen solución.

Es imposible encontrar a una persona que no haya tenido dolor de cabeza nunca. Más bien al contrario, lo habitual es que todas las personas hayamos sufrido estos dolores con más o menos intensidad. De alguna manera es uno de los problemas de salud más habituales y, normalmente, optamos por tomar un analgésico o un antiinflamatorio para disminuir el dolor. No en vano el 70% de los españoles sufre dolores de cabeza, el 12% padece de migrañas incapacitarte y el 2% sufre cefaleas crónicas que les hacen abusar de los analgésicos, según José Miguel Láinez, de la Federación Europea de Cefaleas. Por eso, muchas veces ya no le damos importancia. Sin embargo, hay casos en los que sería muy recomendable que nos viera un médico para que dicha dolencia no vaya a más, ni tenga efectos secundarios, amén de recibir un tratamiento que pueda acabar con esos dolores.

Una de las ocasiones en las que debemos acudir al médico si nos duele la cabeza es cuando el dolor es crónico y nunca antes has consultado para que te digan de dónde procede dicho dolor. Siempre es bueno realizar de un examen auxiliar que descarte alguna patología asociada para iniciar un tratamiento preventivo. Además, también debemos acudir a nuestro médico de cabecera si el dolor es crónico y presenta sintomatología asociada grave: parálisis o debilidad de algún miembro o músculo de la cara. En ese caso, acudir a urgencias es imprescindible. No hay que perder ni un minuto.

Si el dolor es muy intenso y va acompañado de náuseas y vómitos también debemos ir a urgencias, así como si se produce junto a alteraciones visuales persistentes o alteraciones de la memoria. Además, no debemos dejar de acudir si se produce un dolor agudo, súbito y se presenta junto a fiebre muy alta, déficit neurológico, rigidez en la nuca, etc…

Obviamente, si se presenta como consecuencia de un traumatismo en la cabeza y si el dolor no remite o empeora en 24 horas debemos acudir al médico para pedirle consejo, someternos a pruebas y resolver de la mejor manera unos dolores que pueden llegar a ser muy dolorosos y pueden llegar a arruinar días señalados o jornadas de trabajo de lo más importante.

Láinez reconoce que el 90% de los pacientes vive mejor gracias a los tratamientos que se les aplican, dependiendo del tipo de dolor que sufra el paciente. Y es que los dolores de cabeza pueden producir cambios morfológicos en el cerebro que potencian la cronificación del problema, ya que aumentan la sensibilidad a nivel de los transmisores del dolor. Para solucionarlo, se debe evitar el dolor crónico con los tratamientos adecuados y para ello es necesario acudir al médico.

Imagen de Flickr



Cuanto antes trates la cistitis más fácil será curarte

Uno de los problemas más comunes de mujeres, y algunos hombres, es la aparición de la cistitis o una infección por un hongo que produce dolores en la vía urinaria. Tratarlo es fácil y sólo tienes que ir al médico.

Cuanto antes trates la cistitis más fácil será curarte

Cistitis o candidiasis es una enfermedad que pueden llegar a experimentar a lo largo de su vida una de cada cuatro mujeres producida por una bacteria que se encuentra con el ano y que pasa a la vía urinaria. Realmente es una infección provocada por un hongo  que puede afectar al conducto gastrointestinal, a la piel, a los genitales y al sistema respiratorio.

Las personas que lo sufren de manera crónica, en general mujeres, pero hay hombres que también lo pueden sufrir (se llama balanitis), acusan molestias vaginales con infección de orina, irritación, úlceras, etc… dolores de cabeza, cansancio, depresión cambios de humor…

Lo más recomendable para combatir esta enfermedad es acudir a tu médico para que haga un cultivo de la vagina con el fin de saber si hay hongo o no. No es nada recomendable que te automediques, siempre sabrá más tu médico que tú. Cuando te haga esa prueba descartará también que haya otras infecciones como clamidia, vaginosis bacteriana o tricomoniasis, que pueden tener los mismos síntomas.

Una vez diagnosticado y localizado el hongo,  tu médico te recetará fármacos antimicóticos, que evitarán el avance del mismo por todo el cuerpo. Es importante hacer el tratamiento completo. Estos medicamentos podrán ser administrados por vía oral (pastillas o cápsulas) o local, sobre la zona afectada de la vagina, como cremas que se aplican sobre la vulva. Si pese a este tratamiento no se cura la infección, tu médico podría optar por acabar con la infección para siempre con un medicamento consumido durante dos semanas.

Ni que decir tiene que la mejor manera de no sufrir cistitis es la prevención, como en la mayoría de las enfermedades. Para ello, se suele recomendar beber 1,5 litros de agua al día, no tomar productos excitantes como el café o el alcohol, hacer pis cada dos o tres horas ya que el hongo aparece cuando la orina está en la vagina, lavarse y secarse siempre de adelante hacia atrás ya que como hemos comentado antes el hongo está en las heces en el 80% de los casos y llega a la vagina, usar ropa interior de algodón y evitar ropas ajustadas, ducharse mejor que bañarse, evitar el uso de protectores a diario, vigilar la dieta aumentando el consumo de frutar y verduras, y tomar arándanos rojos a diario.

También te puede interesar:

Qué es la candidiasis y cómo combatirla

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 14/02/17


¿Quién debería tomar suplementos vitanímicos?

Todos necesitamos una mínima ingesta de vitaminas para nuestras funciones, pero hay muchos casos en los que hace falta una ayudita que debe recomendarte tu médico.

¿Quién debería tomar suplementos vitanímicos?

Los suplementos vitamínicos han llegado para quedarse. Son muchos y muy variados, pero no todos están recomendados para todas las personas. Es importante saber qué se le puede dar a quién. Es evidente que nuestra forma de vida nos impide tomar de manera natural todos los nutrientes que nuestro cuerpo necesita para el día a día. Es por ello que existen suplementos vitanímicos que cubren estas carencias. El consejo principal es acudir a tu médico de cabecera para saber si debes tomar uno de estos suplementos y cuál debes tomar.

Las vitaminas son sustancias orgánicas que podemos encontrar en muchos alimentos. Sin embargo, sucede que muchas veces no es posible sintetizar las cantidades necesarias para realizar las funciones vitales de nuestro cuerpo o las reservas se agotan. Ahí entran los suplementos vitanímicos, para suplir una falta de vitaminas necesarias para nuestro día a día que puede ser provocada por una mala alimentación, por estrés o por un intenso ejercicio físico o, incluso, mental.

Para solucionar esta falta de vitaminas en el cuerpo, lo más común es tomar multivitanímicos, que son especialmente recomendados a las personas que siguen una dieta o que están constantemente cansados debido a un esfuerzo físico y mental. También los veganos y las personas que no consumen productos lácteos deberían tomar suplementos, así como los niños, las mujeres jóvenes y embarazadas. Otro de los grupos a lo que se recomienda tomar suplementos vitanímicos es a las personas mayores de 65 años, a los que se están medicando, a los que sufren caída del pelo y a los fumadores y bebedores de alcohol. Sin embargo, es importante destacar que para todos estos grupos no son recomendables las mismas vitaminas y lo más prudente es pedir, insistimos, la opinión de su médico de cabecera.

Hay que tener en cuenta también que el consumo excesivo de complejos vitanímicos es perjudicial para la salud, así como tomar cualquiera. Las vitaminas son esenciales para la salud, pero con un control. Una sobredosis de vitaminas puede llegar a causar dolores de cabeza, nauseas, calambres, cálculos renales, alteraciones en la vista, toxicidad, hemorragias e, incluso, abortos en mujeres embarazadas por lo que se recomienda no abusar.

Imagen de Flickr



¿Te cubre el seguro ante una negligencia médica?

Ante las coberturas de los seguros pueden surgir algunas dudas. Una frecuente es si nuestros seguros nos cubren ante una posible negligencia médica.

¿Te cubre el seguro ante una negligencia médica?

A pesar de alguna sentencia relevante que inclina la balanza a favor de que las aseguradoras asuman las negligencias médicas en determinados casos, lo cierto es que las aseguradoras no vienen a cubrir estas cuestiones salvo en ocasiones muy concretas.

 

Tanto si tu seguro de salud es un seguro de enfermedad o de asistencia sanitaria, lo que se viene a asegurar es lo mismo: la posibilidad de que enfermes y el tratamiento, pero éste, y la prestación que se nos va a ofrecer es distinta.

 

En el caso del seguro de reembolso la aseguradora abonará una cantidad determinada cuando enfermamos y acudimos a un médico. Suele ser un porcentaje de los gastos que ha supuesto nuestra visita al médico o tratamiento especializado. En este caso el usuario ha elegido el médico o el centro médico que desea, este centro médico no tiene por qué tener un vínculo con la aseguradora más allá del citado reembolso.

 

En este supuesto cuando se produce una negligencia médica la compañía aseguradora no tiene ningún tipo de relación jurídica con el médico o servicio médico que ha prestado la atención. Por tanto, y al haber sido el propio asegurado quien eligió ese médico o centro médico, la responsabilidad sería en todo caso de quien comete la negligencia y la relación y reclamación sería entre el afectado y el primero.

 

Ahora bien, cuando se trata de un seguro de cuadro médico, en el que la aseguradora ofrece la prestación del servicio de asistencia sanitaria a través de médicos concentrados o incluso de recursos propios, la cuestión es otra.

 

Si la prestación de servicio que origina la negligencia es por parte de un recurso propio de la compañía aseguradora la responsabilidad parece evidente. Por otro lado la cuestión no queda tan clara cuando se trata de cuadros médicos externos convenidos con la aseguradora, de hecho en estos casos las compañías no asumen los posibles escenarios derivados y se generan conflictos complejos.

 

Es comprensible si tenemos en cuenta que estos médicos o centros médicos son independientes respecto a las propias aseguradoras. Entre la compañía que asegura al usuario y estos médicos a centros médicos existe un acuerdo de pacto de precio para la atención a los usuarios. En este acuerdo ambas partes se benefician, el asegurador porque obtiene un buen precio en cuanto a coste de servicios y el médico o centro médico porque amplía su espectro de clientes potenciales.

 

El debate por tanto está en si las aseguradoras deben responder o no ante la negligencia de uno de estos profesionales convenidos. El sector asegurador entiende que no ya que no existe una relación directa entre la compañía y quien ha cometido la negligencia más allá de un acuerdo puntual de servicios. Sin embargo la toma de partido realizado en su momento por el Tribunal Supremo mediante la cual se proponía extender la responsabilidad al asegurador, es un precedente que está por modificar este concepto. Básicamente porque se abre la puerta a la reclamación ante negligencias médicas en caso de asegurados que se encontraran bajo la modalidad de cuadro médico convenido.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 22/12/16


Calendario de pruebas durante el embarazo

Una vez confirmado el embarazo es muy importante que tengas en cuenta que, a lo largo de todo el proceso, vas a tener una serie de revisiones y pruebas médicas inexcusables. Aunque con algunas variaciones, siempre en función del criterio del profesional que te atienda, este sería el calendario de pruebas médicas durante tu embarazo.

Calendario de pruebas durante el embarazo

Debe saber que la primera revisión ginecológica la puedes llevar a cabo simplemente tras confirmarse el positivo en el test de embarazo.

A partir de ese momento, en un embarazo con un desarrollo normal, se realizarán hasta tres ecografías. Es muy importante el momento de la primera consulta, en ella es cuando se generará tu historial clínico relativo a todo el proceso de embarazo, aquí van a solicitar por primera vez tus análisis de sangre y orina y ecografías, te realizarán una exploración general, una exploración vaginal y también una citología vaginal.

Como ya te indicábamos los ritmos los marcará tu obstetra, sin embargo habitualmente a lo largo del proceso de embarazo tendrás una exploración ginecológica cada 4 o 5 semanas, y tres ecografías, que suelen realizarse entre las semanas 11 y 20, y 32 y 34 del embarazo.

Este sería el calendario aproximado en un embarazo de desarrollo normal.

 

Momento Tipo de prueba
Primera consulta – Análisis de orina y sangre (cada trimestre).
– Examen físico (Tensión, peso, altura, etc.).
– Exploración ginecológica.
– Primera ecografía (no siempre y no en todas las consultas).
8-11 Semanas de embarazo – Test de Coombs (para incompatibilidad del factor Rh).
– Biopsia de Corión (con antecedentes de patologías genéticas aunque hoy en día está casi en desuso)
12 Semanas de embarazo – Triple Screening.
– Ecografía.
– Radiopelivimetría (mujeres con pelvis pequeña).
14-16 Semanas  de embarazo – Amniocentesis (si el triple screening ha detectado algún riesgo de anomalías fetales y de todos modos recomendado para mujeres con edad superior a 35 años).
18-20 Semanas  de embarazo – Análisis de sangre y orina.
– Ecografía.
– Cordocentesis (ante la sospecha de anomalías congénitas e infecciones fetales).
24-28 Semanas de embarazo – Test de O’Sullivan .
– Curva de la glucosa (cuando el test de O’Sullivan muestra niveles altos de glucosa).
32 Semanas de embarazo – Ecografía.
– Análisis de sangre y orina.
35-36 Semanas de embarazo – Cultivo (exudado) recto-vaginal.
Antes del parto – Monitorización.
– Amnioscopia.
– Radiopelvimetría (ante la posibilidad de anomalía pélvica).

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 14/05/15