Mamá embarazada ,no duermas boca arriba

Una investigación demuestra que los fetos son más sanos y viables cuando las madres duermen de lado, mientras que dormir boca arriba le perjudica.

Una de las molestias más habituales en las mujeres embarazadas se produce a la hora de dormir. La gran duda siempre es saber cuál es la mejor postura para dormir embarazada  en la que la madre se encuentre más cómoda y el feto no sufra ningún daño. En este último punto, una investigación de la Universidad de Auckland aparecida en The Journal of Physiology afirma que si la mujer embarazada duerme boca arriba en los últimos meses podría provocar problemas al feto. En dicha investigación se analizó los bebés que nacieron durante la noche y cuál era la posición más habitual de la madre al dormir.

En la misma línea  se demostró que la postura en la que duerme la madre en el último trimestre está directamente relacionado con un mayor riesgo de muerte fetal.

Para realizar la investigación se instalaron cámaras de vídeo infrarrojas que permitieran registrar la postura en la que dormían las embarazadas. Además, se usó el estudio para guardar datos como la frecuencia cardiaca tanto de la madre como del feto con un dispositivo de ECG. De los resultados, después de la toma de datos y la observación, se extrae que cuando la madre dormía boca arriba, el feto se mostraba menos activo, lo cual muestra su medida de bienestar. Sin embargo, cuando las madres estaban de lado, derecho o izquierdo, indistintamente, los niños estaban mucho más activos. De hecho, cuando la madre pasaba de estar de lado a estar bocarriba, la actividad de los bebés disminuía o, incluso, se quedaban quietos. La investigación se realizó sobre 30 mujeres embarazadas que estaban entre las 34 y las 38 semanas de gestación que tuvieron bebés sanos.

La investigación se ha ampliado y ahora se estudian los embarazos en los que el feto no está creciendo adecuadamente o la madre afirma que han disminuido los movimientos fetales porque ambos casos se asocian con un mayor riesgo de que los fetos fallezcan antes de nacer.

De las investigaciones anteriores podemos deducir, según uno de los investigadores, Peter Stone, que “en la situación en la que el bebé puede no estar sano, como aquellos con un crecimiento intrauterino retardado, es posible que el feto no tolere el hecho de dormir boca arriba”. Bajo esta premisa, afirma Stone que “estamos sugeriendo que ahora hay suficientes pruebas para recomendar a las madres evitar dormir boca arriba cuando están embarazadas, no sólo por los datos epidemiológicos, también porque se ha demostrado que tiene un mal efecto claro en el bebé”.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 12/12/17


Un zumo para cada deporte

Los zumos de fruta son grandes aliados de los deportistas, ya que nos apostan una serie de elementos que nos ayudan a recuperar o a no parar.

Una de las principales prohibiciones que tienen muchos deportistas profesionales y los que se toman el deporte en serio para mejorar marcas o su fisonomía es el alcohol y los refrigerantes por su alto contenido en azúcar. Para estas personas, sin embargo, si están permitidos, y son recomendables, los zumos. De hecho, existe un zumo ideal para cada tipo de deporte, o para las personas que realizan un determinado deporte.

De esta manera, aquellas personas que realizan muchos kilómetros en la bicicleta, los ciclistas, deben tomar zumo de granada, ya que su actividad les puede provocar inflamación de la próstata y la granada ha demostrado en estudios científicos que puede reducir dicha hinchazón.

Sin embargo, para las personas que hacen musculación en gimnasio, por ejemplo, se recomienda más tomar zumo de piña y naranja, ya que mezclar la bromelaína de la piña con la vitamina C del zumo de naranja reduce las agujetas, lo que le convierte en una buena herramienta tras los intensos entrenamientos con pesas.

Aquellos deportistas que se dedican a nadar deben saber que su bebida es el té. Y es que hay pocos peligros en las piscinas, pero uno de ellos es ser atacado por bacterías en el agua que te provoquen diarrea. Si tomas un té diario mejorarán tus defensas en tu aparato digestivo en general y en el sistema intestinal en particular.

Por su puesto, existe una bebida especial para los corredores. Se trata de la equinácea. Y es que en los meses de otoño e invierno, las personas que corren habitualmente son propensos a sufrir infecciones respiratorias, por lo que la equinácea se muestra como muy eficaz para aumentar la inmunidad del sistema pulmonar y ayudarnos a evitar dichas infecciones.

Además, podemos encontrar en otras páginas de internet recomendaciones de otro tipo de zumos que siempre hacen bien a los deportistas para recuperar las vitaminas y minerales que perdemos cuando sudamos. Por ejemplo, es muy interesante el zumo de remolacha porque nos ayudará a tener más capacidad para hacer deporte, sobre todo, por el nitrato que tiene este vegetal. Además, aumenta el nivel de estamina, por lo que será como consumir menos oxígeno. Para realizarlo hay que partir la remolacha junto a dos zanahorias y un poco de agua para que no quede tan densa.

Otro zumo que te sorprenderá por sus beneficios si eres deportista es el zumo de sandía, que acabará con tus dolores musculares. Tiene un alto índice glucémico, el 92% es agua, por lo que sólo con quitar las pepitas y pasarla por la licuadora obtendrás un zumo ideal para deportistas. La mezcla de platano y naranja también te ayudará a mejorar físicamente porque es una mezcla perfecta. El primero aporta magnesio y potasio, mientras que la naranja es la principal fuente de vitamina C. Este zumo es ideal para ahora que viene el frío, para el invierno, porque nos ayudará a evitar algunos resfriados. Con dos platanos y cinco naranjas tienes una fuente de salud impresionante. Y en general hacer mezcla de frutas te puede dar un buen resultado para ayudarte en tu actividad física. Puedes mezclar piña, papaya, kiwi, cerezas o cualquieras de las frutas que hemos comentado antes entre ellas y conseguirás un zumo sano.

Imagen de Flickr



¿Qué es y cómo detectar la ectasia ductal?

Una de cada cuatro mujeres sufre ectasia ductal, normalmente en la menopausia. No es grave, se suele curar con antibióticos y no tiene nada que ver con un tumor.

La ectasia ductal es un término médico que consiste en un bloqueo o taponamiento de los conductos mamarios que se encuentra detrás del pezón de las mujeres y afecta a un 25% de las mismas. De alguna manera se trata de un ensanchamiento del conducto mamario. Sus paredes se engrosan, lo que provoca que se obstruya. Suele ocurrir en personas cercanas a la menopausia, que se encuentran entre los 40 y los 50 años, pero no es un factor de riesgo para la aparición del cáncer de mama. Para detectarlo hay que estar atento al enrojecimiento de la zona, malestar o dolor e inflamación en el pezón o areola, aunque puede aparecer sin tener dichos síntomas. En principio no suele ser necesario tratarlo, aunque si los síntomas persisten es necesario un tratamiento antibiótico, la aplicación de compresas tibias o en casos extremos, y raros, cirugía para remover el conducto afectado.

Y es que el tejido de las mamas de las mujeres se compone de tejido conjuntivo que cuenta con conductos mamarios, pequeños ductos, que llevan la leche materna a los pezones para que allí sean absorbidos por los bebés. Si esos mismos conductos se obstruyen, dilatan o inflaman se dice que se produce una ectasia ductal provocada, principalmente, por cambios hormonales que generan cambios en las mamas. También puede ser provocado por prolapso del pezón, que significa que hay una inversión repentina del pezón, con lo que se obstruyen los conductos mamarios o por una deficiencia de vitamina A, amén de anteriores embarazos múltiples.

Los síntomas que nos pueden avisar de esta enfermedad son la secreción verde o negra del pezón, dolor en el pezón al tacto y enrojecimiento del mismo, pezón contraído hacia dentro, la aparición de una protuberancia dura en el pecho, que muchas veces se puede confundir con un tumor. La ectasia ductal puede provocar también fiebre si encima aparece mastitis: que es la inflamación de la glándula mamaria por la obstrucción de la leche.

La mejor manera de detectar si una mujer tiene ectasia ductal es la realización de una ecografía, de una mamograma o de ambas pruebas médicas a la vez. Puede haber circunstancias que recomienden hacer, incluso, una resonancia, pero no una biopsia, ya que no es un tipo de cáncer, ni da lugar a él.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 30/11/17


El test de los miedos ocultos de tus hijos

A través de un test con seis fotos puedes descubrir cuáles son los miedos de tus hijos, primer paso para que los puedan superar y puedan ser felices en el futuro.

Tener miedo no es cuestión de edad. Todos sentimos miedos, infundados o no, a lo desconocido, a lo oscuro, a ciertos animales. El miedo es muy libre. Lo cierto es que sentir miedo crea en nosotros una barrera que hace más difícil el camino en ciertas circunstancias.

Cuando somos niños tendemos a tener más miedo, normalmente, a cosas desconocidas, que pueden hacer que el día sea una pesadilla. Tener miedo al colegio, a la soledad, a una tormenta, al ruido o a ciertos animales son cuestiones que los peqieños  deben superar para que no sigan con ellos toda la vida, para que no les hagan infelices. Enfrentarnos a nuestros miedos es la única manera de derrotarlos.

Con el fin de detectar estos miedos tan típicos en la niñez, la web www.guiainfantil.com propone hacer un test del miedo a nuestros hijos, para saber de sus miedos ocultos y como tratarlos, o qué significan. Para ello, los pequeños deben mirar con vosotros las siguientes imágenes imaginando que hay detrás o que está pasando y debéis conseguir que os digan que les produce cada imagen o cuál es la que más miedo les da.

Una vez vistas todas las imágenes en silencio, anima a tu hijo a que te diga cuál de todas esas imágenes le produce más miedo. Si es la primera, la cueva de hielo, puede significar que necesita más calidez emocional, puede que tenga miedo a quedarse solo, pero no sabe expresarlo. Si es así la soledad le angustia y deberás tomar medidas contra esa circunstancia. Si por el contrario, lo que más miedo le produce es la segunda imagen, el edificio abandonado, no es nada raro. Un entorno misterioso puede llegar a crear terror en algunas personas. Si eso le pasada a tu hijo puede que se sienta vulnerable, lo que le impide abrirse a otras personas, aunque tiene la necesidad de abrirse a alguien, pero para ello, para crear relaciones fuertes, deberá abrir el corazón y romper esas barreras que le impiden abrirse. Cuando un niño elige la casa abandonada quiere decir que necesita vivir rodeado de afecto de los seres queridos. Este tipo de casas nos puede provocar pesadillas, pero en los niños es más significativo. Necesita seguridad dentro de la familia, puede significar tener miedo a la falta de armonía en la familia.

Si lo que más miedo le da a tu hijo es la bajada al sótano significa que no le gusta sentirse encerrado, sino más bien estar libre, disfrutar de la vida y aprovechar el momento. Esas escaleras que bajan a un sótano, a un sitio oscuro y desconocido son una imagen de niños con miedo a la muerte y a lo que sucederá después. La puerta azul puede ser una imagen del cielo y el mar, da paz y seguridad, pero lo que hay detrás nos produce inseguridad. Si tu hijo muestra esta imagen como la que más miedo le da debes saber que necesita estabilidad, valora la rutina de lo conocido y no les llama la atención lo desconocido, lo extraño, ni sienten ganas de tener aventuras. Por último, tener miedo al túnel significa que necesita comprender sus emociones, expresarlas y aprender a superarlas. El túnel es un pasadizo hacia la oscuridad, sienten temor a emprender nuevos caminos, retos u objetivos.

Imagen de Flickr


Noticias, Salud y Bienestar · Escrito por el 21/11/17


Así influye la alimentación en tu nivel de energía

Somos lo que comemos y hay alimentos que nos ayudarán a mantener el nivel de energía que necesitamos en el día a día y otros que no.

¿Te sientes cansado todo el día y sin energía? ¿Estás estresado o con ansiedad? La forma en la que te alimentas puede tener que ver. Y es que cuando el organismo tiene que hacer frente al cansancio permanente, al estrés, la ansiedad, etc… reduce sus defensas. Lo que muy poca gente sabe es que nuestros malos hábitos a la hora de alimentarnos pueden tener mucho que ver ya que estamos más expuestos a virus, bacterias u hongos.

La situación inmunológica de cada persona depende del tipo de alimentación que siga, si es rica y saludable o no, de realizar ejercicio físico, de llevar a cabo actividades mentales que nos aporten bienestar y de dormir las suficientes horas y con calidad. Pese a ello, la base es la cuestión del tipo de alimentación que seguimos y ser capaces de hacerlo mejor. Para ello es importante marcarse el objetivo de cambiar de hábitos y alimentarnos mejor para mejorar nuestra salud. Es un trabajo largo y difícil pues cambiar nuestros hábitos es complicado.

Para conseguirlo podemos seguir algunos de los consejos que se ofrecen en el libro Cambie de alimentación de Henri Joyeux. Este profesor nos guía en cómo vencer a la fatiga y nos detalla alimentos buenos que no se consumen de manera regular y otros que se toman en exceso, o la forma de cocción, cuánto hay que beber al día o que importancia tiene la vitamina D en nuestra salud y nivel de energía.

De esta manera, se definene como alimentos beneficiosos que no se consumen lo suficiente los vegetales, legumbres, algunos productos animales, aceites vírgenes, algunos azúcares y lácteos. El texto defiende que los vegetales deben venir de agricultura sostenible, que no haya sido modificado genéticamente y con el menos número de pesticidas e insecticidas. Cuenta en ello la fruta fresca de temporada, especialmente si es ecológica, porque aporta fructosa (el mejor azúcar para el cerebro y el corazón), Vitamina C, agua y minerales y fibras. Y es que ya hemos oído muchas veces que al día deberíamos tomar cinco piezas de fruta, tres, o verdura, dos.  Estas frutas deberían sustituir a bollería, dulces, cremas y pasteles que tienen demasiados aceites refinados. Además, se considera muy saludable tomar ensaladas de vegetales de todos los colores, acompañado de aceite de oliva y zumo de limón.

Otros de los alimentos que nos ayudarán a mantener el nivel de energía necesario y que no tomamos demasiado hoy en día son las legumbres: lentejas, garbanzos, judías… Además de en guisos, se recomienda cocerlas suavemente al vapor para consumirlas al dente con lo que se asegura que va a ser masticado suficientemente, entre 20 y 30 segundos. Si hablamos de cereales, especialmente, de pan, este debe ser integral y hecho a partir de semillas antiguas.

En cuanto a productos animales beneficiosos para no estar candadoos, se recomienda que sean también de ganaderías sostenibles sin pesticidas, insecticidas, etc… Aunque las mejores proteínas animales se encuentran en los mares  y océanos ya que aportan: proteínas de calidad, grasas ricas en omega3, hierro, vitamina A, D, E, B6 Y B12, así como oligoelementos del mar. De esta manera, los pescados más recomendables serían sardinas frescas, caballas, anchoas frescas, doradas, lubinas o atún pequeño que habría que consumir dos o tres veces a la semana. Si hablamos de carnes, es preferible elegir de animales con alas, más fácil de digerir, y tomar una sola vez a la semana carne roja.

Por su parte, los aceites deben ser siempre de primera prensada en frío. Debe usarse con ensaladas, carne y pescado, pero no debe calentarlo. El aceite de oliva aporta ácido oleico, un ácido graso que facilita el transporte del calcio. Por su parte, los acietes de colza, camelina o nuez aportan ácidos grasos omega3, esenciales para la memoria.

En cuanto al azúcar, el mejor se encuentra en la miel de proximidad: miel de milflores, de romero, de tomillo o de lavanda. En cuanto a los mejores lácteos, se recomienda los quesos de cabra y de oveja.

Si hablamos de productos que tomamos en exceso y que no nos ayudan a tener energía nos encontramos algunos nos sorprenderán. El primero es la leche de vaca, porque no se mastica, acidifica el organismo, contiene azúcares escondidos, se consume en exceso e incrementa la osteoporosis. De hecho, como curiosidad, el mayor número de fracturas de cadera se produce en los países escandinavos, donde se toman tres o cuatro lácteos al día y, por el contrario, no se consumen vegetales frescos.

También la carne roja está señalada, ya que contiene ácidos grasos saturados que obstruyen las arterias coronarias que llegan al corazón, provocando infatos, o el cerebro, provocando accidentes cerebrovasculares o ictus. El gluten moderno poco digestible también está en la lista de productos que tomamos excesivamente. Debemos evitar pizzas, un exceso de pasta, galletas y bollería.

Imagen de FLickr



Los cinco ejercicios que recomienda Harvard para ponerte en forma

Ponerse en forma no es tan difícil como pensamos y un informe de Harvard nos informa de cinco deportes que podemos realizar para conseguirlo.

Ponerse en forma es seguramente una de las obsesiones más globales que existe, como también es muy probable que la pregunta más recurrente en estos casos sea ¿qué tengo que hacer para conseguirlo? La profesora de Harvard I-Min Lee se ha encargado de detallar una guía para comenzar a entrenar, donde se especifican diferentes rutinas de entrenamientos y los cinco mejores ejercicios para ponernos en forma de manera global.

Vamos a repasar cuáles son estos 5 ejercicios que nos ayudarán a estar mejor físicamente:

Natación

El primero de ellos, como todos nos imaginamos, es la natación. Nadar es un deporte muy completo que implica la acción coordinada de muchos de los músculos del cuerpo, espalda y core sobre todo, que tienen que trabajar a la vez para avanzar y para que nos mantengamos a flote.

Además, es destacable que el agua nos exige un trabajo de resistencia, aunque sin impacto articular, por lo que las articulaciones no sufren, y se suma a un trabajo aeróbico que mejora nuestro sistema cardiovascular.

Al ir a nadar es importante que calentemos, avisemos al cuerpo de que vamos a exigirle, amén de dominar bien los estilos para prevenir lesiones. Otra recomendación es compaginar el trabajo en el agua con otro realizado con pesas.

Tai Chi

El segundo es el tai chi ya que es un entrenamiento muy completo para el cuerpo y para la mente. Y es que tener el control del cuerpo, el equilibrio, tener la conciencia del mismo en el espacio, el control de la respiración y la coordinación son aspectos que se trabajan en esta disciplina que se puede practicar individualmente o con otra persona.

Para practicar tai chi se preparan diferentes formas o secuencias de movimientos formadas por unos cuadros o posturas que se suceden de forma fluida. Gracias a estas posturas es posible ponerse en forma físicamente y trabajar también aspectos mentales.

Entre las ventajas del Tai chi encontramos que también es una forma de meditación en movimiento, ya que precisa de una alto grado de concentración para trabajar aquí y ahora. Y es que centrarse es algo que exige un esfuerzo mayor del que parece, como también enseña el mindfullness, tan de moda. El tai chi sirve también para relajarse, escapar del estrés diario y te puede servir como filosofía para el día a día.

Entrenamientos de fuerza

Harvard considera que el tercer mejor entrenamiento es el que se realiza con fuerza. De hecho, la universidad estima que los entrenamientos de fuerza deberíamos realizarlo en cualquier caso sea cual sea nuestro estado, edad u objetivo. Tener una mayor cantidad y calidad muscular nos beneficiará en la calidad de nuestra vida. Además puedes trabajar con tu propio peso, con cargas externas o con entrenamiento por intervalos, controlando la intensidad.

Entrenar la fuerza, además, es ideal para combinar con cualquier otra disciplina: corredor, nadador, boxeador… Es más, en todas estas disciplinas aumentar la masa muscular y la fuerza nos ayudará a mejorar.

Para realizar entrenamientos de fuerza es importante variar, no hacer siempre el mismo para no aburrirnos y para trabajar todos los grupos musculares. Además, no tienes que hacer el trabajo en un gimnasio, también se pueden usar elementos del mobiliario urbano en un parque o banco, incluso trabajar en casa con una de las múltiples aplicaciones que existen.

Andar

La cuarta recomendación de la prestigiosa universidad americana es la caminata, que resulta la base de cualquier ejercicio. Lo bueno de este deporte es que lo puede hacer cualquier persona en cualquier sitio y forma parte de nuestra actividad física del día a día, aunque es importante saber andar correctamente con una buena técnica: hombros atrás y abajo, pecho apuntando hacia adelante y mirada dos metros por delante de nosotros.

Si queremos convertirlo en una rutina deportiva debemos fijarnos un objetivo: un ritmo, unos kilómetros a alcanzar o una duración. Caminar mejorara nuestra circulación y nuestro sistema cardiovascular, amén de nuestra salud mental. Para hacerlo es importante caminar a un ritmo ligero, lo podemos combinar con música.

Ejercicios de Kegel

Por último, este informe de Harvard recomienda los ejercicios de Kegel para el suelo pélvico. Normalmente se recomiendan para las recientes mamás para recuperar el tono muscular del suelo pélvico tras el parto, pero lo cierto es que puede ser beneficioso para hombres y mujeres, ya que mejora su vida sexual, ayuda a controlar la micción y la salud.

Estos ejercicios benefician también a los corredores ya que los impactos durante la carrera daña la salud del suelo pélvico. Lo mejor de estos ejercicios es que se pueden hacer en cualquier sitio, aunque lo mejor es buscar un lugar donde estemos tranquilos para poder concentrarnos.

Imagen de Flickr



Síntomas comunes que deberían llevarte al médico

Salvo que seas hipocondriaco debes saber que algunos de esos dolores que sufrimos y a los que no damos importancia te pueden costar la vida.

Muchas veces no hacemos caso a nuestro cuerpo. Pensamos que ciertos dolores, de cabeza, estómago, espalda o cuello, amén de la fatiga, son normales y no les damos importancia. Sin embargo, acudir al médico ante ciertas molestias puede salvarte hasta la vida. Los consejos de Evelyn Lewin en la revista Whimn, nos da pistas de que síntomas no podemos ignorar.

Uno de esos primeros síntomas a los que debemos atender son los cambios de visión. Ver borroso, entelado, luces que te nublan no tienen por qué ser normales, sino signos de que hay una enfermedad crónica o visual. Tener ese cambio en un momento determinado no es grave, pero si va a más debes acudir al médico. Si ves destellos de luz puede significar que hay algún fallo en la retina y es urgente y necesaria la ayuda médica.

También debemos prestar atención a los dolores de cabeza. Si bien es verdad que es un dolor muy común, no siempre debemos asumirlo como un mal menor. Si la molestia no se va con una aspirina u otro analgésico hay que acudir al médico, aunque no es fácil de diagnosticar las razones o el origen del dolor. La gravedad dependerá de si el dolor los tenemos en racimos, en tensión o por migrañas. Cuando tenemos cefaleas como truenos, artritis temporada o dolor de cabeza u ojo, estás ante una emergencia. Más preocupante aún sería un glaucoma agudo, que aumenta la presión dentro del ojo y puede producir ceguera. Un dolor de cabeza acompañado de fiebre puede indicar una infección en el cerebro (meningitis) o ser una advertencia de encefalitis.

El dolor de estómago es también uno de los más comunes. Sin embargo, si el dolor abdominal golpea repentinamente o es severo debes buscar ayuda porque puedes estar sufriendo desde una apendicitis a un episodio de estreñimiento, rotura de quistes ováricos o la rotura de la aorta. Y es que ardores de estómago, diarreas o dolores abdominales pueden tener peor diagnóstico de lo que inicialmente podemos pensar.

Cuando sufrimos falta de respiración sin motivo debemos estar atentos también, ya que puede indicar alguna dolencia grave como una embolia pulmonar o un cáncer, pasando por asma, neumonía o ataques de pánico. Amén de respirar mal, hay que controlar un exceso de cansancio excesivo porque puede ser indicador de cáncer de pulmón.

Una de las cuestiones más curiosas que nos pueden ocurrir es el hecho de miccionar demasiado a menudo, lo que nos puede llevar a una deshidratación, mientras que debemos controlar también la posibilidad de ser diabéticos ya que si no se trata puede ser una enfermedad metabólica que nos lleve a complicaciones como enfermedades cardíacas, daño renal, afección a los nervios y pérdida de visión.

Aunque hay bastante conciencia de ello, también no debes dejar pasar los dolores en el pecho, ya que a lo peor puede ser un síntoma de ataque al corazón. El dolor torácico es el primer síntoma de infarto, dura alrededor de 15 minutos y se siente como una presión intensa en el pecho que se extiende a la espalda, los brazos y los hombros, sobre todo del lado izquierdo. Otros de los síntomas antes de sufrir un infarto es la dificultad para respirar, tener gran fatiga, excesiva sudoración y problema digestivos con naúseas y vómitos.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 02/11/17


Los mitos de la gimnasia pasiva

Los aparatos de gimnasia pasiva invaden de publicidad prometiendo resultados mágicos, pero no es oro todo que reluce. Vale para complementar, pero no como base.

Seguramente ya has oído hablar de la gimnasia pasiva y no has podido dejar de preguntarte si es efectiva o no. Si sabes lo que es, es probable que seas de los que te quedas hasta tarde viendo la televisión porque suele ser uno de los productos estrellas de la Teletienda. La gran pregunta que siempre nos hacemos es: ¿será de verdad tan efectiva como prometen?

En estos momentos, existen muchos productos de gimnasia pasiva que prometen resultados rápidos y sin esfuerzos para mejorar nuestro cuerpo. La gran duda que a todos nos entra es si la publicidad de estos productos será honesta o no, si cumplirá las expectativas o nos hará llegar a los objetivos que nos proponemos. Para hablar de estos aparatos hay que valorar si puede tener eficacia a la hora de la pérdida de peso y de tonificar los músculos.

Para empezar a hablar de la eficacia o no de la gimnasia pasiva es bueno empezar entendiendo qué es. La gimnasia pasiva es la realización de una serie de ejercicios de manera involuntaria, es decir, utilizar aparatos que hagan que nuestros músculos se ejerciten sin que nosotros tengamos que realizar ningún movimiento voluntario. Es decir, podríamos ejercitar algunos de nuestros músculos en el sofá con algunos aparatos de electroestimulación, como los cinturones de abdominales, aunque también podrían parecer efectivos otros como las plataformas vibratorias o las camillas de gimnasia asistida. Además, otras personas optan por las fajas reductoras de abdomen, aunque estás no entrarían dentro de la gimnasia pasiva.

Hay que recordar que la gimnasia pasiva, en principio, se utilizaba con fines terapéuticos, para pacientes que tenían reducida su movilidad o para que se recuperaran de sus lesiones. Ahora también se utiliza para en el mundo de la estética y del fitness, y se ha adaptado al uso en las casas.

Entre las ventajas de estimular los músculos con la gimnasia pasiva se encuentra la mejora de la circulación y la tonificación muscular, aunque tiene un consumo calórico menor que el ejercicio tradicional, amén de que no tiene los beneficios cardiovasculares del ejercicio voluntario. Por estas razones, usar este tipo de aparatos para adelgazar no es la mejor estrategia para perder peso. Podría tener algún efecto si se combina con una dieta adecuada.

Cuando vemos los anuncios de gimnasia pasiva observamos que parece que se hace sin esfuerzo. Sin embargo, no es así. Por ejemplo, en el caso de las plataformas vibratorias no realizarás ningún movimiento, pero mantener la postura ideal para estabilizar tu cuerpo puede ser cansado. Por su parte, en los aparatos de electroestimulación, los de alta gama, si se utilizan programas de masaje o recuperación puede resultar hasta agradable, pero si utilizar programas para aumentar la musculatura a una intensidad alta que trabajen los músculos puede llegar a doler. Además, hay que recordar que los aparatos de gimnasia pasiva, si son buenos, son caros.

Como nota positiva de la gimnasia pasiva habría que destacar sus beneficios terapéuticos para masajes relajantes, lumbalgias, contracturas o dolor muscular. Además, es el complemento ideal para el ejercicio cardiovascular que puedas hacer.

Imagen de Flickr



¿Sabes usar bien las plantas medicinales?

Usar bien las plantas medicinales, hacerlo con la supervisión de nuestro médico, es tan importante como saber cuál usar para cada dolencia.

Usar plantas medicinales, como por ejemplo las algas, se ha convertido en una tendencia difícil de parar. Sin embargo, desde muy antiguo se han usado ciertos remedios caseros para aliviar dolores o infecciones. Y es que los sumerios, 3.000 años antes de Cristo, ya escribieron en tablillas de archilla todos los conocimientos sobre los poderes curativos de ciertas plantas. Ahora muchas personas las usan como si fuera la vacuna más revolucionaria, pero lo cierto es que, como en la mayoría de las cosas en esta vida, un buen uso y regulado dará mejores resultados que utilizarlo sin orden ni concierto. Es cierto que las plantas medicinales pueden tener propiedades que nos beneficien, pero siempre que se usen de una manera correcta. Hay que tener en cuenta que muchos medicamentos comerciales usan principios activos de las mismas para elaborar estos productos. Y es que las plantas medicinales pueden ayudar a resolver o tratar afecciones e infecciones, amén de mejorar tratamientos médicos que son más convencionales si se usan de manera correcta.

Por ello, no está de más seguir ciertos para saber usar mejor las plantas y hierbas medicinales. El primero de ellos parece obvio y es consultar con nuestro médico de cabecera la necesidad o conveniencia de beber o utilizar un producto basado en vegetales con el fin de prevenir o curar alguna dolencia, ya que no queremos que nos provoque efectos negativos. Un mal uso de este tipo de hierbas puede alterar nuestra salud, por lo que debemos estar siempre bajo supervisión médica cuando consumamos estos remedios.

Abundando en la recomendación anterior, evidentemente, todo el mundo debe consultar con su médico, pero las mujeres embarazadas, las que están en periodo de lactancia, los niños y las personas con enfermedades crónicas sólo deben consumir estos productos bajo supervisión médica, ya que estos grupos resultan más sensibles a los efectos negativos que puedan producir el consumo de estas hierbas o plantas medicinales.

Muchas veces tendemos a pensar que si algo nos hace bien no tenemos que tener medida a la hora de consumirlo. Eso es un error. Hay que respetar siempre la dosis para que el efecto de estas plantas sea el adecuado. Si se consume menos no nos hará el efecto previsto, pero si abusamos puede provocar contraindicaciones. Además, debemos estar seguros de la planta que vamos a consumir para que no haya errores a la hora de la preparación. También las personas que son alérgicas deben tener cuidado con los remedios caseros con el fin de no obtener reacciones no deseadas.

Cada tratamiento con plantas medicinales para resolver, o aliviar, patologías puede durar días o varios meses. Siempre debemos obedecer la prescripción de nuestro médico en cuanto a que tratamiento es el adecuado, si podemos prolongarlo o hay que cambiarlo por otro.

Tradicionalmente, las plantas o hierbas medicinales se han consumido mediante infusión, pero lo cierto es que la utilización de las mismas depende del problema o molestia a tratar. De esta manera, se puede consumir mediante infusión o tisanas, con cataplasmas o compresas y en cápsulas.

Imagen de Flickr



La huerta de toda la vida vuelve en las ciudades

Tener nuestra huerta es una tendencia, una moda, pero bastante sana. En la mayoría de las ciudades ya hay espacios dedicados a huertos ecológicos y su crecimiento no para.

Alquilar huertos ecológicos está de moda. Parece mentira que en pleno siglo XXI, cuando muchos pueblos están desapareciendo y la mayor parte de la población se concentra en las ciudades, son muchos los que empiezan a crear sus propios huertos ecológicos en las ciudades como una manera de llenar su tiempo libre y, también, para poder comer productos sin aditivos. De alguna manera, es un regreso a los pueblos, a la vida en estos pequeños núcleos y por qué no reconocerlo volver a la infancia de muchas personas. Y es que la mayor parte de los usuarios de estos huertos ecológicos son personas jubiladas. También hay jóvenes que deciden apostar por este tipo de cultivos para cuidar su salud y alimentación.

Los huertos ecológicos son esos espacios que van cediendo todos los ayuntamientos de las ciudades para que asociaciones y particulares cultiven sus propias huertas y así, de paso, oxigenar un poco las ciudades. En los huertos ecológicos se pueden cultivar árboles frutales, verduras u hortalizas.

Como es evidente, además de cuidar el medio ambiente, cultivar tus propias frutas, verduras u hortalizas te dará beneficios para tu salud ya que en todo momento sabrás que productos has usado para su cultivo y desarrollo, por no hablar del ahorro económico que te supondrá.

Y es que los huertos urbanos ecológicos tienen su origen en tiempos de crisis. Nacieron en Estados Unidos, Alemania y el Reino Unido en el siglo XX, cuando la emigración a las ciudades ya era un hecho, y llegaron a muchas ciudades españolas a principios de este siglo XXI. Amén del autoabastecimientos, una de las razones de peso para que este tipo de actividades esté creciendo es el interés cada vez mayor por mantener una alimentación ecológica y orgánica. También está el hecho de no querer perder la vinculación con el campo, querer mejorar en la educación ambiental y desconectar muchas veces del ritmo de vida de las ciudades, amén de convertirse en una nueva forma de ocio.

Hay que tener en cuenta que en España se pueden distinguir huertos gratuitos y comunitarios que son gestionados por vecinos, grupos ecologistas y centros educativos. Además, existen también los huertos de ocio o entretenimiento, donde alquilar tu parcela para cultivar lo que quieres.

Según un artículo publicado por El País hace tres años, las motivaciones en nuestro país van desde la tendencia por lo ecológico y el compromiso ambiental hasta el hecho de haber asumido hábitos más saludables. De hecho, en 2014, 216 ciudades contaban ya con huertos urbanos, una cifra que se había multiplicado por 15 desde el año 2016. De esta manera, en nuestro país, al menos, hay 400 huertos y 15.243 parcelas ocupadas para realizar huertos urbanos ecológicos, lo que superaría las 166 hectáreas, según Gregorio Ballesteros, que es miembro de Ecologistas en Acción y la Sociedad Española de Agricultura Ecológica.

Imagen de Flickr


Salud y Bienestar · Escrito por el 10/10/17